¿Tala y hoteles en el Nevado de Toluca? Esto responde Semarnat sobre el plan de manejo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Tala y hoteles en el Nevado de Toluca? Esto responde Semarnat sobre el plan de manejo

El titular de Semarnat, Rafael Pacchiano, explicó que sí se podrá construir hoteles pero en lugares impactados; la tala incluirá el saneamiento del bosque.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
2 de noviembre, 2016
Comparte

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano, negó que el nuevo Programa de Manejo del Nevado de Toluca autorice la “tala comercial” de 17 mil hectáreas de sus bosques, y aseguró que lo que ahora quedó permitido es el “manejo forestal” de dicha área, lo que implica la realización de actividades para la restauración del bosque, y también la extracción de recursos maderables con fines comerciales.

En entrevista con Animal Político, el funcionario federal también descartó que el nuevo Plan de Manejo permita el desarrollo de infraestructura turística, campos de golf o fraccionamientos privados, aunque reconoció que en algunos puntos del Nevado de Toluca sí podrá crearse infraestructura hotelera y condominal.

El pasado 21 de octubre, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) hizo público el nuevo Programa de Manejo del área natural protegida Nevado de Toluca, según el cual, en 17 mil 785 hectáreas queda ahora permitido el “aprovechamiento forestal maderable”.

Sin embargo, Pacchiano advirtió que el aprovechamiento maderable no debe ser calificado como “tala comercial”, ya que no sólo implica la extracción de madera para su venta, sino que se realizarán también acciones de preservación.

“No se van a cortar 17 mil hectáreas de arbolado (…) En esas 17 mil hectáreas puedes hacer aclareos, puedes hacer brechas contrafuegos. Claro, puedes hacer aprovechamiento forestal maderable en ciertas zonas, en donde se presente un plan de aprovechamiento a la autoridad, que sea autorizado, esas son las reglas”, explicó.

Tras darse a conocer que en 17 mil hectáreas del Nevado de Toluca ahora podrá realizarse tala comercial, o “aprovechamiento forestal maderable”, el funcionario reconoció que se creó entre la ciudadanía la “percepción de que queremos acabarnos el Nevado de Toluca”, pero subrayó que “eso es totalmente falso”.

Por el contrario, aseguró “en esa área queremos que haya manejo: necesitamos quitar plaga y arbolado muerto”.

El nuevo Programa de Manejo del Nevado de Toluca contradice la información proporcionada por el titular de la Semarnat: las 17 mil hectáreas en las que la tala comercial quedó autorizada están conformadas por “bosques densos y semidensos de pino y oyamel, en pendientes menores a 40%, condición que permite que puedan ser aprovechados”.

El Programa de Manejo reconoce que en los bosques del Nevado de Toluca existen puntos “severamente alterados” por la presencia de muérdago o plagas forestales, “específicamente el insecto descortezador”, sin embargo, esos puntos afectados están fuera del perímetro de las 17 mil hectáreas de bosque sano en las que se autorizó la tala comercial.

Esas zonas de bosque afectadas abarcan 10 mil hectáreas, separadas de la zona de tala comercial, y fueron denominadas “Subzona de recuperación de los bosques del Nevado”.

Infraestructura turística

La primera versión del Programa de Manejo del Nevado de Toluca incluía una cláusula que explícitamente advertía que “no se permitirá en ningún caso la edificación o construcción de fraccionamientos, de casas campestres, cabañas o bungalos residenciales, ni la edificación o construcción de hoteles, posadas o fincas de descanso ni campos de golf”. Esta cláusula fue eliminada en la versión final del documento.

El secretario de Medio Ambiente federal explicó que dicha cláusula fue originalmente contemplada porque el de la especulación inmobiliaria “fue un tema que brincó”.

Sin embargo, aclaró que dicha cláusula fue finalmente eliminada porque “en el Departamento Jurídico nos dicen ‘oye, si nada más prohíbes estos casos (de infraestructura turística y condominal), se te pueden colar otros casos que no estás prohibiendo’… así piensan los abogados”.

