¿Qué pasaría si Donald Trump no acepta los resultados de las elecciones el 8 de noviembre?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Qué pasaría si Donald Trump no acepta los resultados de las elecciones el 8 de noviembre?

Hasta ahora no hay precedentes sobre lo que puede ocurrir si el republicano Donald Trump decide no aceptar los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.
AP
Por BBC Mundo
20 de octubre, 2016
Comparte

Se dijeron muchas cosas en el tercer y último debate de los candidatos a la presidencia estadounidense, pero lo que destacó en el irascible encuentro fue la negativa de Donald Trump a aceptar que reconocerá el resultado de las elecciones del 8 de noviembre.

“Lo miraré en su momento”, declaró el candidato republicano. “Los mantendré en suspenso”.

Al día siguiente, con su usual tono entre desafiante y humorístico, Trump dijo: “Quisiera prometer y comprometerme con todos mis votantes y seguidores y con toda la gente de Estados Unidos a que voy a aceptar totalmente los resultados de esta gran e histórica elección presidencial…si yo gano”.

Su opositora, Hillary Clinton, calificó la declaración durante el debate de“horrorosa”.

“Está denigrando y está tratando con altivez a nuestra democracia”, declaró la candidata demócrata. “Y yo, por mi parte, estoy consternada de que alguien que es el candidato de uno de los dos grandes partidos tome esta posición”.

Hillary Clinton
Clinton recordó otras ocasiones en las que Donald Trump ha hablado de “amañe” en su contra.

Tal como lo recordó Hillary Clinton durante el debate en Las Vegas, no es la primera vez que, cuando las cosas no van bien para el candidato presidencial republicano, éste sugiere que hay un “amaño”.

Cada vez que Donald piensa que las cosas no van como él quiere, asegura las cosas están amañadas en su contra”, dijo Clinton.

“El FBI condujo una larga investigación sobre mis emails. Concluyó que no había un caso legal. Él dijo que el FBI estaba amañado”, declaró Clinton.

“Perdió el caucus de Iowa. Perdió las primarias de Wisconsin. Dijo que (el proceso de) las primarias republicanas estaban amañadas”.

Y Clinton agregó: “Incluso hubo un momento en que no ganó un Emmy por su programa de TV durante tres años consecutivos. Y empezó a tuitear que los Emmys estaban amañados en su contra”.

Estupefactos

Esta vez, sin embargo, las declaraciones de Trump han dejado a muchos estupefactos porque tocan un tema sumamente sensible para los estadounidenses:su democracia.

Debate en Las VegasMuchos quedaron perplejos con la negativa de Trump a aceptar que reconocerá los resultados.

Y ya que las afirmaciones surgen cuando está perdiendo en los sondeos, muchos se preguntan si éstas plantean la posibilidad de una agitación políticadespués del 8 de noviembre.

El comentarista político Bob Sheiffer le dijo a la cadena CBS que las declaraciones de Trump eran “peligrosas”.

“Esta no es la forma como hacemos las cosas en Estados Unidos de América”, agregó Schieffer.

Hablar de esa forma es peligroso porque amenaza y plantea preguntas sobre los mismos fundamentos en los que está basada esta nación”.

“En este país tenemos transferencias de poder pacíficas y sugerir, de alguna forma, que no va a ocurrir así… ¿De qué está hablando?”.

Muchos observadores están perplejos porque nunca antes el país se ha enfrentado a una situación semejante: a la posibilidad de que, en más de 200 años de democracia, ocurra una transición no pacífica de poder.

Trump
Las preguntas que quedaron sin respuesta se desvanecieron después de los comentarios de Trump.

“Es una traición fundamental a lo que es este país, que incluye una transferencia pacífica de poder en las elecciones”, le dijo a la BBC Celinda Lake, estratega política demócrata.

“Es aberrante e inimaginable. Es una declaración totalmente desconocida (para nosotros)”.

Sin precedentes

Y como la posibilidad de una transferencia de poder “difícil” no tiene precedentes en el país, muchos se preguntan ¿qué es lo que está planeando Trump?

“Esto algo sumamente inusual. Plantea la cuestión de que hará si no acepta los resultados. Supongo que está hablando de presentar una demanda o algo similar.Espero que no esté hablando de planear un golpe“, señala el comentarista Bob Scheiffer.

En efecto, no hay precedentes sobre lo que puede ocurrir si Trump decide no aceptar los resultados.

En la práctica, no hay ningún requisito legal que determine que Trump debaaceptarlos. Se trata de una tradición, una que siempre se ha seguido.

Estadounidenses mirando el debate
Trump sólo puede presentar un desafío legal si la victoria electoral es por un estrecho margen en uno o dos estados clave.

Así, los votos serán contados y verificados. El perdedor aceptará los resultados. Si no los acepta, en principio podría presentar una demanda para evitar que sean validados.

