Hex-Gay: la terapia mágica para convertir heterosexuales en gays
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Hex-Gay: la terapia mágica para convertir heterosexuales en gays

El colectivo artístico Hex-Gay recrea, en clave de sátira, una clínica para ‘revertir’ la heterosexualidad en respuesta a las ‘terapias’ que grupos como Exodus ofrecen para ‘curar’ a personas gay.
Manu Ureste
Por Manu Ureste
7 de noviembre, 2016
Comparte

¿Se puede ‘convertir’ una persona heterosexual en gay? Para el colectivo artístico ‘Hex-Gay’, si grupos cristianos como Exodus Latinoamérica prometen que pueden ‘revertir’ la homosexualidad basándose en la fe en Cristo y ‘terapias’ que cuestan 700 pesos, ellos también pueden hacer el proceso a la inversa mediante la “magia homosexual”. Y además, gratis.

Aunque eso sí, a diferencia de Exodus, cuyo “ministerio de la restauración sexual” sí ofrece de verdad “tratamientos” para personas que, según Exodus, “tienen AMS” –Atracción Mismo Sexo-, en la ‘clínica’ de Hex-Gay todo se trata de una sátira teatral donde, en clave de humor, se hace una crítica de las ‘terapias’ que prometen ‘curar’ la homosexualidad.

“Dioses, permitirme ser gay”

Al final de un largo pasillo oscuro, dos luces rojas dibujan sobre el suelo un pentagrama.

Junto a uno de los vértices, la figura de una mujer envuelta en un manto negro que le cubre la cabeza y parte del rostro, se mece inquieta susurrando plegarias que rebotan entre las paredes desnudas de este exmanicomio de principios del siglo pasado de la Ciudad de México, donde se desarrolla la sátira.

La mujer está como ‘ida’. Mira hacia la nada, se estremece, y toma entre sus manos una vela temblorosa cuya luz anaranjada descubre un rostro joven y unos ojos blancos que están fuera de toda lógica.

En el otro extremo de la habitación, el quejido de una puerta de madera da paso a una mancha oscura que comienza a tomar forma. Es una figura alta, espigada, que oculta el rostro tras un capirote parecido al que usa el Ku Kux Klan, pero en color negro. Unos pasos atrás, otra mujer con cara de susto camina descalza por el cemento frío hasta llegar a los pétalos de flores que trazan el pentagrama.

Con el brazo, la figura vestida con una larga túnica negra ordena a la mujer que se coloque en el centro de la estrella de cinco puntas.

-Hechicera, invite a los Dioses –rompe el silencio una voz fatigada de hombre.

El ritual de ‘magia homosexual’ ha comenzado.

El colectio Hex-Gay realizó la sátira en respuesta a las 'terapias' para 'curar' la homosexualidad.

El colectivo Hex-Gay realizó la sátira en respuesta a las ‘terapias’ para ‘curar’ la homosexualidad.

El hombre vestido de Ku Klux Klan comienza a invocar a los cuatro elementos de la Naturaleza por cada uno de los puntos cardinales, y la bruja llama “a los espíritus más perfectos” para que ayuden a la mujer a iniciar su “proceso de conversión” de heterosexual a lesbiana.

-Hechicera, prepara la pócima –ordena la voz-.

Ésta toma una jarra y entre rezos incomprensibles vierte un líquido sobre un cáliz de piedra que pone en las manos de la mujer, que bebe sin protestar. A continuación, la hechicera se pone de rodillas, le pregunta el nombre y le pide que repita estas palabras: “Pregunto en nombre de los Dioses concederme una orientación homosexual –deja espacio para una pausa teatral-. Por mi voluntad, en esta vida, y sin causar daño a nadie”.

Algo intimidada, la mujer asiente con la cabeza y balbucea la frase.

-¡Dioses! –grita la hechicera-. ¡Permitirme ser gay!

Tras un breve silencio sordo, la bruja se pone de pie y danza grotescamente alrededor del pentagrama.

La voz cansada del hombre cierra el ritual. Da las gracias a cada uno de los elementos de la Naturaleza. Despide a los Dioses con un “alabado sea y hasta pronto” y se levanta despacio para alejarse junto a la mujer hasta el extremo de la habitación por donde entraron.