Por ello, abundó, “la solución legal fue decir que se prohíbe la construcción de cualquier infraestructura pública o privada, y se prohíbe el cambio de uso de suelo”.

No obstante, cuando al funcionario se le hizo la precisión de que en el Programa de Manejo sí se permite “construir infraestructura” privada en un área del Nevado, denominada “Subzona de Asentamientos Humanos”, Pacchiano admitió que “sí, pero esos son lugares que ya están impactados”.

En esas zonas “impactadas” de la reserva natural, reconoció, sí podrá desarrollarse infraestructura hotelera y condominal.

“Si tú tienes una casa (en esa área del Nevado de Toluca), y tú quieres ponerle un piso más y eso convertirlo en un hotel, eso sí se puede hacer (…) Lo que dice el Plan de Manejo es que si eso ya está impactado, ¡perfecto! Puedes construir lo que quieras”, detalló el funcionario federal.

No obstante, aclaró que si junto a ese hotel “hay árboles, entonces tú no puedes quitar esos árboles. En ninguna parte del Nevado de Toluca puedes quitar más árboles para construir nada, porque se prohíbe el cambio de uso de suelo en todo el Nevado, y eso le cierra la puerta a desarrollos comerciales, a vivienda, a carreteras, a pistas (de sky), a campos de golf”.

Además, abundó, quedó expresamente prohibido que se creen nuevos centros de población dentro del nevado, o que los ya existentes crezcan.

La culpa: de Cárdenas y los habitantes

Entre enero de 1936 y octubre de 2013, el Nevado de Toluca fue un Parque Nacional, es decir, una reserva natural en la que, por ley, estaba prohibida toda explotación de sus recursos. Esta categoría de protección fue le otorgada en los años 30 del siglo pasado por el entonces presidente Lázaro Cárdenas.

Sin embargo, detalló Pacchiano, “la figura (legal) de Parque Nacional es la más restrictiva, y no permite ni siquiera el saneamiento forestal”.

Paradójicamente, destacó que durante los últimos 20 años (es decir, cuando el Nevado aún era Parque Nacional) se recuperaron 8 mil hectáreas de bosque del Nevado de Toluca mediante acciones de restauración ambiental.

Por otra parte, aseguró que las restricciones impuestas por Cárdenas al manejo del Nevado de Toluca también impedían a sus pobladores “aprovechar sus bosques”.

En la actualidad, aseguró, “el peor enemigo de nuestros recursos naturales es la pobreza”, y dentro del Nevado de Toluca habitan 5 mil personas que subsisten “rentando sus tierras, tirando árboles para sembrar cosas”.

Los pobladores del Nevado, subrayó, “están tirando el bosque para subsistir (…) están depredando el bosque, entonces, tenemos que garantizar que esas personas ya no sigan expandiendo la mancha urbana, ni sigan tirando bosques para sembrar papa: lo que tenemos que hacer es darles una alternativa para que puedan vivir, y al mismo tiempo que la masa forestal se incremente.”

Y para abundar sobre esta problemática, puso otro ejemplo, distinto al del Nevado: “La peor amenaza de los manglares –aseguró Pacchiano– no son los desarrollos turísticos, son las comunidades que viven donde hay manglar, porque necesitan vivir de algo, entonces lo queman para pescar, o pescan y se acaban todo, o lo desmontan para vender madera”.

Esas fueron las razones de que, en octubre de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto modificara el régimen del Nevado de Toluca, para permitir el aprovechamiento forestal.

Protección al Nevado

La documentación oficial relacionada con el cambio de manejo del Nevado de Toluca señala que la tala clandestina  en esta reserva natural es un problema de varias décadas, y que en él participan tanto habitantes como “bandas organizadas”.

Para combatir esta práctica, afirmó el titular de la Semarnat, ahora se cuenta con la Gendarmería Ambiental, un cuerpo policiaco creado en abril pasado e integrado hasta ahora por 250 elementos, que se encargará de resguardar los recursos del Nevado, “y de todas las áreas naturales protegidas”.

–¿Cuántos elementos de la Gendarmería Ambiental están en este momento destacamentados en el Nevado de Toluca? –se preguntó al funcionario.

