El fracaso del Galaxy Note 7 y otros fiascos tecnológicos en la historia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

El fracaso del Galaxy Note 7 y otros fiascos tecnológicos en la historia

Samsung experimenta el fracaso con su teléfono Galaxy Note 7, el cual ha tenido que dejar de fabricar. Estos son otros fiascos del mundo de la tecnología.
AP
Por BBC Mundo
11 de octubre, 2016
Comparte

Uno de los mandamientos del emprendimiento en Sillicon Valley es que hay que saber aceptar los fracasos y aprender de ellos.

El lema “Fail fast, fail often” (fracasa rápido, fracasa mucho) no deja lugar a dudas.

Y Samsung lo acaba de poner a prueba con el lanzamiento de su último teléfono, el Galaxy Note 7, que ha decidido dejar de vender y fabricar.

Pero en la historia ha habido muchos otras decepciones tecnológicas, más o menos sonadas.

En BBC Mundo hacemos un repaso a algunas de ellas y te contamos por qué no funcionaron.

Línea

Zune de Microsoft

Algunos analistas dicen que fue un fracaso anunciado. En su día, las críticas fueron feroces.

“La experiencia general es tan agradable como un airbag explotando en tu cara. ‘Evitar’ es mi recomendación general. […] Es un producto tan absurdo y tan inmune al éxito que evoca algo parecido a un sentimiento de compasión“.

Fueron algunas de las palabras que el Chicago Sun-Times le dedicó a Zune, el reproductor multimedia de Microsoft, poco después de su lanzamiento en Estados Unidos (el único mercado en el que se probó), a fines de 2006.

Zune de Microsoft.El reproductor multimedia de Microsoft fue un desastre en ventas.

Robbie Bach, el ejecutivo de Microsoft a cargo de la división que lo desarrolló, lo definió años más tarde como “un error”, el cual achacó a una mala estrategia de marketing y al dominio de la industria musical por parte de Apple.

Ciertamente, el dispositivo con el que la compañía de Bill Gates quería competir contra el iPod fue un desastre en ventas. Y en 2011 lo enterró por completo, anunciando que abandonaba su fabricación.

Línea

Google Wave

Otro ejemplo de desastre tecnológico es Google Wave que, según la propia compañía, “no tuvo la adopción esperada por parte de los usuarios”.

La herramienta de colaboración que Google lanzó en 2009 con la idea de “revolucionar la forma en la que nos comunicamos” apenas tardó un año en desaparecer.

Logo de Google WaveGoogle quiso “revolucionar” el mundo de las comunicaciones con Wave, pero muchos no entendieron el concepto.

Tal vez la manera en que el gigante tecnológico comercializó su servicio no fue la más adecuada, pues algunos pensaron que era exclusivo de quienes tuvieran ciertos conocimientos tecnológicos.

Otros dicen que el concepto era demasiado complicado: la colaboración entre usuarios a través de mensajes instantáneos, documentos, dibujos, calendarios o listas de tarea, creando diferentes “ondas” de interacción.

Y es que las redes sociales son mucho más simples y fáciles de utilizar…. O tal vez ya nos hemos acostumbrado a ellas.

Línea

Mac Cube

A pesar de la historia de éxitos de Apple, la marca de la manzana mordida también cuenta con algún que otro fracaso en su historial.

Power Mac G4 CubePower Mac G4 Cube apenas tuvo un año de vida.

Uno de los más sonados fue el Power Mac G4 Cube (2000-2001), que nunca contó con el favor del público al que iba destinado, profesionales de internet y diseñadores.

Esta computadora solo tuvo un año de vida y, aunque aportó numerosos premios (y popularidad) a su creador, Jonathan Ive, por su maravilloso diseño -y hoy día se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa)- acabó convirtiéndose en un fiasco empresarial.

Su precio, por encima de los US$1.500, pudo ser una de las razones.