Tras ellos, la hechicera continúa danzando fundiéndose con la luz mortecina de las velas, mientras entre susurros y risas desordenadas, repite una y otra vez: “Alabado sea, alabado sea…”.

hexgay3

“Los grupos que ofrecen ‘curar’ la homosexualidad son venenosos”

Sentados en una de las laberínticas habitaciones de Platoon, un antiguo centro psiquiátrico de la Ciudad de México reconvertido en centro cultural, Tomás Ramírez y Tim Dubitsky –el actor detrás del atuendo estilo Ku Klux Klan– explican que la idea de hacer esta sátira para recrear “un ritual de magia homosexual” surgió como “una respuesta con humor” a ciertas creencias que aún prevalecen sobre la homosexualidad.

“Hay personas que todavía creen que los gays tienen el poder de convertir a otras personas en homosexuales con el simple hecho de tocarlos. ¡Creen que tenemos poderes mágicos!”, exclama entre risas Tomás, quien a continuación recupera el gesto serio para admitir que les preocupa es la proliferación de ‘terapias’ como las que ofrece Exodus Latinoamérica; un grupo cristiano que, tal y como documentó Animal Político el pasado 24 de octubre, ofrece ‘revertir’ la homosexualidad.

“Estos grupos son venenosos para la sociedad. Quieren convencer a la gente de que la homosexualidad es algo que se puede revertir y además quieren quitarnos derechos básicos que cualquier persona debe tener”, critica Tomás, que opina que la principal ‘arma’ de estos grupos es persuadir a través de la “sugestión” a personas “desinformadas”.

hexgay5

hexgay4

Por ello, explica el integrante de Hex-Gay, la recreación teatral de una ‘clínica de reconversión’ no es solo una sátira de estas ‘terapias’, sino que también busca “ofrecer información a través del arte y de la cultura”. Herramientas clave para luchar contra la homofobia en México, donde la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia documentó en un informe elaborado a partir de reportes de notas periodísticas, que en los últimos 19 años se han registrado mil 218 asesinatos por homofobia, siendo la Ciudad de México la que ocupa el primer lugar, con 190 homicidios.

De hecho, la capital del país también es la entidad número uno en agresiones a personas transexuales, según documenta la asociación civil Letra S, con 36 asesinatos en los últimos 20 años.

A pesar de estos datos y de la reciente proliferación de las ‘terapias’ para ‘curar’ a personas gay, Tomás opina que especialmente en la Ciudad de México se ha logrado “un proceso de transición en el que se tiraron muchos tabúes” sobre la homosexualidad.

“Sin ir más lejos -recuerda al tiempo que pasea la mano por las paredes de la habitación donde se hizo el performance-, hace no tantos años en hospitales psiquiátricos como este se encerraba a personas homosexuales porque se creía que estaban enfermos”.

“Por eso –subraya el activista de Hex-Gay para concluir-, es muy importante que como sociedad continuemos avanzando y no retrocedamos de nuevo a esos tiempos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Antártida: qué países reclaman su soberanía y por qué

El llamado "continente blanco" es el único que no pertenece a ningún país y se rige por un tratado internacional. Sin embargo, 7 naciones reclaman parte de su territorio.
1 de diciembre, 2020
Comparte
Imagen satelital de la Antártida

Getty Images
La Antártida es el único continente que no pertenece a ningún país, aunque varios reclaman una porción.

La Antártida es el continente más frío, seco y ventoso de la Tierra, y eso explica por qué es el único sin una población indígena.

Sin embargo, el cuarto continente más grande del mundo -después de Asia, América y África- es uno de los lugares más anhelados del planeta.

Siete países reivindican partes de su extenso territorio de 14 millones de kilómetros cuadrados.

Algunas son naciones lindantes, como Argentina, Australia, Chile y Nueva Zelanda.

Pero también tres países europeos -Francia, Noruega y Reino Unido- reclaman soberanía sobre sectores de la Antártida.

El primero en instalar una base permanente en la región y declarar su soberanía allí fue Argentina, en 1904. La Base Orcadas es la estación científica antártica más antigua todavía en funcionamiento.

