close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pemex perdió 300 millones de dólares en juicios por robo de combustible en Estados Unidos

Pemex demandó a 23 empresas estadounidenses por comprar combustible robado por cárteles del narcotráfico en México. Pero las resoluciones no fueron a su favor o no pudo cobrar el dinero que sí ganó.
Cuartoscuro
Por Raúl Linares
17 de noviembre, 2016
Comparte

Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió 300 millones de dólares en tres juicios contra empresas estadounidenses en una Corte de ese país, a quienes acusó de realizar transacciones con combustible robado en México por el crimen organizado. No obtuvo ese dinero por dos razones: el juez consideró que la paraestatal no aportó evidencia suficiente para probar el delito, o no pudo cobrar el dinero que le tenía que ser restituido.

Pemex denunció en tres juicios distintos a 23 compañías estadounidenses y a seis personas por presuntamente comprar y distribuir combustible mexicano que fue robado por cárteles del narcotráfico en la región petrolera Cuenca de Burgos (Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila). De los 300 millones de dólares que pedía para la reparación del daño, Pemex recuperó judicialmente sólo 71 millones de cinco empresas y una persona de las que demandó, pero ninguna tuvo fondos para pagar. Al final, la empresa mexicana no obtuvo un solo dólar.

grafico-empresas

Pemex y su filial Pemex Exploración y Producción (PEP) presentaron el 7 de junio de 2010 una primera ronda de demandas por el robo, almacenamiento y distribución de gas natural condensado. Después presentaron otras demandas el 29 de mayo del 2011 y el 10 de abril del 2012.

En una sentencia preliminar de 2013, el juez Sim Lake, de la corte de Houston, Texas, dijo que “la Corte concluyó que PEP carece de información para confirmar las denuncias interpuestas por fraude, incumplimiento de contrato, garantías y otros alegatos”. El 30 de mayo de 2014, el juez dictó sentencia final y confirmó lo establecido en ese documento previo: Pemex no aportó evidencia para probar sus alegatos.

Aunque la empresa mexicana apeló la sentencia en marzo de 2015, la Corte reafirmó su decisión. Incluso, el juez determinó que Pemex debía pagar a las empresas que demandó 830 mil dólares por gastos legales.

Pemex no ha realizado ese pago y señala que firmó un acuerdo con el despacho de abogados que la representó para que, en caso de que la resolución no fuera a su favor, éste pagara los gastos vinculados al proceso legal. No dio a conocer el nombre del despacho.

Estas acciones legales fueron las tres últimas que Pemex inició contra empresas estadounidenses por el robo de condensado de gas natural en 2009. Hasta la fecha, de todos los juicios iniciados —de los que no se conocen el número ni el monto total exigido como pago de reparación del daño— Pemex afirma que obtuvo 80 millones de dólares en los juicios, pero sólo recuperó efectivamente nueve millones, los cuales se cobraron antes de que iniciaran los tres juicios los cuales perdió.

Falta de pruebas

Además de los documentos desclasificados que posee Animal Político y que confirman las sentencias finales de estos juicios, abogados que participaron en dos litigios distintos iniciados por Pemex señalaron que la empresa mexicana nunca contó con evidencia para sostener sus alegatos.

Travis J. Sales, del bufete Baker Botts, —quien participó en el juicio H-10-1997— dijo en entrevista:  “Representé a las empresas BASF y a Shell en ese caso. Toda demanda en contra de ambas fue rechazada por la Corte. Ninguna de las empresas pagó nada a Pemex”.

Joel M. Androphy, quien representó a Murphy Energy Corporation,  —expediente H-12-1081— afirmó: “(Pemex) no logró probar nada, la mayoría de las demandas las perdió porque nunca pudo probar que ese producto fuera robado o que se cometiera algún crimen. No tenían suficiente evidencia. Todo se basó en una sospecha, nunca hubo pruebas”.

En julio pasado Animal Político solicitó vía transparencia información sobre los juicios, que ya habían concluido para entonces. La respuesta de Pemex fue: “No es conveniente dar a conocer la información, en virtud de que además de que se afectaría la estrategia procesal, dar a conocer quiénes son los demandados y las prestaciones reclamadas y su reparación, podría, conforme a la legislación de Texas, Estados Unidos, traer acciones por parte de los demandados, en perjuicio del patrimonio de PEP”.