Línea

Virtual Boy de Nintendo

  • Tal y como explican desde el blog tecnológico Xataka, Virtual Boy fue la“consola maldita” de Nintendo.

“Aquel lanzamiento demostró que las grandes (empresas tecnológicas) también podían equivocarse“, dicen los especialistas.

Podría decirse que Virtual Boy fue el fracaso por excelencia de la compañía japonesa. De hecho, la revista Time lo calificó como “uno de los peores inventos de la historia”.

Nintendo Virtual BoyNintendo se adelantó a su tiempo con su consola Virtual Boy.

Dos décadas más tarde de su lanzamiento, es un objeto de coleccionistas.

Sin duda, la empresa de videojuegos se adelantó a su tiempo ideando un dispositivo de realidad virtual para un mercado que todavía no estaba preparado, con una tecnología extraña y un diseño incómodo que provocaba, literalmente, dolor de cabeza.

Hoy, algunos tratan de resucitarlo gracias a las gafas de realidad virtual de otros gigantes tecnológicos, como las Google Cardboard. ¿Lo lograrán?

Línea

Los Discos Zip

Otro gran fracaso fueron las unidades Zip, unos dispositivos de almacenamiento que salieron a la venta en la década de 1990 para sustituir a los disquetes de 3,5.

Discos ZipLos discos Zip de Iomega eran poco asequibles y tenían fallos.

Pero su precio era alto, tenían demasiados fallos -como los ruidos que producían los cabezales al desalinearse (el “clic de la muerte”)- y acabaron desapareciendo y quedando obsoletos.

Muchos usuarios se quejaron, pero sus fabricantes (Iomega) dijeron que el problema se debía al mal uso de sus dueños.

Al final, la memoria USB –más reducida, práctica y, sobre todo, económica– la desbancó por completo.

Línea

El MiniDisc de Sony

Minidisc de SonyEl CD y el DVD le ganaron la carrera al MiniDisc de Sony.

Fue uno de esos productos innovadores que nunca terminaron de despegar y que pasó a la historia como el intento de Sony de pasar a formato digital las cintas de cassette y de competir contra el CD y,más adelante el DVD.

Efectivamente, el MiniDisc de Sony no tuvo el éxito esperado, pese a que permitía grabar 80 minutos de música e incluso borrar y volver a grabar.

Sólo triunfó en Japón, pero tuvo grandes problemas de comercialización en otras partes del mundo.

En primer lugar, no era fácil encontrar dispositivos compatibles. Y tampoco ayudó que se lanzaran muy poco discos en ese formato.

Pero, aunque no llegó a triunfar entre el público, algunos periodistas lo siguen usando.

Línea

Sega Dreamcast

Cerramos nuestra lista de fracasos tecnológicos con el tristemente incomprendido Sega Dreamcast, una buena consola con buenos juegos que tuvo muchas ventas en sus inicios, pero murió rápidamente.

Dreamcast de SegaLa Dreamcast de Sega solo tuvo éxito al principio. Después se convirtió en un fracaso.

Fue una de las máquinas de videojuegos más avanzadas, que marcó un antes y un después cuando salió a la venta, a fines de los 90.

Pero estuvo condenada desde sus primeros días, al salir al mercado sin ningún juego de EA Sports debido a un desacuerdo empresarial. Y empezó a perder fuerza cuando su competencia (Nintendo, Microsoft y Sony) comenzó a generar más ruido.

Al final, la Xbox y la Playstation la dejaron fuera del mercado en poco más de un año y medio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Dondequiera hay cadáveres: cómo la segunda ola de la pandemia está devastando al estado más poblado de India

Con una población más grande que la de Brasil, el estado indio de Uttar Pradesh está siendo arrasado por la pandemia de COVID-19.
21 de abril, 2021
Comparte

India está siendo azotada por una severa segunda ola de covid-19 y muchos estados están luchando para hacer frente al aumento de casos.

Uttar Pradesh, el estado más poblado del país, se encuentra entre los más afectados y su gente está sufriendo a pesar de que las autoridades insisten en que la situación está bajo control, como informa la periodista de la BBC Geeta Pandey.

