¿Cómo detectar si tu computadora fue hackeada y qué hacer al respecto?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Cómo detectar si tu computadora fue hackeada y qué hacer al respecto?

Los ciberataques son cada vez más frecuentes en todo el mundo pero, en la mayor parte de los casos, pasan desapercibidos para las víctimas. BBC Mundo consultó a varios especialistas en la materia para saber qué medidas tomar si esto ocurre y cómo prevenirlo.
Por BBC Mundo
24 de octubre, 2016
Comparte

Hoy en día, las computadoras funcionan como cajas fuertes donde almacenamos todo tipo de información valiosa, desde contraseñas de servicios online hasta los datos de nuestra cuenta bancaria.

Sin embargo, las computadoras no son especialmente seguras. A medida que crece nuestra dependencia online, aumenta también la actividad de los ladrones informáticos.

El viernes pasado se produjo el ciberataque más grave de Estados Unidos en los últimos 10 años, que afectó a miles de millones de usuarios.

Con un sólo golpe, los hackers provocaron un verdadero caos en internet.

Pero, otras veces, el sabotaje digital consiste en robarles las credenciales y contraseñas a los usuarios, compartiendo su información con un tercero (o con la red), usurpando su identidad digital o su dinero.

Pero, ¿cómo podemos darnos cuenta de si estamos en peligro?

En BBC Mundo consultamos a varios especialistas para saber cuáles son las medidas que debemos tomar ante un ciberataque y cómo detectarlo.

Ataques “silenciosos”

Jim Wheeler, director de ciberoperaciones de Protection Group International (PGI), una compañía de inteligencia y seguridad con sede en Reino Unido, explica a BBC Mundo que en cualquier computadora o cuenta digital existe riesgo de sufrir un hackeo.

El problema es que los usuarios y las empresas muchas veces no son conscientes de ello.

“En el 60% de los casos las víctimas del hackeo se enteran a posteriori y a través de una tercera persona (a quien transmitieron un virus) o institución(como el banco)”, dice Wheeler.

El especialista explica que en algunos casos los usuarios se dan cuenta cuando tratan de acceder, sin éxito, a una cuenta. Otras, cuando la computadora funciona más lentamente. Pero, en general, es difícil percatarse.

Ángel Bahamontes, experto en informática forense y presidente de la Asociación Nacional de Tasadores y Peritos Judiciales Informáticos (ANTPJI), en España, coincide.

“Hay algunas cosas que pueden medirse, y otras no. Muchos ataques son muy silenciosos (como algunos troyanos) y cuando se intenta poner solución, el daño ya está hecho”, le explica Bahamontes a BBC Mundo.

Dibujo: internet seguroCambiar la contraseña es uno de los pasos clave. Pero no cualquier contraseña sirve.

Cambia tus contraseñas (y haz que sean seguras)

El error más común es utilizar la misma contraseña (que muchas veces no es especialmente segura) en diferentes sitios de internet. Y los hackers se aprovechan de eso.

Hay una forma en la que puedes sacar ventaja aún cuando ya hayan actuado los piratas informáticos: cambia tu contraseña.

El científico informático Jeremiah Onaolapo y sus colegas del University College de Londres llegaron a esa conclusión tras un experimento en el que crearon 100 cuentas de Gmail y las compartieron (a propósito) en sitios de internet donde podrían ser hackeadas.

Los investigadores descubrieron que los piratas no actúan inmediatamente, sino que esperan unos minutos antes de pasar a la acción. En ese tiempo crucial, el usuario puede protegerse cambiando la contraseña.

“Es fundamental que incluyan letras y números. Cuanto más largas y más complejas, mejor“, explica Wheeler.

Sin embargo, entonces surge un nuevo problema: ¿cómo recordarlas, si las hacemos tan complicadas?

Una buena medida puede ser utilizar un gestor de contraseñas, un programa que permite almacenar todas tus claves de forma segura. Por ejemplo, dice Wheeler, se puede emplear el servicio gratuito LastPass.

Claudio Chifla, quien es perito judicial informático forense, dice que “no debemos facilitar a nadie nunca ninguna de nuestras contraseñas. Y las que usemos no deben estar formadas por datos personales (como el nombre de nuestra mascota o nuestra fecha de nacimiento)”.

