Tortura en Veracruz: cuando autoridades y delincuentes aplican la ley del todo vale
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Vice News

Tortura en Veracruz: cuando autoridades y delincuentes aplican la ley del todo vale

La guerra contra las drogas, la corrupción política y la falta de estado de derecho han normalizado la tortura. En esta entidad los métodos de los cuerpos de seguridad y criminales se confunden. Muchas víctimas nunca regresan: se convierten en muertos o desaparecidos.
Vice News
Por José Luis Pardo Veiras
15 de noviembre, 2016
Comparte
El 14 de enero de 2014 la policía de Veracruz estaba de fiesta. El secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio Chong, había acudido hasta la Academia estatal de Policía de El Lencero, un enorme recinto que una vez sirvió de fábrica textil y que desde hace un cuarto de siglo es el centro neurálgico de la élite policial veracruzana. Osorio Chong, que presidía la graduación de cerca de 900 agentes municipales, alabó la disposición para luchar contra el crimen de Javier Duarte, ex gobernador y hoy prófugo de la justicia; agradeció “especialmente” la presencia de Arturo Bermúdez Zurita, secretario de Seguridad Pública de Veracruz hasta el pasado agosto, cuando renunció entre acusaciones de corrupción y colusión criminal; y definió ese día como un ejemplo “del buen trabajo para devolver la tranquilidad y la seguridad a los veracruzanos”. En ese mismo recinto se encontraba también Gibrán Martiz, un cantante de reggaetón de 22 años que había alcanzado cierta fama por su participación en el reality show La Voz… México. O al menos, según las coordenadas del GPS de su IPhone 4 registradas por la compañía Telcel, se encontraba su celular. Una semana antes, Gibrán Martiz había desaparecido.

”Un agente me dijo: a su hijo se lo llevó la policía, se les pasó la mano y están viendo cómo se lo regresan. Si hacen un operativo o qué”, dice Efraín Martiz, su padre, recordando aquellos días de búsqueda. “Mi esposa le rogó al Ministerio Público que nos devolviera a nuestro hijo. Vivo o muerto”.

Al día siguiente de la súplica, el décimo de la desaparición, apareció el cuerpo de Gibrán: 1,80m y 70kg; cabello corto, ondulado, castaño oscuro; de labios finos y ojos de un color similar al de su pelo; en el cuello lucía un tatuaje de un ocho acostado y en el tórax otro de un pentagrama con una clave de sol. El cuerpo, según el informe forense, presentaba quemaduras en la espalda, la mandíbula golpeada; un tiro en la cabeza. Martiz padre, médico de profesión, asegura que se ensañaron con su hijo, que le propinaron choques eléctricos, tablazos y, después de torturarlo, le dieron el tiro de gracia.

‘Un agente me dijo: a su hijo se lo llevó la policía, se les pasó la mano y están viendo cómo se lo regresan’.

El relato oficial: un enfrentamiento entre criminales y policías. Los criminales habían matado a Gibrán y a otro chico. Los policías matan a los criminales y recuperan los cuerpos.

Para Efraín Martiz esos diez días transcurrieron de una forma muy diferente. El 7 de enero de 2014 llegó al departamento que su hijo acababa de rentar en Xalapa, la capital del estado costero de Veracruz, donde grababa un disco, el primero después de su paso por la televisión. Llegó preocupado. Hacía horas que Gibrán no se comunicaba por Whatsapp, algo que padre e hijo hacían constantemente. El conserje del edificio le contó que un grupo de encapuchados a bordo de patrullas de la policía estatal habían secuestrado a Gibrán y a otros dos chicos.

Esa misma noche empezaron la búsqueda. Acudieron a la policía.

Según el padre, los agentes les dijeron que su hijo no aparecía en ningún registro, que si era cierto que lo habían detenido ya estaba libre. “Después miramos cámaras de seguridad y nos dimos cuenta de que estaban borrosas, manipuladas. Había gente coludida con la policía”. Uno de los chicos nunca ha aparecido; el otro era un menor. Su cuerpo apareció el 17 de enero, el mismo día, en el mismo lugar, que el de Gibrán.

“El chico que está desaparecido tuvo una disputa con un familiar de Bermúdez Zurita”, asegura Efraín sobre los motivos del secuestro de su hijo. “Desafortunadamente se llevaron a los tres. Me dijeron que Bermúdez lo mató y luego mataron a Gibrán y al otro muchacho por ser testigos”.

