Los 62 pecados del Estado laico: entidades donan terrenos a iglesias para construir templos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Omar Bobadilla (@obobadilla)

Los 62 pecados del Estado laico: entidades donan terrenos a iglesias para construir templos

Nueve estados han donado más de 174 mil metros cuadrados de terrenos para la construcción de iglesias y casas parroquiales en beneficio de la comunidad y para fomentar la unión familiar.
Omar Bobadilla (@obobadilla)
Por Redacción Animal Político
15 de noviembre, 2016
Comparte

Gobiernos de nueve estados del país han donado de 2015 a la fecha 62 terrenos públicos, con un valor comercial aproximado de 391 millones de pesos, a organizaciones religiosas para la construcción de templos, oficinas, casas parroquiales y cementerios.‬

‪Los gobiernos estatales de Baja California, Chiapas, Coahuila, Colima, Estado de México, Guanajuato, Nuevo León, Sonora y Veracruz han entregado estos 174 mil metros cuadrados de terrenos con la anuencia de las principales autoridades de cada entidad: el ayuntamiento, los legisladores y el gobernador.

62-pecados-estado-laico

 

Estas donaciones han sido justificadas por las autoridades municipales y los legisladores locales por ser acciones para “beneficiar a la comunidad”, “restablecer el tejido social” y “fomentar la unión familiar”, de acuerdo con los Diarios Oficiales de cada entidad y entrevistas que realizó Animal Político.

Los terrenos —cuyo valor catastral asciende a 167 millones de pesos y comercial a 391 millones— eran propiedad pública pero ahora son utilizadas por las ocho Iglesias que fueron beneficiadas: católica, castillo del rey, cristiana, cristiana protestante, cristiana pentecostal, evangélica, luz del mundo y musulmana.

Para rastrear las donaciones Animal Político revisó los Diarios Oficiales de cada estado del país entre el 1 de enero de 2015 y el 30 de septiembre de 2016, pues cualquier entrega de bienes e inmuebles a terceros por parte de los gobiernos debe ser justificada y publicada en estos órganos de difusión oficial.

La búsqueda arrojó que estas nueve entidades han entregado terrenos a Iglesias a través de dos figuras legales: donación y comodato. La primera es una entrega del predio y el segundo es un préstamo que, en algunos casos, durará 99 años.

Los estados que han entregado más terrenos son Nuevo León, con 21 comodatos y una donación, avalados por el exgobernador Rodrigo Medina y el actual mandatario, Jaime Rodríguez; Guanajuato, con 15 comodatos y tres donaciones en el gobierno de Miguel Márquez; y Coahuila, con seis donaciones y tres comodatos aprobados por el gobernador Rubén Moreira.

Los Diarios Oficiales no especifican los precios de los terrenos, pero estos se obtuvieron del catastro oficial y a través de un cálculo aproximado del valor comercial, con la asesoría de la Federación de Colegios de Valuadores y la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios. Los precios de los terrenos son distintos en ambos casos pues la plusvalía depende de factores como las vías de comunicación cercanas y los tipos de servicios, entre otros.

Estados que donaron terrenos a asociaciones religiosas en México (2015-2016)

Las razones

El proceso para que las iglesias —u otras organizaciones sociales— obtengan propiedades es relativamente sencillo: ubican el terreno y, si es propiedad del municipio, le piden al presidente municipal en turno la donación o comodato. Pueden hacerlo si son una organización legalmente constituida y reconocida por la Secretaría de Gobernación.

El funcionario municipal somete la propuesta al Cabildo y, si se aprueba, se solicita al gobernador que envíe una iniciativa para que el Congreso estatal la analice. Si este lo avala, la donación o comodato se publica en el Diario Oficial.

Así es como debería funcionar. Sin embargo, al menos en siete predios de Coahuila y una en Guanajuato ocurrió al revés: primero iniciaron la construcción de los templos y luego hicieron la solicitud formal.

Por ejemplo, la parroquia San José Obrero en el Fraccionamiento Villas de la Hacienda, de Torreón, Coahuila, fue construida desde 2009, según se observa en fotografías de Google Maps tomadas de ese año, pero el proceso de comodato (por 50 años) se hizo oficial el 15 de mayo de 2015.


Mapa interactivo de los 62 terrenos que donaron los gobiernos estatales a 8 distintas asociaciones religiosas.

Ver en pantalla completa.