–Ninguno –fue la respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Día de Muertos: cuál es el origen y significado de la flor de cempasúchil, la reina de los altares

El Día de Muertos en México es una celebración tradicional para honrar a los que ya no están. Y muchos mexicanos los homenajean con altares y ofrendas en las que la flor de cempasúchil no puede faltar.
31 de octubre, 2020
Comparte

Una vez al año México se tiñe de un color amarillo anaranjado.

Se debe a la flor de muerto o cempasúchil y es señal de que llega la festividad de Día de Muertos, una celebración cada 1 y 2 de noviembre de los vivos para honrar a los que ya no están físicamente.

Pero la tradicional festividad mexicana no es solo colores sino también aromas.

“Cada año olemos todos a cempasúchil”, dice el biólogo mexicano Jerónimo Reyes, quien explica a BBC Mundo que esta flor contiene aceites esenciales que la hacen muy aromática, entre otras características especiales.

Y el olor de la flor de cempasúchil también se fusiona con las diferentes comidas tradicionales mexicanas que ocupan un rol fundamental en las ofrendas a los muertos.

¿Cuál es el origen y qué significa el nombre cempasúchil?

La flor de 20

El nombre original de la flor de cempasúchil es sempôwalxôchitl y proviene de la lengua náhuatl.

Manos sostienen una flor de cempasúchil

Getty Images
La flor de cempasúchil está compuesta por muchas flores o pétalos. De ahí surge su nombre.

“La palabra viene de dos sustantivos: sempôwal, que significa 20 (o muchos), y xôchitl, que es flor. Su traducción sería flor de 20“, detalla Andrea Rodríguez, investigadora de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y especialista en el estudio de jardines prehispánicos.

“El códice florentino del náhuatl del siglo XVI menciona que hay flores machos y hembras y que estas últimas tienen muchas flores. Es como una bola con muchas flores juntas”, compara a BBC Mundo.

Según la investigadora, la flor tiene diferente nombre dependiendo de la región y el más común es el que conocemos del náhuatl, que se deformó con el español y terminó llamándose cempasúchil.

Una flor americana

En el plano científico, cempasúchil recibe el nombre de Tagetes erecta y es una planta exclusiva del continente americano. Crece en México, Centroamérica, y hasta Sudamérica.

Según explica Jerónimo Reyes, que es biólogo del jardín Botánico del Instituto de Biología de UNAM, hay cerca de 58 especies, pero muy pocas se utilizan para los fines del Día de Muertos.

“La gente en general se ha limitado a llamar flor de muerto o cempasúchil a una sola especie, que es la Tagetes erecta, pero en realidad en México hay más especies de cempasúchil”, explica.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil es nativa del continente americano y crece de forma silvestre en zonas montañosas.

Las diferencias en las especies varían en la cantidad de flores, las hojas, el tamaño de la planta, el color de los pétalos o flores -hay algunas que tienen el filo del pétalo que es rojo-. Pero en todas predomina el color amarillo anaranjado.

La flor crece en lugares silvestres, sobre todo en las zonas montañosas y también se cultiva.

Pese a ser una especie nativa de México, China es el principal productor de cempasúchil para uso industrial, con las tres cuartas partes de lo sembrado en el mundo, informa el sitio web de la UNAM con datos de 2019.

Esta explotación del cultivo de cempasúchil por parte de China reside en las propiedades de esta planta, que tiene varios otros usos además del ritual.

De la planta se extraen aceites esenciales para fabricar agroquímicos para combatir insectos y se utilizan para la industria avícola, con el propósito de lograr que la carne del pollo y la yema de los huevos tome un color más amarillo.

“Es una flor con carotenoides, son sustancias que dan estos colorantes muy fuertes para que logre teñir la carne y la yema de huevo”, describe Reyes.

Un hombre con una gran montaña de flores de cempasúchil.

Getty Images
Los pigmentos de la flor de cempasúchil se utilizan para la industria avícola para intensificar el color de la carne del pollo y la yema de huevo.

Otras de las características de la flor de cempasúchil es su corta vida.

