Nahui Olin, la pionera del performance y de la liberación sexual en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía Museo del Estanquillo

Nahui Olin, la pionera del performance y de la liberación sexual en México

Los desnudos de la pintora, modelo y poetista Carmen Mondragón, quien adoptaría el nombre náhuatl de Nahui Olin, son pioneros del performance; actualmente se presenta una exposición en el Museo del Estanquillo de la CDMX.
Cortesía Museo del Estanquillo
Por Julieta Riveroll Rodarte
7 de octubre, 2016
Comparte

Es 1925. Carmen Mondragón está vestida de monja, a la entrada del retablo mayor del Templo de San Francisco Xavier, en Tepoztlán; tiene la costumbre de retratarse desnuda, pese a ser hija del general porfirista Manuel Mondragón, detonador de La Decena Trágica, rompe de tajo con la moral victoriana en la etapa posrevolucionaria a tal grado que sus estudiosos consideran hoy a Carmen, quien adoptaría el nombre de Nahui Olin, como “baluarte del feminismo” en México.

Desde una mirada patriarcal, la pintora y poetisa jugó tres roles: el de Lilith, la primera mujer de Adán que, en la tradición judaica, se rebeló en busca de su propio placer; el de bruja, por ser capaz de atemorizar con su capacidad sexual y ser esclava de sus pasiones, y el de loca porque, según la leyenda, mató al bebé que tuvo con su esposo, el artista Manuel Rodríguez Lozano, cuya homosexualidad fue bien conocida: Olin pasó sus últimos días mendigando en la Alameda vestida con un abrigo de gatos disecados.

Como el conquistador que nombra el territorio para poseerlo, el paisajista e impulsor del muralismo, Dr. Atl, convirtió a Carmen Mondragón, su apasionada amante, en Nahui Olin, un nombre cosmogónico que ella asumió y defendió porque la diferenciaba del resto al no estar asentado en un “acta numerada”. A diferencia de la palabra náhuatl, que designa el 4 movimiento del Sol, ella escribía Olin con una l.

Sus desnudos fotográficos, captados por Antonio Garduño, Juan Ocón y la Metro Goldwyn Mayer entre 1925 y 1928, al pertenecer a la élite artística e intelectual de la época y ser reinterpretados como obras de arte, nunca objetos de consumo, según Tomás Zurian, curador de la primera gran retrospectiva de Nahui y coleccionista de su obra, quedan aparentemente circunscritos a la “alta cultura”.

2a Nahui Ollin I Museo del Estanquillo

Esos retratos formaron parte desde el inicio de la cultura de masas al divulgarse en la revista Ovaciones, dirigida a un público masculino, donde lo mismo aparecían desnudas tiples, coristas y modelos que notas deportivas.

Olin posó para Hollywood y su cuerpo desarropado se difundió a través de tarjetas postales. Varias de esas postales fueron comercializadas por la Compañía Industrial Fotográfica, a la que perteneció el estadounidense Charles B. Waite.

Sin desdeñar la voluntad de Nahui de hacerse dueña de su cuerpo, es innegable que estaba a la moda de las “flappers”, las  mujeres que usaban faldas cortas, se despojaron del corsé, fumaban, tomaban alcohol, llevaban el cabello corto (bob cut) y practicaban abiertamente su sexualidad.

El sexólogo Alfred Kinsey señala en Historia de las mujeres. El Siglo XX que para las jóvenes de la década de los 20 “el reconocimiento de la sexualidad femenina no era tanto una cuestión de rebelión como una manera de marchar con la multitud…”. El cine, las revistas y la publicidad se percataron de que el deseo sexual femenino existía para ser “explotado y satisfecho”.

Para sus estudiosos, sus desnudos resaltan el buen gusto, la elegancia de las poses, la belleza de las líneas, el afán de conocerse y expresarse. El testimonio de la sobrina nieta de Carmen Mondragón, Beatriz Pesado, en Nahui Olin, La mujer del Sol, deja entrever la intención de la tía:

“Me retraté desnuda porque tenía un cuerpo tan bello que no iba a negarle a la humanidad su derecho a contemplar esta obra”.

