Una iniciativa propone dar a Gobernación el control de los archivos históricos del país
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Una iniciativa propone dar a Gobernación el control de los archivos históricos del país

La propuesta para la Ley General de Archivos crea un Consejo Nacional que se haría cargo de la política para la conservación de los archivos del país. Expertos insisten que esa autoridad no puede ser política sino técnica para garantizar la transparencia
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
29 de noviembre, 2016
Comparte

La memoria histórica del país está en riesgo, según expertos en transparencia que exigieron al Senado no aprobar la iniciativa de Ley General de Archivos que da control sobre la política archivística del país a la Secretaría de Gobernación.

Según la propuesta que se presentó el pasado 17 de noviembre en la Cámara Alta, el Consejo Nacional de Archivos, a cargo de crear y dar seguimiento a lineamientos y criterios para archivar los documentos generados por los tres órdenes de gobierno, estaría presidido por esa Secretaría; además de que el Archivo General de la Nación continuaría, como hasta ahora, bajo su control.

En una postura conjunta, organizaciones civiles y expertos en archivística dijeron este martes 29 de noviembre que la Ley General de Archivos no debe permitir regresiones como las que se proponen en la iniciativa actual, en la que está en riesgo que los archivos desaparezcan por cuestiones políticas al dejarlos en manos de la Secretaría de Gobernación.

Exigieron frenar la aprobación de la Ley en los términos actuales y que el Senado acepte una discusión amplia para lograr una mejor legislación que no ponga en riesgo la memoria del país. “En esos términos, preferimos que no se apruebe ninguna ley”.

“No hay una sola razón para que la Secretaría de Gobernación encabece el Sistema Nacional de Archivos que no sea la del poder político.

Si esta Ley General de Archivos se aprueba en sus términos, sin matices y sin reservas, consideramos que es una regresión política”, dijo el coordinador de la Red por la Rendición de Cuentas, Mauricio Merino.

El investigador agregó que los términos de la iniciativa representan “una de las más graves amenazas para el sistema de transparencia y de combate a la corrupción”.

Ana Cristina Ruelas, directora regional de Artículo 19, explicó que dejar en manos de la Secretaría de Gobernación el futuro de los archivos del país implica cerrar la puerta a la sociedad al acceso a documentación de casos de masacres y violaciones a derechos humanos como Ayotzinapa, Tlatlaya, Tanhuato o Apatzingan.

Ruelas explicó en conferencia de prensa que los archivos que están en riesgo incluso podrían mostrar cadenas de mando que ordenaron desapariciones forzadas en distintos momentos del país o la comisión de violaciones a derechos humanos.

El artículo 60 de la Ley indica que el Consejo Nacional de Archivos estaría encabezado por el Secretario de Gobernación e integrado por otros funcionarios como el titular de la Secretaría de la Función Pública, un diputado, un senador, y un comisionado del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

Pero los especialistas en transparencia y archivística indican que la composición del Consejo no responde a una cuestión técnica y de experiencia en el tema, por lo que está en riesgo que la conservación de documentos sobre hechos clave para el país esté sujeta a criterios y control políticos. Los lineamientos para archivar esa información dependería de autoridades gubernamentales y no de criterios que garanticen la mejor y más eficiente conservación.

En el caso de las entidades federativas, que tendrían un Consejo local, éste estaría dirigido por los secretarios de gobierno del mandatario en turno.

“En los archivos se conserva la memoria de la actuación de cada uno de los servidores públicos del país y en donde se conserva la evidencia que en su caso debe ser usada por el Sistema Nacional Anticorrupción, para poder atajar el fenómeno de la corrupción.

“No podemos permitir que se roben nuestra memoria histórica”, dijo Merino este martes.

“Fortaleza institucional”, el motivo para dar poder a Segob

El argumento principal para dejar el control de la política archivística del país en manos de la Secretaría de Gobernación es “la fortaleza institucional” de esa dependencia de Gobierno, confirmó el lunes por la tarde el coordinador de asesores de la Oficina de la Secretaría de la Función Pública, que dirige Arely Gómez.

Insistió en que su papel como “encargada del desarrollo político del país” y su responsabilidad de conducir las relaciones entre el Poder Ejecutivo con los otros poderes y otros niveles de gobierno, permitirá una convivencia “armónica” y de persuasión para implementar una nueva política de archivos.

Pero la sociedad civil y expertos en el tema ven en esa “fortaleza institucional” y poder político el principal conflicto.

