Nevado de Toluca: Semarnat autoriza tala controlada y elimina prohibición para construir hoteles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Nevado de Toluca: Semarnat autoriza tala controlada y elimina prohibición para construir hoteles

La tala será a través de un manejo forestal sustentable en 17 mil 785 hectáreas que también podrán explotar el turismo de bajo impacto con la construcción de hoteles, fraccionamientos y campos de golf.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
1 de noviembre, 2016
Comparte

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aseguró que no permitirá que haya tala sin control en el Nevado de Toluca y que el gobierno federal sólo aprobó que haya un “manejo forestal sustentable” en 17 mil 785 hectáreas de esta reserva natural.

Es decir, de acuerdo a la dependencia, ahora se permitirá la tala en el 32.59% del Área Natural Protegida, pero con permiso de la secretaría.

En esa misma zona también se podrán construir hoteles, fraccionamientos y campos de golf, una vez que la misma autoridad eliminó el impedimento legal para desarrollar infraestructura inmobiliaria, comercial y turística en esta reserva natural.

“El Programa de Manejo sí comprende el aprovechamiento forestal sustentable en la superficie señalada, pero con restricciones claramente establecidas por la legislación ambiental”, de acuerdo a la Semarnat.

Eliminan restricción

Desde octubre de 2013, el gobierno federal anunció que se impulsaría la actividad turística en el Nevado, sin embargo, también se adelantó que estas actividades serían restringidas a turismo de bajo impacto, y expresamente se planteó que “no se permitirá en ningún caso la edificación o construcción de fraccionamientos, de casas campestres, cabañas o bungalos residenciales, ni la edificación o construcción de hoteles, posadas o fincas de descanso, ni campos de golf” en esta reserva natural.

Esa restricción al desarrollo de infraestructura turística fue anunciada en noviembre de 2013, y estaba incluida en el “Borrador del Programa de Manejo” del Nevado de Toluca, hecho público en ese momento por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Dicho documento fue formalizado tres años después, el pasado 21 de octubre de 2016, pero en la versión que finalmente fue publicada en el Diario Oficial de la Federación, fueron eliminadas las restricciones que prohibían el establecimiento de infraestructura turística y desarrollos inmobiliarios.

En su versión final y oficial, el Programa de Manejo ya no hace ningún tipo de referencia a conceptos como “campos de golf” o “fraccionamientos” o “bungalos residenciales”, y al respecto de las actividades turísticas permitidas, sólo establece dos categorías: la primera de estas categorías aplica en todo el territorio del Nevado y es el “turismo de bajo impacto ambiental”, es decir, aquellas actividades recreativas “que no impliquen modificaciones de las características o condiciones naturales originales”.

nevado-regla-36

Sin embargo, dentro de esta reserva natural existen al menos 22 centros poblacionales, agrupados en lo que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas denominó “Subzona de asentamientos humanos”, y que abarca en total 93 hectáreas del Nevado de Toluca.

En estos asentamientos humanos, la categoría autorizada es la de “turismo” a secas, sin que aplique ninguna limitación en términos ambientales.

En octubre de 2013, de hecho, el entonces titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Luis Fueyo McDonald, anunció este aval para la infraestructura turística y los nuevos desarrollos inmobiliarios en el Nevado de Toluca, durante un recorrido de prensa por la zona.

En esos 22 asentamientos humanos, explicó el entonces titular de la Conanp, “puede haber gente que reciba turistas, habilitando habitaciones para que pernocten (…) No se van a construir nuevos centros de población, (porque) eso está prohibido por la ley, pero en los centros de población que ya están se pueden aprovechar los predios para los fines que fueron autorizados. Y puede haber todo lo que en un centro de población se admite: ¿Un comercio? Sí. ¿Una casa-habitación? Sí. ¿O que alguien habilite un hotel? Sí.”

Debate público

A raíz de la nota publicada ayer por Animal Político, en la que se informó que el nuevo programa de manejo del Nevado de Toluca autorizó la tala en 17 mil 785 hectáreas de esta reserva, lectores enviaron dudas y objeciones a la nota publicada.

Uno de estos lectores fue Osmar Martínez, quien advirtió que “aunque suene contradictorio, el aprovechamiento comercial de las zonas forestales permite incluso ‘mejorar’ la calidad de la foresta. En cualquier explotación comercial, se tiene un plan de manejo hecho por ingenieros forestales; éste se guía por ciclos de corta de una cantidad de metros cúbicos de madera anual, de este modo, mientras se talan unas zonas, otras se están reforestando para regresar a ellas cuando los árboles tengan un diámetro determinado: es un manejo cíclico”.

