Los ganadores del Premio Nobel que rechazaron el galardón porque quisieron o fueron obligados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Los ganadores del Premio Nobel que rechazaron el galardón porque quisieron o fueron obligados

Te contamos quiénes son los seis ganadores del Premio Nobel que no aceptaron el galardón y los motivos por los que se negaron a recibirlo.
AP
Por BBC Mundo
8 de octubre, 2016
Comparte

Para muchos se trata de uno de los máximos honores a los que puede aspirar un escritor, economista, científico e incluso un político. Sin embargo, en la historia de la entrega de los Premio Nobel, que se remonta a 1895, no todos los ganadores han podido o han querido aceptar los galardones.

El sistema por el que se adjudica el reconocimiento fue establecido por el filántropo Alfred Nobel para reconocer a individuos u organizaciones que hayan llevado a cabo contribuciones excepcionales a la humanidad en el año anterior a su entrega.

A cada persona laureada se le entrega una medalla, un diploma y una suma de dinero.

Desde que se hizo la primera entrega en 1901, el Comité Noruego del Nobel ha otorgado casi 600 premios en las diferentes categorías: física, química, medicina, ciencias económicas, literatura y paz.

Pero hubo algunos premiados que no quisieron aceptar el galardón o fueron obligados a no hacerlo.

Jean-Paul Sartre

El escritor francés Jean-Paul Sartre fue uno de los principales representantes del existencialismo en Francia.

Jean-Paul Sartre
Jean-Paul Sartre murió en 1980.

La gran obra de Sartre, “El Ser y la Nada”, en la que expuso de manera teórica sus tesis sobre el existencialismo, tiene sus raíces fuertemente hundidas en la catástrofe que significó para Europa la Segunda Guerra Mundial.

Su obra trascendió la perspectiva filosófica e ideó el concepto del comunismo existencialista, el cual plasmó magistralmente en su novela “La náusea” de 1939.

En ella representa al hombre a la deriva en un universo sin Dios, rehén de su propia libertad.

En 1964, se le concedió el Premio Nobel de Literatura, pero lo rechazó porque “consistentemente había declinado todos los honores oficiales”, señala en su página web el Premio Nobel.

Sartre lo consideraba un “premio burgués”.

Le Duc Tho

En 1973, el Nobel de la Paz le fue concedido conjuntamente al secretario de Estado de Estados Unidos Henry Kissinger y al general y diplomático vietnamita Le Duc Tho.

Los dos funcionarios fueron claves en la firma del acuerdo de paz que se firmó para ponerle fin a la guerra de Vietnam.

Le Duc Tho
Cuando fue galardonado, Le Duc Tho no estaba convencido con que en su país había paz.

El acuerdo fue suscrito por ambos funcionarios y el presidente vietnamita Nguyen Van Thieu y permitió un cese el fuego y un intercambio de prisioneros de guerra.

Sin embargo, Le Duc Tho no aceptó el premio con el argumento de que en Vietnam no había paz.

Boris Pasternak

En 1958, el novelista y poeta moscovita Boris Pasternak fue nominado al Nobel de Literatura por “sus importantes logros tanto en la poesía lírica contemporánea como en el campo de la gran tradición épica rusa“, indica en su página web la organización del Nobel.

Pero pese a que inicialmente aceptó el honor, el autor de Doctor Zhivago fue obligado por las autoridades soviéticas a declinar el premio.

Imagen de la película Doctor ZhivagoUn clásico de la literatura rusa, “Doctor Zhivago” que fue llevado a la gran pantalla.

El trabajo de Pasternak, señala la organización, abordó varios temas como la naturaleza, la vida, la humanidad y el amor.

Su obra más aclamada, Doctor Zhivago, es ambientada en la Rusia de la Revolución Socialista de 1905 hasta la Segunda Guerra Mundial.

Las obras de Pasternak fueron prohibidas en 1958 por la Unión de Escritores Soviéticos tras la nominación del Nobel.

La medida rigió hasta 1988 cuando fue levantada por el líder soviético reformista Mijail Gorbachov.

Pero las obras completas nunca fueron editadas en su país natal hasta 2004.

El hijo de Pasternak, Yevgueni, había dicho que la obra “Doctor Zhivago” fue considerada “un desafío a la ideología de la mentira” cuando fue ilegalizada.

“Creo que a lo que los soviéticos objetaron más fue al espíritu de la novela”, dijo, en conversación con la BBC, Peter Finn del diario The Washington Post y coautor de “El Zhivago Affaire“.

Pensaban que estaba en contra de la revolución, que retrataba al Estado soviético en una luz muy negativa y que sencillamente era inaceptable”, señaló Finn.

Tres por orden de Hitler

De acuerdo con la revista especialidad Nature, en su edición de febrero de 1937, Hitler emitió un decreto en el que prohibía que cualquier ciudadano alemán recibiera el Premio Nobel.