Efraín Martiz cuenta esto vía skype desde un país que no es México. Al fondo de la imagen se ve cómo su familia prepara la mesa para la cena. Huyeron después de sufrir amenazas por investigar qué le ocurrió a Gibrán, convencidos de que la policía lo secuestró, lo torturó y lo mató. “A otro de mis hijos le llamaron por teléfono y le dijeron ‘o le bajan o tú eres el siguiente'”. Desde el exilio, Efraín Martiz se lamenta de que siete policías involucrados en el caso, arrestados por detención ilegal, salieron bajo fianza y hoy están en la calle.

“En un lugar donde la cabeza, el gobernador está mal, el resto está mal. Luis Ángel Bravo, el Fiscal General, es un servidor del pueblo que sirve al gobierno. Yo le preguntaría si tiene miedo de Bermúdez Zurita”.

Instalaciones de la Academia de Policía de El Lencero, en Veracruz (Imagen por Rafael Castillo/VICE News).

Es 12 de octubre de 2016 y Veracruz ha amanecido con una entrevista a Javier Duarte en la televisora de mayor audiencia en México en la que anuncia su dimisión como gobernador a 48 días de finalizar su mandato. La renuncia de Duarte entre una ola de denuncias por corrupción y acusaciones que lo relacionan con el crimen organizado, precipita el fin de una saga de políticos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que han gobernado el estado durante 86 años ininterrumpidos. En las charlas de café, escuchamos teorías que van desde la alegría contenida hasta el escepticismo. ¿Cambiará algo con Miguel Ángel Yunes, el gobernador electo del PAN?¿Duarte huiría? ¿Lo dejarán huir? Duarte, en efecto, huirá después de 6 años de gobierno a paradero desconocido. Lo que sí es conocido es su desolador legado.

Veracruz, en el pasado un estado de carnavales y alegrías, hoy destaca por el caciquismo y la falta de estado de derecho. En la última década, desde que comenzó la ‘Guerra contra el narco’, según datos de la base realizada por VICE News, ocupa los primeros lugares en la lista de homicidios y secuestros. En ese tiempo, se han registrado 680 quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por tortura.

Aunque contabilizar la tortura, más allá del miedo a denunciar y la desconfianza en las autoridades, tiene un gran problema: muchos torturados no vuelven; se convierten en desaparecidos o muertos.

‘La tortura se ha convertido en algo generalizado porque hay una cultura de encubrimiento’.

“La Guerra contra el narcotráfico ha afectado a muchísimas personas porque se ha impuesto una lucha contra un enemigo en la que las autoridades, desesperadas por obtener resultados, detienen arbitrariamente. Y en México se detiene para investigar, no se investiga para detener”, dice Madeleine Penman, investigadora de Amnistía Internacional y autora del informe Sobrevivir a la muerte: tortura a mujeres por parte de policías y fuerzas armadas en México.

“La tortura se ha convertido en algo generalizado porque hay una cultura de tolerancia y encubrimiento. Muchas mujeres me contaban que en el Ministerio Público, los ministeriales les decían al policía: ‘por qué me la traes tan golpeada si ésta no es, ahora tenemos que seguir adelante ”, cuenta Penman.

En la lógica de esta guerra, donde los métodos de los ‘buenos y malos’ se confunden, la tortura es más un vehículo para ser procesado que una violación a los derechos humanos.

Hasta que a todos les tocó

La fotografía de la última década sobre la degradación social y la explosión de violencia en Veracruz es nítida; los efectos sobre la vida de las personas varían en grados, en tiempos. La guerra suele comenzar en el ambiente: con el sonido de las balaceras, el temor en las calles. Le sigue el recogimiento. La vida nocturna, por ejemplo la de Puerto de Veracruz, un lugar famoso por sus fiestas, se vacía, se impone un toque de queda implícito y las zonas a visitar se reducen. Pero para abrir los ojos el impacto debe ser más personal. Todas las víctimas consultadas coinciden en que tuvieron un despertar tardío: pensaban que a ellos no les tocaría.

El discurso oficial de que la guerra era entre ‘buenos’ y ‘malos’ caló hondo. A quien le tocaba era porque andaba “en malos pasos”. Pensaban que con bajar la cabeza y mirar hacia otro lado era suficiente para estar a salvo. Hasta que les tocó. Por eso si la fecha oficial del comienzo de la ‘Guerra contra el narco’ es diciembre de 2006, cuando Felipe Calderón asume la presidencia, para los veracruzanos hay varios comienzos:

Para muchos, la barbarie se hizo presente en 2011, la tarde en que tiraron 35 cuerpos en Boca del Río, centro neurálgico de turismo.

