En 15 años la Sedena ha vendido 95 mil armas para que civiles protejan sus casas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

En 15 años la Sedena ha vendido 95 mil armas para que civiles protejan sus casas

En este mismo lapso los homicidios con armas de fuego, tanto los intencionales como los accidentales, se han triplicado. Hay más de tres mil personas con permiso de estar armadas en las calles o transportes.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
14 de octubre, 2016
Comparte

El argumento de proteger sus casas ha generado que, en un lapso de 15 años, en México se incremente en un 1700% la compra de armas por parte de civiles.

Datos oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), revelados en diversas solicitudes de transparencia, evidencian que de enero de 2000 a enero de 2016 se han vendido 95 mil 664 armas de fuego al público en general; esto sin contar el armamento que se comercializa a corporaciones de policías públicas y privadas.

Se trata de armamento adquirido legalmente en una tienda de la Sedena por personas que argumentan necesitar una pistola para proteger su casa.

Los únicos requisitos para adquirir legalmente un arma es contar con el dinero para comprarlas y no tener antecedentes penales; no se necesita acreditar entrenamiento o capacidad alguna para utilizarlas.

Además de estos civiles armados, hay más de tres mil ciudadanos que tienen permiso para llevar las armas consigo: en la calle, en la casa o en el trabajo en el auto. Más de la mitad de esas personas viven en la Ciudad de México.

El incremento de los permisos para comprar armas coincide con un aumento nacional de los homicidios con armas de fuego, tanto intencionales como accidentales; en 15 años se han triplicado los asesinatos. En ese lapso más de 115 mil personas han perdido la vida a causa de una herida de bala,  de acuerdo con datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En el caso de los homicidios dolosos, entre enero y agosto del 2000, se registraron dos mil 246 crímenes con armas de fuego; en 2016, en este mismo lapso, la cifra fue de siete mil 999 casos. Esto representa un incremento de más del 250 %.

Los homicidios accidentales con armas de fuego son menores que los intencionales, pero también registra un incremento. En 2002 por ejemplo, el dato de enero a agosto de ese año fue de 59 casos. Ese promedio se mantuvo en los siete años siguientes con excepción de 2004 donde hubo 104 casos.

Pero a partir de 2009 la cifra no ha hecho más que subir: 51 homicidios culposos con armas en 2009; 70 en el 2010; 91 en 2011; 92 en 2012; 115 e 2013; 176 en 2014; 186 en 2015 y 184 en 2016. Es un incremento del 211 por ciento a lo largo del siglo de homicidios accidentales que ocurren al manipular un arma de fuego.

Si se comparan los datos oficiales de homicidios con armas de fuego con la cantidad de armas comercializadas legalmente este siglo, la proporción arroja que por cada pistola vendida hay al menos una persona que ha perdido la vida por heridas de bala.

Apenas el pasado 27 de septiembre la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública, reveló que más del 70 % de los mexicanos reconoce sentirse inseguro ante la posibilidad de ser víctima de un delito.

Ventas en ebullición

En México es posible comprar legalmente un arma de fuego para defenderse pero a diferencia de lo que ocurre en países como Estados UNIDOS, no existen tiendas privadas en donde esto pueda hacerse. El único sitio donde puede hacerse es en la tienda de la Dirección de Comercialización de Armamento de la Sedena, ubicada en la Ciudad de México.

La proporción de armas vendidas en este lapso se ha incrementado casi de forma sostenida y en los primeros cuatro años fue un crecimiento anual de casi cien por ciento: 549 armas vendidas en el 2000; 956 armas comercializadas en el 2001; dos mil 344 vendidas en 2002 y cuatro mil 437 en el año 2003.

Para 2004 y 2005 las armas vendidas estuvieron por debajo de cuatro mil pero en 2006 el total sobrepasó las seis mil piezas. En 2015, la cantidad llegó a más de diez mil armas de fuego vendidas al público en general.

De acuerdo con la misma Sedena las armas que se venden al público en general son armas cortas (pistolas) que no sobrepasen el calibre .380, y que son las que  no están contempladas como de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

La venta anual de cartuchos también se ha incrementado a lo largo de este siglo. Pasó de 7 millones 798 mil en el año 2000 a 14 millones 337 en 2015. Es un incremento del cien por ciento.

grafico-armas (1)

Armados sin capacitación

En la solicitud de información 0000700111116 la Secretaría de la Defensa aclaró expresamente que no se necesita tomar ningún curso de entrenamiento para adquirir legalmente un arma de fuego, solo contribuir con los requisitos que marca la ley.

El único paso previo para adquirir un arma en la tienda de la Defensa es obtener un documento denominado “Permiso Extraordinario para la Compra de Armas de Fuego y Cartuchos”. Los requisitos, de acuerdo con el portal de la dependencia, son una identificación, comprobante de domicilio, copia de la cartilla del servicio militar, una carta de trabajo, carta de antecedentes no penales.

Desde la misma página de la Defensa se puede descargar el formato de solicitud del permiso. El trámite no lleva más de 15 días hábiles según la información de la dependencia.

En el caso de los cartuchos los requisitos son los mismos, La limitante es que la persona solo puede comprar un máximo de 500 cartuchos por cada arma que tenga registrada.

