La Mijangos, la reina de belleza que mató a sus hijos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

La Mijangos, la reina de belleza que mató a sus hijos

Claudia Mijangos Arzac mató a sus tres hijos en la madrugada. 27 años después, la casa sigue inhabitada y es motivo de leyendas y mitos.
Especial
Por Clo / Click Necesario
1 de noviembre, 2016
Comparte

Imagen: Click Necesario.

En 1989, Querétaro era una ciudad muy pequeña y tranquila (los habitantes de CDMX todavía no estaban tan hartos de la vida capitalina). El 24 de abril de este año, sin embargo, toda la población cambió la relajación por el horror del evento ocurrido en una zona residencial de la ciudad: Claudia Mijangos Arzac mató a sus tres hijos en la madrugada.

27 años después, la casa sigue inhabitada y es motivo de leyendas, mitos y visitas clandestinas de los aventureros que buscan fantasmas.

¿Quién es Claudia Mijangos?

“La Mijangos”, como se le recuerda, nació en Mazatlán, Sinaloa en 1956. Estudió comercio y fue coronada reina de belleza en su estado. Se casó con Alfredo Castaños, tuvieron tres hijos y, después de la muerte de sus padres, se mudaron a Querétaro. Ahí abrió una tienda de ropa de moda y de novedad.

Claudia Mijangos y su esposo

Claudia, quien era muy devota de la religión católica, matriculó a sus hijos en el Colegio Fray Luis de León, una escuela de frailes agustinos muy conservadora.

Su devoción era tal que consiguió empezar a dar clases de ética y catecismo en el colegio. Ahí conoció al padre Ramón.

La casa (002)

Unos dicen que no pasó nada con el padrecito, otros que sí. Lo cierto es que Claudia Mijangos empezó a tener problemas en su matrimonio y hasta probó terapia de pareja con su esposo. Esta fracasó completamente hasta llegar al divorcio que la dejaría con la custodia completa de sus hijos.

Con el paso del tiempo, el estado mental de Claudia se puso peor y empezó a escuchar voces en su cabeza. El director del colegio de ese entonces, recuerda:

“Ella veía cosas: demonios, ángeles, decía cosas incoherentes y realmente se descomponía psicológicamente.” –Rigoberto Castellano

24 de abril, el temido día

El 23 de abril de 1989, Alfredo Castaños llevó a sus hijos a la kermés anual del colegio. Al dejarlos en su casa por la noche, tuvo una pelea con su ex esposa. Se fue dejando a los niños con una Claudia en crisis nerviosa y fuera de sí.

Alrededor de las 4 de la mañana, Mijangos presuntamente telefoneó a una amiga cercana para decirle que se sentía mal, que escuchaba voces y que todos estaban muertos. Su amiga sabía de las complicaciones que tenía Claudia y la mandó a dormir con la promesa de visitarla al día siguiente para ver cómo estaba. Su amiga cumplió su promesa, pero no sabía lo que le esperaba al llegar a la casa.

El mueble que contenía los cuchillos

Se dice que Claudia estaba dormida junto con sus hijos muertos. Su amiga, al ver la escena, llamó inmediatamente a la policía, pensando que también la ex miss estaba muerta.

“Me impactó porque sólo lo había visto en películas. Fue sangre, sangre y más sangre. Desde la parte de la casa hasta la parte superior” Leopoldo Espinoza Feregrino, Médico perito.

Las escaleras

El lavabo

Cuando llegaron los peritos descubrieron que, contrario a lo que se imaginaban, la madre de los hijos sí estaba viva y con apenas unas cortadas en las muñecas y en otras partes del cuerpo, pero nada grave. Estaba en estado de shock y fue llevada a un hospital. Sus tres hijos, Claudia María, Ana Belén y Alfredo, yacían apuñalados sin vida.

Algunas personas trataron de abogar por Claudia, alegando que el verdadero responsable de los homicidios había sido su ex esposo, quien había sido rechazado una y otra vez para volver con su esposa.

Después de las investigaciones correspondientes, los peritos y criminólogos determinaron que nadie más que Claudia Mijangos había cometido los crímenes con distintos cuchillos provenientes de la cocina.

Primero atacó al más pequeño, Alfredo, en su sueño. La niña más grande, Claudia María, escuchó y fue a ver lo que pasaba y fue apuñalada también; empezó a correr por toda la casa hasta que su madre la alcanzó para terminar de matarla. La última en morir fue Ana Belén, la de en medio, quien estaba en su cuarto cuando Mijangos llegó a repetir lo que había hecho anteriormente con sus hermanos.