Griselda Barradas vivía en José Cardel, un pueblo en el que se conocían bien las extorsiones y las matanzas de los Zetas, pero en 2013, cuando escuchó cinco disparos desde su casa se convirtió en algo personal. La balacera iba dirigida contra Pedro Alberto Huesca, su hijo, un agente del Ministerio Público, y contra su secretario. Se llevaron a los dos. Griselda nunca supo si los mataron ahí o si siguen vivos, tampoco el porqué. “Nunca me contaba de sus investigaciones para no preocuparme”, dice. Después de la desaparición de su hijo sufrió una crisis nerviosa. Estuvo un año en cama, perdió su negocio y se mudó a un pueblo donde no llega la señal telefónica. Ahora ella pertenece al colectivo Solecito, un grupo de madres convertidas en antropólogas forenses improvisadas que buscan a sus hijos en fosas clandestinas.

Esmeralda López, de Medellín del Bravo, rompe en llanto y no puede continuar el relato del 12 de septiembre de 2015, cuando unos hombres a bordo de una furgoneta se llevaron a su hijo, Leonisio. En los caminos sin pavimentar y entre las humildes casas de piedra, los secuestros, los homicidios y la intimidación se han convertido en algo cotidiano. A la pareja de Esmeralda también le desaparecieron a su hijo. Su hermano dice que “quisiera saber qué celebran los mexicanos el 15 de septiembre , porque aquí ya no hay nada que celebrar”.

Un día de 2011 unos hombres llegaron al negocio de desecho industrial que Herón Miranda y su hermano regentaban en Xalapa para exigir “el derecho de piso”, esa eufemismo utilizado por el crimen organizado para la extorsión, que consiste en pagar dinero a cambio de protección para que te protejan de ellos mismos. Durante casi tres años los dueños del negocio pagaron religiosamente 5.000 pesos al mes . Hasta que el 14 de agosto de 2014 unos hombres secuestraron a Miranda.

Su mujer, Karla Aracely Pérez, vive con sus hijas en una casa alambrada, con cámaras de seguridad. Ha sido amenazada por buscar a su marido. “Mis hijas resienten la ausencia de su papá, pero también la de su mamá. Me preguntan: ¿Ya te vas de viaje otra vez? ¿Cuándo vuelves? Me siento como que estoy fallando una parte y en la otra cumpliendo. Ya no sabes cómo repartirte”, dice.

Aracely González, defensora de los derechos de las mujeres, se cruzó con la ‘Guerra contra el narco’ y la violencia feminicida en 2007 cuando Ernestina Ascensio, una mujer indígena de la sierra, murió después de denunciar una violación sexual por parte de un grupo de militares. Aracely acompañó el caso. La versión oficial fue que murió por “una gastritis mal atendida”. Desde entonces, dice González, “tengo más miedo de las autoridades que de los criminales”.

Para Eleonora Martínez, una policía que pide mantener el anonimato por miedo a represalias, “la destrucción” comenzó en 2010, el año que Duarte llegó a la gubernatura. Dice que a su jefe y al resto de jefes les dieron la orden de “limpiar Veracruz”. La limpieza, según ella, consistía en torturar, matar y desaparecer a cualquier persona que supuestamente estuviera relacionada con el crimen organizado. “Yo además de tareas administrativas ayudaba en las detenciones cuando había mujeres. Pero en muchos casos ya no había nadie detenido”.

En esos años el crimen organizado enviaba mensajes con cuerpos desmembrados, decapitados, sin lengua. Según su versión, en vez de llevarlos a prestar declaración a su oficina, muchos detenidos iban directamente a la academia del Lencero donde las autoridades tenían un método muy similar a los criminales: la tortura.

‘Me dan descargas. Me retuerzo. Brincan sobre mi’

A Claudia Medina la guerra llamó literalmente a la puerta de su casa. La madrugada del 7 de agosto de 2012 un grupo de marinos entraron a la fuerza en su domicilio y la arrestaron a ella y a su marido:

“Nos llevan en una camioneta blanca a la base naval. Tengo los ojos vendados pero escucho aviones aterrizar y despegar. La base naval está cerca del aeropuerto. Me hacen subir a un primer piso. La persona que se queda conmigo me dice que yo soy la buena, que me dedico al crimen. Yo vendo productos naturistas, le digo. Me empieza a jalar los pechos. Mientras intento esquivarlo escucho una música electrónica. Entre la música, gritos. Pienso que le están haciendo algo a mi marido. Viene otro hombre. ¡No te hagas pendeja!, me grita. Me da un golpe en la nuca. Me llevan a otro cuarto. Noto agua en los pies. Me sientan en una silla. Me atan las manos al respaldo y los pies a las patas. Me ponen cables de electricidad en los dedos gordos de los pies y un trapo en la boca. Me tiran un balde de agua. Escucho la misma música. Conforme suben el volumen las descargas aumentan. Paran. Me echan salsa picante en las fosas nasales. Me envuelven el cuerpo con un hule y me tiran al suelo. Me dan descargas. Me retuerzo. Brincan sobre mi. Estoy ahí como unos 20 minutos pero no puedo hablar con exactitud del tiempo”.

Claudia Medina, al igual que Efraín Martiz, habla desde fuera de Veracruz. Después de sufrir tortura, se le presentaron 12 cargos federales y fue mostrada a la prensa como una integrante importante del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Dos años y medio después, un juez la absolvió de todos los cargos y confirmó la tortura. Ningún marino ha sido procesado. Su marido, Isaías Flores Pineda, está preso en una cárcel de Tamaulipas. La Procuraduría General del Estado lo acusa de ser uno de los jefes de sicarios del CJNG.

Para leer este reportaje completo en Vice News da clic aquí

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Anidamiento': el novedoso acuerdo entre divorciados en el que se turnan la casa, no los hijos

En los divorcios de la generación millennial, cada vez se da más el caso en que los hijos se quedan en la casa de siempre, mientras que los padres rotan la permanencia en la vivienda.
Getty Images
29 de agosto, 2021
Comparte

Separarse de una pareja siempre es difícil, especialmente si los hijos se ven atrapados en el proceso.

Pero algunos padres están recurriendo a una solución innovadora para facilitar el proceso.

“Birdnesting”, o anidamiento, es una alternativa que permite a los niños permanecer en su hogar de siempre y pasar tiempo con cada padre.

Cada tutor legal está en casa durante su tiempo de custodia acordado, y se va a otro lugar cuando está “fuera de servicio”.

El concepto recibe su nombre por la forma en que los padres crían a sus polluelos en el mundo de las aves, manteniéndolos a salvo en un nido y entrando y saliendo del nido alternativamente para cuidarlos.

“Queríamos mantener la estabilidad para los niños, y no solo romper todo de una vez”, dice Niklas Björling, de 38 años, de Estocolmo, Suecia, cuya joven familia “anidó” durante ocho meses después de que él y su esposa se separaron.

“Los niños tenían oportunidad de mantener su casa, la escuela y los amigos como siempre”, explica, y además evitan el estrés de tener que desplazarse entre dos casas.

Una opción al alza

Aunque todavía es un concepto relativamente desconocido a nivel mundial, el birdnesting parece estar en aumento en países occidentales, principalmente entre las familias de clase media.

Los abogados de divorcio han informado de un aumento en el número de “nidos” en lugares como EE.UU., Australia y los Países Bajos.

Niklas Björling

Niklas Björling
Niklas Björling dice que él y su exmujer priorizaron la estabilidad de los niños cuando se separaron.

En Suecia, donde la custodia de los hijos es compartida por igual, ha sido un acuerdo tomado por padres divorciados durante décadas: algunos lo han hecho incluso desde los años 70.

Björling se quedó en la habitación libre de su madre durante su “tiempo fuera” de hijos, mientras que su expareja alquilaba una habitación en una casa compartida.

Los que tienen más recursos pueden optar por comprar apartamentos individuales, invertir en una segunda propiedad compartida o convertir parte del hogar principal en un anexo, dice la doctora Ann Buscho, una terapeuta de California que ha escrito un libro sobre “anidamiento”.

Para muchos, es un “arreglo de transición o temporal”, pero algunos de sus clientes lo han hecho durante años, asegura.

Sin embargo, a medida que más familias comienzan a adoptar el concepto, los expertos están divididos sobre su impacto tanto en los niños como en los padres.

¿Qué consecuencias puede generar?

Buscho dice que es importante comprender el contexto detrás de la tendencia, incluida la influencia de los planes de crianza de celebridades no tradicionales en los divorciados de los millennials.

La actriz Anne Dudek y su esposo, Matthew Heller, hicieron público que “anidaban” después de su divorcio en 2016.

