¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Accidentes aumentan 20% en diciembre en la CDMX por consumo de alcohol y exceso de velocidad
El aumento de incidentes se debe, de acuerdo con las autoridades, al consumo de bebidas alcohólicas, pues durante este mes se realizan reuniones de oficina, con amigos y familia.
Cuartoscuro
Por Diana Delgado Cabañez / Más por más
2 de diciembre, 2016
Comparte

En lo que va del año, en la Ciudad de México (CDMX) han muerto 344 personas y otras 2 mil 126 han resultado heridas en accidentes de tránsito. Es decir, cada día una persona pierde la vida en accidentes automovilísticos en la ciudad, mientras que a nivel nacional mueren tres personas por el mismo motivo.

[contextly_sidebar id=”Hwem76gueKXh7x5SxSI1dP1yyRgYGvav”]El exceso de velocidad y el consumo de alcohol son las principales causas  de los accidentes. Le siguen ignorar semáforos y distraerse con el teléfono.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública local (SSP), entre 2015 y 2016 la cifra de accidentes viales disminuyó debido a la entrada en vigor del Nuevo Reglamento de Tránsito y la continuidad del programa Conduce sin alcohol, pues se registraron 77 muertes y 146 heridos menos que entre los años 2014 y 2015.

No obstante, diciembre es el mes en que aumentan los accidentes de tránsito en la Ciudad de México. Estimaciones de la Cruz Roja Mexicana señalan que, durante diciembre, los incidentes viales aumentan 20% en comparación con el resto del año.

Estadísticas del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra) señalan a cinco delegaciones que concentran 57% de los accidentes: Iztapalapa, 14%; Cuauhtémoc, 13%; Gustavo A. Madero, 12%; Miguel Hidalgo, 10%, y Benito Juárez, 8%.

Días de accidentes

Diciembre es el mes en el que se dispara la cantidad de incidentes de tránsito, incluso, en los últimos años, la Secretaría de Seguridad Pública ha aplicado el programa Conduce sin alcohol las 24 horas en diferentes puntos de la ciudad y se hacen revisiones aleatorias al transporte público.

El aumento de vigilancia y de incidentes se debe, de acuerdo con las autoridades, al consumo de bebidas alcohólicas, pues durante este mes se realizan reuniones de oficina, con amigos y familia.

Sin embargo, para Martha Hijar, secretaria técnica del Conapra, más que pensar en un mes de incidentes, se puede hablar de días con alto riesgo pues incluso, señala, puede haber temporadas en las que diciembre no tiene grandes variaciones en comparación con otros meses.

“Sí hay diferencias por mes, pero es aún más por días del mes, por ejemplo, hay más accidentes cuando hay partidos de futbol, los fines de semana, los días festivos, los puentes y las vacaciones cortas”, explica.

El problema, dice la especialista, es que diciembre concentra el llamado maratón Guadalupe-Reyes, la Navidad y los preparativos para las fiestas, reuniones que en muchos casos implican consumo de alcohol y mayores riesgos.

Los más vulnerables

La mitad de las personas que mueren en incidentes de tránsito ni siquiera son los automovilistas que conducen, sino que se trata de peatones, ciclistas y motocilistas, considerados por autoridades y especialistas como usuarios vulnerables de la vía pública, por exponerse a los accidentes más que los propios automovilistas.

Por ejemplo, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por  sus siglas en inglés) registró que, entre 2014 y 2016, 20 ciclistas perdieron la vida.

Igualmente, en lo que va de 2016, 21.7% de los fallecimientos en incidentes viales corresponden a adultos mayores, seguidos de los jóvenes de entre 18 y 25 años con 20.7% de los casos, de acuerdo con el Instituto de Ciencias Forenses (Incifo).

Sobre las víctimas más jóvenes, la subsecretaria de Planeación de la Secretaría de Movilidad, Laura Ballesteros, explica que las personas que más fallecen en accidentes de tránsito en la capital son quienes tienen entre cinco y 30 años de edad, además de que una gran cantidad de personas que viven con alguna discapacidad, la obtuvieron a causa de incidentes viales.

Ballesteros sostiene que, pese al endurecimiento de las normas viales, el problema de la velocidad sigue poniendo en riesgo a una gran cantidad de usuarios de las calles.

“Normalmente las personas tenemos un ángulo de visión de 180 grados, es decir, podemos captar gran parte de nuestro entorno, sin embargo, al circular en un vehículo a 40 kilómetros por hora captamos sólo 100 grados, mientras que a los 120 kilómetros por hora la visión se reduce a 30 grados”, dice Ballesteros.

