close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP
¿Cómo reacciona nuestro cerebro a la corrupción y por qué nos prepara para cometer delitos mayores?
Mientras más actos deshonestos cometemos, menores las resistencias emocionales para cometer otros peores.
AP
Por BBC Mundo
27 de octubre, 2016
Comparte

Piensa en los personajes más corruptos de tu país.

Pues esos nombres que tienes en mente comparten algo en común: su cerebro utilizó el mismo mecanismo para llevarlos a ocupar un lugar en tu lista.

Es más, tú también tienes aquel mecanismo, y lo activas cada vez que te ves tentado por un acto deshonesto.

Como una droga

Científicos del University College de Londres comprobaron que la reacción emocional negativa que producen los actos deshonestos disminuye cuando cometemos nuevas pequeñas transgresiones.

En otras palabras, el cerebro se adapta para delinquir.

Captura de video de Vladimiro Montesinos apilando dinero sobre una mesa.Image copyrightAFP
Image captionVladimiro Montesinos, quien fuera asesor del ex presidente peruano Alberto Fujimori, fue sentenciado por corrupción. Compró lealtades apilando fajos de dinero uno sobre otro.

Según Nature, una de las publicaciones científicas más prestigiosas, los seres humanos tenemos mecanismos biológicos que intentan evitar los comportamientos deshonestos.

A esa sensación la llamamos popularmente tener conciencia o escrúpulos.

Cuando mentimos o robamos la reacción natural de nuestro cerebro es producir un estímulo emocional que nos hace sentir incómodos.

Esos reflejos, que se pueden medir, son el fundamento sobre el que trabajan losdetectores de mentiras.

Marcelo Odebrecht posa y detrás de él la vista de varios edificios.Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionMarcelo Odebrecht era considerado uno de los hombres de negocio más poderosos de Brasil. Fue condenado a prisión por ser parte de la trama de corrupción de Petrobras.

Sin embargo, si tenemos comportamientos deshonestos una y otra vez, al igual que sucede con otros estímulos o incluso con ciertas drogas, la respuesta del cerebro ya no es la misma.

En resumen, el estudio demuestra que el cerebro deja de reaccionar ante actos deshonestos continuos.

De menos a más

Pero ningún corrupto empieza su carrera metiéndose fajos de dinero público en los bolsillos.

Especialistas de University College de Londres observaron que actos deshonestos menores o casi irrelevantes son los que llevan pronto a cometer delitos más graves.

Ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán, saluda a sus seguidores. Viste camiseta roja.Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionEl ex presidente de Nicaragua Arnoldo Alemán fue enjuiciado y condenado por corrupción en su país. Transparencia Internacional calificó su gestión como “acaparamiento de poder”.

80 voluntarios fueron puestos en situaciones en las que podían engañar para obtener beneficios personales a costa de otros.

Se les pidió individualmente calcular las monedas que había en un frasco de vidrio sin que otro participante pudiera verlo.

Luego tenía que decirle el monto para que ambos pudieran dividirse el dinero de forma equitativa.

A lo largo de las varias fases del experimento, las pequeñas deshonestidades de quien estaba a cargo de contar el dinero fueron creciendo de forma progresiva.

Sin escrúpulos

El experimento midió en paralelo la actividad cerebral de los participantes y registró que la reacción de un área conocida como amígdala, en el lóbulo temporal, fue intensa durante el primer engaño.

Con la sucesión de deshonestidades, la actividad en la zona encargada de producirnos un estímulo de incomodidad se debilitaba de manera gradual.

Radiografía de un cerebroImage copyrightTHINKSTOCK
Image captionEl estudio registró las respuestas del cerebro ante la deshonestidad. La reacción disminuye con el número de transgresiones.

Y mientras mayores las transgresiones, menores las resistencias emocionales.

Para decirlo coloquialmente, el estudio probó de manera científica la frase “perder los escrúpulos”.

Pero eso no es todo, a través de la resonancia magnética los científicos lograronpredecir los niveles de deshonestidad de los participantes de acuerdo a su actividad cerebral.

Dos jóvenes se pasan la respuesta de un examen a escondidasImage copyrightTHINKSTOCK
Image captionActos deshonestos menores, como hacer trampa en un examen por ejemplo, debilitan el mecanismo biológico que nos impulsa a actuar correctamente.

Aunque sean pequeños, cometer actos deshonestos puede gatillar un proceso que lleva a graves actos de deshonestidad“, señalan las conclusiones.

No es difícil imaginar que aquellos personajes que asociamos a la corrupción comenzaron cayendo en situaciones de deshonestidad que parecían irrelevantes.