También se sabe que la actriz Gwyneth Paltrow se quedó con frecuencia en la casa que solía compartir con el músico Chris Martin, de Coldplay, mucho después de que se separaran.

Gwyneth Paltrow

Getty Images
Gwyneth Paltrow aseguraba que su Chris Martin y ella compartían la custodia de sus hijos en su casa de siempre.

“Creo que el ‘desacoplamiento consciente’ de Gwyneth Paltrow tuvo un gran efecto aquí. Hicieron una especie de anidación modificada. Y creo que tan solo la idea de un divorcio con respeto y amabilidad tuvo un gran impacto en la gente”, dice Buscho.

“Simplemente hay más conciencia sobre el hecho de que es una opción disponible para las personas”, señala Ben Evans, abogado experto en derecho familiar de Coop Legal Services, en Inglaterra.

Stephen Williams, otro abogado de la firma británica Ashtons Legal dice que se prioriza la salud mental de los menores.

“La gente se ha vuelto mucho más sabia sobre la necesidad de pensar en el desarrollo de sus hijos”, dice.

¿Realmente beneficia a los menores?

Cualesquiera que sean las razones por las que las parejas separadas están probando el anidamiento, juzgar su eficacia es complicado.

Dado que es una tendencia bastante nueva, no hay datos comparativos sobre el bienestar de los niños en este tipo de familias en comparación con otros acuerdos de crianza compartida.

Buscho ha entrevistado a docenas de familias que “anidan” para su investigación, además de que ella misma lo hizo en un período de 15 meses con su exmarido y tres hijos en la década de 1990.

Cree firmemente que es más saludable para los niños, ya que les permite seguir las rutinas y adaptarse más lentamente a los cambios en la familia.

“Si les preguntas a los niños, siempre te dirán que el divorcio no es divertido. No saben lo que es un divorcio sin anidamiento”, dice.

“Pero lo que dirán es que los padres soportaron la carga del divorcio y ellos no”.

Pareja de adultos discutiendo y dos menores

Getty Images
Las discusiones de pareja suelen tener un efecto nocivo sobre los niños.

Esa es una perspectiva que comparte Linnea Andersdotter, que ahora tiene 36 años.

Pasó por esa experiencia en Estocolmo durante varios años, después de que sus padres se separaran cuando ella tenía 11 años.

“Lol sentí como algo muy dramático cuando me lo hicieron saber por primera vez -que iban a separarse- pero cuando descubrí que no tenía que mudarme, eso realmente me ayudó a no asustarme”, dice.

Me mantuvieron en una pequeña burbuja segura mientras ellos resolvían el asunto de la ruptura”.

Pero los críticos argumentan que puede crear una situación de “casa intermedia” que no ayuda a los niños a procesarla realidad de la separación de sus padres.

Eline Linde, que vivía así cerca de Oslo, Noruega, cuando era una adolescente dice que la experiencia fue “extraña y confusa”.

“No sabía si era la casa de mamá o papá, o si estaban probando porque iban a volver a estar juntos”, recuerda la joven de 28 años.

“Creo que deberíamos tener mucho cuidado al promocionar la idea”, coincide Malin Bergström, psicóloga infantil y científica del Instituto Karolinska de Estocolmo.

“Es una forma de proteger a los niños y resguardarlos de la realidad, básicamente. Creo que es una amenaza para la salud mental”, considera.

Eline Linde

Eline Linde
Eline Linde dice que cuando era niña encontraba confusa la experiencia del anidamiento.

Por el contrario, dice que “enfrentar desafíos junto con los padres, como mudarse del hogar familiar, puede darles a los niños las herramientas para convertirse en un adulto resiliente que pueda manejar las cosas en el futuro”.

Bergström también tiene dudas sobre la suposición de que “anidar” es menos estresante para los niños que desplazarse entre los hogares de dos padres.

Participó en varios estudios amplios del Centro de Estudios de Equidad en Salud en Estocolmo, los cuales sugirieron que había muy poca diferencia en la salud mental de los niños en acuerdos típicos de custodia compartida, en comparación con aquellos que vivían en una familia nuclear tradicional con dos padres.

¿Qué pasa con los padres?

También hay desacuerdo sobre el impacto del anidamiento en los padres.

El abogado de derecho familiar Ben Evans cree que funciona para algunas parejas porque puede ayudar a “ganar un poco de tiempo y aliviar la presión sobre ellas”.

Ambas partes pueden reflexionar sobre los pasos futuros, argumenta, y evitar decisiones impulsivas o costosas.

