Jueces dejan impune la tortura de policías contra detenidos en el Estado de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Jueces dejan impune la tortura de policías contra detenidos en el Estado de México

México Evalúa y el CIDE presentan este jueves el informe ‘Cómo se juzga en el Estado de México’, revela que la policía estatal no investiga los crímenes: además de que los jueces no toman en cuenta los reportes sobre tortura a detenidos.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste
20 de octubre, 2016
Comparte

En el Estado de México (Edomex), los jueces no investigan la tortura ni otros tratos crueles contra personas detenidas por las fuerzas de seguridad en la entidad, aunque el informe de un médico certifique los abusos.

Esta es una de las conclusiones que investigadores de México Evalúa y el CIDE revelan en el estudio ‘¿Cómo se juzga en el Estado de México?’; una “radiografía” de cómo ha operado el nuevo sistema de justicia penal desde que en 2009 comenzara a implementarse gradualmente en la entidad, siendo una de las primeras en el país en hacerlo.

El informe, realizado a partir del análisis de mil 145 casos de personas detenidas y con procesos penales concluidos entre 2010 y 2014, señala que en el 18% de los casos se encontraron certificados de médicos legistas que determinaron que el detenido tenía fracturas por golpes o lesiones derivadas del uso de descargas eléctricas, que denotan tortura u otros tratos denigrantes.

O en números enteros: de mil 145 casos, en 206 un médico certificó algún tipo de abuso.

A pesar de estos más de 200 detenidos con lesiones -aunque los investigadores sospechan que la cifra es mayor, debido a que los médicos trabajan regularmente con las fuerzas de seguridad y puede que no reporten todos los casos para evitarse problemas-, los jueces ignoraron los reportes médicos, aun y cuando organismos internacionales como las Naciones Unidas han advertido que la tortura es una práctica generalizada e impune en México.

De hecho, de esos 206 casos de abusos certificados, los jueces no ordenaron que se realizara una investigación contra las fuerzas de seguridad ni una sola vez, ni tampoco liberó al detenido, ni desestimó su declaración.

Por el contrario, en casi el 100% de los casos (el 97.4%) decidieron ‘palomear’ la actuación de la policía y de la fiscalía, a pesar de los abusos. Y sólo en el 2.6% (5 de 206), el juez excluyó las pruebas de la acusación.

Jueces ignoran pruebas

“En los casos de tortura, los jueces no hacen absolutamente nada”, critica en entrevista con Animal Político Gustavo Fondevila, investigador del CIDE que participó en la elaboración del informe.

“Es decir –añade-, no invalidan las pruebas obtenidas mediante tortura, no ordenan investigar a ninguna autoridad, y ni siquiera hablan a la comisión estatal de derechos humanos para reportar los casos”.

El investigador admite que no tienen una respuesta a por qué los magistrados no invalidan las pruebas obtenidas mediante tortura.

Tal vez, plantea, se deba “a una cuestión cultural”: “Puede que haya jueces que digan, ‘bueno, esta persona está acusada de homicidio, y no la voy a dejar libre porque la torturaron’, por ejemplo. O puede que otros jueces piensen que las policías solo dan resultados con la tortura como método de investigación, y que si empieza a tirar casos por acusaciones de abusos, entonces se acabe el sistema penal”.

La policía de investigación que no investiga

Otro de los puntos clave que plantea el informe es que la investigación policial en el Edomex casi no existe. O al menos, no arroja resultados positivos.

Y para corroborarlo un par de datos:

Uno, de mil 145 casos analizados de personas imputadas por algún delito entre 2010-2014, el 91.7% (mil 049) fueron detenidas en flagrancia; es decir, fueron capturadas en el momento de cometer el delito y sin que hubiera una investigación previa, o una muy simple.

Y dos, solo el 8.3% (95) de los imputados fueron detenidos mediante una orden de aprehensión, la cual suele requerir investigaciones policiacas previas.

“Que más de nueve de cada 10 imputados hayan sido detenidos en flagrancia sugiere una baja capacidad de investigación policial bajo supervisión de la fiscalía. Es decir, no parece existir un Ministerio Público investigador que solicite activamente órdenes de aprehensión después de haber recabado dato de prueba en una investigación”, critica el informe.

