Con dinero, transporte y comida, acarrean a personas del Edomex para ir al grito en el Zócalo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con dinero, transporte y comida, acarrean a personas del Edomex para ir al grito en el Zócalo

Miles de personas provenientes principalmente del Edomex y de otros estados y municipios gobernados por el PRI, fueron los invitados del presidente Enrique Peña Nieto a la ceremonia del Grito de Independencia.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
16 de septiembre, 2016
Comparte

A Cayetano le ofrecieron 2 días de salario extra a cambio de asistir a la ceremonia del Grito de Independencia en el Zócalo de la Ciudad de México (CDMX).

Proveniente del municipio de Cuatitlán Izcalli, no la pensó dos veces para aceptar la oferta de su jefe, un funcionario local priista que además le prometió transporte y comida.

“No tenía muchas ganas de venir pero son 2 días de paga”, aseguró el hombre quien se identificó únicamente como trabajador del Ayuntamiento de Cuatitlán Izcalli y portaba una pulsera color verde en la muñeca.

“Vine por hay que quedar bien con los jefes”, dijo por su parte Juan, un hombre de poco más de 50 años, quien al igual que Cayetano es funcionario de Cuatitlán Izcalli y portaba una pulsera color roja en la muñeca.

La pulsera, explicó Juan, se la dieron en el camión que lo trasladó a él y otras 500 personas, entre funcionarios e “invitados”, a la Ciudad de México.

 Animal Político platicó con 8 personas más que la noche de ayer acudieron a la ceremonia del Grito de Independencia en el Zócalo de la CDMX y que como distintivo portaban pulseras de diversos colores y calcomanías con el número del camión que los trasladaba.

En 7 casos las personas provenían de los municipios de Tecámac, San Felipe del Progreso y Cuatitlán (gobernados por el PRI), en tanto una séptima persona, un joven quien se identificó como Mario y no sobrepasaba los 20 años, se dijo originario de Hidalgo (también gobernado por el PRI).

En dos de los casos eran señoras de escasos recursos que reconocieron haber aceptado la “invitación” a cambio de comida: una torta de pollo y un jugo.

Centro Histórico ‘blindado’

Desde las 10 de la mañana de ayer, retenes de seguridad filtraron la entrada de ciudadanos a la plancha del zócalo capitalino.

Una maraña de vallas metálicas colocadas en zigzag, detectores de metales, y numerosos elementos de la Policía Federal que revisaban a conciencia mochilas, pantalones y chamarras, hicieron que los accesos al Zócalo por las calles Tacuba, Madero, 5 de Mayo, 16 de Septiembre y 20 de Noviembre, se asemejaran mucho a los estrictos controles de seguridad del Aeropuerto de la Ciudad de México.

Incluso, elementos de seguridad custodiaban la entrada a los hoteles y restaurantes próximos a la plancha, en los que también había detectores de metales y revisiones para los huéspedes y comensales.

Además, desde primera hora de la mañana se suspendió el servicio de cafetería y restaurante en las azoteas por orden de las autoridades federales. De hecho, todas las azoteas que rodean el Zócalo y el Palacio Nacional estaban vigiladas por la policía.

En el Zócalo, que como novedad este año estuvo ocupado en un 25% por un enorme escenario ubicado junto al asta bandera, y frente al balcón donde Peña Nieto dio el Grito, también estuvo custodiado por numerosos agentes de la Policía Federal y del Estado Mayor.

Para evitar aglomeraciones frente al balcón presidencial, la superficie de la plancha se dividió en varias secciones, las cuales estuvieron separadas por vallas metálicas y vigiladas por cientos de agentes capitalinos, que también participaron en las labores de custodia.

En estas secciones sólo podían ingresar las personas que portaban las pulseras de colores, que desde las 4 de la tarde comenzaron a llenar esos espacios.

La vigilancia policiaca no solo se concentró en el zócalo y en las calles aledañas. Desde el Paseo de la Reforma, pasando por la Alameda y por el Palacio de Bellas Artes, granaderos de la Ciudad de México desfilaron equipados con casos y escudos, para apostarse en lugares estratégicos del centro histórico.

acarreados

Los asistentes tenían pulseras o etiquetas verdes para poder pasar a las primeras filas en el zócalo.