Con estos procedimientos, explicó, “hay fuentes de trabajo, se cuidan las zonas en recuperación de la tala clandestina y los incendios, se sanea si es necesario y el aprovechamiento del bosque se puede realizar casi de forma ilimitada”.

Efectivamente, las autoridades plantearon en el nuevo Programa de Manejo del Nevado de Toluca que las actividades de tala deberán realizarse de forma “sustentable”, cortando sólo un volumen de madera equivalente al crecimiento anual de la masa forestal.

Como se señaló en la nota publicada ayer, el objetivo de estas modificaciones en el manejo del Nevado de Toluca es restaurar los bosques a su estado original, es decir, a su estado previo a las afectaciones causadas por la actividad humana, tal como señala el mismo Programa de Manejo publicado el 21 de octubre.

Sin embargo, el Programa de Manejo también señala que el volumen de madera talada deberá ser igual al volumen de masa forestal recuperada cada año. Dicho de otro modo: por cada metro cúbico que el bosque se recupere, un metro cúbico de madera será talado.

Esa fórmula no deja ver cómo se recuperarán las grandes extensiones de bosque perdidas a lo largo de décadas, a causa de la tala clandestina, la agricultura y la ganadería.

Por otra parte, Ana Margarita Romo Ortega escribió: “Respecto al artículo sobre el Nevado de Toluca en Animal Político: es mentira. Se autorizaron plantaciones forestales comerciales para reconvertir parcelas agrícolas a su vocación forestal y así recuperar la cobertura boscosa, sólo aquellas plantaciones autorizadas pueden ser aprovechadas después de varios años que ya prestaron servicios ambientales. NO está autorizada la tala. Mejor revisen con sus propios ojos el programa de manejo, está en el DOF del 21 de octubre de este año.”

Al respecto, cabe aclarar que en las 17 mil hectáreas de bosque en las que se autorizó el “aprovechamiento forestal maderable” no existe actividad agrícola, y por lo tanto no hay parcelas qué reconvertir. Este perímetro corresponde a las zonas donde el bosque logró preservarse, a pesar de la tala clandestina, y la extensión de la frontera agrícola.

Sin embargo, es cierto lo que afirma Ana Margarita, acerca de que en aquellas zonas en donde el bosque ya se perdió, debido a la agricultura y la ganadería, las autoridades anunciaron que promoverán entre los agricultores la reconversión de sus parcelas a suelo forestal, aunque ningún agricultor o ganadero estará obligado a abandonar sus actividades productivas.

Por último, Iñaqui Robles comentó que la autorización de la tala en el Nevado de Toluca “no debe verse como un ecocidio, mientras se lleven a cabo las normas mexicanas y la Comisión Nacional Forestal (debe) centrarse en el plan de manejo forestal sostenible y sus programas de operación anual, (así) todo marchará bien”.

Debe recordarse, sin embargo, que todos estos cambios en el manejo del Nevado de Toluca fueron realizados por el gobierno federal, tras reconocer que las normas previas de protección nunca fueron aplicadas por las autoridades responsables.

El nuevo Programa de Manejo, sin embargo, no explica cómo se garantizará que estas nuevas disposiciones de protección ahora sí serán acatadas.

A continuación, te presentamos de forma íntegra la respuesta de la Semarnat a la nota publicada el pasado lunes 31 de octubre, sobre la tala en el Nevado de Toluca.

Carta Semarnat by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo fue estar con Donald Trump el día que perdió la carrera por la Casa Blanca

Cómo el presidente que nunca ha dudado de sí mismo se enfrentó a la derrota después de cuatro años en el poder.
8 de noviembre, 2020
Comparte

En los últimos cuatro años he visto al presidente de EE. UU. en sus días buenos y en sus días malos.

Pero este 7 de noviembre, el día en que perdió las elecciones, fue un día muy distinto a todos esos otros.

Vestido con una chaqueta negra, pantalón deportivo oscuro y un gorro con la inscripción MAGA (las iniciales de su lema de campaña en inglés, Make America Great Again), Donald Trump dejó la Casa Blanca un poco después de las 10 de la mañana del sábado.

Antes, se la había pasado tuiteando sobre las elecciones y, sobre todo, sobre el fraude electoral que considera tuvo lugar en torno a los comicios generales del 3 de noviembre.

Salió por la puerta de la residencia presidencial y se subió a su vehículo oficial que lo llevó en dirección de su club de golf Trump National, en la ciudad de Sterling, Virginia, a unos 40 kilómetros de Washington.

En ese momento, proyectaba un aire de autoconfianza. Era un día precioso, perfecto para el golf, y por eso decidió que iba a pasarlo en su club.

Trump jugando al goflf.

Getty Images
Trump pasó gran parte del día jugando al golf.

Pero, a la vez, se notaba que las personas que trabajaban con él estaban incómodas. Como al borde de una situación muy tensa.