O dicho con otras palabras: en el Estado de México, si la persona no es detenida al momento de cometer el delito, la probabilidad de que la detengan fruto de una investigación, es muy baja.

¿Cuáles son, entonces, los delitos que sí investigan los MP?

Según apunta el investigador Gustavo Fondevila son los robos o asuntos de “poca complejidad”, para los que interrogan a testigos que la propia policía preventiva les lleva.

“En 9 de cada 10 casos los policías preventivos hacen todo el trabajo, mientras que los MP hacen solo el papeleo”, subraya Fondevila, quien concluye exponiendo un ejemplo muy gráfico: “Es como si a los ministerios públicos les llevaran ya el cerdo atado, con la manzana en la boca, y solo tuvieran que encender el fuego para cocinarlo”.

Aquí puedes leer el informe completo:

Como_Juzga_Edomex (1) by mureste4878 on Scribd

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'No me veo regresando a trabajar 5 días a la semana': los cambios de actitud laboral por la pandemia

La pandemia ha impulsado modalidades de trabajo flexibles que pueden hacer que los empresarios tengan que adaptarse a la situación.
1 de abril, 2021
Comparte
Lee Harman and family

Lee Harman
Lee y Louise esperan que al compartir el cuidado de los niños a partes iguales sean un buen modelo para sus hijos.

Cuando Lee Harman preguntó por primera vez si podía pasar de una semana laboral de cinco días a una de cuatro, estaba nervioso, preguntándose qué pensarían sus colegas.

“En la construcción predominan los hombres”, señala. “Trabajar a tiempo parcial es algo que simplemente no se hacía”.

Ahora pertenece al creciente número de profesionales que han reducido su horario.

Lee, 38 años, es ingeniero civil en la empresa Skanska Costain Strabag.

En el último año ha descubierto que una semana laboral más corta es una gran ventaja.

“Así puedo gestionar mejor mis niveles de energía”, dice este padre de tres hijos.

“Un puesto de alto nivel requiere cierto grado de contemplación y espacio para pensar. Me viene muy bien, y a todo el equipo también”.

No me veo volviendo a la forma en que trabajaba antes”, afirma.

Lee cree que, debido a la crisis de covid-19, mucha gente se ha dado cuenta de que las cosas se pueden hacer de otra manera.

Los colegas han empezado a preguntarle por su experiencia, planteándose si podrían hacer lo mismo.

Trabajadores desde casa

Getty Images
Encuestas y experimentos en distintas partes del mundo muestran que existe un anhelo por poder compaginar la vida personal y profesional de otro modo.

Tendencia a reducir las horas de trabajo

Puede que los altos cargos de Goldman Sachs sigan insistiendo en una semana de 95 horas, pero parece que cada vez están más lejos de la mayoría.

Encuestas y experimentos en distintas partes del mundo muestran que existe un anhelo anhelo por reducir la jornada laboral y la consideración de que trabajar a tiempo parcial no debe ser un obstáculo para hacer carrera. Un deseo que ya se percibía antes de la pandemia, pero que el modo de trabajar durante la misma ha impulsado considerablemente.

Por ejemplo, de los 2.300 trabajadores de Microsoft en Japón que en 2019 probaron a reducir su jornada semanal un día, el 92% aseguró sentirse más feliz y menos estresado con ese horario. Similares resultados mostró el experimento en Perpetual Guardian, una empresa neozelandesa.

Y una encuesta realizada por la consultora de recursos humanos Robert Half en EE.UU. mostró que el 66% de los trabajadores afirmaba querer trabajar menos de cinco días a la semana.

Otra encuesta realizada el mes pasado a 2.000 adultos de Reino Unido reveló que el 72% cree que los trabajadores a tiempo parcial deberían tener las mismas oportunidades de progresar en el trabajo que los trabajadores a tiempo completo.

Timewise, que encargó la investigación, explica que hace nueve años una encuesta similar reveló que el 72% creía que “no era posible” tener un trabajo de alto nivel a tiempo parcial.

¿Es un freno reducir la jornada?

Karen Mattison, cofundadora de Timewise, una organización que hace campaña a favor de un trabajo más flexible, asegura que el año pasado se demostró que la gente puede trabajar de forma diferente y que era hora de que los empresarios lo reflejaran en la forma de diseñar y anunciar los puestos de trabajo.