‘El callejón de las tortas’

En un discreto callejón ubicado en el corazón del centro histórico de la Ciudad de México, un grupo de 50 personas aproximadamente preparan a marcha exprés miles de tortas que amontonan en grandes cajas de madera y bolsas de plástico.

De la puerta metálica que da paso al callejón, el cual está ubicado en el número 57 de la Avenida Cuba, a tan solo unos metros de la Asamblea Legislativa del DF y a unos 10 minutos caminando del zócalo capitalino, cinco jóvenes entran y salen constantemente cargados con las cajas que introducen con cuidado en el remolque de un camión que tiene la persiana metálica medio abierta.

-Llevan haciendo tortas desde ayer –comenta una vecina de la calle Cuba, que acaba de entrar a un establecimiento donde comen varios comensales-.

Cuando se le pregunta a colación a la señora si sabe quiénes son todas esas personas que trabajan en el callejón, ésta solo encoge los hombros y sonríe con desdén.

-No sabemos quiénes sean –interviene otra comensal bajando la voz y mirando hacia el suelo-. Pero le digo que toda la noche la pasaron ahí haciendo tortas.

-¿Y para quiénes son esas tortas? –se le pregunta-.

Entonces, el dueño del local, sonríe con desdén y como si fuera lo más obvio del mundo contesta algo cansado: “pues son para todos los acarreados que traen al Grito”.

A continuación, el dueño agarra varios platos sucios y comienza a lavarlos en una pequeña tina.

-Pero aquí todos los años vemos lo mismo –dice como restándole importancia a ese enorme camión de varios ejes cargado a reventar de cajas con tortas-. Los gobiernos siempre traen sus acarreados.

tortas

En las inmediaciones del zócalo había camiones llenos con comida para los asistentes al grito.

Y razón no le falta. Ya en 2013, en el primero ‘Grito’ de Peña Nieto como presidente de la República, alrededor de 600 habitantes del Estado de México fueron ‘acarreados’ para ubicarse en la primera fila y evitar que el mandatario recibiera ‘rechiflas’ y gritos.

Ese año, hasta 15 camiones con 67 personas cada uno, en promedio, llegaron al Centro Histórico del DF provenientes de municipios mexiquenses como Nicolás Romero, Izcalli, Ecatepec, o Nezahualcóyotl, por órdenes del PRI-Edomex. En aquella ocasión las decenas de camiones fueron estacionados en calles como Donceles –muy próxima a la Avenida Cuba-, Brasil y Argentina.

Las personas aceptaron asistir a cambio de alimentos y lugar en primera fila en la plancha del Zócalo.

tortas

Las personas que estuvieron en las primeras filas en el zócalo portaban pulseras verdes.

tortas

Parte de los alimentos entregados a los asistentes al grito.

Camiones llenos de invitados

Ayer Animal Político detectó en un recorrido por avenida San Cosme y el Centro Histórico la presencia de numerosos camiones de ‘turismo’ estacionados entre el Palacio de Bellas Artes, las instalaciones del SAT y calles aledañas al zócalo.

Como distintivo los camiones llevan un sello conmemorativo del ‘Grito de Independencia’ y eran organizados por personas que fungían como guías que vestían una chamarra deportiva verde (todas idénticas). A todas estas personas se les entrega una torta y un jugo al bajar de los vehículos.

-Mire qué cantidad de tortas –dice ahora una empleada del establecimiento, mientras apunta discretamente con la barbilla a los mozos que cargan el camión-.¿Pero se imagina cómo estarán las que hicieron desde ayer en la mañana? ¿Se imagina después de casi dos días al sol?

La señora entra de nuevo al local y sonríe socarrona.

-Me parece que a muchos les va a caer pesada la torta esta noche.

De esta manera el Presidente Enrique Peña Nieto ofreció su cuarto grito de independencia, frente a un numeroso grupo de funcionarios mexiquenses y personas de escasos recursos que a cambio de dinero o una torta viajaron hasta el Zócalo de la CDMX.

Con información de Karen Quevedo, Manuel Ureste y Francisco Sandoval.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 factores que predicen el éxito de las relaciones de pareja (y por qué el amor no es uno de ellos)

Científicos siguen tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.
19 de septiembre, 2020
Comparte

Puede que el corazón tenga razones que la razón no entiende, pero eso no les ha impedido a los científicos seguir tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.

