Con empresas fantasma, Duarte compró propiedades por mil millones de pesos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Gobierno de Veracruz

Con empresas fantasma, Duarte compró propiedades por mil millones de pesos

Según el testigo de la PGR, con el dinero público que se triángulo a través de esas empresas Duarte construyó y adquirió patrimonio inmobiliario de casi mil millones de pesos en México y EU.
Gobierno de Veracruz
Por Arturo Angel
25 de octubre, 2016
Comparte

A través de una red de empresas fantasma en México y Estados Unidos que comenzaron a constituirse desde el primer mes de su gobierno, Javier Duarte consiguió hacerse de un patrimonio inmobiliario de casi mil millones de pesos sin que nada esté a su nombre, confesó uno de sus principales operadores financieros y quien ahora funge como testigo de la Procuraduría General de la República (PGR).

En diciembre de 2010, días después de asumir como gobernador de Veracruz, Javier Duarte citó a un grupo de abogados de confianza en una cena en la Riviera Maya y les propuso un negocio: que le ayudaran a crear empresas de papel que le permitieran adquirir múltiples propiedades en México y Estados unidos.

El objetivo era invertir dinero en inmuebles que estuvieran a su disposición, pero que no aparecieran a su nombre ni se supiera el origen de los recursos.

“Lo que quería Javier Duarte era construir un patrimonio inmobiliario como su fondo de retiro”, confesó el abogado Alfonso Ortega López ante los fiscales de la PGR. Su declaración videograbada, de poco más de una hora de duración, fue reproducida en una audiencia del caso realizada el domingo pasado.

Ortega aceptó la propuesta de Duarte en diciembre de 2012. Dice que lo hizo, porque “no sabía” de donde venía el dinero y porque “no era raro” que se crearan sociedades anónimas (empresas) para hacerse de propiedades.

A cambio el abogado comenzó a recibir un “salario” de 300 mil pesos mensuales. “El dinero me lo dejaban en un sobre cerrado en un despacho de otros abogados”, dice el testigo de la PGR.

La función de Ortega era gestionar la creación de esas compañías y las inversiones. El dinero era proporcionado por el despacho de Juan Janeiro, otro abogado fiscalista prófugo de la justicia.

“Todo era por órdenes de Javier Duarte. Las propiedades y otros bienes, y las sociedades se creaban por instrucciones de él o de su esposa Karime (Macías). Todo estaba a nombre de otras personas pero eran de él”, sostiene el abogado en su testimonio.

El imperio inmobiliario

En 2011 comenzó la adquisición de propiedades, relata Ortega. A él en particular le tocó crear a través de una sociedad fantasma cuatro departamentos en el complejo de lujo St Regis en Nueva York, cada uno valuado en 400 mil dólares; por instrucciones de Karime Macías, se cambió al menos en dos ocasiones la propiedad de esos departamentos entre sociedades fachada.

Un año después, en 2012, Ortega constituyó la empresa “Desarrolladora” para adquirir por lo menos dos departamentos en un edificio denominado Conjunto Finestre ubicado en Ixtapa, Zihuatanejo. En cada uno de esos departamentos se invirtió un millón y medio de dólares, pero como se entregaron en obra negra, se gastaron otros 500 mil dólares en el acondicionamiento.

Dichos departamentos nunca fueron escriturados. Esto causó  la molestia de una persona de nombre Miguel González, administrador de bienes raíces, quien contactó al despacho de Ortega para advertirle que los contratos de compra venta serían anulados y que públicamente se reportaría que los departamentos solo fueron rentados.

En 2013, a través de otra empresa fachada de nombre Inmobiliaria Rohr, se adquirieron dos inmuebles en el número 715 de Sierra Fría en Lomas de Chapultepec. Esta empresa fue constituida pro Ortega donde además fungió como accionista.

Luego siguió la adquisición de cinco parcelas ejidales de más de 50 hectáreas en Lerma Campeche, compradas por las firmas fantasma Consorcio Braden y Terra Inmobiliaria. En dichos terrenos no se ha puesto un ladrillo o camino, pero los mismos funcionaron en una operación posterior de compraventa en el que fueron sobrevaluados de 1.5 millones hasta 250 millones de pesos.

Animal Político publicó ayer que parte de ese dinero fue utilizado, según las investigaciones, para la adquisición y remodelación de un rancho en Valle de Bravo donde Duarte y su familia vacacionaban.

En su confesión, el Testigo de la PGR dijo que además de las operaciones en las que el participó, hubo otras similares para la adquisición de más bienes como dos departamentos en Torre Pelícano en Boca del Río Veracruz, una bodega en Ocoyoacac estado de México, entre 20 y 30 propiedades y terrenos en Miami, Florida, así como una residencia en Woodlands Texas.

