Trump acusa que Clinton ganó el voto popular con sufragios ilegales; rechaza recuentos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Trump acusa que Clinton ganó el voto popular con sufragios ilegales; rechaza recuentos

El presidente electo de EU dijo que él hubiera ganado el voto popular si eran descontados los sufragios de "millones de personas" que votaron ilegalmente; el Partido Verde estadounidense promueve un recuento en tres estados que dieron la victoria a Trump, y cuenta con el apoyo del equipo de Clinton.
AP
Por AP
28 de noviembre, 2016
Comparte

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, condenó la campaña para recontar los votos en tres estados que fueron cruciales para su victoria en las elecciones del 8 de noviembre, impulsada por el Partido Verde estadounidense y luego respaldada por el equipo de Hillary Clinton.

El magnate neoyorquino, quien durante la campaña aseveró a diario que la elección estaba “amañada”, dijo en un comunicado difundido por su equipo de transición que el plan para el recuento es “un timo”, ya que su victoria con los votos electorales fue legítima.

En redes sociales agregó la idea de que él hubiera ganado el voto popular (Clinton lo supera por más de dos millones de votos en todo el país) si se descuentan los sufragios de “las millones de personas” que votaron ilegalmente.

“Serio fraude electoral en Virginia, New Hampshire y California – así que, ¿por qué los medios de comunicación no informan sobre esto? Sesgo grave – ¡gran problema!”, expresó.

No indicó que tenga alguna prueba de los votos ilegales, ni detalló qué tipo de votos ilegales serían, si de personas indocumentadas o alguna otra modalidad.

Trump había hecho poco caso a la lucha de la candidata presidencial del Partido Verde, Jill Stein, para revisar los totales de votación en Wisconsin, Michigan y Pennsylvania.

Las autoridades de Wisconsin anunciaron el viernes que realizarían el primer recuento de elección presidencial en la historia del estado. 

Stein, quien recibió el 1% de los sufragios a nivel nacional, ha recaudado millones de dólares para cubrir el costo del recuento.

La candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, se unió el sábado formalmente al esfuerzo para el recuento de votos.

“Debido a que no habíamos descubierto ninguna evidencia justificable de hackeo o de intentos externos de alterar la tecnología de votación, no habíamos planeado ejercer esta opción por nuestra cuenta”, escribió el sábado en un blog el abogado de la campaña de Clinton, Marc Elias.

“Pero ahora que comenzó un recuento en Wisconsin, tenemos la intención de participar con el fin de asegurarnos de que el proceso se realice de una manera justa para todas las partes”.

Elias dijo que Clinton tomaría el mismo curso de acción en Pennsylvania y Michigan si Stein hace solicitudes de recuento en esos estados, aun cuando resulta poco probable que ello cambie el resultado de las elecciones.

“Sin importar el potencial para cambiar el resultado en alguno de los estados, creemos que es importante, en principio, asegurarnos de que nuestra campaña esté representada legalmente en cualquier proceso judicial y representada en el lugar de los hechos para vigilar el proceso de recuento”, escribió Elias.

Al respecto, Trump dijo que el pueblo ya había hablado, y que la elección terminó. “Debemos aceptar este resultado y mirar hacia el futuro”.

En Twitter lanzó varios mensajes recordando que Clinton ya reconoció su derrota, además de expresar que es “triste” que se gaste dinero en recuentos si el resultado seguirá siendo a su favor.

 

El senador Vermont, Bernie Sanders, dijo que “no tiene nada de malo” pedir recuentos de votos para garantizar la legitimidad de la victoria del presidente electo Donald Trump el 8 de noviembre.

El ex precandidato demócrata aludió al recuento inminente en Wisconsin —y la perspectiva de otros en Michigan y Pennsylvania— en declaraciones al canal de cable CNN.

Sanders mencionó que “nadie espera cambios profundos, pero no tiene nada de malo seguir el proceso hasta el final”.

Trump ganó Wisconsin y Pennsylvania y, hasta el miércoles, tenía una ventaja de casi 11,000 votos en Michigan, cuyos resultados serán certificados el lunes.

Clinton encabeza los votos populares por cerca de 2 millones de votos.

Pero Trump ganó 290 votos electorales, comparado con 232 de quien fue candidata demócrata, sin contar Michigan.

Se necesitan 270 votos electorales para ganar la presidencia y los tres estados en cuestión pudieran dar el resultado electoral a Clinton, en el improbable caso de que los tres pasasen a su cuenta.

 

El empresario republicano, quien reiteradamente puso en entredicho la integridad del sistema electoral de Estados Unidos antes de su victoria, dijo que el intento de hacer recuento es “un timo del Partido Verde para una elección que ya ha sido reconocida”.

