close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
En 10 años, Auditoría de Veracruz no encontró irregularidades en gobiernos de Herrera y Duarte
La presunta malversación de recursos a través de empresas fantasma, investigación periodística de Animal Político, es la primera denuncia que en 10 años presentan los responsables a nivel local de fiscalizar los recursos públicos de la administración veracruzana.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel @arturoangel20)
14 de septiembre, 2016
Comparte

La denuncia que la auditoría de Veracruz presentó por el caso de las empresas fantasma en agosto pasado en contra de la administración de Javier Duarte, es la primera que este órgano interpone en la última década en contra de una administración estatal por presunto desvío de recursos.

Hasta antes de esta denuncia, el Órgano de Fiscalización Superior del estado de Veracruz (ORFIS) no había detectado ni una sola irregularidad en el manejo de recursos públicos por parte de cualquier funcionario de los gobiernos de Fidel Herrera o Javier Duarte.

Un balance oficial del ORFIS, sobre denuncias penales presentadas de 2007 a 2016 en poder de Animal Político, revela que hasta antes del caso de las “empresas fantasma” se habían presentado 94 denuncias por el posible desvío de más de mil 100 millones de pesos, pero todas fueron contra gobiernos municipales y un fideicomiso mixto.

En el caso de la denuncia por las empresas fantasma, ésta se presentó aun cuando la ORFIS ya había avalado, en años anteriores, los gastos de las dependencias estatales que presuntamente malversaron los recursos.

Fue apenas el mes pasado cuando los auditores locales presentaron formalmente la denuncia en la Fiscalía de Justicia del Estado contra tres dependencias del gobierno de Javier Duarte, por un posible daño patrimonial de más de 940 millones de pesos, la mayor cantidad reportada por la ORFIS en una sola denuncia.

De acuerdo con el documento oficial, esta cantidad está relacionada con pagos realizados en “ejercicios anteriores” a empresas que no fueron localizadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El SAT confirmó la inexistencia de los domicilios e infraestructura de estas compañías tras una investigación de oficio que inició luego de que Animal Político publicó, en mayo pasado, un reportaje que evidenció que el gobierno estatal de Veracruz destinó millones de pesos a compañías con domicilios fiscales falsos, y con socios que en realidad eran personas de bajos recursos engañadas para firmar documentos.

Estos pagos se habrían realizado por lo menos entre los años 2012 y 2014, apenas meses después de que varias de estas compañías fueron creadas.

Según el propio documento del ORFIS, la revisión de las cuentas públicas de esos años no arrojó irregularidades en el manejo de recursos del gobierno estatal que derivaran en denuncias  penales.

Pero ahora, en 2016, ORFIS reporta que interpuso una denuncia en la Fiscalía Especializada en delitos Relacionados con Hechos de Corrupción cometidos por Servidores Públicos en contra de  las secretarías de Educación, Protección Civil y de Desarrollo Social del gobierno estatal, por el caso de las “empresas no localizadas” y por un posible daño matrimonial de 940 millones 234 mil pesos.

Cabe señalar que el ORFIS tiene facultades para denunciar desvíos de recursos públicos estatales, no federales. Aun así, los 940 millones denunciados de posible daño patrimonial, son inferiores a los 3 mil 300 millones que el Servicio de Administración Tributaria ha dicho que recibieron las empresas fantasma de al menos once dependencias estatales.

En su reporte, los auditores subrayan que estas y todas las demás denuncias interpuestas continúan abiertas y en integración.

grafico-desvios-ver-2

Las denuncias contra los municipios

Antes del caso de las empresas fantasma, el 95 por ciento de las denuncias interpuestas por las auditorías del ORFIS fueron en contra de las administraciones municipales por presuntos desvíos de recursos, que representan un daño patrimonial de por lo menos 703 millones de pesos.

Una revisión hecha por Animal Político arroja que el 60 por ciento de los municipios denunciados estaban bajo administración de un gobierno emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el resto por partidos de oposición principalmente del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

La denuncia más relevante por el monto del presunto desfalco fue la interpuesta en 2009 contra la administración del alcalde de Tecolutla, Fernando Hernández Méndez, por el desvío de más de 62 millones de pesos. En ese mismo año también se interpuso otra denuncia por un posible desfalco de más de 54 millones de pesos contra el municipio de Álamo Temapache, presidido entonces por Blanca Batalla Herver.