Documentos históricos, en riesgo

La propuesta de ley también incluye un artículo transitorio que señala que los archivos históricos serán revalorados en los siguientes dos años, en el caso de instancias federales; o en tres años para el caso estatal, una vez promulgada la legislación.

Los expertos insistieron en que revalorar los documentos que ya están catalogados como históricos abre la puerta para que éstos sean destruidos o desaparecidos “por causas políticas”, según intereses de funcionarios y políticos que desean que cierta información documental se pierda.

Las organizaciones civiles explicaron este martes que esta “revalorización” que propone el artículo 14 transitorio implica cerrar información con el pretexto de revisar su valor histórico y, en ese proceso, desaparecerla o censurarla para siempre.

“A mí me parece que se trata de una cosa peligrosísima (…) sería una oportunidad para expurgar documentos en el mejor estilo de las quemas de códices del Siglo XVI”, criticó el doctor Alfredo Ávila Rueda, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM.

Más de cuatro mil investigadores firmaron un desplegado insistiendo en que ese artículo “constituiría un daño irreparable” a la memoria colectiva.

Al respecto, la senadora del PAN, Laura Rojas, prometió el lunes que ese artículo transitorio se revisaría y que, más bien, presenta un “problema de redacción” que será corregido.

“La intención de ese artículo no es hacer una revaloración de los archivos que ya han sido valorados como históricos; sino ordenar los archivos para que solamente estén en un archivo histórico los archivos que sean realmente históricos”.

El 17 de noviembre se presentó en el Senado la iniciativa de la Ley General de Archivos que debe ser creada según el mandato de la Reforma constitucional en materia de transparencia y acceso a la información que fue aprobada en 2014.

Como parte de esa reforma, esta ley complementa la operación de un Sistema Nacional de Transparencia junto con la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información y la Ley General de Protección de Datos Personales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cómo puedes volver a hacer ejercicio después de haber tenido COVID-19?

Independientemente de la gravedad del cuadro, un 16% de los pacientes con covid-19 sufre complicaciones cardíacos. Esto es algo crucial a tener en cuenta al retomar el ejercicio.
4 de diciembre, 2020
Comparte

Encuestas realizadas en todo el mundo estiman que hasta un 16% de los pacientes con covid-19 tienen algún tipo de complicación cardíaca.

El daño al corazón no depende del grado de la enfermedad: incluso los cuadros más leves pueden dañar el sistema cardiovascular.

El problema es que, muchas veces, esta secuela en el pecho no da ningún síntoma y la persona solo sentirá sus consecuencias cuando exija un trabajo extra al sistema cardiovascular.

Esto sucede, por ejemplo, durante la actividad física: el corazón necesita latir más para bombear sangre a los músculos y, si tiene algún daño causado por el coronavirus, puede funcionar mal e incluso descomponerse.

Por esta razón, lo más recomendable es consultar con un médico, quién puede ordenar una serie de exámenes cardiológicos antes de que volvamos a hacer ejercicio de más intensidad.

Pero, ¿cómo afecta el coronavirus al corazón?

Atrás quedó la época en que el covid-19 se veía solo como una enfermedad respiratoria.

Hoy en día se sabe que no se limita a los pulmones y tiene varias repercusiones en el organismo, con consecuencias para el intestino, los riñones, el cerebro y, por supuesto, el corazón.

En el músculo cardíaco, el Sars-CoV-2, el virus responsable de la pandemia actual, tiene una acción directa e indirecta. En primer lugar, el patógeno puede alojarse allí y devastar las células del órgano.

Corazón

Getty Images
El covid-19 puede afectar al corazón de manera directa e indirecta.

En segundo lugar, la infección genera una inmensa respuesta del sistema inmunológico. Esto, a su vez, lleva a un estado de inflamación que afecta el funcionamiento de varias partes del cuerpo (incluido el propio sistema cardiovascular).

“Estos procesos pueden derivar en miocarditis, con la aparición de áreas con cicatrices y fibrosis que se relacionan con arritmias”, señala Marcelo Leitão, expresidente de la Sociedad Brasileña de Medicina del Ejercicio y el Deporte, que elaboró en colaboración con la Sociedad Brasileña de Cardiología una guía sobre cómo volver a hacer ejercicio de forma segura después del covid-19.

La arritmia no es más que un desajuste en los latidos que permiten que el corazón se contraiga para bombear sangre a través de las arterias.

En un momento de esfuerzo, el órgano necesita funcionar de forma rápida y eficiente, dado que aumenta la demanda de oxígeno y nutrientes de todo el cuerpo.