El especialista dice que “es recomendable que las contraseñas estén formadas porletras y números que no se repitan y que al menos una letra sea mayúscula. Y usar al menos un símbolo”.

No corras riesgos innecesarios

“Otras medidas importantes son utilizar sistemas de autenticación en dos pasosy mantener el sistema actualizado (la computadora y el navegador)”, dice Wheeler.

“Hay que usar siempre programas con licencias originales adquiridos y descargados de páginas oficiales, de fuentes de confianza“, agrega Chifla.

Según el experto, también conviene “evitar abrir correos extraños y no hacer clic en enlaces y páginas desconocidas”.

HackersNo es recomendable abrir correos extraños.

“Normalmente, detectamos que hemos sido hackeados porque nuestros contactos reciben algún correo extraño nuestro”, explica. “Otra señal clásica es el empeoramiento del rendimiento de nuestra computadora o páginas de publicidad que se abren de forma aleatoria”.

“Un gran peligro es que nuestro dispositivo se use de forma activa para cometer delitos sin nuestro conocimiento y, por supuesto, sin nuestro consentimiento”.

Para que esto no suceda, Wheeler recuerda otra clave importante: no publicar demasiada información personal en nuestras redes sociales.

“Piensa en ello como si estuvieras exponiendo tus datos a todo el mundo en un centro comercial”, señala.

Sensatez y formación

Bahamontes echa la culpa de muchos hackeos a la falta de sensatez de muchos internautas.

“La gente proporciona datos sin verificar quién se los pide -por ejemplo, a través de aplicaciones gratuitas-, descarga programas que ponen en riesgo su computadora y deposita el dinero en cuentas de PayPal que obtuvieron tras participar en falsas promociones de productos”, explica el especialista.

“Gran parte de los hackeos podrían evitarse con algo de cuidado y sentido común”, asegura Bahamontes.

Lirbos sobre hackeoLos especialistas dicen que la capacitación es fundamental.

El experto dice también que es importante “formarse un poco en el tema de la ciberseguridad con conocimientos básicos” para prevenir este tipo de ataques.

Wheeler lo confirma: “Formar al equipo de una empresa en esta materia puede reducir hasta un 80% las posibilidades de que ocurra un ciberataque”.

“Es importante que la gente sea más consciente de los riesgos que existen. La mayoría de las veces, ni el usuario, ni el diseñador de la página web donde se produjo el ataque se dan cuenta de que los hackers están actuando”, explica.

“No hace falta ser un genio para llevar a cabo un ciberataque. Incluso un niño de 14 años puede hacerlo“.

Señales que indican que tu dispositivo fue hackeado

hackerLa mayoría de las veces no nos percatamos de que somos víctimas de un hackeo.
  • Comportamientos inusuales: programas que dejan de funcionar, archivos con contenido cambiado, fluctuaciones repentinas en la conexión a internet o errores al acceder a un servicio con tu contraseña.
  • Barras de herramientas adicionales en tu navegador (posible software malicioso).
  • Ventanas de publicidad de manera frecuente cuando navegas por internet.
  • El programa antivirus o antimalware deja de funcionar o parece estar deshabilitado.
  • Alguno de tus contactos recibe correos electrónicos falsos o con publicidad desde tu cuenta.
  • Aumenta el consumo de datos en tu factura del teléfono móvil (posible malware).

Fuente: Asociación Nacional de Ciberseguridad y Pericia Tecnológica (ANCITE), Madrid, España

Línea

Medidas para corregir y prevenir los incidentes de seguridad

ciberataqueEs importante utilizar programas antivirus y antimalware, y tenerlos siempre actualizados.
  • Realiza puntos de restauración de tu computadora y copias de seguridad de forma periódica. Si las almacenas en la nube, cífralas y no confíes en servicios gratuitos.
  • Utiliza programas antivirus y antimalware (siempre actualizados).
  • Si crees que un ciberdelincuente está usando tu computadora de forma remota,desconecta tu acceso a internet.
  • En el caso de los dispositivos móviles, no instales aplicaciones que no provengan de sitios oficiales de tu sistema operativo.
  • Cambia tus credenciales de acceso de los sitios afectados (Twitter, Google, Facebook, etc).
  • Habilita la verificación en dos pasos (aumenta la seguridad).
  • No utilices nunca la misma clave en distintos servicios de internet ycámbialas con frecuencia sin usar datos públicos.