Cabe señalar que en 2011, la entonces Procuraduría General de Justicia del estado reportó la detención de al menos 35 exfuncionarios municipales relacionados con desvíos reportados en el ejercicio fiscal 2009. No obstante, según el ORFIS, todas las indagatorias continúan abiertas.

Con excepción de 2016, el balance del ORFIS arroja que el año en que más recursos públicos fueron desviados fue 2013. Las irregularidades denunciadas penalmente dejaron un daño patrimonial en la entidad de más de 390 millones de pesos. Le sigue el 2012 con 285 millones de pesos y 2009 con 252 millones de pesos.

Solamente en 2014 la revisión de la cuenta pública no derivó en denuncias penales interpuestas por los auditores, de acuerdo con el balance oficial proporcionado.

grafico-desvios-ver

¿Túnel sumergido en corrupción?

En el 2005 se creó el Fideicomiso del Túnel Sumergido con el objetivo de ser el instrumento financiero para operar, mantener y conservar un puente y un túnel sumergido ubicado que conectaría a los municipios de Coatzacoalcos con Villa Allende. El fideicomiso se alimentaría de recursos, federales, estatales y privados.

Más de una década después la inversión supera los tres mil 800 millones de pesos pero el referido túnel ha sufrido de múltiples retrasos. En 2014 las empresas responsables de su construcción incluso detuvieron los trabajos argumentando falta de liquidez para continuar con los mismos.

De acuerdo con el reporte de los auditores, en 2012 se interpuso una primera denuncia relacionada con este fideicomiso por un daño patrimonial que superaba los 225 millones de pesos, mientras que la revisión de la Cuenta Pública 2013 derivó en una segunda denuncia por un desfalco de 251 millones de pesos.

En suma, de acuerdo con la revisión de los auditores, más de 477 millones de pesos de este fideicomiso han sido desviados ilícitamente según las denuncias penales interpuestas por el ORFIS.

La situación es delicada porque en 2011, ya durante la actual administración estatal, se autorizó la inyección del tres por ciento del impuesto de nómina a este fideicomiso. El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Jaime Morales Silva, dijo que se trataba de un “desperdicio” de dinero en una obra que no se ha logrado terminar,  pues ésta no benefició a empresas del ramo, además critica que cobrará peaje a los automovilistas.

Miles de millones desaparecidos

Con la denuncia que el ORFIS interpuso en contra de tres dependencias estatales del gobierno de Veracruz, el monto de recursos públicos locales en la entidad que presuntamente fueron desviados ya supera los dos mil 200 millones de pesos.

Se trata de dinero que tras verificaciones hechas por los auditores, no se conoce su destino final debido a que no hay documentos que lo comprueben.

A esta cifra hay que agregar más de 18 mil millones de pesos provenientes de partidas y subsidios federales, que la Auditoría Superior de la Federación descubrió que también fueron desviados por el gobierno de Javier Duarte principalmente, y que ya derivaron en más de 50 denuncias penales presentadas ante la PGR.

Denuncias Orfis by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Con información de Montserrat Sánchez Maldonado. 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
¿Lavar o no lavar el pollo crudo?: resurge la polémica sobre qué hacer antes de cocinar el ave
Los Centros para el Control de Enfermedades en EE.UU. lanzaron una nueva recomendación para el manejo del pollo crudo que encendió el debate en las redes, si no en las cocinas.
Getty Images
2 de mayo, 2019
Comparte

Muchas personas todavía tienen la costumbre de lavar el pollo crudo.

¡No laven el pollo crudo!

Esa fue la alerta que recientemente salió publicada en la cuenta de Twitter los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

La explicación de la agencia gubernamental de protección de la salud es que el lavar el ave puede propagar microbios a otros alimentos y utensilios de cocina.

Aunque el argumento tiene sentido, la recomendación encendió el debate en las redes sociales sobre la manera más segura de tratar el pollo antes de cocinar.