“Los resultados de esta elección deben ser respetados, no impugnados ni maltratados, que es exactamente lo que está haciendo Jill Stein”, dijo Trump en el comunicado.

Trump pasó el fin de semana largo por el Día de Acción de Gracias con su familia en su residencia Mar-a-Lago en Palm Beach. Tenía planeado dedicarse a buscar los prospectos que ocuparán los cargos cruciales de su gobierno durante estas vacaciones de trabajo.

El viernes, Trump nombró a la analista de Fox News, Kathleen Troia “KT” McFarland, como asesora adjunta de seguridad nacional y nombró a su abogado de campaña, Donald McGahn, como asesor de la Casa Blanca.

Tenía previsto regresar el domingo a su domicilio en Nueva York con vistas a sus reuniones del lunes con prospectos para ocupar los cargos de su gobierno, entre ellos el jefe policial David Clarke, del condado Milwaukee en Wisconsin.

Clarke es considerado posible titular para la Seguridad Nacional. La abierta oposición de Clarke al movimiento “Las vidas de los negros importan” lo hizo popular entre muchos sectores conservadores.

Trump y el vicepresidente electo Mike Pence también tienen programadas para el lunes reuniones con el procurador de Oklahoma, Scott Pruitt, el representante republicano Lou Barletta, de Pennsylvania, el exdirector de la Comisión de Valores y Cambio, Paul Atkins, el presidente de la empresa World Wide Technology, David Steward, y el director general de la firma General Growth, Sandeep Mathrani.

Debido a divisiones internas se ha retrasado la crítica decisión del nombramiento del secretario de Estado.

Las opciones incluyen al exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, quien carece de experiencia en política exterior, pero fue muy leal a Trump, y el candidato presidencial republicano de 2012, Mitt Romney, quien se opuso enérgicamente a la candidatura del multimillonario pero es considerado más apto para el cargo.

El senador de Tennessee, Bob Corker, también es posible aspirante al puesto.

Por su parte, el rector de la Universidad Liberty, Jerry Falwell Jr., dijo que el magnate le ofreció el cargo de secretario de Educación, pero lo rechazó por razones personales.

Falwell afirmó el sábado a The Associated Press que Trump quería que se comprometiera en el cargo durante cuatro o seis años. Falwell señaló que no podía dejar Liberty por más de dos años.

Trump anunció el miércoles que ha escogido para el puesto a la defensora de las escuelas subvencionadas, Betsy DeVos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Regeneron: qué se sabe del tratamiento experimental que le dieron a Donald Trump contra el COVID

Un tratamiento experimental que es considerado prometedor está siendo administrado a Donald Trump para superar el coronavirus.
3 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump inició su combate contra el coronavirus con un coctel experimental basado en anticuerpos monoclonales.

Una dosis de ocho gramos de esta medicación fue administrada al presidente estadounidense, de 74 años, este viernes.

Fue internado en un hospital militar menos de 24 horas después de que se confirmara su contagio de covid-19.

La inyección es parte de un tratamiento desarrollado por la compañía biotecnológica Regeneron y fue brindada al mandatario “sin generar ningún incidente preocupante“, de acuerdo al comunicado del médico presidencial, Sean P. Conley.

El uso de anticuerpos monoclonales es considerado uno de los tratamientos más prometedores para combatir la covid-19, y Regeneron es una de las empresas pioneras en probarlos.

De acuerdo a especialistas, tienen la capacidad de utilizarse como un medicamento profiláctico de acción rápida en personas expuestas al virus.

Anteriormente, Anthony Fauci, el experto en enfermedades virales más reconocido de EE.UU. y líder del equipo de la Casa Blanca para combatir la pandemia, se había referido a este tratamiento como un posible “puente hacia una vacuna”.

En un siguiente reporte, ya en la noche del viernes, se informó que el mandatario también recibió una primera dosis del fármaco antiviral remdesivir, que antes se usó para combatir la hepatitis C y el ébola.

La medicación de Trump

Además de la medicación de anticuerpos, Trump empezó su proceso de recuperación tomando zinc, vitamina D, famotidina, melatonina y una aspirina diaria, informó la Casa Blanca.

Trump en la caravan presidencial

EPA
Trump se encuentra en las afueras de Washington DC.

El comunicado señala que el presidente sufre de fatiga, pero que se encuentra de buen ánimo.

Antes de ser internado se conoció que presentaba “síntomas leves” de la enfermedad y que su traslado al hospital militar Walter Reed fue decidido como “una medida de precaución”.

Ese centro de salud, en las afueras de Washington DC., es uno de los más grandes y prestigiosos de Estados Unidos.

Además es la instalación médica a la que suelen acudir los presidentes estadounidenses para sus revisiones anuales.