Fuente: Asociación Nacional de Ciberseguridad y Pericia Tecnológica (ANCITE), Madrid, España

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacunas COVID: A qué se debe el secretismo que rodea los contratos entre los gobiernos y las farmacéuticas

Los detalles de los contratos entre algunas grandes farmacéuticas y los gobiernos son confidenciales, lo que ha provocado críticas y sospechas.
28 de enero, 2021
Comparte

El mundo entero se disputa una plaza para recibir la vacuna contra el coronavirus, un bien todavía demasiado escaso y producido por pocos laboratorios farmacéuticos.

Los gobiernos firman contratos con las compañías que han desarrollado esas vacunas en tiempo récord y, sin embargo, información crítica de esos acuerdos permanece oculta para el gran público debido a estrictas cláusulas de confidencialidad.

Cuánto cuestan o cómo se distribuirán son detalles que en la mayoría de los casos la ciudadanía desconoce, porque así lo exigen los acuerdos firmados.

En Perú, por ejemplo, las negociaciones entre el gobierno y la compañía Pfizer encallaron por este motivo. Y en Colombia el gobierno afirma que las cláusulas de confidencialidad le impiden ofrecer aún un cronograma claro de vacunación.

El problema es mundial.

En respuesta a una petición de información en el Parlamento Europeo a mediados de noviembre, la comisaria de Salud, Estela Kiriakides, afirmó: “Debido a la naturaleza altamente competitiva de este mercado, la Comisión está legalmente imposibilitada para desvelar la información que contienen estos contratos”.

Y la ministra belga de Presupuesto, Eva de Bleeker, tuvo que retirar poco después de publicarlo un mensaje en Twitter en el que recogía la lista de precios de los laboratorios con los que había negociado la UE.

A las quejas por el incumplimiento de los compromisos adquiridos por algunos fabricantes de vacunas, se suman ahora las de las voces que exigen mayor transparencia en un asunto de salud pública vital.

Y la polémica sigue subiendo de tono, sobre todo en la Unión Europea (UE), enojada después de que los laboratorios Pfizer y AstraZeneca le comunicaran que no estarán en condiciones de suministrar al bloque la cantidad de dosis iniciales acordadas.

Ello ha llevado a que, según fuentes de la UE citadas por la agencia Reuters, desde Bruselas se les exija a las farmacéuticas que hagan públicos los términos de los contratos y amenace con controlar las exportaciones de las vacunas producidas en Europa.

¿Por qué tanto secreto?

Una práctica habitual

Según Jonathan García, experto en salud pública en la Universidad de Harvard, en EE.UU., “esto no es nada nuevo; es frecuente que en los contratos entre los sistemas de salud de los países y las farmacéuticas se incluyan cláusulas de confidencialidad”.

“Los laboratorios buscan fraccionar el mercado para poder negociar precios distintos con los distintos países”, añade.

Esto les permite negociar con los países en función de sus recursos, ofreciéndoles precios más bajos a los países pobres o en desarrollo y exigiendo cantidades más altas a los más ricos.

La compañía AstraZeneca ha revelado que la vacuna que ha desarrollado en colaboración con la Universidad de Oxford tendrá un coste aproximado de entre 3 y 4 dólares por dosis (se requieren dos). Pero el suyo es por ahora un caso excepcional.

Además de los precios, se mantienen muchas veces en secreto la información relativa a la producción y logística, y las conocidas como cláusulas de responsabilidad.

En ellas se estipulan límites a la responsabilidad de los laboratorios en el caso de posibles efectos adversos de los medicamentos y se indica que si hay diferencias no las resolverán los tribunales nacionales, sino unas cortes especiales de arbitraje internacional.

Vacuna de Pfizer.

Reuters
Pfizer es una de las compañías señaladas por la exigencia de confidencialidad en los contratos.

Las voces que reclaman mayor transparencia alertan de que la urgencia por el desarrollo de una vacuna para una enfermedad que se ha cobrado ya más de dos millones de vidas en todo el mundo ha podido llevar a los gobiernos a aceptar limitaciones de responsabilidad aún mayores.