Médica y paciente

Getty Images
El desequilibrio cardíaco puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Y es exactamente en una situación como esta donde puede aparecer este desequilibrio cardíaco. “La miocarditis es una de las causas más frecuentes de muerte súbita”, señala Colombo.

Se estima que esto puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Los estudios realizados durante la pandemia muestran que las complicaciones cardiovasculares relacionadas con el coronavirus aparecen incluso en las condiciones más leves.

La infección puede ser un factor que empeore una enfermedad cardíaca preexistente, pero también es el desencadenante de la aparición de una enfermedad torácica en aproximadamente el 12% de los pacientes.

¿Cómo protegerse?

Según el documento de las dos sociedades médicas brasileñas, antes de volver a practicar cualquier deporte, todas las personas que hayan tenido covid-19 deben someterse a una evaluación médica.

“El profesional analizará la condición de acuerdo con la gravedad de la infección, hará un examen físico en el consultorio y solicitará algunas pruebas adicionales”, describe Leitão.

Electrocardiograma

Getty Images
Los médicos brasileños recomiendan en todos los casos un electrocardiograma.

Los expertos sugieren que todas las personas recuperadas se hagan al menos un electrocardiograma, una prueba sencilla que mide la actividad eléctrica del corazón -que se encarga de regular el latido de este músculo.

Ahora, para los casos más graves o para deportistas profesionales y o personas que hacen deportes competitivos, el chequeo posterior al covid-19 debe ser más completo.

Además del electrocardiograma, la guía brasileña enumera otras pruebas, como la dosificación en sangre de troponina (una proteína que se altera cuando el corazón no está bien), la prueba de esfuerzo (la que se hace en una cinta para medir la resistencia física, cardíaca y pulmonar), el holter (que mide la presión arterial durante 24 horas) e incluso una resonancia magnética.

Si los resultados son correctos, la persona puede reanudar el entrenamiento. En caso de cualquier alteración o diagnóstico de miocarditis, es importante esperar un poco más.

“Por lo general, el paciente necesita entre tres y seis meses de descanso y hacer algunas reevaluaciones mientras tanto para ver cómo evoluciona la situación”, dice Colombo.

Reinicio y cuidados básicos

Para aquellos que han recibido luz verde para volver al gimnasio, es importante que se lo tomen con calma al principio.

Gimnasio

Getty Images
Es importante no olvidarse de continuar con las medidas para evitar el contagio como por ejemplo limpiar con gel todo lo que tocas en el gimnasio.

No se puede seguir el mismo ritmo que antes de la pandemia, porque el cuerpo no está acostumbrado y ha perdido el acondicionamiento en los últimos meses.

“El retorno debe ser gradual y vale la pena hacer un fortalecimiento muscular antes de iniciar un entrenamiento aeróbico, como correr o andar en bicicleta”, sugiere Colombo.

Contar con la orientación de un profesional de educación física es aún más esencial en este punto.

También es bueno reforzar las medidas básicas de protección frente al coronavirus: trata de hacer ejercicio en casa o en lugares abiertos, como parques, plazas y clubes, con buena circulación de aire.

Usa mascarilla antes y después del entrenamiento. No te detengas a hablar con otras personas y mantén siempre una distancia mínima de 2 metros de otros deportistas.

Por último, lávate las manos con agua y jabón y desinfecta los objetos que utilizaste en el entrenamiento con gel de alcohol o alcohol al 70%.

Estas recomendaciones son válidas incluso si ya has tenido covid-19, ya que aún no se sabe cuánto dura la inmunidad y siempre existe el riesgo de contagiarte y transmitir el agente infeccioso a quienes te rodean.

¿Es necesaria una reevaluación?

“Si durante o después del ejercicio, te sientes muy cansado y tienes palpitaciones, dificultad para respirar o dolor en el pecho, consulta nuevamente con un profesional de la salud”, dice Leitão.

Hombre y mujer haciendo yoga

Getty Images
Después de dos o tres meses de comenzar a hacer ejercicio, es recomendable reevaluar el estado físico.

Estos pueden ser signos de que algo anda mal en el sistema cardiovascular.

Si todo está bien y el ritmo de las actividades evoluciona sin problemas, los expertos de las dos sociedades médicas piden que todos se sometan a una reevaluación dos o tres meses después de empezar a ejercitar, así la persona puede estar segura de que no han surgido nuevos problemas.

Después de todo, todavía hay mucho que no se sabe sobre el coronavirus y sus efectos a largo plazo.

Para evitar sorpresas desagradables en tu corazón, lo mejor es siempre tener mucho cuidado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sNuAl-Lj8PI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.