“Este decreto ha sido emitido para evitar la repetición de los ‘vergonzosos hechos del pasado‘, que presumiblemente se refiere al premio Nobel de la Paz que el año pasado le fue concedido al pacifista alemán, Carl Von Ossietzky”, indicó la revista.

Ossietzky, quien también era periodista, se había opuesto abiertamente al Nazismo y a Hitler. Cayó preso en 1931 y estuvo en un campo de concentración.

Adolfo Hitler le prohibió a tres galardonados alemanes recibir el premio.

Richard Kuhn 

Kuhn fue un bioquímico que ganó el Nobel de Química en 1938 por su trabajo con los carotenoides y las vitaminas.

Philippe Petain junto a Adolf HitlerPese a la prohibición de Hitler, los tres científicos alemanes obtuvieron el diploma y la medalla tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

“Después de identificar dos tipos diferentes de carotenos con otros dos investigadores, Richard Kuhn estableció la existencia de un tercer tipo en 1933. También condujo investigaciones importantes sobre sustancias relacionadas llamadas carotenoides. Su desarrollo de técnicas cromatográficas fue importante en el aislamiento y la producción pura de sustancias”, indica la organización.

Adolf Butenandt

El también bioquímico Adolf Butenandt obtuvo el Nobel de Química en 1939 por sus investigaciones sobre las hormonas sexuales. Le fue concedido conjuntamente con el científico croata Leopold Ruzicka.

En las la década de los años 30, Butenandt contribuyó a mapear varias hormonas que se presentan respectivamente en hombres y mujeres.

“Después de determinar la composición de la hormona sexual femenina estrógeno, logró definir su estructura y una hormona relacionada, el estriol. También consiguió producir, por primera vez, una hormona sexual masculina en estado puro y determinar su composición química. Fue llamada androsterona”, señala la organización.

Gerhard Domagk 

Gerhard Domagk fue un patólogo y bacteriólogo que ganó el Nobel de Medicina en 1939.

Gerhard DomagkGerhard Domagk ganó el Premio Nobel en 1939.

“Durante el siglo XIX, los doctores descubrieron que muchas enfermedades son causadas por infecciones, por ataques de microorganismos. Esto llevó a investigar compuestos químicos para combatir bacterias y otros microorganismos. El desafío se consideraba imposible, pero en 1932 Gerhard Domagk y sus colegas demostraron con experimentos en ratones que las sulfamidas podían ser usadas para contraatacar bacterias que causan el envenenamiento de la sangre. El descubrimiento se convirtió en la base para la creación de varios fármacos sulfa, el primer tipo de antibiótico”, indica la organización.

Posteriormente, los tres científicos recibieron el diploma y la medalla, pero no el dinero que incluye el premio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escalada de tensión entre la UE y Reino Unido por los problemas de distribución de vacuna contra COVID-19

Los líderes de Reino Unido y la UE intentan rebajar el tono en la disputa que los enfrenta por los problemas de distribución de las dosis prometidas de vacunas contra la covid-19, pero la tensión es patente. ¿Qué es lo que está pasando?
30 de enero, 2021
Comparte

La disputa entre la Unión Europea y Reino Unido por los problemas de distribución de la vacuna contra el COVID-19 vivió este viernes su jornada más agitada, con una serie de decisiones y rectificaciones que reflejan la tensión existente por la falta de las dosis prometidas.

En el centro de este conflicto se encuentra la farmacéutica AstraZeneca, cuya vacuna fue aprobada este viernes por la Agencia Europea del Medicamento para su administración a todos los adultos.

Sin embargo, el laboratorio anglo-sueco reconoció que no podrá cumplir con los compromisos de entrega de su vacuna en la Unión Europea, lo que levantó críticas de las autoridades europeas.

Así las cosas, la primera sorpresa del viernes llegó con la publicación por parte de la Comisión Europea del acuerdo firmado por el bloque europeo con AstraZeneca el pasado 27 de agosto.

En el documento aparecían tachados algunos datos importantes, como el número de dosis a distribuir cada mes y el costo de las mismas.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea

Reuters
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, exige transparencia en la distribución de la vacuna.

Otra de las sorpresas se produjo con el anuncio de la UE del establecimiento de controles sobre la exportación de vacunas fabricadas en su territorio, incluidas las destinadas a Irlanda del Norte.

La medida fue criticada tanto por la Organización Mundial de la Salud como por el gobierno británico, con la subdirectora de la OMS, Mariangela Simao, calificándola de “tendencia preocupante”.

Anteriormente, el director del organismo, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, había advertido que el “nacionalismo de las vacunas” podría atrasar todavía más la recuperación.