Posteriormente, en un documento del 17 de octubre, la paraestatal agregó: “Derivado de estas acciones emprendidas en Estados Unidos, Pemex Exploración y Producción logró resoluciones y acuerdos en su favor por más de 80 millones de dólares. Todos los procedimientos se encuentran concluidos en definitiva y en todos los casos se emitió una respuesta favorable para Pemex”.

También que “los resultados de la estrategia implementada fueron las siguientes: inhibir el mercado ilícito de combustibles de origen mexicano en Estados Unidos; reparación del daño ocasionado a PEP; y desestimación de la contrademanda de los señalados como responsables”.

El abogado Joel M. Androphy —que representó a la firma Murphy Energy Corporation—, dijo en entrevista posterior: “No tengo idea de por qué dirían que las resoluciones fueron favorables para ellos”.

Al respecto la abogada Ileana M. Blanco, del bufete DLA Piper, que representó a Pemex en la corte estadounidense, dijo: “Nuestra política es que no estamos disponibles para hablar del caso o emitir comentarios. Se debe hablar con la oficina de relaciones públicas de Pemex en México para cualquier comentario”.

Pemex1

Pemex sabía del crimen (que no pudo probar)

El primero de los tres juicios inició en 2010 aunque, según los documentos, Pemex sabía desde “mucho antes” que le estaban robando condensado de gas natural gracias a información entregada por agencias de seguridad estadounidenses.

Una investigación de estas agencias puso al descubierto el supuesto crimen, aunque en los juicios Pemex no pudo presentar más información que fuera concluyente.

Los documentos oficiales señalan que el combustible supuestamente comercializado por las empresas demandadas fue extraído por integrantes de los cárteles del Golfo y Los Zetas de la Cuenca de Burgos. Posteriormente fue transportado a Estados Unidos con apoyo de las petroleras estadounidenses y con la presunta complicidad de autoridades aduanales del Servicio de Administración Tributaria mexicano.

El 18 de septiembre de 2008 las autoridades de Estados Unidos realizaron un operativo en el que detuvieron en ese país a 170 personas. La operación Project Reckoning buscaba golpear a la mafia italiana conocida como la ‘Ndrangheta, asociada con cárteles mexicanos para exportar drogas a Italia.

Entre los detenidos estaba un hombre —que se convertiría en testigo protegido— identificado como Luis Ariel Rivera Rodríguez. Él señaló que desde 2006, además de drogas, la organización delictiva en la que trabajaba importaba a Estados Unidos condensado de gas natural robado en México.

Tras las detenciones en 2008, la consejería jurídica de Pemex recibió cintas con las conversaciones entre empresarios petroleros de los Estados Unidos que lamentaban la detención de integrantes del Cártel del Golfo y Los Zetas en la operación Project Reckoning.

En la cinta, y posteriormente en testimonios ante la Corte, empleados señalaron que tenían conversaciones y negocios con “el cártel”. También que sabían de la existencia de sobornos a funcionarios aduanales para poder contrabandear el combustible robado.

Los documentos de la Corte en Texas citan que, ya en 2010, “la evidencia señala que Pemex estaba muy consciente de que el condensado mexicano estaba siendo robado en México y comercializado en Estados Unidos al menos cuatro años antes de que demandara a cualquiera de las empresas”.

Al ser cuestionado por la Corte de Houston, Pemex reconoció que sabía que “en general fue víctima de robo —pero sin ser consciente del alcance— por lo menos desde 2006”.

De acuerdo con la respuesta oficial que Pemex dio a Animal Político, “en el mes de junio de 2007 la oficina de Inmigración y Control Aduanal de los Estados Unidos proporcionó al Gobierno de México información relacionada con el tráfico de productos petrolíferos robados a PEP hacia los Estados Unidos, así como la acusación penal a la empresa Tramo Petroleum por  haber recibido el equivalente a 2 millones de dólares en productos robados a PEP”.

Agrega: “Como resultado de dichas investigaciones, la empresa Trammo entregó a PEP la cantidad de 2.4 millones de dólares como compensación de los daños patrimoniales causados (…). Como resultado de dicha investigación se recuperaron cantidades adicionales que fueron entregadas al gobierno mexicano (por 208 mil dólares)”.

grafico-cuenca

El modus operandi

De acuerdo con los alegatos que Pemex presentó ante la corte, el modus operandi de las empresas que supuestamente compraron combustible robado durante los cuatro años que duró esta red binacional era este: las empresas estadounidenses compraban el condensado robado y mandaban a México camiones cargados con agua, que iban etiquetados como “nafta”. Al cruzar la frontera vaciaban los camiones y los llenaban con condensado de gas natural que había sido robado.