En la Estrategia para la Adquisición de Vacunas que hizo pública la Comisión Europea se decía que “la responsabilidad por el desarrollo y el uso de la vacuna, incluida cualquier indemnización específica requerida, recaerá sobre los Estados miembros que la adquieran”.

El caso de Perú

Un país de América Latina, Perú, se ha convertido en ejemplo destacado de los problemas que acarrea esta limitación de responsabilidad para las farmacéuticas.

Las negociaciones del gobierno peruano con la compañía Pfizer para la adquisición de la vacuna no cuajaron porque, según dijo la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, “se identificaron algunas cláusulas que requerían un análisis más profundo para determinar la compatibilidad con las leyes peruanas y los alcances que puede asumir el Estado”.

BBC Mundo trató de contactar con Pfizer, pero no obtuvo respuesta.

La falta de acuerdo con Pfizer llevó a las autoridades peruanas a buscar otras opciones, como la vacuna del fabricante chino Sinopharm.

Mujer recibe la vacuna en Hungría.

EPA
El ritmo al que avanza la vacunación varía según los países.

Al contrario de lo que sucede en otros países de la región, como Argentina o Chile, la vacunación no ha comenzado aún en Perú y las autoridades no han podido ofrecer un cronograma seguro.

En Colombia, el gobierno ha sido objeto de fuertes críticas por no haber comenzado aún a vacunar a la gente y haber aludido a las cláusulas de confidencialidad para justificar por qué no podía ofrecer aún una fecha para comenzar a hacerlo.

La confidencialidad en los contratos, sin embargo, cuenta con defensores, con base, sobre todo, en los llamados “subsidios cruzados”. Al poder cobrarles más a los países ricos, los laboratorios se ven en condiciones de ofrecer precios asequibles a los países con menos recursos.

El economista David Bardey señala en conversación con BBC Mundo que si hubiera transparencia en los precios de los medicamentos, “sería más complicado para los laboratorios cobrar precios más altos a los países más ricos si estos pueden observar precios menores para otros países”.

“Si queremos que los países más desarrollados paguen más, es mejor que los precios no sean públicos“, indica el experto, que alerta además de que los países más avanzados están adquiriendo muchas más dosis de las que necesitan porque “sus gobiernos tienen una gran presión de su opinión pública y eso los está empujando a una especie de nacionalismo sanitario”.

Se suele aludir también al derecho que tienen las compañías a obtener un beneficio de las grandes inversiones que hacen en investigación.

Y un tercer factor son los derechos de propiedad intelectual. Un experto español en salud pública que prefirió no dar su nombre resume el papel que, a su juicio, están jugando los grandes laboratorios occidentales: “Están defendiendo su patente para evitar que otros la fabriquen en la India y se las vendan a menor coste a los países pobres”.

Ursula Von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

EPA
Ursula Von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, se enfrenta al problema de hacer que las farmacéuticas cumplan sus compromisos.

Jonathan García cree que los argumentos a favor de la transparencia ganan valor en el contexto de la pandemia.

“Estamos hablando de una emergencia sanitaria global, de algo que sucede cada 100 años, ante lo que uno esperaría que el sistema utilizara mecanismos mucho más transparentes y buscara un esquema más cooperativo. En cambio vemos que se sigue buscando un mercado monopólico y mantener ventajas en los precios”.

Las diferencias en el acceso a las vacunas han llevado al mundo a un riesgo de “fracaso moral catastrófico”, como definió el director de la Organización Mundial de la Salud, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, el hecho de que los países más necesitados vayan a tener que esperar años para inmunizar a su población.

La historia de las epidemias muestra que no sería la primera vez. Ya sucedió con la poliomielitis y la viruela, enfermedades erradicadas mucho antes en los países más avanzados.

O con el VIH, que todavía diezma a muchas poblaciones africanas cuando los pacientes en el llamado primer mundo han visto prolongada significativamente su esperanza de vida gracias al desarrollo de los tratamientos antirretrovirales.

“Los medicamentos están disponibles; el problema son los costos”, indica García.

Y los países de renta media, como la mayoría de los de América Latina, no pueden permitirse al negociar con los laboratorios la actitud exigente mostrada por la Unión Europea, un bloque formado por 27 estados entre los más prósperos del mundo.

*Con información adicional de Martín Riepl en Lima y Carlos Serrano en Miami.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.