La misma pintora y poetisa evidencia su narcisismo durante la ausencia del Dr. Atl cuando le confiesa por escrito: “lo único que se me ocurre es desnudarme delante de un espejo y admirar mi belleza, que es tuya”. Y en otra ocasión, resentida con él, asegura ser “la ambición de todos los jóvenes bien de México”.

En esa época sus desnudos eróticos iban dirigidos al espectador “ideal”, el varón, y estaban destinados a adularlo. Fue precursora de la liberación sexual de la mujer en México, al tiempo que se sometió a la mirada masculina queriendo ser objeto de su contemplación.

2b Nahui Ollin Museo del Estanquillo

Nahui Olin no fue una protagonista ni heroína solitaria en la conquista de las libertades femeninas. En la elite cultural estaba acompañada por Antonieta Rivas Mercado, Lupe Marín, Tina Modotti y Frida Kahlo. En la cultura de masas, por las tiples del teatro de revista.

Se subió al barco de la ruptura sexual y estética de los años 20, atrapada, en varios aspectos, en la tradición patriarcal.

Sin ser estudiosa de Olin, la artista feminista por excelencia, Mónica Mayer, no se atreve afirmar si los desnudos de Nahui son feministas o liberadores, prefiere considerarla como pionera del performance porque no se limitaba a ser modelo.

“Jugaba a ser musa y artista simultáneamente”.

En el poema “Poso para los artistas”, Nahui se considera creadora de obras inéditas junto con los pintores, dibujantes y fotógrafos que la retratan.

“Hacen /cuadros / siempre /nuevos /cuando / yo poso” .

Desde el punto de vista de Mayer, su historia, como el de otras artistas, se observa desde una mirada romántica. Su obra se ha estudiado poco y son varias las interrogantes que faltan por responder, entre ellas si posó porque le pagaban y eso le permitía ser independiente.

La foto donde aparece vestida de monja al interior de la iglesia barroca, tomada por Garduño hacia 1925, es un gesto iconoclasta con el que inicia la exposición “¡Que se abra esa puerta! Sexualidad, sensualidad y erotismo”, exhibida en el Museo del Estanquillo. Iconoclasta porque esta mujer lejos estuvo de la moral y la prudencia sexual impuestas por el catolicismo.

Sobre la exposición

Nueve fotos de Nahui Olin, todas de Garduño, excepto la de su boda con Rodríguez Lozano, integran esta exposición, divididas en dos salas y pertenecientes a la Colección de Carlos Monsiváis.

Esta crónica visual de la historia de la sexualidad en México, del siglo XVI al XXI, recupera la visión de Monsiváis sobre el peso de la religión católica en el control de los cuerpos; las repercusiones de las teorías de Freud en México; la prostitución; el feminismo y el movimiento LGBTTTI.

El sarcasmo hace placentera la visita gracias a la curaduría Rafael Barajas “El Fisgón” y Alejandro Brito. A escasos centímetros de distancia del Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, de Carreño, uno se topa con la imagen de una robusta y desnuda mujer con la mirada velada y un sombrero negro que disimulan su rostro.

Es casi inevitable no soltar la carcajada con las caricaturas que se burlan del clero, como la del sacerdote dispuesto a mostrarle al niño su parte “más humana”, o con la advertencia del cartón de Alberto Isaac: “Con eso de la pornografía hay que tener tanto cuidado con quien la practica como quien la define”.

Los curadores confrontan la visión de Vladimir Putin. El presidente de Rusia repudió recientemente la homosexualidad de Sergei Eisenstein abordada en la película de Peter Greenaway. Aquí los dibujos homoeróticos del cineasta y la fascinación que en él ejerció la abierta preferencia del poeta Elías Nandino por su mismo sexo hablan por sí mismos.