Si quieres conocer más detalles sobre esta historia da Click Necesario aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Fracasamos": qué pasó con el polémico plan de Suecia contra COVID-19

Suecia ha recibido críticas por su política para manejar la pandemia, menos estricta que la de otros países europeos.
17 de diciembre, 2020
Comparte

“Creo que hemos fracasado. Tenemos un gran número de muertos y es terrible”.

Así definió el rey de Suecia, Carlos Gustavo, el año 2020, marcado por la polémica estrategia del país contra la covid-19.

Suecia ha recibido críticas por su gestión de la pandemia, en la que nunca impuso el confinamiento total que se vio en otros países europeos, y basada, más que en normas de obligado cumplimiento, en recomendaciones a la población.

Ha habido casi 350,000 casos de coronavirus confirmados y más de 7,800 muertos en Suecia.

“El pueblo de Suecia ha sufrido tremendamente en condiciones difíciles. Uno piensa en todos los miembros de las familias que no han podido despedirse de sus familiares enfermos. Creo que es una experiencia dura y traumática no poder dar una cálida despedida”, dijo en el programa anual de televisión en el que revisa el año que termina.

Cuando le preguntaron si tenía miedo de resultar infectado con el virus, el rey, que tiene 74 años, respondió: “Últimamente, se ha hecho más evidente, se ha ido acercando más y más. Eso no es lo que uno quiere”.

En lugar de basarse en reglas y sanciones, Suecia apela a la responsabilidad de los ciudadanos y el deber cívico, y las autoridades se limitan a emitir recomendaciones. No hay castigo para quienes hacen caso omiso de ellas.

El gobierno sueco nunca ha impuesto un confinamiento total ni el uso obligatorio de la mascarilla, y bares y restaurantes han permanecido abiertos.

Sin embargo, hace pocos días se solicitó a escuelas en Estocolmo, la capital, que pasen lo antes posible a enseñar a distancia a sus estudiantes de entre 13 y 15 años por primera vez. La medida se anunció en respuesta al aumento de los contagios.

Una semana antes se había decidido la educación a distancia para los mayores de 16 en todo el país.

Y el lunes, llegaron nuevas recomendaciones a nivel nacional sobre distancia social para el periodo navideño que sustituyen a las que habían emitido las autoridades regionales.

El consejo para los suecos es que no se reúnan más de ocho personas, hacerlo al aire libre cuando sea posible y evitar viajar en tren o autobús.

Se mantiene en vigor la prohibición de encuentros públicos de más de ocho personas, lo que afecta a eventos como conciertos, competiciones deportivas y manifestaciones.

La polémica de las medidas “voluntarias”

El epidemiólogo jefe del Estado sueco, Anders Tegnell, dijo en noviembre que la estrategia que seguía el país combinaba medidas legales y acciones voluntarias.

Le dijo a la BBC: “Creemos que es realmente la mejor” en el contexto sueco.

De acuerdo con un informe oficial publicado esta semana, la estrategia nacional fracasó en la protección de los mayores en residencias, algo por lo que el gobierno ha aceptado su responsabilidad.

Más del 90% de las muertes relacionadas con la covid se han producido entre mayores de 70 años y casi la mitad en residencias de mayores y dependientes, afirma el gobierno.

Una mujer recoge muestras de test de la covid-19 en la ciudad sueca de Malmo.

Reuters
La estrategia sueca se ha basado más en la colaboración ciudadana que en normas de obligado cumplimiento.

Tegnell dijo que el organismo que dirige, la Agencia Sueca de Salud Pública, no es responsable de dirigir este tipo de centros y que todos los interesados deben ayudar a mejorar la situación para asegurarse de que los ancianos no se contagien.

Para Tegnell, Suecia ha mejorado en la protección de los mayores, y dijo que ningún país ha tenido un éxito total en esta tarea.

El epidemiólogo sueco recordó en una entrevista en Sverige Radio el miércoles que incluso Alemania estaba siendo ahora duramente golpeada.

Suecia ha sido también señalada por ser uno de los países con un mayor número de casos per cápita y acumula más muertos que todo el resto de estados nórdicos sumados.

Esto ha provocado críticas de vecinos como Noruega, Dinamarca y Finlandia, que se quejan de que la laxa política sueca está poniendo en riesgo la efectividad de sus propias medidas.

El martes, el primer ministro sueco, Stefan Lofven, dijo que tenía la sensación de que muchos expertos habían subestimado la segunda ola.

“Creo que muchos en la profesión no vieron venir semejante ola”, dijo al diario Aftonbladet.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.