“Durante mucho tiempo hemos visto una disculpa ante el término tiempo parcial: ‘sólo estoy a tiempo parcial’. Ahora sabemos que la inmensa mayoría de la gente en Reino Unido no ve ninguna razón para que los trabajadores a tiempo parcial se vean impedidos de progresar en sus carreras”, explica.

Los trabajadores a tiempo parcial representan ya una cuarta parte de la población activa del país. Pero a menudo existe una compensación entre negociar un horario más corto y tener oportunidades profesionales.

Las madres, en particular, se han dado cuenta de que compaginar el trabajo con las exigencias del cuidado de los hijos ha supuesto un estancamiento en sus carreras, lo que ha socavado los esfuerzos por lograr la igualdad de género en los altos cargos.

Gemma Fleuren

Gemma Fleuren
Gemma Fleuren ha perseguido sus ambiciones profesionales a la vez de las familiares trabajando cuatro días a la semana.

Pero no para Gemma Fleuren.

Su actual trabajo como directora comercial en una empresa de veta de chocolate es el tercero en el que ha negociado una semana laboral de cuatro días.

Y, lejos de ver su carrera frenada, ahora es responsable de un equipo de personas y de una serie de tareas de logística, previsión de ventas y asignación de stock.

El marido de Gemma es bombero y trabaja a turnos los viernes y los fines de semana, por lo que ella se toma los viernes libres para estar con sus tres hijos.

“En puestos anteriores, me dijeron que retirara las fotos de mis hijos de mi mesa, por si enviaban un mensaje a los jefes de que no me tomaba en serio mi carrera”, explica.

Pero cuando la entrevistaron para su actual trabajo, dejó claro que aceptaría el puesto cuatro días a la semana y su empresa la ha apoyado totalmente.

“No hay preguntas sobre cómo organizas tus horas. Te juzgan por lo que consigues”, cuenta.

“El trabajo flexible es para todo el mundo, ya sea porque tienes hijos, un padre anciano que necesita tu ayuda ¡o incluso un pez dorado que necesita de cuidados especiales! El motivo es irrelevante, lo que se espera es que sea para todos”.

Incluso en períodos de mucho trabajo, como el que precede a la Semana Santa, se las arregla para mantener sus días libres.

Pero asegura que es necesario ser disciplinado para decir que no se está disponible en determinados momentos. Y no está segura de poder desempeñar su función con menos de cuatro días.

Una forma de atraer talento

Aunque algunos empresarios están dando ejemplos positivos, muchos todavía no han aceptado que ofrecer flexibilidad ayudará a atraer a los mejores talentos, afirma Timewise.

Un estudio anterior de Timewise reveló que, incluso antes de la pandemia, nueve de cada diez personas querían más flexibilidad en su próximo trabajo.

Sin embargo, en 2020 sólo el 8% de las ofertas de empleo en Reino Unido ofrecían opciones a tiempo parcial.

Mientras tanto, otros países ya están explorando la idea de reducir las semanas de trabajo.

Ardern

Getty Images
La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, sugirió a los empresarios que consideraran la opción de una semana de cuatro días.

El año pasado, la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, sugirió a los empresarios que consideraran la opción de una semana de cuatro días porque ayudaría a conciliar la vida laboral y familiar, pero también porque podría impulsar el turismo interno.

España está planeando un proyecto piloto de semana laboral de cuatro días, en parte debido a los retos de la automatización.

Y Suecia ha experimentado con jornadas de seis horas.

Gemma opina que cualquiera que desee trabajar a tiempo parcial debe ser sincero con los posibles empleadores, especialmente si los cazatalentos o los reclutadores no lo apoyan.

“He tenido reclutadores que me han dicho que no están dispuestos a plantear mi patrón deseado de trabajo a su cliente, dejando que mantenga la conversación yo misma o sugiriendo que ceda en mis requisitos para asegurarme una oferta de trabajo”, dice.

“Si el reclutador no quiere tener la conversación, yo me dirigiría directamente al posible empleador para que puedas exponer tu posición con claridad”.

*Todo el contenido del texto es de la autora, excepto los datos de encuestas y experimentos referidos a países distintos del Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.