El Museo del Estanquillo se ubica en Isabel la Católica 26, esquina con Madero, en el Centro Histórico y la muestra podrá ser vista hasta el 23 de enero de 2017.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Reforma fiscal en Colombia: tres claves para entender la histórica alza de impuestos a los más ricos y al petróleo

Esta semana se aprobó en el Congreso colombiano la reforma tributaria con la que Gustavo Petro busca mantener la estabilidad económica y cumplir sus ambiciosas promesas sociales. Te explicamos sus principales ejes.
5 de noviembre, 2022
Comparte

Al día siguiente de tomar el poder en Colombia, el gobierno de Gustavo Petro presentó una de las reformas tributarias más ambiciosas de la historia del país.

Este jueves, casi tres meses después, esa reforma fue aprobada por las dos cámaras del Congreso. Aunque sufrió modificaciones impulsadas por la oposición, el grueso de la reforma quedó intacto.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, dijo tras la votación que la ley ayudará a “erradicar el hambre, reducir la pobreza y la desigualdad, al igual que los privilegios de unos pocos, y avanzar frente a la inequidad, una promesa fundamental del gobierno”.

Colombia es uno de los países que menos impuestos recauda entre las economías medias y grandes de América Latina: el Estado ingresa por esta vía un 13% del PIB, mientras el promedio es 16%.

En campaña, Petro propuso una reforma que recaudara 50 billones de pesos (unos 10 mil millones de dólares) adicionales para el Estado, pero el 8 de agosto se presentó una que buscaba recoger la mitad, un 1.8% del PIB.

Finalmente se aprobó una reforma que —de 2023 en adelante— dará 20 billones adicionales al Estado (4 mil millones de dólares), un 1.2% del PIB de más que ayudará a cerrar el enorme déficit fiscal —de 6%— que genera preocupaciones en los mercados internacionales y está detrás, entre otras cosas, de la reciente devaluación del peso colombiano.

Los críticos alegan que la reforma frenará el crecimiento económico y el consumo, y afectará a la inversión extranjera. La oposición logró que se retiraran los impuestos a las iglesias y a las pensiones altas. También consiguió matizar los tributos a los alimentos ultraprocesados.

Ocampo, no obstante, aseguró que esta es la reforma “más liberal de la historia, pero también la más consensuada“.

La próxima semana se espera que el Congreso concilie los textos surgidos de los debates en el Senado y la Cámara de Representantes, y que el presidente sancione la ley.

Estos son los tres grandes ejes de la reforma tributaria con la que Petro busca cumplir sus ambiciosas promesas electorales.

Jose Antonio Ocampo (izquierda) y Gustavo Bolívar (derecha).

EPA
La votación en el Congreso duró tres días esta semana. Sus protagonistas fueron Jose Antonio Ocampo (izquierda) y Gustavo Bolívar (derecha).

1. Impuestos a los hidrocarburos y a los financieros

Petro tiene como prioridad la protección del medio ambiente y cree que su país debe iniciar el camino hacia la energía renovable.

Por eso la principal fuente de este recaudo adicional vendrá de las empresas que producen petróleo y carbón en Colombia.

Y eso genera un resultado quizá paradójico: el Estado será más dependiente de la explotación de recursos naturales a la vez que se puede desincentivar la inversión y exploración de hidrocarburos.

Las empresas petroleras, en todo caso, tendrán dos nuevas obligaciones: sus rentas serán gravadas entre 35% y 60%, dependiendo del precio internacional del crudo, y las regalías que pagan a las regiones donde explotan recursos ya no serán deducidas de sus impuestos.

En el caso de los productores de carbón ocurre igual, con la diferencia de que el impuesto a la renta será de entre 35% y 45%.

Las mineras tampoco verán las regalías deducidas de sus obligaciones de renta.

Además, los impuestos a las empresas financieras, así como los de las hidroeléctricas, aumentarán entre 3% y 5%, con lo que pagarán un total de entre 35% y 40% de su renta.

