Pemex perdió 300 millones de dólares en juicios por robo de combustible en Estados Unidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pemex perdió 300 millones de dólares en juicios por robo de combustible en Estados Unidos

Pemex demandó a 23 empresas estadounidenses por comprar combustible robado por cárteles del narcotráfico en México. Pero las resoluciones no fueron a su favor o no pudo cobrar el dinero que sí ganó.
Cuartoscuro
Por Raúl Linares
17 de noviembre, 2016
Comparte

Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió 300 millones de dólares en tres juicios contra empresas estadounidenses en una Corte de ese país, a quienes acusó de realizar transacciones con combustible robado en México por el crimen organizado. No obtuvo ese dinero por dos razones: el juez consideró que la paraestatal no aportó evidencia suficiente para probar el delito, o no pudo cobrar el dinero que le tenía que ser restituido.

Pemex denunció en tres juicios distintos a 23 compañías estadounidenses y a seis personas por presuntamente comprar y distribuir combustible mexicano que fue robado por cárteles del narcotráfico en la región petrolera Cuenca de Burgos (Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila). De los 300 millones de dólares que pedía para la reparación del daño, Pemex recuperó judicialmente sólo 71 millones de cinco empresas y una persona de las que demandó, pero ninguna tuvo fondos para pagar. Al final, la empresa mexicana no obtuvo un solo dólar.

grafico-empresas

Pemex y su filial Pemex Exploración y Producción (PEP) presentaron el 7 de junio de 2010 una primera ronda de demandas por el robo, almacenamiento y distribución de gas natural condensado. Después presentaron otras demandas el 29 de mayo del 2011 y el 10 de abril del 2012.

En una sentencia preliminar de 2013, el juez Sim Lake, de la corte de Houston, Texas, dijo que “la Corte concluyó que PEP carece de información para confirmar las denuncias interpuestas por fraude, incumplimiento de contrato, garantías y otros alegatos”. El 30 de mayo de 2014, el juez dictó sentencia final y confirmó lo establecido en ese documento previo: Pemex no aportó evidencia para probar sus alegatos.

Aunque la empresa mexicana apeló la sentencia en marzo de 2015, la Corte reafirmó su decisión. Incluso, el juez determinó que Pemex debía pagar a las empresas que demandó 830 mil dólares por gastos legales.

Pemex no ha realizado ese pago y señala que firmó un acuerdo con el despacho de abogados que la representó para que, en caso de que la resolución no fuera a su favor, éste pagara los gastos vinculados al proceso legal. No dio a conocer el nombre del despacho.

Estas acciones legales fueron las tres últimas que Pemex inició contra empresas estadounidenses por el robo de condensado de gas natural en 2009. Hasta la fecha, de todos los juicios iniciados —de los que no se conocen el número ni el monto total exigido como pago de reparación del daño— Pemex afirma que obtuvo 80 millones de dólares en los juicios, pero sólo recuperó efectivamente nueve millones, los cuales se cobraron antes de que iniciaran los tres juicios los cuales perdió.

Falta de pruebas

Además de los documentos desclasificados que posee Animal Político y que confirman las sentencias finales de estos juicios, abogados que participaron en dos litigios distintos iniciados por Pemex señalaron que la empresa mexicana nunca contó con evidencia para sostener sus alegatos.

Travis J. Sales, del bufete Baker Botts, —quien participó en el juicio H-10-1997— dijo en entrevista:  “Representé a las empresas BASF y a Shell en ese caso. Toda demanda en contra de ambas fue rechazada por la Corte. Ninguna de las empresas pagó nada a Pemex”.

Joel M. Androphy, quien representó a Murphy Energy Corporation,  —expediente H-12-1081— afirmó: “(Pemex) no logró probar nada, la mayoría de las demandas las perdió porque nunca pudo probar que ese producto fuera robado o que se cometiera algún crimen. No tenían suficiente evidencia. Todo se basó en una sospecha, nunca hubo pruebas”.

En julio pasado Animal Político solicitó vía transparencia información sobre los juicios, que ya habían concluido para entonces. La respuesta de Pemex fue: “No es conveniente dar a conocer la información, en virtud de que además de que se afectaría la estrategia procesal, dar a conocer quiénes son los demandados y las prestaciones reclamadas y su reparación, podría, conforme a la legislación de Texas, Estados Unidos, traer acciones por parte de los demandados, en perjuicio del patrimonio de PEP”.