El permiso para comprar un arma de fuego no faculta a los ciudadanos para portarla en la calle, sino solo como protección en su casa. En caso de que una persona desee una autorización para llevar consigo un arma de fuego registrada a su nombre, los requisitos se vuelven más estrictos pues se necesita una “Licencia particular individual de portación de arma de fuego”.

Para obtener esa licencia además de todos los requisitos anteriores se necesita una “carta que demuestre el modo honesto de vivir” firmada por un superior jerárquico o una autoridad civil que avale que la persona tiene un trabajo y un comportamiento adecuado. Además un certificado médico de salud física y mental.

El interesado también debe pagar dos mil 150 pesos por el trámite y presentar una carta con los motivos que justifiquen que debe portar un arma, y que pueden ser desde una situación en particular por su trabajo, hasta la violencia en el lugar donde vive. En un plazo de 50 días hábiles la Defensa responde si se autoriza la licencia o no.

La Sedena reveló en otra solicitud de información que hasta el pasado 15 de agosto se encontraban vigentes tres mil 152 personas de licencia de portación de armas para igual número de civiles.  Se trata de personas comunes y corrientes que pueden estar legalmente armados donde sea, pese a que no son policías.

De todas las licencias concedidas, mil 750 que equivalen al 55 por ciento corresponden a personas con domicilio en la Ciudad de México. Le sigue Nuevo León en donde hay 598 personas con licencia de portación de armas, el estado de México con 275, Jalisco con 101, Querétaro con 98, Durango con 54, Veracruz con 38 y Chihuahua con 31.

A estos civiles armados se suman 25 mil más que tienen permisos particulares de portación colectivos porque trabajan en alguna empresa de seguridad privada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ralph Lauren se disculpa tras ser acusado de 'plagio' por Beatriz Gutiérrez

Beatriz Gutiérrez Müller publicó una imagen en Instagram de una prenda con un diseño colorido que, según denunció, fue copiado por la empresa estadounidense de las prendas que usan las comunidades indígenas de Contla y Saltillo, para las que pidió una compensación.
21 de octubre, 2022
Comparte

Ralph Lauren se ha disculpado por vender un artículo de ropa que supuestamente copió diseños indígenas mexicanos.

La cadena de moda estadounidense fue acusada de “plagio” por la esposa del presidente de México, Beatriz Gutiérrez Müller, y por la ministra de cultura de ese país.

México ha realizado denuncias similares contra otras grandes marcas en los últimos años.

Ralph Lauren dijo que estaba “sorprendido” de ver que la prenda en cuestión todavía estaba a la venta, después de haber emitido una “directiva severa” meses antes para retirarla.

En un comunicado, la compañía de ropa dijo que estaba trabajando para averiguar cómo terminó el producto en el piso de ventas y que estaba “profundamente arrepentida de lo que sucedió”.

La agencia de noticias Reuters informó que encontró ese mismo artículo a la venta por internet por cientos de dólares.

En su publicación de Instagram, Gutiérrez -esposa del mandatario Andrés Manuel López Obrador- compartió una imagen de una prenda larga que tenía rayas y patrones y colgaba en una tienda con una etiqueta de Ralph Lauren.

Dijo que a la marca le gustaban los diseños inspirados en las tradiciones textiles indígenas. Pero -agregó- “copiar” estos patrones era “incurrir en plagio”, algo que calificó de “ilegal e inmoral”.

Gutiérrez, quien es escritora e investigadora, agregó que ese artículo en particular se apropió del diseño de las prendas que usaban los pueblos de Contla y Saltillo, y pidió una compensación para las comunidades indígenas.


La ministra de Cultura, Alejandra Frausto, agregó sus propias críticas, calificándolo como un caso de “apropiación cultural”.

La frase se utiliza para hacer referencia a una tradición particular, como un peinado o vestimenta, que se toma de un grupo marginado y se usa de manera diferente por una cultura dominante.

Hay una línea clara entre la apreciación y la apropiación, dice la antropóloga residente en los Países Bajos Sandra Niessen.

“Inspirarse en los diseños hechos por otras personas es tan antiguo como el diseño mismo”, dice, y agrega que así es como crecen las culturas.

Pero -afirma- la apropiación que a veces se ve en la moda contemporánea sugiere desequilibrios de poder y “colonialismo en la práctica”.

En su comunicado, Ralph Lauren hizo referencia a un anuncio que había realizado en junio en el que prometía mayor “crédito y colaboración” para nuevas prendas con motivos indígenas a partir del verano de 2023.

Agregó que la empresa estaba profundizando su “formación de conciencia cultural” y ampliando su trabajo con las comunidades indígenas.

Andrés Manuel López Obrador y Beatriz Gutiérrez Müller

AFP
La escritora e investigadora Beatriz Gutiérrez Müller es la primera dama de México.

Los reclamos de este tipo de explotación surgen con frecuencia en la industria de la moda, y Ralph Lauren es solo la más reciente marca global en enfrentar acusaciones de funcionarios mexicanos.

En julio, se criticó al minorista chino Shein por un producto que, según México, utilizaba los diseños de la comunidad maya, lo que llevó a la empresa a retirar el producto de la venta.

Zara, Mango y Anthropologie se encuentran entre muchas otras marcas occidentales que han sido criticadas, y en 2020, la diseñadora francesa Isabel Marant emitió su propia disculpa después de acusaciones de apropiación.

A principios de este año, México aprobó una ley que se compromete a brindar mayor protección a los pueblos indígenas y afromexicanos del país.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.