“¿Cómo la están pasando?”, le pregunté a una de sus empleadas.

“Bien”, respondió. Y sonrió, pero sus ojos se entrecerraron y bajó rápido la mirada hacia la pantalla de su celular.

Trauma electoral

La Casa Blanca ha estado en una especie de trauma en los días que han pasado desde la elección.

Aunque fue apenas el martes, parece que hubiera ocurrido hace mucho tiempo.

La mayoría de los escritorios del ala oeste de la Casa Blanca estaban vacíos cuando pasé por el edificio en la mañana de este sábado. Muchos miembros del personal han resultado infectados por el covid-19 y no pueden ir a la oficina. Los otros están en cuarentena.

Entonces, a eso de las 11:30 y mientras el presidente estaba jugando al golf, la BBC y varias cadenas comenzaron a proyectar que Joe Biden había ganado las elecciones.

Estaba sentada en un restaurante italiano ubicado a un poco más de un kilómetro de distancia del Trump National cuando recibí el dato.

Trump regresa a la Casa Blanca después de jugar al golf

Reuters
El presidente Trump se enteró de la noticia de la victoria de Joe Biden en su campo de golf en el estado de Virginia.

Yo hago parte del grupo permanente de periodistas que cubren la Casa Blanca, un conjunto de colegas de medios distintos que viajan con el presidente de EE.UU.

Todos estábamos esperando que saliera del club.

“Él es una persona tóxica”, dijo una mujer en las afueras del restaurante. Ella, como muchos de sus vecinos en ese distrito de mayoría demócrata, habían votado por el rival de Trump.

Otros se preguntaban en voz alta cuándo el presidente dejaría el club y volvería a la Casa Blanca.

Pasaron los minutos. Pasaron las horas.

“Se está tomando su tiempo”, le dijo un funcionario a otro.

El presidente no tenía prisa en marcharse. En el club estaba rodeado de amigos. Fuera de esas puertas, sus seguidores me gritaban a mí y a los otros periodistas “Acaben con los medios”.

Una mujer, vestida con tacones altos y un gorro rojo, azul y blanco, llevaba un cartel en el que se leía: “Detengan el robo”.

Un hombre pasó conduciendo su camioneta por enfrente del club mientras hacía ondear varias banderas, incluso una en la que se mostraba al presidente encima de un tanque, como si fuera el comandante de los ejércitos del mundo.

Críticos del presidente.

BBC
Un mensaje claro: “Usted está a punto de perder su trabajo”.

Era una muestra de cómo sus seguidores ven al presidente, e incluso cómo Trump se veía a sí mismo.

Finalmente, el presidente decidió abandonar el club y regresar a la Casa Blanca.

Allí, miles de sus críticos lo esperaban.

“Has perdido. Nosotros hemos ganado”

La caravana presidencial avanzó por Virginia. Yo iba en una camioneta que hacía parte de la caravana, que por poco se estrella en una de las calles del condado de Fairfax. Se encendieron las sirenas.

Entre más cerca estábamos de la Casa Blanca, más grande era el tumulto: la gente estaba en las calles celebrando la derrota del mandatario.

Alguien llevaba en alto un cartel: “Has perdido y todos nosotros hemos ganado”. Había clima festivo y cánticos.

Con un letrero de "Hasta nunca" algunas personas saludaron la caravana de Trump en el Sterling (Virginia).

Getty Images
Con un letrero de “Hasta nunca” algunas personas saludaron la caravana de Trump en el Sterling (Virginia). La campaña del mandatario estadounidense anunció este sábado que no reconocen los resultados y que la “elección está lejos de haber terminado”.

Cuando llegamos a la Casa Blanca, el presidente ingresó por una puerta lateral, una entrada que ha utilizado poco durante sus cuatro años de mandato. Sus hombros estaban hundidos y la cabeza, gacha.

Entonces levantó la vista hacia los periodistas que estábamos allí y levantó su pulgar. Fue un gesto a medias. No levantó su mano ni apretó su puño, como suele hacer.

Tanto en la Casa Blanca como en el club de golf, el presidente nunca vaciló: siempre hizo reclamos sin sustento sobre el fraude electoral e insistió que será reivindicado.

Durante toda esa mañana escribió en su cuenta de Twitter sobre los “votos ilegales” y por la tarde declaró, desafiante y en mayúsculas, “YO GANÉ ESTAS ELECCIONES”.

Pero eso fue Trump en Twitter. El hombre que yo vi me dejó una impresión muy distinta. Cuando entró por la puerta lateral de la Casa Blanca por la tarde, la arrogancia se había ido.

Texto de Tara McKelvey, corresponsal de la BBC en la Casa Blanca

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.