Además, creaban documentación falsa para justificar la posesión del combustible y sobornaban a funcionarios aduanales para cruzar la frontera. Los camiones volvían a Texas y el producto se almacenaba para ser revendido a otras empresas a cargo —según Pemex— de borrar las pistas sobre el origen ilícito.

Pemex acusó en el juicio que las compañías estadounidenses estaban tratando de evadir la justicia: “Ante la afirmación de que las grandes petroquímicas no sabían que compraban productos robados, Pemex alega que la venta del condensado robado requirió una conspiración concertada en los Estados Unidos para pasar el condensado robado a través de la frontera y lavar su origen para así distribuir y venderlo a los usuarios finales”.

Pemex

Así fue el proceso de los juicios

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 partes de nuestro cuerpo que hasta hace poco no sabíamos que teníamos

Pensaríamos que en nuestros tiempos, los médicos ya conocerían todo el cuerpo humano. Sin embargo, aún quedan cosas por descubrir.
27 de octubre, 2019
Comparte
Grabado de Andreas Versalius de un esqueleto

Getty Images
Todavía no sabemos todo lo que hay que saber de nuestra anatomía.

Hay que afirmar que lo que sabemos de la anatomía humana ha crecido exponencialmente a lo largo de los siglos que lleva el ser humano observando y estudiando ese cuerpo que representa la expresión física de su existencia.

Desde Aristóteles y Galeno, en las antiguas Grecia y Roma, respectivamente, pasando por las disecciones de los cirujanos medievales, los detallados dibujos anatómicos de Leonardo Da Vinci, el invento de aparatos de auscultación como el estetoscopio, el microscopio y los rayos X, nos han dado una imagen muy completa de nuestros órganos y tejidos, así como de sus funciones.

En las últimas décadas, particularmente, el conocimiento ha avanzado a velocidades impensables gracias a las nuevas tecnologías como la ecografía y la imagen por resonancia magnética. Igualmente, se ha multiplicado la difusión de ese conocimiento a mucha de la población a través de nuevos métodos de divulgación y educación.

Sin embargo, el mapa humano no está completo. Son varios los órganos, células y partes nuevas que se han descubierto en años recientes y que nos hacen pensar ¿cuánto más hay por encontrar?

Aquí te presentamos 5 partes de nuestra anatomía que hasta hace poco no sabíamos que teníamos ni para qué servían.

Empezamos con dos que primero fueron declarados como nuevos órganos, aunque esa denominación inmediatamente generó debate entre la comunidad médica.

1. El intersticio

Es el “órgano” más nuevo en descubrirse. Una red de cavidades de colágeno y elastina rellenas de líquido, presente dentro y entre los tejidos de nuestro cuerpo.

Ilustración

Getty Images

Lo identificó un equipo de patólogos de la Escuela de Medicina de la universidad NYU, de Estados Unidos, gracias a los avances tecnológicos de la endomicroscopia en vivo, que muestra en tiempo real la histología y estructura de los tejidos. Sus investigaciones se publicaron en marzo de 2018.

Es una “estructura” conectiva que se extiende por todo el cuerpo y podría tratarse de uno de los órganos más grandes.

Estos tejidos están debajo de la piel, recubren el tubo digestivo, los pulmones y el sistema urinario y rodean las arterias, venas y la fascia.

Los investigadores tiene varias teorías sobre su función. Creen que puede ser importante para explicar la metástasis del cáncer, el edema, la fibrosis y el funcionamiento mecánico de muchos o todos los tejidos y órganos de nuestro cuerpo.

Puede actuar como un amortiguador para evitar que los tejidos de nuestro cuerpo se rasguen con el funcionamiento diario, como también ser una especie de autopista para los fluidos en movimiento.

Algunos expertos no lo consideran un órgano, sin embargo, reconocen que eso no necesariamente le resta importancia a la estructura.

2. El mesenterio

Mesenterio

Getty Images

Curiosamente, la primera mención del mesenterio la hizo Leonardo Da Vinci en el siglo XVI pero permaneció casi ignorada por los médicos por 500 años.