Las razones para entregar estos terrenos varían, pero en todas se habla de una mejora social. Epigmenio Garza, secretario del Ayuntamiento de Guadalupe, Nuevo León, asegura que donaron nueve terrenos porque los gobiernos atienden las demandas del pueblo creyente. Dice que las comunidades religiosas de ese municipio incluso recolectaron firmas para solicitar la construcción de las iglesias.

Garza asegura que el municipio aceptó realizar las donaciones porque “se ve el beneficio social, lo que forma una iglesia es unión familiar”. Además, dice, ayuda a “el restablecimiento del tejido social”.

La diputada María del Carmen Pontón Villa, presidenta de la comisión de Hacienda Municipal del Congreso de Veracruz, tiene una opinión similar: “El criterio del Congreso para aprobar la donación es que sea en beneficio de la sociedad. Lo mismo pasa con otras organizaciones no gubernamentales o dependencias que piden donación de terrenos para diferentes actividades como lucha contra el cáncer o casas hogar, entre otras”.

Aunque las organizaciones religiosas tienen influencia social, la diputada descarta que esto signifique una acción para quedar bien con la Iglesia, porque aplican el mismo criterio para cualquier otra organización sin fines de lucro.

Su trabajo en estos temas, dice, termina cuando firman los decretos. En ellos se especifica que los terrenos sólo pueden ser ocupados para lo que se solicitó (una capilla, oficinas, iglesias) y dan un plazo perentorio para la construcción, pero los diputados no hacen seguimiento sobre el cumplimiento porque “no tienen la capacidad ni facultad y en todo caso, le corresponde a los ayuntamientos”.

La posesión de patrimonio por parte de las organizaciones religiosas, bajo cualquier figurar legal, está amparada en la ley de Asociaciones religiosas y culto público.

Desde catedrales hasta panteones

Los terrenos con mayor extensión fueron donados en Guanajuato, Nuevo León y el Estado de México y se utilizarán para construir diversos inmuebles, según los documentos oficiales.

Por ejemplo el municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, en Guanajuato, donó un terreno de 16 mil 932 metros cuadrados –equivalente a tres veces la Alhóndiga de Granaditas– para la construcción de un templo de la Orden de Frailes Menores de la Provincia Franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacán. La autorización la hizo el gobernador Miguel Márquez el 2 de septiembre de 2016.

grafico-iglesias-estados-3

El segundo terreno más grande está en el municipio de Juárez, en Nuevo León, que fue entregado en comodato por 99 años a la Arquidiócesis de ese estado. Sin embargo, la Iglesia católica ni siquiera justificó el motivo de entrega. Es decir, recibió un terreno de 13 mil 894 metros cuadrados sin explicar para qué lo usará.

Gracias a la donación de un terreno de 13 mil 755 metros cuadrados la Iglesia católica tendrá una catedral en el municipio de Celaya, Guanajuato, gobernado por Ramón Lemus. También se construirá un “centro de promoción juvenil y familiar” y casa parroquial.

En el Estado de México, el gobernador Eruviel Ávila gestionó la entrega de un terreno de 7 mil 443 metros cuadrados a la Iglesia musulmana pues “es el segundo o tercer grupo más religioso en México”.

El Diario Oficial de esa entidad del 23 de septiembre de este año señala que “representantes diplomáticos de gobiernos de países islámicos o musulmanes, encabezados por el Embajador de Kuwait, acordaron que el espacio físico fuera destinado a la construcción de un cementerio para llegar a cabo el rito de despedida conforme a sus costumbres religiosas”.

Debido a que Eruviel Ávila estaba al frente de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Conferencia Nacional de Gobernadores, se determinó impulsar este proyecto en el municipio de Ixtapaluca. En tres meses, la organización musulmana consiguió la donación de este predio en el kilómetro 27.5 de la antigua carretera a Puebla, cuyo valor comercial es de 14 millones 887 mil pesos y catastral de 7 millones 443 mil pesos.

En Torreón, Coahuila, se le otorgó a organizaciones religiosas terrenos para construir una capilla y salones para catequesis.

En Colima se avaló la donación de un terreno en el fraccionamiento Villas del Bosque para construir la capilla de Santa Cecilia, salones para catequistas y oficinas administrativas.

Tonalá es el único municipio que ha obtenido terrenos en los últimos dos años en Chiapas: uno para la construcción de la parroquia de San Francisco de Asís y otro para la capilla de San Judas Tadeo.

grafico-iglesias-estados-2

Nuevo León, el bondadoso

Nuevo León fue el estado que más entregó terrenos a organizaciones religiosas: 22. Y 20 de ellos fueron entregados a las Arquidiócesis de Monterrey.