Mientras que en Reino Unido causó especial polémica el anuncio sobre los controles para Irlanda del Norte, pues según el acuerdo del Brexit entre la UE y Reino Unido todos los productos que se exportan desde la UE a esa nación perteneciente a Reino Unido están exentos de controles.

La UE temió, sin embargo, que esto se pudiera usar para eludir los controles de exportación, al transformar a Irlanda del Norte en una suerte de puerta trasera por la que llevar vacunas hacia el resto de Reino Unido.

Es por esto que la UE invocó el artículo 16 del Protocolo para Irlanda del Norte, que permite que partes del acuerdo sean invalidadas de forma unilateral.

Las reacciones de indignación no se hicieron esperar.

Boris Johnson, primer ministro de Reuno Unido

Reuters
Al primer ministro británico le preocupó la reacción de la Comisión Europea.

El primer ministro británico, Boris Johnson, le pidió a la UE que clarificara “urgentemente sus intenciones”.

Por su parte, la ministra principal de Irlanda del Norte, Arlene Foster, describió el gesto como un “increíble acto de hostilidad” por parte de la UE y lamentó que Bruselas presionara con algo como las vacunas, diseñadas para salvar vidas.

Y otras voces norirlandesas hablaron de “reacción desproporcionada”, “grave error” y una forma de establecer una “frontera dura” entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Horas después, tras una “conversación constructiva” con Boris Johnson, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció un principio de acuerdo para evitar la necesidad de invocar el artículo 16.

https://twitter.com/vonderleyen/status/1355299075223121928

Hemos acordado el principio de que no debe haber restricciones a la exportación de vacunas por parte de las empresas cuando cumplan con sus responsabilidades contractuales“, escribió Von der Leyen.

Arlene Foster

Reuters
La ministra principal de Irlanda del Norte, Arlene Foster, calificó la actitud de la UE como “acto de hostilidad”.

Queda por ver si la relativa calma alcanzada a última hora del viernes se mantiene o si es solo un alto en la escalada de la tensión.

Pero ¿de dónde viene el problema?

Plan europeo de vacunación

La Unión Europea ha sido criticada por el lento ritmo de vacunación contra la covid-19 en su territorio.

El plan de vacunación establecido en junio de 2020 le permite a la UE negociar la compra de vacunas en nombre de sus países miembro. Según Bruselas, esto puede ayudar a reducir costos y evitar la competencia entre los países.

Los estados miembro no estaban obligados a unirse al plan, pero los 27 eligieron hacerlo.

Reparto de vacunas de Pfizer

Reuters
Crecen las críticas a la UE por la lenta distribución de las vacunas.

Esto no impide que los países de la UE alcancen acuerdos separados con fabricantes de vacunas que no estén negociando con el bloque. Hungría, por ejemplo, se ha comprometido a comprar dos millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik-V.

¿Cuál es la pelea por la vacuna de AstraZeneca?

La vacuna de Oxford-AstraZeneca fue aprobada para su aplicación en la UE este 29 de enero.

La UE firmó un acuerdo por 400 millones de dosis en agosto, mientras que Reino Unido había encargado 100 millones de dosis en mayo.

Pero AstraZeneca anunció problemas de suministro, que achacó a una serie de dificultades en una fábrica en Bélgica y otra en los Países Bajos.

Las autoridades no han confirmado públicamente lo grande que será el déficit. Pero un funcionario europeo sin identificar le dijo a la agencia Reuters que los repartos se reducirán a 31 millones, un recorte del 60%, en el primer trimestre de 2021.

Mapa de fabricantes de la vacuna

BBC

AstraZeneca dijo que el hecho de que los contratos de la UE se firmaran más tarde dejó menos tiempo para resolver problemas de producción y que, por el contrario, la firma de los contratos de Reino Unido tres meses antes daba más tiempo para sortear los obstáculos.

Esto generó críticas de la UE, que alega que no debería recibir menos dosis solo porque Reino Unido firmara el contrato antes y subraya que las fábricas británicas de AstraZeneca “tienen que cumplir”.

La empresa reconoció que su acuerdo con la UE permite la opción de repartir dosis a Europa desde centros en Reino Unido, pero solo después de que Reino Unido tenga suficientes suministros.

“Tan pronto como podamos, ayudaremos a la UE”, dijo el director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot.

Pascal Soriot, presidente ejecutivo de AstraZeneca

Getty Images
“Europa se va a llevar el 17% de la producción global en febrero, a pesar de que supone el 5% de la población mundial”, señaló Pascal Soriot.

El ministro de Gobierno de Reino Unido, Michael Gove, señaló que no habrá “interrupciones” del suministro a su país, algo que fue, recalcó, “planeado, pagado y programado”.

Estos problemas de suministro fueron los que llevaron al anuncio por parte de la UE de la introducción de controles de exportación a las vacunas fabricadas en su territorio.