Pero Trump sólo puede presentar un desafío legal si la victoria electoral es por un estrecho margen en uno o dos estados clave.

Esto fue lo que ocurrió con Al Gore, el candidato demócrata que decidió impugnar las elecciones de 2000 en los tribunales de Florida.

El caso de Gore involucraba un resultado de pequeñísima mayoría y había ganado el voto popular en el estado.

Al final, decidió aceptar su pérdida en un poderoso discurso en el que habló de sus temores de que su desafío legal socavara la democracia de su país.

Así, si en estas elecciones el margen de una posible pérdida de Trump fuera mucho más amplio, no tendría recursos legales disponibles.

Daño

Pero tal como aseguran los expertos “el daño ya está hecho”.

Dedo de Trump
Las implicaciones de los comentarios de Trump son “serias”, aseguran los expertos.

“Nunca hemos tenido un candidato presidencial que haya cuestionado la legitimidad de un resultado electoral nacional”, le dijo a Politico Dan Senior, asesor de campaña de Mitt Romney, candidato presidencial republicano en 2012.

“Esto nos lleva a un mundo totalmente nuevo si el actual candidato presidencial cuestiona la legitimidad de este proceso, y el daño a nuestra democracia sería sustancial”.

Pero hay otro escenario que también se está considerando: si Trump opta por no aceptar su pérdida y esto “agita” a sus simpatizantes y provoca una revuelta al rehusarse a aceptar la legitimidad de los resultados electorales.

Tal como asegura Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC en Estados Unidos, “algunos han descartado el comentario de Trump como una broma, otros dicen que simplemente se trata de que el candidato no quiere aceptar una derrota antes del día de las elecciones”.

Las implicaciones de los comentarios de Trump, sin embargo, son “serias”.

“Trump ha puesto en duda a la democracia estadounidense -dice Anthony Zurcher- y cuando se sacude a este árbol en particular, es imposible determinar quién resultará aplastado por las ramas que caen”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Reforma fiscal en Colombia: tres claves para entender la histórica alza de impuestos a los más ricos y al petróleo

Esta semana se aprobó en el Congreso colombiano la reforma tributaria con la que Gustavo Petro busca mantener la estabilidad económica y cumplir sus ambiciosas promesas sociales. Te explicamos sus principales ejes.
5 de noviembre, 2022
Comparte

Al día siguiente de tomar el poder en Colombia, el gobierno de Gustavo Petro presentó una de las reformas tributarias más ambiciosas de la historia del país.

Este jueves, casi tres meses después, esa reforma fue aprobada por las dos cámaras del Congreso. Aunque sufrió modificaciones impulsadas por la oposición, el grueso de la reforma quedó intacto.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, dijo tras la votación que la ley ayudará a “erradicar el hambre, reducir la pobreza y la desigualdad, al igual que los privilegios de unos pocos, y avanzar frente a la inequidad, una promesa fundamental del gobierno”.

Colombia es uno de los países que menos impuestos recauda entre las economías medias y grandes de América Latina: el Estado ingresa por esta vía un 13% del PIB, mientras el promedio es 16%.

En campaña, Petro propuso una reforma que recaudara 50 billones de pesos (unos 10 mil millones de dólares) adicionales para el Estado, pero el 8 de agosto se presentó una que buscaba recoger la mitad, un 1.8% del PIB.

Finalmente se aprobó una reforma que —de 2023 en adelante— dará 20 billones adicionales al Estado (4 mil millones de dólares), un 1.2% del PIB de más que ayudará a cerrar el enorme déficit fiscal —de 6%— que genera preocupaciones en los mercados internacionales y está detrás, entre otras cosas, de la reciente devaluación del peso colombiano.

Los críticos alegan que la reforma frenará el crecimiento económico y el consumo, y afectará a la inversión extranjera. La oposición logró que se retiraran los impuestos a las iglesias y a las pensiones altas. También consiguió matizar los tributos a los alimentos ultraprocesados.

Ocampo, no obstante, aseguró que esta es la reforma “más liberal de la historia, pero también la más consensuada“.

La próxima semana se espera que el Congreso concilie los textos surgidos de los debates en el Senado y la Cámara de Representantes, y que el presidente sancione la ley.

Estos son los tres grandes ejes de la reforma tributaria con la que Petro busca cumplir sus ambiciosas promesas electorales.

Jose Antonio Ocampo (izquierda) y Gustavo Bolívar (derecha).

EPA
La votación en el Congreso duró tres días esta semana. Sus protagonistas fueron Jose Antonio Ocampo (izquierda) y Gustavo Bolívar (derecha).

1. Impuestos a los hidrocarburos y a los financieros

Petro tiene como prioridad la protección del medio ambiente y cree que su país debe iniciar el camino hacia la energía renovable.

Por eso la principal fuente de este recaudo adicional vendrá de las empresas que producen petróleo y carbón en Colombia.