De acuerdo con el abogado, tan solo las propiedades en donde él estuvo involucrado alcanzan un valor de casi mil millones de pesos-

“Yo no sabía de donde venía el dinero, solo hacía las triangulaciones; fue hasta lo que salió en medios que comencé a sospechar y le pregunté a Duarte. Su respuesta es que yo ya sabía de donde eran los recursos y que estaba metido como ellos en todo esto”.

Otros lujos

Los recursos desviados a través de empresas fantasma también se usaron para la adquisición de algunos bienes además de los inmuebles.

Entre ellos se encuentra la lancha modelo Aquariva, de fabricación italiana y distribuida por Grupo Ferreti. En días pasados se publicó que dicha lancha fue adquirida a través de otra empresa que se constituyó solo para que exista en el papel: Alpargata Marine Venture Score.

“Duarte me dijo que quería una lancha digna de él y que la quería mostrar las festividades de la Virgen de la Candelaria porque él es muy devoto de la misma. Me costó trabajo ubicarla porque no eran sencilla pero la conseguí por 790 mil dólares”, dijo el abogado.

El uso de recursos públicos no acabó con el pago de la lancha, El abogado narró que el propietario de Grupo Ferreti, Scott Weiland,  viajó a Veracruz para la entrega oficial de la lancha. Al llegar al aeropuerto de Veracruz se utilizó un helicóptero de la Policía Estatal para trasladarlo a Boca del Río.

A esto se suman un vuelo de ida y vuelta en jet privado de Cancún a boca del Río para el traslado de un técnico de nombre Javier García, que ayudó a reparar uno de los motores de la lancha debido a que el puerto no tiene condiciones adecuadas para la operación de un bote de ese tipo.

El abogado también reconoció que en 2014 adquirió en una joyería de Polanco unos aretes por 40 mil dólares y un anillo de 185 mil dólares. El dinero se lo canalizó Javier Duarte y las joyas eran para la esposa del gobernador.

PGR va tras bienes en EU

La Procuraduría General de la República solicitará a los Estados Unidos toda la información relacionada con al menos diez empresas fantasma que los operadores de Javier Duarte constituyeron en ese país para adquirir diversas propiedades en Nueva York, Texas y Florida.

Entre los datos que el Ministerio Público Federal pretende obtener están las cuentas y operaciones bancarias de estas compañías, la identidad de quienes figuran como propietarios, y que inmuebles se habrían obtenido al amparo de cada una de ellas.

La PGR argumentó que con la obtención de esta información se podrá conocer de mejor forma el alcance de las operaciones de lavado que presuntamente realizó el gobernador con licencia de Veracruz.

Los fiscales de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales solicitaron al juez federal Gerardo Moreno un periodo de seis meses para obtener a través de las vías consulares esta información. El juez autorizó la solicitud pero solo por un periodo de tres meses.

La Procuraduría también anunció que realizará múltiples peritajes en diversas propiedades atribuibles  Duarte en el país, entre ellas El Rancho La Mesa en Valle de Bravo presuntamente adquirido con dinero público, para conocer el verdadero valor de estas propiedades.

De igual forma se solicitará a la Auditoría Superior de la Federación los resultados completos y la documentación que acreditan múltiples desvíos de recursos públicos en dependencias estatales del gobierno de Veracruz.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Perseverance en Marte: por qué sería una buena noticia que no descubriera vida en el planeta rojo

Si la misión no encontrara indicios de vida, muchos lo verían como un fracaso. Sin embargo, disponer de un planeta en el que la vida pudo haberse detenido en sus inicios ayudaría a responder otras preguntas clave, según un experto en astrobiología.
12 de marzo, 2021
Comparte

El 18 de febrero de 2021 aterrizó en el cráter Jezero de Marte el rover Perseverance, que estudiará la composición de rocas, el subsuelo y el clima.

Este fue el primer éxito de la misión Mars 2020 y su desarrollo contó con participación española: MEDA es una estación ambiental desarrollada por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

La llegada de Perseverance ha avivado el debate sobre si hay o hubo vida en Marte, y su habitabilidad presente o pasada.

Habitabilidadno quiere decir que los humanos podamos construir una casa allí, sino que define las condiciones geoquímicas y ambientales favorables para el origen y evolución de la vida.

Entre los objetivos de la misión está estudiar la habitabilidad y la búsqueda de evidencias de vida microbiana antigua.

Hoy en día, por lo que sabemos, es improbable que en Marte haya vida. Pensemos en la de nuestro planeta: durante la mayor parte de su historia, la Tierra estuvo habitada solo por microorganismos.

La evolución necesitó unos 3.400 millones de años para que surgieran plantas y animales. Tiene sentido asumir que, de haber existido vida en Marte, esta era microbiana.

En la exploración espacial tomamos como referencia la vida terrestre actual, pues no conocemos otra. El inconveniente es que, si no se ven evidencias de vida marciana (algo probable), nos preguntaremos si es porque no sabemos qué buscar exactamente.