“La mayoría de las flores de cempasúchil son anuales, es decir, que nacen y solo viven una temporada. Pero como cuenta con muchas semillas, se reproducen muy fácilmente”, detalla Reyes.

Y desde hace siglos, se utilizan distintas partes de la la planta con fines medicinales, como infusión cuando se tiene una afección estomacal, para aliviar las flatulencias, para ayudar a las vías respiratorias, y hasta para mejorar el deseo sexual, según cita Rodríguez de la bibliografía del siglo XVI.

La leyenda y la flor del ritual

Dice la leyenda que Xóchitl y Huitzilin estaban enamorados desde que eran niños y que por las tardes subían a la montaña dedicada a Tonatiuh, el dios azteca del sol, y le ofrendaban ramos de flores.

Pero un día se desató la guerra y Huitzilin fue a pelear para defender las tierras aztecas y murió.

Destrozada de dolor, Xóchitl pidió al dios Tonatiuh que la librara de su sufrimiento y la reuniera con su amado.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil también tiene su leyenda prehispánica.

El dios del sol cumplió con el pedido y dejó caer sus rayos sobre Xóchitl, y ella se transformó en una flor de color amarillo intenso.

Luego un colibrí se posó en el centro de la flor y ésta abrió sus 20 pétalos liberando un aroma intenso.

Siguiendo el mandato de Tonatiuh, el amor de la pareja azteca permanecerá mientras haya colibríes y flores de cempasúchil en los campos mexicanos.

Tal vez es por eso que la flor de cempasúchil es la reina de los altares de muertos en México. Lo cierto es que no hay ofrenda sin esa flor.

“En la época prehispánica, los mexicas utilizaban esta flor por el olor, porque es muy particular. Cuando viene el día de muertos en México, todos reconocemos ese olor . Y la tradición dice que lo que atrae a los muertos es el olor de esa flor”, describe Andrea Rodríguez.

Hasta el año pasado, cuando la pandemia de la covid-19 no se había declarado, la tradición anual mexicana era pasar la noche en los cementerios ofreciéndole a los muertos un banquete y decorando sus tumbas con flores y pétalos de cempasúchil.

Mujer coloca flor de cempasúchil en una tumba.

Getty Images
La flor de cempasúchil se utiliza para decorar las tumbas.
Ofrenda Día de Muertos 2016

Gentileza Carlos Feria Perez
En las ofrendas a los muertos no puede faltar la flor de cempasúchil.

Este año la festividad se ve opacada por la pandemia que causó la muerte de más de 90.000 personas en México, el cuarto país con más fallecidos en el mundo. Las autoridades decidieron que los panteones permanecerán cerrados para evitar aglomeraciones

Pero los mexicanos también honran a sus muertos en sus casas con altares hogareños en los que la comida casera y la flor de cempasúchil no puede faltar.

“Cuando vemos flor de muerto, estamos viendo mole, tamales…”, dice riéndose el biólogo Reyes.

Pero para que el alma del muerto llegue a la casa hay que ayudarlo.

“Se construyen unos caminos con los pétalos de la flor en la entrada de las casas para que el muerto se guie con el olor y pueda llegar al altar o a la ofrenda. Ver o entender a las flores por su olor y no por su color es un concepto muy prehispánico”, describe por su parte Rodríguez de la UNAM.

Un camino hecho con la flor de cempasúchil.

Getty Images
Muchos mexicanos decoran sus altares y forman caminos con la flor de cempasúchil para orientar a sus muertos hacia las ofrendas.

Entonces, si la flor de cempasúchil se asocia al Día de Muertos por su olor, ¿a qué huele?

Durante la entrevista, Andrea Rodríguez se levanta y va en busca de un florero con cempasúchil. Me dice que huelen a panteón, pero no se cansa de remarcar que es un olor agradable.

Minutos después me llega un correo electrónico. “Me dejaste pensando”, dice.

“Como dice mi amigo Mauricio Medina Sánchez: ‘Huele a pasado, pero un pasado muy vivo‘”.

Una mujer huele las flores de cempasúchil.

Getty Images
El olor de la flor de cempasúchil es clave para la cultura mexicana.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.