¿Qué pasa con la vacuna de Pfizer?

La UE aprobó la compra de 300 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech en diciembre. Pero el consorcio fue incapaz de suministrar los 12,5 millones de vacunas que había prometido para finales de 2020.

El jefe de BioNTech, Uğur Şahin, explicó que el retraso se debió a que la UE asumió, erróneamente, que varias vacunas diferentes estarían listas a la vez y, por lo tanto, repartió sus pedidos.

Şahin añadió que la empresa está redoblando la capacidad de manufactura.

Frascos de vacunas contra la covid 19

Getty Images
La UE hizo pedidos de millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 a distintos laboratorios.

Otros países que han tenido más éxito a la hora de vacunar a sus poblaciones aprobaron también la vacuna de Moderna o la de Oxford-AstraZeneca.

La UE ha aprobado ahora la de Moderna y está duplicando su pedido de la vacuna de Pfizer-BioNTech hasta los 600 millones de dosis.

Pero la vacunación en algunas zonas de Europa se interrumpió después de que Pfizer detuviera temporalmente los repartos para incrementar la capacidad de producción en fábricas de Bélgica.

La farmacéutica francesa Sanofi anunció que ayudará a la fabricación de 125 millones de vacunas para la Unión Europea a partir del verano boreal.

Hay problemas de suministro con la vacuna de Moderna también. Italia dijo que recibirá un 20% menos de dosis en la semana del 8 de febrero. Francia también dijo que espera recibir un 25% menos de dosis.

¿Cuántas personas han sido vacunadas?

Unos 10,5 millones de personas de los 448 millones de habitantes que tiene la UE han sido vacunadas hasta este 29 de enero.

En Alemania, donde 2,2 millones de personas habían sido vacunadas hasta el 28 de enero, el gobierno ha recibido críticas por quedarse atrás respecto a otros países pese a que BioNTech es una empresa alemana.

Gráfico

BBC

Hasta este 29 de enero, el número de dosis administradas en Francia era de un millón, en Italia de unos 1,7 millones y en España unos 1,4 millones.

Como comparación, Reino Unido había vacunado a más de 7 millones de personas hasta la misma fecha.

¿Qué otras vacunas está comprando la UE?

La Comisión Europea dice que ha firmado acuerdos con otras cinco farmacéuticas para comprar cientos de millones de vacunas una vez superen los ensayos clínicos:

  • AstraZeneca: 400 millones de dosis
  • Sanofi-GSK: 300 millones de dosis
  • Johnson & Johnson: 400 millones de dosis
  • CureVac: 405 millones de dosis
  • Moderna: 160 millones de dosis

Además, la Comisión concluyó conversaciones iniciales con otra empresa, Novavax, por otros 200 millones de dosis.

Vacunas con la bandera de la UE de fondo

Reuters
La distribución de las vacunas se ha convertido en un motivo de disputa entre la Unión Europea y Reino Unido.

Un portavoz de la Comisión Europea le dijo a la BBC que la estrategia de pedir vacunas a diferentes suministradores es “fundamentalmente sensata” y puede “asegurar casi 2.000 millones de dosis para los ciudadanos europeos”.

¿Qué rol jugó el Brexit?

Después de que Reino Unido aprobara la vacuna de Pfizer en noviembre (casi tres semanas antes que los reguladores de la UE) hubo quien alegó que el país era capaz de avanzar tan rápidamente solo gracias al Brexit.

El servicio de comprobación de datos de la BBC, Reality Check, investigó este argumento y halló que la aprobación británica de la vacuna estaba en realidad permitida bajo legislación de la UE, algo que también defendió el jefe del regulador de medicamentos de Reino Unido.

Panayiota Loizou recibe la primera dosis de la vacuna contra la covid-19 en Nicosia.

Getty Images
La vacuna es la clave para dejar la pandemia atrás.

El gobierno británico admitió que estar fuera de la UE sí hacía que fuera más ágil en esta área.

¿Qué pasa entonces con el plan de vacunación de la UE?

Reino Unido podía haberse sumado al plan el año pasado mientras todavía estaba en la fase de transición con la UE (y siguiendo sus reglas), pero eligió no hacerlo.

Si lo hubiera hecho, Reino Unido quizá no habría sido capaz de alcanzar tantos acuerdos con fabricantes de vacunas.

Los términos del plan de la UE determinan que los países participantes deben “aceptar no lanzar sus propios procedimientos para la compra anticipada de una vacuna con los mismos fabricantes” con los que la UE firme un contrato.

No obstante, el gobierno alemán, participante en el plan, firmó su propio acuerdo con Pfizer en septiembre para adquirir 30 millones de dosis adicionales.

En enero, la Comisión Europea no quiso decir si esto supone una violación de los términos del plan de la UE.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.