Algo similar ocurre cuando se utilizan dispositivos móviles o accesorios mientras se conduce un vehículo, por ejemplo, contestar una llamada, ver la hora en el celular o cambiar una canción en el radio hace que se pierdan hasta dos segundos en la capacidad de reacción al conducir y las posibilidades de accidentarse crecen 23%, de acuerdo con información del Conapra.

Esto ocurre porque una mínima distracción contribuye a que se pierda la capacidad de concentración y la velocidad constante, además la distancia de seguridad entre vehículos se reduce y también se pierde de vista a otros usuarios de la vía publica.

“Algo que no hemos podido hacer es que algo tan cotidiano como un incidente sea visible, que se entienda que los accidentes son prevenibles y que al mismo tiempo las autoridades sepan que este problema de salud pública no se soluciona con camas en los hospitales, sino con prevención”, dice Martha Hijar, del Conapra.

En cifras:

20% aumenta la posibilidad de sufrir un accidente de tránsito durante diciembre.

57% de los accidentes viales en la Ciudad de México ocurren en las delegaciones centrales.

21% de las víctimas mortales en accidentes viales en la CDMX son adultos mayores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Qué intereses tienen Rusia y EU y por qué se pelean por Venezuela
Venezuela es, desde hace meses, la nueva "manzana de la discordia" del escenario global: Moscú y Washington, dos de las grandes potencias del mundo, se pelean por su destino. ¿Por qué?
7 de mayo, 2019
Comparte

Venezuela es la nueva “manzana de la discordia” del escenario global: dos de las grandes potencias del mundo se pelean por su destino.

Pero desde la pasada semana, el juego de pulsos y fuerzas de Estados Unidos y Rusia por derrocar o mantener a flote el gobierno de Nicolás Maduro ha ido a peor.

Tras el fallido “levantamiento” promovido por el líder opositor Juan Guaidó, ambas naciones reforzaron su retórica y se acusaron duramente de interferir en la crisis interna del país sudamericano.

Washington responsabilizó a Moscú de frustrar la salida de Maduro, mientras el Kremlin fustigó a Washington por promover una “guerra de información” contra Caracas.

Pero las tensiones dieron un giro inesperado este viernes, después de una larga llamada entre Donald Trump y Vladimir Putin en la que el inquilino de la Casa Blanca contradijo las versiones que, hasta ahora, habían mantenido altos miembros de su propio gobierno -y él mismo- sobre la influencia rusa en Venezuela.

Putin no quiere en absoluto implicarse en Venezuela, más allá de que le gustaría ver que ocurre algo positivo para el país”, dijo Trump, pese a que en marzo afirmó que los rusos “tenían que salir” del país latinoamericano.

El jueves, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, también conversó sobre la crisis venezolana con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

Y es que, pese a las declaraciones del viernes de Trump, Venezuela ha sido en los últimos tiempos un punto de fricción frecuente para ambos países que generó incluso acaloradas discusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Han llegado al punto que, por momentos, parece que la situación en Venezuela ya no se trata de la rivalidad entre Maduro y Guaidó, sino de Rusia y Estados Unidos”, asegura a BBC Mundo James Dobbins, analista en Diplomacia y Seguridad de la RAND Corporation, un think thank que asesora a las fuerzas armadas de EE.UU.

Ha sido para muchos un viejo recuerdo de los años tensos y oscuros de la Guerra Fría, en los que Cuba era la moneda de cambio entre las dos mayores potencias del mundo.

Pero ¿por qué EE.UU. y Rusia se pelean ahora por Venezuela? ¿Qué intereses están en juego?

Analistas consultados por BBC Mundo explican que la respuesta no es sencilla: razones políticas y económicas se mezclan con otras que trascienden la propia crisis de Venezuela.

¿Cómo Rusia y EE.UU. se volvieron amigo y enemigo del gobierno de Venezuela?

Pese a las frecuentes críticas de Chávez, EE.UU. y Venezuela fueron durante su gobierno importantes socios comerciales.

“EE.UU. fue por muchos años, de hecho, el principal comprador de petróleo venezolano y varias refinerías del país del norte se dedicaban especialmente a tratar el crudo enviado por el gobierno de Caracas”, recuerda Dobbins.

Pero a medida que la crisis arreció durante el gobierno de Maduro, Washington comenzó a cortar sus relaciones, sus importaciones de Venezuela y a imponer sanciones contra empresas y miembros del gobierno bolivariano.

A medida que Washington se alejaba, Putin comenzó a estrechar su cercanía con el país sudamericano, que comenzó a apoyar a Rusia en muchas de sus cruzadas y políticas internacionales.