Ecopetrol

Reuters
La mitad de los ingresos de Colombia viene del petróleo. Un mayor impuesto a los hidrocarburos tiene enormes consecuencias.

2. Impuestos a los más ricos

Colombia es uno de los países más desiguales del mundo. Una de las razones de la victoria de Petro fue que, como senador y como candidato, se mostró como un defensor de la justicia social. Muchos de sus votantes fueron los habitantes de las regiones más pobres del país.

Por eso, el otro grueso de su reforma tributaria se basa en aumentar los impuestos a los más ricos, que en Colombia, en comparación al resto de América Latina, pagan pocos impuestos.

Quienes ganen más de 10 millones de pesos (2 mil dólares) pagarán más.

Las ganancias ocasionales derivadas de ventas o herencias pasarán de pagar del 10% al 15%.

Y quienes tengan patrimonios de más de 2 mil 700 millones de pesos (unos 540 mil dólares) pagarán un equivalente de 0.5%; para los que poseen más de 1 millón y 2 millones de dólares, el porcentaje aumenta a 1% y 1.5%, respectivamente.

El impuesto a los dividendos empresariales también aumentará: quedará en entre 15% y 20%.

El senador Gustavo Bolívar, uno de los principales impulsores de la reforma por parte del oficialista Pacto Histórico, declaró que la ley “no alcanza para sacar a todos los colombianos de la pobreza, pero sí para que vivan dignamente“.

Algunos de los recursos estatales creados por esta reforma estarán destinados, por ley, a planes de asistencia a los más pobres.

Comercio en Colombia

Reuters
La inflación rampante afecta sobre todo a los más pobres en un país ya de por sí desigual.

3. Impuestos a la comida chatarra

Como en muchas partes del mundo, en Colombia la obesidad y la diabetes son una epidemia. Cifras oficiales dicen que la mitad de la población sufre alguna de estas dos condiciones. Al año mueren cerca de 20 mil colombianos por estas razones.

Durante años, los partidos progresistas habían intentado impulsar leyes que combatieran estas problemáticas, a través de impuestos a los alimentos ultraprocesados y a las bebidas azucaradas. Pero el poder de las empresas productoras probó ser más grande que en otros países como Chile, donde este tipo de medidas están en vigor desde hace años.

La reforma tributaria de Petro quiso gravar una gran cantidad de alimentos, muchos de ellos tradicionales en la mesa de los colombianos. Por eso, si bien no son la fuente principal de recaudo, la medida generó una enorme polémica.

Al final, quedaron fuera de la reforma el pan, el bocadillo, la leche, la miel y el salchichón. Y aquellos productos que van para programas asistenciales quedaron exentos.

Sin embargo, aumentarán los impuestos de la carne de hamburguesa, el chocolate, los cereales, las salsas, la pastelería y algunas bebidas con gran contiendo de azúcar.

Jose Antonio Ocampo

Reuters
Ocampo, un reputado profesor de economía en Estados Unidos, es considerado el muro de contención de Petro ante los mercados internacionales.

Gracias a una eficiente campaña mediática de la oposición, la medida entrará en vigor a mediados de 2023 y será progresiva, lo que les dará tiempo a las empresas productoras para adaptarse.

Asimismo, como parte de la iniciativa para defender el medio ambiente, la reforma aumenta el impuesto a los productos de plástico de uso único y el impuesto al uso de carbono.

La situación de la economía colombiana es crítica. Una devaluación del 25% del peso este año es reflejo de la gran vulnerabilidad macroeconómica. El Estado, además, tiene enormes compromisos de deuda externa en los próximos años. El recaudo de la reforma tributaria irá, también, a honrar dichos pagos.

Petro debe mantener la estabilidad económica al tiempo que cumple sus ambiciosas promesas sociales. Parecen objetivos contradictorios que, sin embargo, con esta nueva reforma tributaria, parecen más alcanzables.

Lee: Elecciones en Colombia: Gustavo Petro se impone a Rodolfo Hernández y será el primer presidente de izquierda del país


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.