El país sudamericano consideraba la región como una extensión de su provincia más austral, Tierra del Fuego, al igual que las islas Malvinas (o Falklands), Georgias del Sur y Sándwich del Sur.

https://www.youtube.com/watch?v=HwQIES5OuyQ

Sin embargo, Reino Unido, que controla esas islas, hizo su propia reclamación antártica en 1908, reivindicando una región que abarca por completo el sector reclamado por Argentina.

Chile, sumó su propio reclamo años más tarde, en 1940, también sobre la base de que era una extensión natural de su territorio.

La Antártica Chilena -como se la conoce allí- forma parte de la Región de Magallanes, la más austral de las 16 regiones en que se divide el país, y se superpone en partes con los terrenos antárticos exigidos por Argentina y Reino Unido.

Las otras demandas de soberanía se basan en las conquistas realizadas por famosos exploradores antárticos a comienzos del siglo XX.

El reclamo de Noruega se funda en las exploraciones de Roald Amundsen, el primero que alcanzó el Polo Sur geográfico, en 1911.

Y las pretensiones de Nueva Zelanda y Australia se basan en las gestas antárticas de James Clark Ross, quien izó la bandera del Imperio británico en territorios que fueron puestos bajo la administración de esos dos países por la Corona británica, en 1923 y 1926, respectivamente.

En tanto, Francia también reclama una pequeña porción de suelo antártico que fue descubierta en 1840 por el comandante Jules Dumont D’Urville, quien lo bautizó Tierra Adelia, en honor a su esposa.

Países que reclaman soberanía en la Antártida

BBC

Sin dueños

Más allá de estos reclamos soberanos, otros 35 países, incluyendo a Alemania, Brasil, China, Estados Unidos, India y Rusia, tienen bases permanentes en el continente blanco.

Sin embargo, el lugar que muchos llaman el Polo Sur (porque contiene el polo sur geográfico) no pertenece a nadie.

La Base Orcadas, de Argentina, ubicada en la Isla Laurie (parte de las Islas Orcadas del Sur, de la Antártida)

Getty Images
La Base Orcadas, de Argentina, ubicada en la Isla Laurie (parte de las Islas Orcadas del Sur, de la Antártida) es la estación permanente más antigua del continente blanco.

Desde 1961 es administrado por un acuerdo internacional, el Tratado Antártico, que fue firmado el 1 de diciembre de 1959 originalmente por los siete países con pretensiones soberanas más otros cinco: Bélgica, Estados Unidos (donde se firmó el acuerdo), Japón, Sudáfrica y Rusia.

El Tratado, firmado en el contexto de la Guerra Fría, buscó evitar una escalada militar, afirmando que “es en interés de toda la humanidad que la Antártida continúe utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y que no llegue a ser escenario u objeto de discordia internacional”.

El pacto congeló las reclamaciones territoriales existentes y estableció que la Antártida se convierta en una reserva científica internacional.

También prohibió las pruebas nucleares y “toda medida de carácter militar, excepto para colaborar con las investigaciones científicas”.

Desde entonces, otras 42 naciones se han sumado al Tratado, aunque solo 29 -aquellas que realizan “actividades de investigación sustanciales”- tienen poder de voto y pueden tomar decisiones sobre el presente y futuro de la Antártida.

Hasta ahora todos miembros del pacto han acordado seguir prohibiendo cualquier otra actividad en la Antártida que no sea científica.

Render de una bandera de la Antártida

Getty Images
La Antártida no tiene dueño, pero 29 países con presencia activa en el continente deciden sobre su presente y futuro.

Riqueza

Pero ¿por qué tanto interés por un continente cubierto casi enteramente de hielo?

Uno de los principales motivos tiene que ver con lo que potencialmente yace debajo de ese hielo: abundantes recursos naturales.

“Hay una razón por la cual los geólogos a menudo tienen el lugar más destacado (en las bases científicas de la Antártida)”, señala el documentalista y periodista Matthew Teller, quien ha escrito extensamente para la BBC sobre el continente blanco.

A pesar de que la prospección petrolera y minera está prohibida por el Tratado Antártico, sí se puede explorar con fines científicos.