Posteriormente, en un documento del 17 de octubre, la paraestatal agregó: “Derivado de estas acciones emprendidas en Estados Unidos, Pemex Exploración y Producción logró resoluciones y acuerdos en su favor por más de 80 millones de dólares. Todos los procedimientos se encuentran concluidos en definitiva y en todos los casos se emitió una respuesta favorable para Pemex”.

También que “los resultados de la estrategia implementada fueron las siguientes: inhibir el mercado ilícito de combustibles de origen mexicano en Estados Unidos; reparación del daño ocasionado a PEP; y desestimación de la contrademanda de los señalados como responsables”.

El abogado Joel M. Androphy —que representó a la firma Murphy Energy Corporation—, dijo en entrevista posterior: “No tengo idea de por qué dirían que las resoluciones fueron favorables para ellos”.

Al respecto la abogada Ileana M. Blanco, del bufete DLA Piper, que representó a Pemex en la corte estadounidense, dijo: “Nuestra política es que no estamos disponibles para hablar del caso o emitir comentarios. Se debe hablar con la oficina de relaciones públicas de Pemex en México para cualquier comentario”.

Pemex1

Pemex sabía del crimen (que no pudo probar)

El primero de los tres juicios inició en 2010 aunque, según los documentos, Pemex sabía desde “mucho antes” que le estaban robando condensado de gas natural gracias a información entregada por agencias de seguridad estadounidenses.

Una investigación de estas agencias puso al descubierto el supuesto crimen, aunque en los juicios Pemex no pudo presentar más información que fuera concluyente.

Los documentos oficiales señalan que el combustible supuestamente comercializado por las empresas demandadas fue extraído por integrantes de los cárteles del Golfo y Los Zetas de la Cuenca de Burgos. Posteriormente fue transportado a Estados Unidos con apoyo de las petroleras estadounidenses y con la presunta complicidad de autoridades aduanales del Servicio de Administración Tributaria mexicano.

El 18 de septiembre de 2008 las autoridades de Estados Unidos realizaron un operativo en el que detuvieron en ese país a 170 personas. La operación Project Reckoning buscaba golpear a la mafia italiana conocida como la ‘Ndrangheta, asociada con cárteles mexicanos para exportar drogas a Italia.

Entre los detenidos estaba un hombre —que se convertiría en testigo protegido— identificado como Luis Ariel Rivera Rodríguez. Él señaló que desde 2006, además de drogas, la organización delictiva en la que trabajaba importaba a Estados Unidos condensado de gas natural robado en México.

Tras las detenciones en 2008, la consejería jurídica de Pemex recibió cintas con las conversaciones entre empresarios petroleros de los Estados Unidos que lamentaban la detención de integrantes del Cártel del Golfo y Los Zetas en la operación Project Reckoning.

En la cinta, y posteriormente en testimonios ante la Corte, empleados señalaron que tenían conversaciones y negocios con “el cártel”. También que sabían de la existencia de sobornos a funcionarios aduanales para poder contrabandear el combustible robado.

Los documentos de la Corte en Texas citan que, ya en 2010, “la evidencia señala que Pemex estaba muy consciente de que el condensado mexicano estaba siendo robado en México y comercializado en Estados Unidos al menos cuatro años antes de que demandara a cualquiera de las empresas”.

Al ser cuestionado por la Corte de Houston, Pemex reconoció que sabía que “en general fue víctima de robo —pero sin ser consciente del alcance— por lo menos desde 2006”.

De acuerdo con la respuesta oficial que Pemex dio a Animal Político, “en el mes de junio de 2007 la oficina de Inmigración y Control Aduanal de los Estados Unidos proporcionó al Gobierno de México información relacionada con el tráfico de productos petrolíferos robados a PEP hacia los Estados Unidos, así como la acusación penal a la empresa Tramo Petroleum por  haber recibido el equivalente a 2 millones de dólares en productos robados a PEP”.