Y son esas pequeñas tentaciones a la que la mayoría ha debido enfrentarse alguna vez.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Un baño helado a las 5 a.m. y una comida al día: la rutina de Jack Dorsey, presidente ejecutivo de Twitter
Algunos lo consideran una rutina "espartana" y otros "de locos". Aquí te contamos cómo es el día a día del presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, que tiene una fortuna estimada en más de US$5.000 millones.
15 de abril, 2019
Comparte

Cuando tienes la fuerza de voluntad para despertarte a las 5 de la mañana y saltar de la cama directo a un baño helado, puedes conseguir todo lo que te propongas.

Al menos así se siente, según el cofundador y presidente ejecutivo de Twitter Jack Dorsey, cuya rutina ha sido calificada de “espartana” pero también de “locos“.

Dorsey desveló parte de su día a día en un programa de podcast especializado en fitness, en el que aseguró que comía una vez al día, ayunaba gran parte del fin de semana y caminaba 8 kilómetros diarios para llegar a su oficina.

El multimillonario, de 42 años, ha destacado también por su actitud respecto a su propio salario en la exitosa compañía que lidera.

A diferencia de otros directores de grandes empresas, el emprendedor decidió al inicio de su exitoso proyecto que no recibiría un sueldo pagado por la empresa.

Una década después de crear Twitter, el multimillonario recibió su primer sueldo: por un monto simbólico de US$1,40 (sí, un dólar y 40 centavos), según un comunicado de la empresa presentado ante las autoridades reguladoras de Estados Unidos.

El monto fue un guiño al límite de caracteres que imponía Twitter al principio de su creación (140), en 2006.

La meditación, una de las claves

Aunque se asemeje en muchos aspectos a otros emprendedores de Silicon Valley, la rutina de Dorsey para mantenerse física y mentalmente en forma es muy distinta a la de la mayoría.

El cofundador de Twitter explicó al programa de podcast Ben Greenfield Fitness que sus rituales diarios empiezan muy pronto: con el cantar de los pájaros.

A primera hora de la mañana, Dorsey se mete en agua helada por periodos de tres minutos, alternando estos con 15 minutos de sauna a 104 grados centígrados.

Tras ello, se pone a meditar durante una hora.

Jack Dorsey

Getty Images
Dorsey ha defendido en varias ocasiones las ventajas del mindfulness.

Es una práctica que lleva haciendo desde hace 20 años y considera que es muy beneficiosa.

Dorsey ha defendido las ventajas del mindfulness en diversas ocasiones. En un comentario de Twitter tras un periodo de “retiro espiritual” en Birmania, dijo:

“Durante 10 días, sin aparatos electrónicos, sin leer, escribir, sin ejercicio físico, sin música, sin bebidas alcohólicas, sin carne, sin conversaciones, o incluso sin contacto personal con otras personas. Es gratis: todo te lo proveen meditadores de una organización benéfica”.

En el podcast de una hora de duración, el emprendedor dijo que solo hacía “una gran comida al día”, alrededor de las 6:30 de la tarde, normalmente a base de proteínas y ensalada. Tras ello: fruta y chocolate negro.

Dorsey argumenta que su estilo de vida le hace estar mucho más centrado durante el día y preparado para gestionar las presiones de su trabajo.

Sin problemas financieros

En relación a su salario, Dorsey sí se parece más a otros importantes ejecutivos de Estados Unidos.

Mark Zuckerberg (Facebook) o Larry Page (Google) reciben un sueldo de solo US$1 al año.

También está el caso del fundador de Amazon, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, que tiene un salario básico de US$81.840 al año, el mismo que recibía en 1998.

Twitter logo

Getty Images
Dorsey posee un 2,3% de las acciones de Twitter.

La “clave” de sus salarios simbólicos está en que sus ingresos provienen de otras fuentes.

En el caso del presidente ejecutivo de Twitter, su fortuna -valorada en US$5.000 millones, según la revista especializada Forbes- se basa en los beneficios que recibe de sus acciones en Twitter y Square, una firma de pago por celular que cofundó en 2009.

Con más de 300 millones de usuarios por mes, las ganancias de Twitter llegaron a un récord de US$909 millones en el último trimestre de 2018, un aumento del 24%, impulsado parcialmente por los anuncios de video.

Actualmente Dorsey es dueño del 2,3% de las acciones de Twitter, después de que en 2016 le diera un tercio de su participación accionaria a los trabajadores de la firma (por un valor cercano a los US$250 millones).

Y en el caso de Square, el emprendedor tiene cerca de 60 millones de acciones, cuyo valor ha subido desde los US$9 en 2015 a más de US$75.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=e_OhNJWLfz0

https://www.youtube.com/watch?v=86OzIzT-yAY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.