Así, los expertos han logrado estimar que bajo el suelo antártico hay unos 200.000 millones de barriles de petróleo, dice Teller.

“Mucho más que Kuwait o Abu Dhabi”, resalta.

Sin embargo, hoy no es viable explotar esos recursos, porque -además de que está expresamente prohibido- el costo de extracción sería demasiado alto.

Esto se debe a que, a diferencia del Ártico, que está conformado principalmente por océano congelado, la Antártida es un continente rocoso cubierto de hielo.

Y esa capa de hielo puede alcanzar los cuatro kilómetros de profundidad.

En tanto, construir plataformas petroleras off shore en las proximidades de la costa antártica, donde se cree hay vastos depósitos de petróleo y gas, también resultaría muy costoso debido a que allí el agua se congela en invierno.

Un pingüino en la Antártida

Getty Images
Hoy la Antártida está protegida, pero en 2048 eso podría cambiar.

No obstante -advierte Teller- “es imposible predecir en qué estado estará la economía mundial en 2048, cuando sea el momento de renovar el protocolo que prohíbe la prospección antártica”.

“En ese escenario, un mundo hambriento de energía podría estar desesperado”, afirma.

Además de petróleo y gas, se cree que la región antártica es rica en carbón, plomo, hierro, cromo, cobre, oro, níquel, platino, uranio y plata.

Plataforma continental

El Océano Antártico también tiene grandes poblaciones de kril y peces, cuya pesca es regulada por la Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos Antárticos.

Todas estas riquezas naturales explican por qué los países que reivindican partes de la Antártida también han realizado reclamos ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) para demandar sus derechos de propiedad sobre el lecho marino adyacente a los territorios antárticos que pretenden.

En 2016, la Comisión de Límites de la Plataforma continental (CLPC) de la ONU reconoció el derecho de Argentina de extender sus límites externos en el Atlántico Sur, lo que le permitió al país sudamericano sumar 1,6 millones de kilómetros cuadrados de superficie marítima.

Sin embargo, la CLPC no se pronunció sobre el reclamo relacionado con los territorios antárticos (ni de Argentina ni de ningún otro país) ya que el organismo no considera ni emite recomendaciones sobre áreas en disputa.

Antártida

Getty Images
El Tratado Antártico, que fue firmado el 1 de diciembre de 1959.

Beneficios menos conocidos

Hay dos potenciales utilidades más que tiene el continente blanco, que son únicas, pero menos conocidas que las riquezas naturales tradicionales.

Mientras muchos se enfocan en los potenciales beneficios económicos que yacen kilómetros debajo del hielo o en los mares, pasan por alto lo que muchos consideran será el bien más preciado en el futuro: el agua dulce.

Y es que el hielo que cubre la Antártida es la mayor reserva de agua dulce del mundo, un recurso esencial escaso que algún día podría valer más que el oro.

Se calcula que la Antártida contiene el 70% del agua dulce del planeta, ya que allí se concentra el 90% de todo el hielo de la Tierra.

Y hay mucha más agua dulce congelada que la que se halla debajo del suelo, y en ríos y lagos.

Si se considera que el 97% del agua en el mundo es salada, se comprende la importancia que tiene ese recurso hídrico congelado en el extremo sur del planeta.

La otra ventaja poco conocida de la Antártida tiene que ver con sus cielos, que son particularmente claros e inusualmente libres de interferencias de radio.

Esto los hace ideales para la investigación del espacio profundo y el seguimiento satelital.

El cielo de la Antártida

Getty Images
El cielo antártico es tan potencialmente rico como su suelo y agua.

“Pero también son ideales para el establecimiento de redes de vigilancia encubierta y el control remoto de sistemas de armas de ataque”, advierte Teller.

Australia ha advertido que China podría utilizar su base científica Taishan -la cuarta del país en territorio antártico, construida en 2014- para realizar tareas de vigilancia.

“Las bases antárticas se utilizan cada vez más para un ‘doble uso’: la investigación científica que es útil para fines militares”, denunció el gobierno australiano en 2014.

Sin embargo, el sistema de navegación satelital chino, BeiDou, cumple con las reglas del Tratado Antártico, al igual que el sistema Trollsat de Noruega.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.