El padre de Kanwal Jeet Singh, Niranjan Pal Singh, de 58 años, murió el viernes en una ambulancia cuando lo transportaban de un hospital a otro.

Cuatro hospitales lo habían rechazado por falta de camas.

“Fue un día desgarrador para mí”, explicó por teléfono desde su casa en la ciudad de Kanpur.

“Creo que si hubiera recibido tratamiento a tiempo, habría vivido. Pero nadie nos ayudó, la policía, las autoridades sanitarias o el gobierno”.

Con un total de 851,620 infecciones y 9,830 muertes desde que comenzó la pandemia el año pasado, Uttar Pradesh no lo había hecho tan mal durante la primera ola que devastó a muchos otros estados indios.

Pero la segunda ola lo ha llevado al borde del colapso.

Las autoridades dicen que la situación está bajo control.

Pero imágenes perturbadoras de centros de pruebas abarrotados, hospitales que rechazan pacientes y piras funerarias ardiendo las 24 horas del día en los campos de cremación en la capital del estado, Lucknow, y otras ciudades importantes como Varanasi, Kanpur y Allahabad, han sido noticia nacional.

Con 240 millones de habitantes, Uttar Pradesh es el estado más poblado de India.

Es hogar de uno de cada seis indios. Si fuera un país separado, sería el quinto más grande del mundo por población, solo por detrás de China, India, Estados Unidos e Indonesia.

Políticamente, el estado también es el más importante de India: tiene la mayor cantidad de diputados (80) en el Parlamento, incluido el primer ministro Narendra Modi, quien, aunque es de otro estado, compite desde aquí.

Sin embargo, esta influencia política le ha traído poco desarrollo.

El estado tiene 191,000 casos activos en este momento y se informa de miles de nuevas infecciones diariamente, aunque se cree que las cifras son mucho más altas.

Esto ha puesto la frágil infraestructura de salud del estado en el centro de atención.

Entre los enfermos se encuentran el ministro principal del estado, Yogi Adityanath, varios de sus colegas de gabinete, decenas de funcionarios gubernamentales y cientos de médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud.

Los videos que compartió un periodista local en Kanpur muestran a un hombre enfermo tirado en el suelo en el estacionamiento del hospital Lala Lajpat Rai administrado por el gobierno.

A poca distancia, un anciano se sienta en un banco. Ambos han dado positivo por covid, pero el hospital no tiene camas para acomodarlos.

Afuera del hospital de Kanshiram, administrado por el gobierno, una joven lloró al explicar que dos hospitales se habían negado a admitir a su madre enferma.

“Dicen que se han quedado sin camas. Si no tienes cama, ponla en el suelo, pero al menos dale un tratamiento. Hay muchos pacientes como ella. He visto a varias personas que han sido rechazadas como nosotros”.

“El primer ministro dice que hay camas. Por favor, muéstrenme dónde están. Por favor, ayuden a mi madre”, dijo sollozando desconsoladamente.

“No vino nadie”

La situación en la capital, Lucknow, es igualmente terrible.

Sushil Kumar Srivastava fue fotografiado sentado en su automóvil, conectado a un cilindro de oxígeno mientras su desesperada familia lo llevaba de un hospital a otro.

Cuando le encontraron una cama, ya era demasiado tarde.

Su hijo Ashish estaba demasiado devastado para hablar. “Sabes lo que pasó. No estoy en condiciones de hablar”, expresó con la voz quebrada.

La nota escrita a mano en hindi del juez retirado Ramesh Chandra, solicitando ayuda después de que las autoridades no pudieran sacar el cuerpo de su esposa de su casa, fue compartida por cientos de personas en las redes sociales.

“Mi esposa y yo dimos positivo para el corona(virus). Desde ayer por la mañana, llamé a las líneas telefónicas de ayuda del gobierno al menos 50 veces, pero nadie vino a entregar ningún medicamento ni a llevarnos al hospital”.