Del total de terrenos en el estado, 16 fueron entregados en comodato en los últimos 11 meses (octubre de 2015 y septiembre de 2016), durante la administración del gobernador Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”. En 11 casos el comodato es por 99 años y el resto, por periodos de 10 y 19 años.

Previamente, en los últimos nueve meses del gobierno de Rodrigo Medina, la Iglesia católica recibió seis terrenos en comodato. También la asociación religiosa Castillo del rey recibió un terreno: mide 5 mil 380 metros cuadrados y está ubicado en la colonia Zertuche, en Guadalupe. Está cotizado comercialmente en 10 millones 761 mil pesos y en el catastro en 5 millones 380 mil pesos.

Equipo de investigación: Nayeli Roldán, Montserrat Sánchez, Elizabeth Velázquez, Eréndira Aquino, Fernanda Muñoz y Paris Martínez.

Diseño de información: Omar Bobadilla.


Descarga:

Diarios oficiales (266 mb)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Día de Muertos: cuál es el origen y significado de la flor de cempasúchil, la reina de los altares

El Día de Muertos en México es una celebración tradicional para honrar a los que ya no están. Y muchos mexicanos los homenajean con altares y ofrendas en las que la flor de cempasúchil no puede faltar.
31 de octubre, 2020
Comparte

Una vez al año México se tiñe de un color amarillo anaranjado.

Se debe a la flor de muerto o cempasúchil y es señal de que llega la festividad de Día de Muertos, una celebración cada 1 y 2 de noviembre de los vivos para honrar a los que ya no están físicamente.

Pero la tradicional festividad mexicana no es solo colores sino también aromas.

“Cada año olemos todos a cempasúchil”, dice el biólogo mexicano Jerónimo Reyes, quien explica a BBC Mundo que esta flor contiene aceites esenciales que la hacen muy aromática, entre otras características especiales.

Y el olor de la flor de cempasúchil también se fusiona con las diferentes comidas tradicionales mexicanas que ocupan un rol fundamental en las ofrendas a los muertos.

¿Cuál es el origen y qué significa el nombre cempasúchil?

La flor de 20

El nombre original de la flor de cempasúchil es sempôwalxôchitl y proviene de la lengua náhuatl.

Manos sostienen una flor de cempasúchil

Getty Images
La flor de cempasúchil está compuesta por muchas flores o pétalos. De ahí surge su nombre.

“La palabra viene de dos sustantivos: sempôwal, que significa 20 (o muchos), y xôchitl, que es flor. Su traducción sería flor de 20“, detalla Andrea Rodríguez, investigadora de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y especialista en el estudio de jardines prehispánicos.

“El códice florentino del náhuatl del siglo XVI menciona que hay flores machos y hembras y que estas últimas tienen muchas flores. Es como una bola con muchas flores juntas”, compara a BBC Mundo.

Según la investigadora, la flor tiene diferente nombre dependiendo de la región y el más común es el que conocemos del náhuatl, que se deformó con el español y terminó llamándose cempasúchil.

Una flor americana

En el plano científico, cempasúchil recibe el nombre de Tagetes erecta y es una planta exclusiva del continente americano. Crece en México, Centroamérica, y hasta Sudamérica.

Según explica Jerónimo Reyes, que es biólogo del jardín Botánico del Instituto de Biología de UNAM, hay cerca de 58 especies, pero muy pocas se utilizan para los fines del Día de Muertos.

“La gente en general se ha limitado a llamar flor de muerto o cempasúchil a una sola especie, que es la Tagetes erecta, pero en realidad en México hay más especies de cempasúchil”, explica.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil es nativa del continente americano y crece de forma silvestre en zonas montañosas.

Las diferencias en las especies varían en la cantidad de flores, las hojas, el tamaño de la planta, el color de los pétalos o flores -hay algunas que tienen el filo del pétalo que es rojo-. Pero en todas predomina el color amarillo anaranjado.

La flor crece en lugares silvestres, sobre todo en las zonas montañosas y también se cultiva.

Pese a ser una especie nativa de México, China es el principal productor de cempasúchil para uso industrial, con las tres cuartas partes de lo sembrado en el mundo, informa el sitio web de la UNAM con datos de 2019.

Esta explotación del cultivo de cempasúchil por parte de China reside en las propiedades de esta planta, que tiene varios otros usos además del ritual.

De la planta se extraen aceites esenciales para fabricar agroquímicos para combatir insectos y se utilizan para la industria avícola, con el propósito de lograr que la carne del pollo y la yema de los huevos tome un color más amarillo.