Y eso genera un resultado quizá paradójico: el Estado será más dependiente de la explotación de recursos naturales a la vez que se puede desincentivar la inversión y exploración de hidrocarburos.

Las empresas petroleras, en todo caso, tendrán dos nuevas obligaciones: sus rentas serán gravadas entre 35% y 60%, dependiendo del precio internacional del crudo, y las regalías que pagan a las regiones donde explotan recursos ya no serán deducidas de sus impuestos.

En el caso de los productores de carbón ocurre igual, con la diferencia de que el impuesto a la renta será de entre 35% y 45%.

Las mineras tampoco verán las regalías deducidas de sus obligaciones de renta.

Además, los impuestos a las empresas financieras, así como los de las hidroeléctricas, aumentarán entre 3% y 5%, con lo que pagarán un total de entre 35% y 40% de su renta.

Ecopetrol

Reuters
La mitad de los ingresos de Colombia viene del petróleo. Un mayor impuesto a los hidrocarburos tiene enormes consecuencias.

2. Impuestos a los más ricos

Colombia es uno de los países más desiguales del mundo. Una de las razones de la victoria de Petro fue que, como senador y como candidato, se mostró como un defensor de la justicia social. Muchos de sus votantes fueron los habitantes de las regiones más pobres del país.

Por eso, el otro grueso de su reforma tributaria se basa en aumentar los impuestos a los más ricos, que en Colombia, en comparación al resto de América Latina, pagan pocos impuestos.

Quienes ganen más de 10 millones de pesos (2 mil dólares) pagarán más.

Las ganancias ocasionales derivadas de ventas o herencias pasarán de pagar del 10% al 15%.

Y quienes tengan patrimonios de más de 2 mil 700 millones de pesos (unos 540 mil dólares) pagarán un equivalente de 0.5%; para los que poseen más de 1 millón y 2 millones de dólares, el porcentaje aumenta a 1% y 1.5%, respectivamente.

El impuesto a los dividendos empresariales también aumentará: quedará en entre 15% y 20%.

El senador Gustavo Bolívar, uno de los principales impulsores de la reforma por parte del oficialista Pacto Histórico, declaró que la ley “no alcanza para sacar a todos los colombianos de la pobreza, pero sí para que vivan dignamente“.

Algunos de los recursos estatales creados por esta reforma estarán destinados, por ley, a planes de asistencia a los más pobres.

Comercio en Colombia

Reuters
La inflación rampante afecta sobre todo a los más pobres en un país ya de por sí desigual.

3. Impuestos a la comida chatarra

Como en muchas partes del mundo, en Colombia la obesidad y la diabetes son una epidemia. Cifras oficiales dicen que la mitad de la población sufre alguna de estas dos condiciones. Al año mueren cerca de 20 mil colombianos por estas razones.

Durante años, los partidos progresistas habían intentado impulsar leyes que combatieran estas problemáticas, a través de impuestos a los alimentos ultraprocesados y a las bebidas azucaradas. Pero el poder de las empresas productoras probó ser más grande que en otros países como Chile, donde este tipo de medidas están en vigor desde hace años.

La reforma tributaria de Petro quiso gravar una gran cantidad de alimentos, muchos de ellos tradicionales en la mesa de los colombianos. Por eso, si bien no son la fuente principal de recaudo, la medida generó una enorme polémica.

Al final, quedaron fuera de la reforma el pan, el bocadillo, la leche, la miel y el salchichón. Y aquellos productos que van para programas asistenciales quedaron exentos.

Sin embargo, aumentarán los impuestos de la carne de hamburguesa, el chocolate, los cereales, las salsas, la pastelería y algunas bebidas con gran contiendo de azúcar.

Jose Antonio Ocampo

Reuters
Ocampo, un reputado profesor de economía en Estados Unidos, es considerado el muro de contención de Petro ante los mercados internacionales.

Gracias a una eficiente campaña mediática de la oposición, la medida entrará en vigor a mediados de 2023 y será progresiva, lo que les dará tiempo a las empresas productoras para adaptarse.

Asimismo, como parte de la iniciativa para defender el medio ambiente, la reforma aumenta el impuesto a los productos de plástico de uso único y el impuesto al uso de carbono.

La situación de la economía colombiana es crítica. Una devaluación del 25% del peso este año es reflejo de la gran vulnerabilidad macroeconómica. El Estado, además, tiene enormes compromisos de deuda externa en los próximos años. El recaudo de la reforma tributaria irá, también, a honrar dichos pagos.

Petro debe mantener la estabilidad económica al tiempo que cumple sus ambiciosas promesas sociales. Parecen objetivos contradictorios que, sin embargo, con esta nueva reforma tributaria, parecen más alcanzables.

Lee: Elecciones en Colombia: Gustavo Petro se impone a Rodolfo Hernández y será el primer presidente de izquierda del país


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.