Algunos reaccionaron con asco, señalando los días que pueden pasar las presas de pollo en sus empaques flotando en “porquería” e insistiendo en que continuarían lavando el ave.

Otros optaron por burlarse de la propuesta, como @Tha1truth que “agradeció” a los CDC por la advertencia ya que “Lo primero que hacía antes de lavar el pollo era sacar toda la vajilla y meterla en el lavabo con el pollo antes de lavarlo”.

Y unos más simplemente comentaron que lo que se podía hacer después de lavar el pollo era lavar el lavabo.

Si bien los CDC reconocieron que no querían alarmar, fueron enfáticos en su postura, asegurando que la mejor manera de matar las posibles bacterias del pollo es cocinándolo bien.

“No se deben lavar ni el pollo, ni otras carnes ni huevos antes de cocinar. Puede propagar microbios por toda la cocina”.

Peligro de intoxicación

Hace unos años, la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA por sus siglas en inglés) ya había advertido que lavar el pollo antes de cocinarlo aumenta el riesgo de propagación de la bacteria campylobacter en las manos, las superficies de trabajo, la ropa y utensilios de cocina a través de la salpicadura de gotas de agua.

Mujer sacando un pollo del horno
Getty Images

Para evitar el contagio de la bacteria campylobacter, el pollo debe estar bien cocido.

La FSA hizo esta advertencia en junio de 2014, tras descubrir que en ese país el 44% de las personas lava el pollo antes de cocinarlo.

Las razones más citadas por las que las personas lavan esta ave de corral fueron para eliminar el sucio o los gérmenes, o porque siempre lo habían hecho.

La enteritis por campylobacter es una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria. Sobre todo cuando se viaja.

Normalmente la infección se debe al consumo de aves crudas, vegetales frescos o leche sin pasteurizar.

Esta bacteria se contagia al comer o tomar alimentos infectados, y según el sitio MedlinePlus, puede causar diarrea, dolor abdominal, fiebre, náuseas y vómito.

Secuelas

Bacteria de campylobacter

Getty Images
La bacteria de campylobacter causa enteritis que puede tener secuelas graves.

La mayoría de las personas sólo están enfermas durante unos pocos días, pero puede ocasionar problemas de salud a largo plazo.

El síndrome de intestino irritado y el síndrome de Guillain-Barré, que ataca el sistema nervioso periférico, pueden surgir como consecuencia de una infección con esta bacteria.

También puede ocasionar la muerte. Las personas con más riesgos son niños y de edad avanzada.

“A pesar de que las personas tienden a seguir las recomendaciones para manipular aves de corral, como lavarse las manos después de tocar un pollo crudo y asegurarse de cocinarlo completamente, nuestra investigación indica que lavar el pollo crudo es una práctica extendida”, señaló en ese entonces la presidenta de FSA, Catherine Brown.

“Es por esto que hacemos un llamado para que la gente deje de lavar el pollo crudo. También queremos crear conciencia de los riesgos de contraer campylobacter como resultado de una contaminación cruzada”.

Normalmente el tratamiento para una infección con esta bacteria consiste en tomar abundante agua; comer pequeñas porciones de alimentos durante el día, en vez de grandes cantidades en el desayuno, almuerzo y cena; llevar una dieta alta en potasio, así como ingerir comidas saladas.

Tratamiento con cloro

Planta de procesamiento avícola

Getty Images
Las plantas de procesamiento avícola en Estados Unidos lavan el pollo con dióxido de cloro.

Las regulaciones alimentarias en EE.UU. exigen que las plantas de producción avícola deben tratar el pollo con procesos antimicrobianos conocidos como tratamientos de reducción de patógenos.

En los mataderos, después de sacrificar el animal, desplumarlo y eviscerarlo, se le administra un “procedimiento de lavado final” en el que se le aplica químicos, generalmente una solución de dióxido de cloro, para reducir la prevalencia de salmonella o campylobacter.

Curiosamente, este procedimiento se ha convertido en un obstáculo para la importación de pollo de EE.UU. a la Unión Europea.

Uno de los argumentos de la UE contra el pollo clorado es que fomenta descuido entre los consumidores en el momento de manipular esa carne cruda en sus casas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t0SeGupAff0

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=A5kJDajjd14

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.