“Es una flor con carotenoides, son sustancias que dan estos colorantes muy fuertes para que logre teñir la carne y la yema de huevo”, describe Reyes.

Un hombre con una gran montaña de flores de cempasúchil.

Getty Images
Los pigmentos de la flor de cempasúchil se utilizan para la industria avícola para intensificar el color de la carne del pollo y la yema de huevo.

Otras de las características de la flor de cempasúchil es su corta vida.

“La mayoría de las flores de cempasúchil son anuales, es decir, que nacen y solo viven una temporada. Pero como cuenta con muchas semillas, se reproducen muy fácilmente”, detalla Reyes.

Y desde hace siglos, se utilizan distintas partes de la la planta con fines medicinales, como infusión cuando se tiene una afección estomacal, para aliviar las flatulencias, para ayudar a las vías respiratorias, y hasta para mejorar el deseo sexual, según cita Rodríguez de la bibliografía del siglo XVI.

La leyenda y la flor del ritual

Dice la leyenda que Xóchitl y Huitzilin estaban enamorados desde que eran niños y que por las tardes subían a la montaña dedicada a Tonatiuh, el dios azteca del sol, y le ofrendaban ramos de flores.

Pero un día se desató la guerra y Huitzilin fue a pelear para defender las tierras aztecas y murió.

Destrozada de dolor, Xóchitl pidió al dios Tonatiuh que la librara de su sufrimiento y la reuniera con su amado.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil también tiene su leyenda prehispánica.

El dios del sol cumplió con el pedido y dejó caer sus rayos sobre Xóchitl, y ella se transformó en una flor de color amarillo intenso.

Luego un colibrí se posó en el centro de la flor y ésta abrió sus 20 pétalos liberando un aroma intenso.

Siguiendo el mandato de Tonatiuh, el amor de la pareja azteca permanecerá mientras haya colibríes y flores de cempasúchil en los campos mexicanos.

Tal vez es por eso que la flor de cempasúchil es la reina de los altares de muertos en México. Lo cierto es que no hay ofrenda sin esa flor.

“En la época prehispánica, los mexicas utilizaban esta flor por el olor, porque es muy particular. Cuando viene el día de muertos en México, todos reconocemos ese olor . Y la tradición dice que lo que atrae a los muertos es el olor de esa flor”, describe Andrea Rodríguez.

Hasta el año pasado, cuando la pandemia de la covid-19 no se había declarado, la tradición anual mexicana era pasar la noche en los cementerios ofreciéndole a los muertos un banquete y decorando sus tumbas con flores y pétalos de cempasúchil.

Mujer coloca flor de cempasúchil en una tumba.

Getty Images
La flor de cempasúchil se utiliza para decorar las tumbas.
Ofrenda Día de Muertos 2016

Gentileza Carlos Feria Perez
En las ofrendas a los muertos no puede faltar la flor de cempasúchil.

Este año la festividad se ve opacada por la pandemia que causó la muerte de más de 90.000 personas en México, el cuarto país con más fallecidos en el mundo. Las autoridades decidieron que los panteones permanecerán cerrados para evitar aglomeraciones

Pero los mexicanos también honran a sus muertos en sus casas con altares hogareños en los que la comida casera y la flor de cempasúchil no puede faltar.

“Cuando vemos flor de muerto, estamos viendo mole, tamales…”, dice riéndose el biólogo Reyes.

Pero para que el alma del muerto llegue a la casa hay que ayudarlo.

“Se construyen unos caminos con los pétalos de la flor en la entrada de las casas para que el muerto se guie con el olor y pueda llegar al altar o a la ofrenda. Ver o entender a las flores por su olor y no por su color es un concepto muy prehispánico”, describe por su parte Rodríguez de la UNAM.

Un camino hecho con la flor de cempasúchil.

Getty Images
Muchos mexicanos decoran sus altares y forman caminos con la flor de cempasúchil para orientar a sus muertos hacia las ofrendas.

Entonces, si la flor de cempasúchil se asocia al Día de Muertos por su olor, ¿a qué huele?

Durante la entrevista, Andrea Rodríguez se levanta y va en busca de un florero con cempasúchil. Me dice que huelen a panteón, pero no se cansa de remarcar que es un olor agradable.

Minutos después me llega un correo electrónico. “Me dejaste pensando”, dice.

“Como dice mi amigo Mauricio Medina Sánchez: ‘Huele a pasado, pero un pasado muy vivo‘”.

Una mujer huele las flores de cempasúchil.

Getty Images
El olor de la flor de cempasúchil es clave para la cultura mexicana.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.