El reporte del médico presidencial añade que la primera dama, Melania Trump, se sentía bien y solo presentaba dolores de cabeza y una leve tos.

Trump

EPA
Trump fue trasladado a un centro médico como una medida de precaución.

El resto de la familia, incluyendo el hijo menor, Barron, quien vive en la Casa Blanca, dio negativo en sus pruebas de covid-19.

Regeneron

El coctel de anticuerpos administrado a Trump ayuda a reducir los efectos de virus y puede acelerar la recuperación, señala la compañía Regeneron.

Si bien no existen tratamientos aprobados por la Organización Mundial de Salud para la covid-19, el protocolo sanitario brindado a Trump es uno de los candidatos más prometedores, de acuerdo a lo que señalan médicos estadounidenses.

Regeneron destaca que los resultados iniciales sugieren que se puede reducir el nivel de efectos del virus en el cuerpo y posiblemente acortar las estadías en el hospital cuando se administra al inicio de la infección.

Trump en el helicóptero presidencial

EPA
El reporte médico de Trump señala que siente fatiga pero que conserva el buen ánimo.

En un comunicado emitido el viernes, el director ejecutivo de la empresa, Leonard S. Schleifer, señaló que el personal médico de Trump contactó con la compañía para pedir permiso para usar el medicamento.

Su uso fue autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

“Confirmamos que, como anunció el secretario de prensa de la Casa Blanca, Regeneron proporcionó una dosis única de 8 gramos de REGNCOV2, un cóctel de dos anticuerpos monoclonales, para uso del presidente Trump”, señala un comunicado publicado por la empresa.

El documento explica que REGN-COV2 es una terapia experimental para covid-19 cuyos resultados iniciales muestran que puede producir una mejora en los síntomas de una persona infectada.

Regeneron señala que su tratamiento fue diseñado “de manera específica” para frenar los efectos del coronavirus.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Un anticuerpo monoclonal, también conocido como mAB, es un tipo de fármaco que puede utilizarse tanto para prevenir una infección como para tratarla una vez que la enfermedad se desarrolló.

Cuando el organismo detecta la presencia de un antígeno como el coronavirus, el sistema inmune produce unas proteínas destinadas a neutralizar al virus con el objetivo de evitar que penetre en nuestras células y se reproduzca.

Los anticuerpos monoclonales son copias sintéticas creadas en laboratorio a partir de un clon de un anticuerpo específico hallado en la sangre de una persona recuperada.

Eso significa que los mAb imitan a los anticuerpos que nuestro organismo produce de forma natural.

Laboratorio

Getty Images
Los mAbs se han utilizado con éxito para tratar otras enfermedades como el cáncer.

“A diferencia de una vacuna, que introduce una proteína o material genético en nuestro organismo para estimular al sistema inmune (para que genere anticuerpos), estos son anticuerpos que se suministran para brindarle protección“, explicó en agosto a BBC Mundo Jens Lundgren, médico especializado en enfermedades infecciosas de la Universidad de Copenhague y del hospital Rigshospitalet de Dinamarca.

Este tipo de terapia es desarrollada desde la década del 70 y se aplicó con una serie de enfermedades como el sida y diferentes tipos de cáncer.

Dese el inicio de la pandemia, laboratorios como AstraZeneca, Regeneron, VirBiotechnology, Eli Lilly y Adimab, entre otros, investigan el uso de anticuerpos monoclonales que resulten efectivos contra el coronavirus, y sus resultados se declararon promisorios.

Su uso es considerado por especialistas como más eficiente que un trasplante de plasma porque se trata de una selección de proteínas específicas para neutralizar o frenar un virus.

Sin embargo, uno de los principales problemas de esta terapia es su elevado costo.

Esta clase de tratamientos médicos se encuentran entre los más caros del mundo. El precio promedio de un tratamiento con mAb en EE.UU. oscila entre US$15.000 y US$200.000 al año.

Remdesivir

Desde mediados de este año el remdesivir fue señalado como uno de los pocos medicamentos que demostró ser eficaz en la lucha contra el coronavirus.

Sin embargo también fue cuestionado por los altos costos que implica un tratamiento con ese antiviral.

En abril, cuando la cifra de contagios comenzó a elevarse en Estados Unidos, el país autorizó a los centros de salud el uso del remdesivir con los afectador por el coronavirus.

Su uso durante esta pandemia también fue aprobado en Reino Unido y Corea del Sur, entre otros.

Actúa atacando una enzima que el virus necesita para replicarse dentro de nuestras células y puede reducir el período de recuperación de la infección.

Un tratamiento con remdesivir en EE.UU. puede valer US$3.200 y consta de unas seis pastillas en promedio.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.