¿Todavía están a tiempo los republicanos de deshacerse de Donald Trump?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Todavía están a tiempo los republicanos de deshacerse de Donald Trump?

Estas son las alternativas que tienen los militantes del Partido Republicano en caso de que no deseen que Donald Trump sea su candidato a la Presidencia de EU.
AP
Por BBC Mundo
8 de octubre, 2016
Comparte

Hay muchos republicanos a los que les gustaría que Donald Trump no fuera el candidato de su partido a la presidencia de EE.UU. Pero, ¿es posible a menos de un mes de los comicios?

La respuesta, contenida en la llamada “Regla 9” del Comité Nacional Republicano (RNC), incluye tres conceptos clave: “Muerte”, “declinación” y “otras circunstancias”.

“El Comité Nacional Republicano está por esta vía autorizado a llenar cualquier de las vacantes que puedan producirse en caso de muerte, declinación u otras circunstancias que afecten al candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos”, afirma la regla.

Pero Trump no parece tener planes de morirse. ¿Qué pasaría con los otros escenarios?


Declinación…

El sábado, pocas horas después del escándalo que desató la publicación de una grabación de 2005 en la que se escucha a Trump expresándose de forma obscena sobre mujeres, el candidato republicano dejó en claro que “no se retirará bajo ninguna circunstancia” de la contienda electoral.

Su declaración surgió tras los pedidos de muchos dentro de su partido para que se retire.

En el poco probable caso de que Trump declinara la candidatura, el Comité podría volver a convocar a los 2.472 delegados a la Convención Republicana para que votaran por un nuevo candidato.

Eso, a estas alturas, no parece muy viable.

TrumpEl viernes se desató una tormenta con la publicación de una grabación de Trump donde ofende a mujeres.

Así que la solución podría quedar en mano de la junta directiva del RNC, integrada por 160 miembros que representan a todos los territorios y estados. En este caso, el voto de cada estado y cada territorio tendría el mismo peso que en la convención.

Mike Pence, el nominado a la vicepresidencia, no sería promovido automáticamente, pues la junta está habilitada para elegir a cualquiera para llenar la vacante. Y muchos senadores y representantes republicanos muy probablemente favorecerían a un nuevo candidato que pudiera ayudarlos a conservar sus asientos.

Desafortunadamente para los oponentes de Trump, tal como lo dejó en claro el sábado, el candidato republicano no parece tener ninguna intención de tirar la toalla.

“Nunca me retiraré. Nunca me he retirado en mi vida”, le dijo Trump al diario Washington Post. Y agregó: “No, no renunciaré a esta contienda. Tengo un apoyo enorme”.


…U otras circunstancias

Los opositores a Trump pueden encontrar algo de consuelo en lo vago de la frase.

La Regla 9 nunca ha sido empleada. Y sus límites jamás han sido examinados.

Thomas Eagleton y George McGovern en 1972Thomas Eagleton (izq.) fue suspendido de la campaña de George McGovern en 1972.

Por lo demás, la última vez que un candidato abandonó tan tarde la contienda fue en 1972.

Se trató del candidato demócrata a la vicepresidencia Thomas Eagleton, quien se vio obligado a retirarse luego de que episodios de depresión se hicieran públicos.

Y por “otras circunstancias” generalmente se entiende la brecha entre muerte y declinación, como un coma, un derrame o alguna otra enfermedad que deje al candidato con vida, pero incapacitado para retirarse.

En otras palabras, se trata de una regla concebida para llenar vacantes, no para crearlas. 

Algunos han propuesto una interpretación un poco más amplia de “otras circunstancias” para que incluya actos como crímenes, traición o incluso la adopción de principios “fundamentalmente contrarios a los del partido”, como explicó el comentarista Thomas Balch.

Pero Trump podría demandar por la vía legal si el concepto de “otras circunstancias” es empleado en su contra.

E incluso si cometiera un crimen, esto no le impediría ser candidato a la presidencia. Y de ganar, podría perdonarse a sí mismo.


Reescribir las reglas

Todo indica que ya es demasiado tarde incluso para esta jugada.

La Regla 9 puede ser modificada con una mayoría simple de votos en el comité sobre reglamentos del RNC, a lo que debería seguir una mayoría de tres cuartos en el RNC en pleno.

Pero cualquier cambio entraría en efecto 30 días más tarde.


Votar por alguien más

Si Trump no abandona la contienda, las reglas no permiten un remplazo republicano.

Donald TrumpTrump declaró que “no se retirará” de la contienda, “bajo ninguna circunstancia”.

Pero el candidato del partido Libertario, Gary Johnson, es un antiguo republicano que sirvió como gobernador de Nuevo México de 1995 a 2003.

En 2012 obtuvo 1,2 millones de votos y aparece en la boleta en todos los 50 estados.

Evan McMullin, exagente de la CIA y miembro del personal del Comité Congresional Nacional Republicano (NRCC) también está presentándose como independiente, pero entró a la carrera demasiado tarde para competir en todos los estados.

La desventaja para los republicanos es que un voto para un tercer partido puede ayudar a la victoria de la candidata demócrata Hillary Clinton.

La candidata del Partido Verde, Jill Stein, probablemente no atraiga a muchos republicanos.

.


Denunciarlo y aguantarse

“Más suerte la próxima vez” no es la estrategia electoral más reconfortante, pero algunos republicanos descontentos piensan que su mejor opción es denunciarlo y esperar.

Mitt RomneyMitt Romney: “Donald Trump es un fraude”.

Cada vez más republicanos están firmando cartas y escribiendo columnas denunciando a Trump.

Treinta ex legisladores republicanos lo hicieron el 6 de octubre, diciendo en una carta que Trump carecía de “inteligencia” y temperamento para ser presidente.

No propusieron que fuera reemplazado, sólo que los electores lo rechacen en las urnas.


Esperar que gane y recoger los platos rotos

Trump ha sido subestimado antes y al final podría resultar vencedor.

Los republicanos han aguantado hasta ahora la “campaña salvaje” de Trump, así que ¿por qué no esperar otro mes?

El poder ejecutivo es una enorme gestión que involucra miles de cargos y no hay suficiente gente leal a Trump para llenarlos.

Los republicanos -incluso los que no están satisfechos con el candidato- podrán ser capaces de dar forma a la política y cumplir en los asuntos que son importantes para sus electores durante los próximos cuatro años.

Por otra parte, Trump quizás ya ha hecho demasiado daño a la marca del Partido Republicano entre los electores hispanos, negros, musulmanes y las mujeres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.