“Debido al descuido del gobierno”, escribió, “mi esposa murió esta mañana”.

hospital administrado por el gobierno en Noida.

BBC
Gente esperando una prueba de covid frente a un hospital administrado por el gobierno en Noida.

Hace años que perdí la esperanza, por las malas instalaciones médicas que hay en este estado. Aquí es donde se encuentra mi aldea ancestral y conozco las dificultades de encontrar un médico o una ambulancia, incluso en tiempos normales.

Con una pandemia arrasadora, las dificultades se han exacerbado.

En la ciudad santa de Varanasi, que también es parte del distrito electoral del primer ministro Modi, reside Vimal Kapoor desde hace mucho tiempo.

Su madre de 70 años, Nirmala Kapoor, murió de covid en un hospital el jueves pasado. Describe la situación como “bhayavah”: aterradora.

“He visto a demasiadas personas morir en ambulancias. Los hospitales están rechazando a los pacientes porque no hay camas, las farmacias se han quedado sin medicamentos esenciales de covid y el oxígeno es escaso”.

Hospitals have been overrun in many cities

BBC
Los hospitales no pueden atender a todos los pacientes.

Kapoor señala que cuando llevó el cuerpo de su madre al campo de cremación, se encontró con un “lashon ka dher”, una pila de cuerpos.

El costo de la leña para la pira se ha multiplicado por tres y la espera para tener un lugar en la cremación ha aumentado de 15 a 20 minutos a entre cinco y seis horas.

“Nunca había visto algo así antes. Dondequiera que mires, ves ambulancias y cadáveres”, dijo.

Las historias de muertes y familias devastadas por la covid-19 abundan a medida que las infecciones continúan incrementándose.

El domingo el estado registró 30.596 nuevos casos, el recuento más alto en un solo día.

Incluso esto, dicen activistas y políticos de la oposición, no da una imagen real de la propagación de la infección.

Acusan al estado de mantener bajo el recuento de casos y muertes al no llevar a cabo suficientes pruebas y al no incluir datos de laboratorios privados.

Y la afirmación parece estar sustentada.

Ghaziabad in Uttar Pradesh

Getty Images
Un fallecido por covid cremado en Ghaziabad en Uttar Pradesh.

Muchas personas con las que hablé dijeron que no se habían hecho la prueba o que sus resultados positivos no se habían incluido en el sitio del gobierno estatal.

Desde Lucknow, Ajay Singh, de 62 años, me envió el análisis positivo de la prueba de su esposa, la cual no se menciona en los registros estatales.

Y ni Singh, que murió en Kanpur, ni la madre de Kapoor, que murió en Varanasi, fueron incluidos en el recuento estatal de víctimas.

Sus certificados de defunción no mencionaron el coronavirus como la causa de la muerte.

Los medios indios también han cuestionado los datos del gobierno, con informes de un desajuste entre el número oficial de muertes y los cuerpos en los crematorios de Lucknow y Varanasi.

Anshuman Rai, director de Heritage Hospitals, un grupo privado que dirige colegios médicos y hospitales en el estado, describe la situación como “extraordinaria”.

“La razón por la que los servicios no funcionan es porque demasiados trabajadores de la salud, incluidos médicos, enfermeras, mensajeros y técnicos de laboratorio, se están enfermando”, indica.

“En un momento en que deberíamos estar trabajando al 200%, ni siquiera podemos hacerlo al 100% porque el sector de la salud depende totalmente de la mano de obra”.

Los críticos culpan al gobierno estatal y federal por no anticipar la segunda ola.

Dicen que hubo una pausa entre septiembre y febrero cuando los servicios de salud y la infraestructura podrían haberse reforzado, el estado podría haber creado bancos de oxígeno y abastecerse de medicamentos, pero desaprovecharon la oportunidad.

Y con el virus propagándose rápidamente, es poco probable que las cosas mejoren pronto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.