Agrega: “Como resultado de dichas investigaciones, la empresa Trammo entregó a PEP la cantidad de 2.4 millones de dólares como compensación de los daños patrimoniales causados (…). Como resultado de dicha investigación se recuperaron cantidades adicionales que fueron entregadas al gobierno mexicano (por 208 mil dólares)”.

grafico-cuenca

El modus operandi

De acuerdo con los alegatos que Pemex presentó ante la corte, el modus operandi de las empresas que supuestamente compraron combustible robado durante los cuatro años que duró esta red binacional era este: las empresas estadounidenses compraban el condensado robado y mandaban a México camiones cargados con agua, que iban etiquetados como “nafta”. Al cruzar la frontera vaciaban los camiones y los llenaban con condensado de gas natural que había sido robado.

Además, creaban documentación falsa para justificar la posesión del combustible y sobornaban a funcionarios aduanales para cruzar la frontera. Los camiones volvían a Texas y el producto se almacenaba para ser revendido a otras empresas a cargo —según Pemex— de borrar las pistas sobre el origen ilícito.

Pemex acusó en el juicio que las compañías estadounidenses estaban tratando de evadir la justicia: “Ante la afirmación de que las grandes petroquímicas no sabían que compraban productos robados, Pemex alega que la venta del condensado robado requirió una conspiración concertada en los Estados Unidos para pasar el condensado robado a través de la frontera y lavar su origen para así distribuir y venderlo a los usuarios finales”.

Pemex

Así fue el proceso de los juicios

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 virus potencialmente mortales para los que no existe vacuna y cómo aprendimos a convivir con ellos

Aunque muchos esperan que la pandemia de COVID-19 quede atrás gracias a una vacuna, lo cierto es que hay otras alternativas. De hecho, el mundo enfrenta desde hace décadas otros virus mortales para los cuales no ha sido posible dar con esta solución.
4 de junio, 2020
Comparte

Millones de personas alrededor del mundo tienen depositadas en el desarrollo de una vacuna sus esperanzas de dar por superada la pandemia de covid-19.

Los expertos han advertido que, incluso acelerando el paso, el desarrollo de una vacuna puede requerir mucho tiempo o, peor aún, simplemente no ocurrir.

“Podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus pueden no irse nunca”, dijo a mediados de mayo el director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan.

Aunque la posibilidad de tener que convivir con este virus puede resultar desoladora para muchos en un momento en el cual el número de contagios confirmados supera los 5,4 millones y la cifra de muertes ronda los 350.000, en realidad, no sería un caso aislado.

La búsqueda de una vacuna puede extenderse por años y décadas.

Personal médico vistiendo equipo de protección personal en Benin.

Reuters
La alta tasa de mortalidad de la enfermedad del Ébola obliga a extremar las medidas de control sanitario.

En algunos casos, ese proceso resulta inútil, mientras que en otros termina por rendir buenos frutos. Eso es lo que justamente acaba de ocurrir con el virus del Ébola.

Detectado por primera vez en 1976 y con una tasa de letalidad del 50%, no ha sido sino hasta este año cuando en algunos países y bajo el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido autorizada una vacuna para prevenirlo.

BBC Mundo te cuenta de otros cuatro virus potencialmente mortales con los que no se ha corrido todavía con la misma suerte, pero con los que se han encontrado maneras de convivir.

1. VIH

Han pasado más de 30 años desde que los científicos lograron aislar el VIH, causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

Su aparición causó gran alarma pues durante años su contagio equivalía a una sentencia de muerte.

Este virus ha sido el causante de la muerte de más de 32 millones de personas, de acuerdo con cifras de la OMS.

Tom Hanks y Denzel Washington en una escena de la película Philadelphia.

Columbia TriStar
Protagonizada por Tom Hanks y Denzel Washington, la película Philadelphia fue una de las primeras en abordar el tema del VIH y su estigmatización social.

También tuvo un impacto significativo en la vida cotidiana de las personas pues obligó a modificar algunos hábitos sexuales, debido a que esta era una de sus principales vías de contagio.

El hecho de que muchas de sus primeras víctimas de mayor renombre fueran hombres homosexuales también hizo que inicialmente la enfermedad acarreara un fuerte estigma social, al punto que algunos medios se referían al sida como “el cáncer gay”.