¿Qué evidencias de vida buscamos?

La ubicación del Perseverance no es casual. Si queremos buscar evidencias de vida, debemos ir a un sitio favorable.

En el cráter Jezero podría haber estado ese lugar: el delta de la desembocadura de un río.

Pero, que haya evidencias de que el agua formó paisajes familiares, con sus ríos y valles, no implica que haya habido vida. Hay que buscar las evidencias.

Cauce seco de un río en el cráter Jezero

Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin
Zona de operaciones de Perseverance en el cráter Jezero. El cauce seco del río se ve en la parte superior izquierda, con el abanico de sedimentos del delta en su desembocadura. Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin

Para la búsqueda, el Perseverance está equipado con SHERLOC, un instrumento capaz de encontrar moléculas orgánicas.

Sin embargo, debemos diferenciar entre “molécula orgánica” y “biofirma orgánica” o “biomarcador”.

Las moléculas orgánicas podrían ser un indicio de vida, pero, cuidado: en realidad, pocas lo son. A estas las llamamos biomarcadores.

Para entenderlo, pensemos en el petróleo. En los años 1930 el origen biológico del petróleo se debatía, hasta que el químico Alfred Treibs descubrió porfirina en los combustibles fósiles. Esta deriva de la clorofila y no podemos explicar su presencia sin la vida. Así, estudiando los biomarcadores (compuestos cuyo origen solo podemos atribuir a la vida), sabemos que el petróleo es lo que queda de ecosistemas de hace millones de años.

Si SHERLOC encuentra moléculas orgánicas, debe evaluarse si son biomarcadores válidos.

El problema es que ello implica asumir que el metabolismo terrestre es universal. Por ejemplo, si en Marte nunca hubo fotosíntesis con clorofila, nunca encontraremos la porfirina de Treibs como biomarcador.

Los minerales también pueden ser biofirmas:

Cristal de formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos

Gentileza C. Menor Salvan
Formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos.

Recogimos estos cristales de formiato, un compuesto orgánico, en un lago salino similar a los que pudo haber en Marte.

El (improbable) hallazgo de estos cristales en Marte tendría gran impacto y en las redes sociales se extendería la idea de que hubo vida.

A diferencia de la porfirina, el formiato puede ser abiótico y no es un biomarcador. Sabemos que lo es, porque la verdadera biofirma es el desequilibrio químico con los otros componentes del lago.

El estudio de biofirmas es difícil y requerirá el transporte de muestras a la Tierra.

¿Y si no se encuentran evidencias de vida?

Desde el punto de vista de la publicidad y la financiación, buscar indicios de vida es una buena estrategia. Es menos mediático, pero, que en Marte no haya vida, ni la haya habido, también sería una buena noticia.

Si Perseverance no encuentra indicios de vida, el público podría verlo como un fracaso. Sin embargo, la exploración de Marte siempre es un éxito, tanto por el conocimiento que nos aporta, como por las tecnologías derivadas.

Disponer de un planeta en el que se reunieron las condiciones que (pensamos) propiciaron la vida, pero que esta se haya detenido en su inicio, sería un escenario único para entender el origen de la vida terrestre.

No es una idea descabellada. El rover Curiosity encontró materiales que pudieron ser claves en el origen de la vida, formando un escenario intacto durante millones de años, libre de los cambios provocados por una potencial biosfera marciana.

Rocas de fosfato, meteoritos de hierro y vetas con sulfatos encontrados en Marte por el rover Curiosity

NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS
Rocas de fosfato (A), meteoritos de hierro (B) y vetas con sulfatos (C) encontrados en Marte por el rover Curiosity. Todos juntos son ingredientes para el origen de la vida. NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS/MSSS

Es probable que no se encuentren evidencias de vida en Marte, y la pregunta seguiría sin respuesta (la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia).

Pero, si tomamos la idea de que en Marte nunca proliferó la vida, podríamos centrarnos en las condiciones que, pensamos, debieron darse para su origen.

Si lo que encontremos encaja, ¿por qué no evolucionó la vida? ¿Faltaba algún ingrediente? ¿La dinámica de Marte no lo permitió? ¿Proliferó un tipo de vida distinto? Junto con el trabajo de laboratorio y lo que sabemos sobre nuestro planeta, quizá podríamos entender cómo empieza la vida y su evolución.

Si en Marte hubiera existido vida avanzada (y los ecosistemas bacterianos lo son), las preguntas sobre el origen de la vida seguirían abiertas. Sin embargo, un Marte sin vida podría ser la gran oportunidad para conocer nuestro propio origen.

*Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes ver los vínculos a los estudios científicos y leer la versión original aquí.

César Menor-Salván es doctor en bioquímica y astrobiología, y profesor del Departamento de Biología de Sistemas en la Universidad de Alcalá.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.