Los problemas judiciales que rondan a Donald Trump tras convertirse en presidente electo de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Los problemas judiciales que rondan a Donald Trump tras convertirse en presidente electo de EU

Donald Trump está involucrado en pleitos judiciales que deben resolverse en los próximos meses.
AP
Por BBC Mundo
12 de noviembre, 2016
Comparte

Donald Trump está a punto de convertirse en el hombre más poderoso del mundo.

El 20 de enero asumirá la presidencia de Estados Unidos, tras derrotar a Hillary Clinton en las elecciones del pasado martes.

Pero antes de que eso suceda, este del 28 de noviembre, él y sus abogados tendrán que enfrentar una demanda judicial como un ciudadano cualquiera.

Y no es la única ya que el presidente electo de EU enfrenta varias causas judiciales.

Tal vez la más notoria es en la que se acusa a su Universidad Trump de defraudar a los estudiantes.

El procedimiento judicial tendrá lugar a fines de noviembre en la ciudad de San Diego, California, y es parte de un juicio civil.

Lo que quiere decir que Trump no está acusado de ningún delito sino que enfrenta una disputa de índole monetaria con personas que se sienten estafadas por la universidad que lleva su nombre.

En este caso, un grupo de antiguos estudiantes están demandando al centro educativo por US$40 millones, según informa el diario Financial Times.

Los abogados de Trump niegan las acusaciones.

Se espera que en algún momento del juicio Trump declare en su propia defensa y como testigo solicitado por la parte acusadora. Sus abogados están buscando que la declaración del presidente electo a la corte ocurra mediante una conexión de video, para evitarle la necesidad de acudir en persona.

Juez Curiel

caravana de TrumpLa Corte Suprema dictaminó que los presidentes no tienen fuero especial para estos casos civiles

El juez que preside la causa es nada más y nada menos que el magistrado federal Gonzalo Curiel, un estadounidense de ancestro mexicano.

Durante la reciente campaña electoral, en la que las demandas contra el candidato conservador habían surgido como tema de campaña, Trump había cuestionado la idoneidad del juez para resolver su caso por ser de origen hispano, argumentando que estaría predispuesto contra el magnate por sus polémicas declaraciones sobre los indocumentados mexicanos.

Ello generó acusaciones de racismo contra Trump, que al final no fueron suficientes para convencer a los votantes de que escogieran a otro candidato.

Pero independientemente del resultado en la elección presidencial, el mandatario electo está obligado a enfrentarel juicio. 

Incluso, si el procedimiento llegase a extenderse más allá del 20 de enero, cuando asume la presidencia, no podría evadirlo.

Un fallo de la Corte Suprema en 1997 dictaminó que los presidentes no tenían protección especial para enfrentar causas civiles por hechos que hubiesen ocurrido antes de asumir el cargo presidencial.

En 1997, el acusado fue el entonces presidente Bill Clinton, quien tuvo que enfrentar una demanda civil por acoso sexual contra Paula Jones. Clinton aceptó pagar $850.000 a la demandante sin reconocer culpa.

Fuero especial

Paula Jones.Durante su presidencia, Bill Clinton enfrentó una demanda por acoso sexual de Paula Jones.

Los presidentes estadounidenses gozan, en cambio, de un fuero especial para enfrentar acusaciones penales por acciones ocurridas durante su presidencia.

En este caso, es solamente la Cámara de Representantes la que puede efectuar un “impeachment”, una acusación penal formal contra el mandatario. Y es el Senado el que lleva a cabo el juicio que eventualmente podría resultar en la destitución del presidente.

El último mandatario en enfrentar este procedimiento fue también Bill Clinton, quien fue formalmente acusado por la Cámara de Representantes de haber mentido bajo juramento en hechos relacionados con el escándalo sexual de Mónica Lewinsky.

Pero el Senado, que era controlado por su partido, absolvió a Clinton en 1999.

Otros juicios

José AndrésTrump también tiene un pleito con el famoso chef José Andrés.

En cualquier caso, nadie está sugiriendo que el juicio que enfrentará Trump a fines de noviembre pueda poner en riesgo legal su llegada a la presidencia estadounidense semanas más tarde.

Incluso no son pocos los que suponen que Trump podría llegar a un arreglo monetario con los demandantes en ese juicio civil, y así evitarse el engorroso trámite que le quitaría tiempo valioso para prepararse a asumir la presidencia estadounidense.

Pero sus disputas judiciales no se detienen ahí.

El Financial Times reporta que hay más de 70 demandas pendientes contra el magnate y sus empresas.

El mismo Trump amenazó con acrecentar la lista en los días finales de la campaña al advertir que demandaría a las mujeres que lo acusaban de acoso sexual. Y también aseguró en algún momento que demandaría al diario New York Times por aspectos de la cobertura de su campaña. No se sabe si cumplirá con esas amenazas.

Trump también ha demandado antes a personas como al chef español José Andrés, quien se retiró de una acuerdo para ubicar un restaurante en un proyecto hotelero del millonario luego de sus polémicas declaraciones contra los hispanos.

Y hay otras investigaciones preliminares en curso. Eric Schneiderman, fiscal general del estado de Nueva York, había dicho que su oficina investigaba posibles irregularidades de la Fundación Trump.

Un inconveniente

TrumpTrump podría rendir testimonio por video.

Hasta ahora no hay evidencia de un problema legal que pueda amenazar realmente la presidencia de Donald Trump.

Pero sus problemas en los estrados judiciales pueden ser una distracción peligrosa.

Muchos recuerdan el impacto negativo que tuvieron los problemas legales privados de Bill Clinton en los años finales de su mandato.

Y Trump apenas comienza su gobierno, con una nación extremadamente polarizada en torno a su figura.

Por ello, tener que pensar en los múltiples casos judiciales que involucran a su nombre y al de sus empresas es uno más en la larga lista de retos complejos del presidente electo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.