Casi cuatro décadas más tarde aún no existe una vacuna para el VIH y, con unos 40 millones de personas contagiadas alrededor del mundo, este virus está lejos de desaparecer.

Sin embargo, el desarrollo de mejores métodos de prevención del contagio y de tratamientos que le restan letalidad ha llevado a que la infección por VIH se convierta en un problema de salud crónico que no impide a los afectados llevar una vida normal y saludable.

Recientemente, además, se han producido dos casos de personas que se curaron a través de un tratamiento con células madre.

No obstante, los expertos alertan que esta terapia es muy arriesgada y no puede aplicarse de forma genérica para tratar todos los casos de VIH.

2. Gripe aviar

Desde finales de la década de 1990 se han detectado dos cepas de gripe aviar que infectaron y causaron la muerte de muchas personas.

Gallinas.

AFP
Los brotes de gripe aviar obligaron a sacrificar miles de aves.

Se trata de virus que se transmiten entre las aves y que éstas, a su vez, los pasan a los humanos a través del contacto directo o con objetos contagiados con las heces de animales enfermos.

En 1997, se detectaron en Hong Kong los primeros casos de infección por el virus H5N1, que llevaron a sacrificar a todos los pollos de la isla.

Desde entonces, se han reportado casos en más de medio centenar de países en África, Asia y Europa con una tasa de letalidad en humanos de 60%.

La cepa A H7N9 fue detectada por primera vez en mayor de 2013 en China, donde desde entonces se han reportado algunos brotes esporádicos.

Según la OMS, entre 2013 y 2017 hubo unos 1.565 contagios confirmados en humanos, de los cuales falleció el 39%.

Pese a que ambas cepas tienen una alta tasa de letalidad, de acuerdo con la OMS, es inusual que estos virus se contagien por el contacto de persona a persona.

Una vez que esto quedó comprobado, fue más fácil frenar su propagación.

3. SARS

Identificado por primera vez en 2003, el SARS-CoV es un tipo de coronavirus que -según se cree- fue transmitido a los humanos por algún animal, probablemente un murciélago.

Imagen de un murciélago con tapaboca.

EPA
Al igual que con el covid-19, se cree que el virus causante del SARS procede de un murciélago.

Los primeros contagios se registraron en 2002 en la provincia china de Cantón.

Este virus fue causante de una epidemia de síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) que en 2003 afectó a 26 países con un total de más de 8.000 casos.

Desde entonces, se han registrado un pequeño número de contagios.

A diferencia de la gripe aviar, este virus se transmite fundamentalmente por contacto humano y, de hecho, muchos de los casos se produjeron en centros sanitarios, debido a que no se habían tomado las precauciones necesarias para evitar su propagación.

Según la OMS, una vez que estas medidas se adoptaron se puso fin a la epidemia en julio de 2003.

Para entonces, se habían confirmado más de 8.400 casos, causantes de unas 916 muertes, con una tasa de letalidad en torno al 11%.

4. MERS

El MERS-CoV es también un tipo de coronavirus. Fue detectado por primera vez en 2012 y es el causante de una enfermedad conocida como síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés).

Un conjunto de personas con mascarillas en Corea del Sur.

EPA
Las epidemias de SARS y MERS popularizaron, como medida preventiva, el uso de mascarillas en muchos países de Asia.

Se trata de un virus con una alta tasa de letalidad: entre los 2.494 casos confirmados que se habían producido en el mundo hasta noviembre de 2019, se habían reportado unos 858 fallecidos.

El virus fue detectado por primera vez en Arabia Saudita pero luego se hallaron casos en 27 países, incluyendo 12 de Medio Oriente.

Según la OMS, la mayor parte de los casos detectados en países fuera de Medio Oriente se trataba de personas que se habían contagiado en esa región.

El virus se transmite fundamentalmente de animales a personas y, concretamente, se cree que los dromedarios son la principal fuente de contagio.

La propagación entre humanos no es frecuente, a menos de que haya un contacto estrecho sin medidas de profilaxis adecuadas.

En el caso del MERS, al igual que en el del SARS, tras haberse logrado el control de las epidemias se suspendieron los esfuerzos para desarrollar vacunas.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.