En enero de 2018, un equipo de University Hospital Limerick, en Irlanda, declaró que era un órgano único y continuo al centro de nuestro sistema digestivo.

Se trata de un doble pliegue del peritoneo -como se llama al recubrimiento de la cavidad abdominal- que une el intestino con la pared del abdomen y permite que se mantenga en su lugar.

Los científicos aún no saben demasiado sobre sus funciones, más allá de proporcionar sostén y llevar irrigación a las vísceras. Pero es vital y tiene una estructura continua, necesaria para que un órgano sea considerado tal, expresó J. Calvin Coffey, líder de la investigación.

Sin embargo, la definición clásica de un órgano es que consista de más de un tejido, exista como una unidad discreta y cumpla una función específica. Por ahora, los críticos dicen que sólo cumple con dos de esos tres requisitos.

3. Vasos linfáticos del cerebro

Cerebro

Getty Images
Los científicos se “toparon” con los nuevos vasos en el cerebro.

Investigadores de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos prácticamente se “toparon” con unas misteriosas estructuras vasculares cuando hacían un estudio de la meninge, la membrana entre el cerebro y el cráneo que cubre el sistema nervioso central.

Allí encontraron muchas células inmunes en un lugar donde no deberían existir pues, hasta entonces, la idea que se tenía era que el cerebro no estaba conectado con el sistema inmune.

Tras investigar más a fondo, se dieron cuenta que algunas de esas células inmunes estaban dentro de estructuras vasculares que conectaban al cerebro con el sistema inmune.

Ese descubrimiento dio pie a un segundo estudio revelador. Esas células inmunes, que hasta entonces no se conocían, afectan las funciones de nuestro cerebro y la forma en que socializamos.

El descubrimiento, hecho en 2016, permitirá estudiar enfermedades cerebrales como el mal de Alzheimer desde el punto de vista del sistema inmune o el proceso de envejecimiento, entre muchas otras cosas.

4. El ligamento anterolateral

En 2013, dos cirujanos en Bélgica lograron identificar un ligamento de rodilla del que, hasta entonces, sólo se tenía sospecha.

Anatomía de la rodilla

Getty Images
La anatomía de la rodilla es muy compleja.

La anatomía de la rodilla es muy compleja, rodeada por cuatro ligamentos principales, pero desde hace tiempo varios investigadores han estado explorando las estructuras menos definidas de la articulación.

El doctor Steven Claes y el profesor Johan Bellemans -de los hospitales universitarios de Lovaina, Bélgica- señalaron que este ligamento anterolateral (ahora conocido como LAL) podría tener un importante papel protector cuando giramos o cambiamos de dirección.

Anunciaron que lo habían mapeado con exactitud, como una banda que va desde el lado exterior del hueso del muslo hasta la tibia.

La presencia de esta banda ayuda a entender mejor una lesión común en el deporte que durante mucho tiempo ha desconcertado a doctores: la rotura del ligamento cruzado anterior (LCA), según los cirujanos.

5. La capa Dua del ojo

También en 2013 se detectó un componente del ojo antes desconocido.

Cirugía ocular

Getty Images
El descubrimiento de la capa Dua sirve para realizar operaciones oculares más sencillas.

La ciencia creía que la córnea estaba compuesta de cinco capas pero, en lo más profundo de esa lámina transparente frente a nuestra pupila, yace una sexta capa de solo 0,001 milímetros de espesor.

Se le ha llamado Dua, en honor a su descubridor, el profesor Harminder Dua, de la Universidad de Nottingham, Inglaterra.

La manera como la detectó fue tomando córneas donadas para la investigación a las que cuidadosamente les inyectaron burbujas para ir separando con cuidado cada capa.

A través de un microscopio electrónico pudieron diferenciar una de otra.

Hay muchas enfermedades que afectan la parte posterior de la córnea y los médicos ya las están relacionando a la presencia, ausencia o rasgadura de esta capa, expresó el profesor Dua a la prensa británica.

El descubrimiento sirve para realizar operaciones oculares más sencillas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-TYXiD7U_tg&t=141s

https://www.youtube.com/watch?v=xLBMdL-Roq0&t=39s

https://www.youtube.com/watch?v=netv_lXUGYg&t=72s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.