Y gracias a la ayuda de la inteligencia artificial un equipo internacional de 85 investigadores cree haber identificado los principales factores detrás de una relación satisfactoria.

El estudio -el más extenso de su tipo a la fecha- utilizó algoritmos de aprendizaje automático para analizar los casos de casi 12.000 parejas contenidos en 43 bases de datos de 29 laboratorios diferentes.

“Básicamente analizamos toda la información que pudimos encontrar sobre el tema”, le dijo a BBC Mundo Paul W. Eastwick, profesor de psicología de la Universidad de California (EE.UU.) y uno de los coordinadores de la investigación.

Y una de sus principales conclusiones es que las características individuales no son tan determinantes a la hora de predecir el éxito de una relación como los juicios que uno se hace sobre esta.

De hecho, según el estudio, no hay nada más importante para la bienandanza de una relación que la convicción de que el otro integrante de la pareja está comprometido con la misma.

Otro predictor importante es el nivel de intimidad: en palabras de Eastwick, “esa sensación de que tu pareja te entiende y que realmente entiende quién eres”.

Y entre las cinco principales “predictores específicos a la relación” también están el nivel de gratitud o reconocimiento, la propia satisfacción sexual y la percepción de satisfacción con la relación que tenga el otro miembro de la pareja.

Mujer enamorada

Getty Images
Curiosamente, el amor no está en el “top 5” de los factores de éxito.

“Los propios juicios de las personas sobre la relación en sí, como cuán satisfechos y comprometidos sentían que estaban sus parejas, o cuán agradecidos se sentían hacia ellos, explicaron aproximadamente el 45% de su satisfacción“, es el resumen de los principales hallazgos del estudio publicado en la edición de agosto de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS.

En contraste, las diferencias individuales solamente dieron cuenta del 21% de la satisfacción en las relaciones analizadas.

Factor distal

“Los predictores individuales tienen que ver con lo que uno piensa sobre sí mismo y, en principio, son independientes a cualquier relación; por ejemplo, eso que acostumbramos llamar personalidad o las ideas abstractas que uno puede tener sobre cómo le gustaría que fuera su pareja romántica”, explica Eastwick.

Pareja

Getty Images
Lo que uno piensa de uno mismo no es tan importante como lo que piensa del otro.

“En contraste, los predictores específicos a la relación son constructos que requieren que pensemos en una persona en particular, usualmente nuestra pareja: esta es una persona en la que puedo confiar, alguien a quien quiero, alguien que me aprecia… Y tienen dos o tres veces más impacto a la hora de predecir qué tan satisfecho se está con la relación que las diferencias individuales”, le dijo a BBC Mundo.

Esto no significa que las diferencias individuales -que incluyen entre sus principales predictores satisfacción con la vida, negatividad, depresión y problemas de apego– no juegan un rol en la felicidad de una pareja.

Pero, como explica Eastwick, lo hacen sobre todo mediando la propia experiencia y condicionando el juicio que uno se puede hacer de la relación, que es lo que termina importando.

“Por ejemplo, si soy un misántropo entonces lo más probables es que no confíe en la gente y por lo tanto no pueda ser feliz en mi relación”, ilustra el profesor de la Universidad de California en Davis.

Pero para el éxito de la relación el factor clave no es tanto la misantropía, que sería un factor distal, como la confianza, un predictor importante que, como el amor, no alcanzó en el “top 5” pero sí en el “top 10” en términos de importancia.

¿Fue esa relativamente baja clasificación una sorpresa para los investigadores?

Amor

Getty Images
El amor es lo que se busca.

“Al amor de hecho le fue muy bien, lo que pasa es que es algo tan parecido a la satisfacción, a lo que estábamos tratando de predecir, que en muchos casos no lo incluimos siquiera como candidato”, explica Eastwick.

“En otras palabras, no es que no importe, es que es esencialmente lo que estábamos buscando“, le dice a BBC Mundo.

Y el psicólogo también insiste en que el hecho de que el estudio hable de “predictores” no significa que se sientan capaces de predecir el futuro.

“No somos adivinos”, dice. “Pero los aspectos de las relaciones que destacamos son cosas en las que uno puede trabajar y mejorar y así mejorar su relación en el presente”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=8baztTZxkQo

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.