Buscho dice que un período de anidación también proporciona un “respiro” para ayudar a las exparejas a descubrir cómo quieren que sea su plan de crianza compartida a largo plazo, o incluso podría facilitar una reconciliación.

Hija con sus dos padres

Getty Images
Los divorcios y los conflictos no tienen que ser traumáticos si se evitan enfrentamientos, dicen los expertos.

Pero Bergström sostiene que anidar puede tener un impacto psicológico negativo en los padres divorciados, al estancar su capacidad para superar la ruptura.

“El impulso natural después de un divorcio como padre es crear su propia vida, hacer frente a las cosas, seguir adelante”, argumenta. “Y creo que los nidos van en contra de ese impulso”.

Åse Levin, una diseñadora gráfica de Estocolmo de 50 años, dice que eso le sucedió cuando intentó anidar durante seis meses después de que ella y su pareja se separaron.

La pareja entró y salió del mismo alquiler de un dormitorio cuando estaban lejos de sus dos hijos: “Sé que los dos teníamos mucha ansiedad al estar en ese apartamento… no tenías tus cosas, así que no era un lugar acogedor al cual ir”, recuerda.

“Estás atrapado en una especie de burbuja o algo así, no puedes hacer nada. No puedes seguir adelante”.

Al final, su pareja se quedó en su antiguo apartamento y su padre la ayudó a comprar un pequeño lugar a poca distancia.

Si bien “anidar” puede reducir los cambios en la vida de los niños, también crea nuevos desafíos logísticos para los adultos, desde descubrir nuevas rutinas para las tareas domésticas hasta navegar por lo que sucede si alguien comienza a salir con otra persona.

Pareja enfadada

Getty Images
Algunas parejas separadas se pueden sentir “atrapadas”, dice Åse Levin.

“Una clienta llegó a casa y encontró un condón usado en el dormitorio cuando llegó su turno. Eso no salió tan bien”, dice Buscho. “Es necesario que haya acuerdos muy detallados”.

“Necesitas tener una buena relación con tu ex”, concuerda Bodil Schwinn, de Sollentuna, Suecia, quien dice que lo pasó bien durante dos años y planea mantener el arreglo durante al menos otros 18 meses.

Ella y su expareja dividieron el costo de alguien que limpiara la casa y compraban cosas para el refrigerador según las necesidades: “Nunca discutimos cosas como ‘compraste carne’ o ‘te comiste mi carne o mi queso’, simplemente nos ocupamos de eso”, dice Schwinn.

Ella puso un límite al hecho de que la nueva novia de su ex dormía en su cama compartida cada dos semanas, por lo que acordaron convertir su oficina de casa en un nuevo dormitorio.

“Mucha gente piensa que esto es realmente extraño, pero a mí me parece bien. Estoy feliz de que él esté feliz y haya encontrado a alguien”, dice.

El futuro de la anidación

El abogado Stephen Williams cree que“anidar” no es una solución para todos, y dice que los padres recién separados no deben sentirse presionados por subirse al tren.

Para empezar, algunas parejas carecerán de los recursos económicos o de las redes de apoyo para encontrar un alojamiento alternativo durante el “tiempo fuera”.

Bodil Schwinn

Bodil Schwinn
Bodil Schwinn dice que anidar funciona bien para ella y su exmarido.

También dice que no será la opción correcta si todavía hay un alto nivel de conflicto, si uno de los padres no puede comprometerse con el arreglo o si simplemente no se siente como el trato adecuado.

“En mi opinión, el anidamiento es solo una de las diversas intervenciones positivas que pueden ayudar a los padres a cuidar a sus hijos después de la separación”, dice.

Pero los partidarios de la tendencia esperan que se convierta en algo más común.

Buscho señala que la paternidad compartida entre padres divorciados parecía radical en la década de 1950, pero ahora es ampliamente aceptada como una opción positiva para muchas familias.

“Mi esperanza es que en el futuro, a medida que la conciencia de la anidación crezca, se convierta en una rutina, que las personas comiencen su proceso de separación con un período de anidación de algunos meses o incluso más”.

En Estocolmo, Niklas Björling disfruta de un pequeño apartamento de alquiler a poca distancia de su expareja, que comparte con sus hijos cada dos semanas, y con su nueva novia cuando no están.

Reflexionando sobre su experiencia, dice: “No me arrepiento de haberlo hecho… Pero quieres liberarte por completo después de un tiempo”.

Puedes leer la versión original de este artículo en inglés en BBC WorkLife.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K3Ul81J5oEU&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.