La anexión rusa de Crimea en 2014 provocó una dura condena de Occidente y una oleada de sanciones económicas contra el Kremlin que todavía continúan.

PeroVenezuela fue uno de los pocos países que la apoyó.

Moscú, desde entonces, “busca a países que aún quieran lidiar con ellos, y eso incluye a Venezuela”, explica Steven Pifer, exembajador de EE.UU. en Ucrania e investigador del centro de análisis Brookings Institution.

Pero a medida que EE.UU. cortaba sus vínculos comerciales y petroleros con Caracas, Rusia los aumentaba.

Desde hace más de una década, la petrolera rusa Rosneft se empezó a involucrar de manera significativa en el sector petrolero venezolano.

Según cálculos de algunos especialistas, el gobierno ruso y Rosneft habrían concedido unos US$20.000 millones de dólares en préstamos y líneas de crédito a Caracas desde el año 2006 a cambio de petróleo.

Dobbins por su parte, aclara que Venezuela no ha sido capaz de pagar la deuda, por lo que un cambio de gobierno anularía la posibilidad de que la petrolera rusa vea su dinero de vuelta.

¿Se trata entonces del interés por el petróleo?

Es el argumento preferido del gobierno de Venezuela: Maduro acusa a la Casa Blanca de querer hacerse con el control de sus reservas de petróleo.

“No hay dudas de que Venezuela fue un importante socio comercial y petrolero de EE.UU. y que la Casa Blanca estaría interesada en recuperar eso. Pero no creo el argumento de que quieran controlar el petróleo”, señala Dobbins.

En contraste, el gobierno venezolano destaca la solidaridad de Rusia y el apoyo de su gobierno en los “momentos difíciles”.

Vladimir Rouvinski, profesor de Política y Relaciones Internacionales en la Universidad ICESI de Cali, Colombia, considera que hay otros objetivos además del interés de Moscú por el petróleo venezolano.

“Desde 2014, este tipo de inversiones fueron muy cuestionados desde la perspectiva de negocio, porque estos yacimientos de Venezuela requieren una gran inversión y las empresas tendrían que poner muchísima plata para poder aprovecharlos”, afirma.

“Lo que estaban haciendo realmente los rusos era dar una ayuda camuflada al gobierno de Maduro, porque no tenía sentido hacer este prepago por petróleo venezolano para una empresa que tiene sus propios yacimientos de petróleo (Rosneft)”, añade.

Dobbins señala además que la explotación petrolera y la extracción de gas de esquisto hizo a EE.UU. cada vez menos dependiente de las importaciones de petróleo, lo que restó importancia a su interés en el capital probado de hidrocarburos de Venezuela.

Entonces ¿por qué otros motivos mira Moscú hacia Caracas?

El editor del servicio ruso de la BBC, Famil Ismailov considera como punto fundamental el mensaje que puede vender Putin en su propio país.

“Es muy importante mostrarle al público interno que, pese a las sanciones, Rusia cumple su rol como superpotencia y tiene países amigos”, explica.

Pifer, por su parte, afirma que lo que el Kremlin busca es dar la imagen de una Rusia que no está aislada “cuando en realidad lo está”.

En el caso de EE.UU., señala Dobbins, Venezuela también se ha vuelto un motivo de política interna.

“En el sur de Florida vive una amplia comunidad de venezolanos y cubanos que apoyan un cambio de régimen en Venezuela”, señala.

De ahí que las amenazas y nuevas sanciones al gobierno de La Habana por su apoyo a Caracas –que la isla niega que incluya tropas– también comenzaron a formar parte del discurso de Trump en los últimos meses.

“Si tenemos en cuenta que Florida es un estado péndulo (el voto por los candidatos de cada partido varía de una elección a otra) y que el año 2020 está la vuelta, no es de asombrarnos que Venezuela sea uno de los temas para la campaña de Trump”, agrega.

Comenta, además, que la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela también ha tenido un impacto en EE.UU. y en países de América Latina por el alto flujo migratorio, lo que llevó a la Casa Blanca a tomar cartas en el asunto.

¿Entonces es también un tema de política exterior?

Rouvinski considera que una de las causas del apoyo de Moscú a Caracas hay que buscarlas en otro lado.

“Las élites en Rusia creen que los problemas que Moscú tiene con sus países vecinos -en primer lugar con Ucrania, pero también con Georgia y en otros en Asia Central- se deben a la influencia de EE.UU.”, señala.

El gobierno ruso criticó en repetidas ocasiones la “interferencia” de Washington en Ucrania o el despliegue de fuerzas estadounidenses en el mar Negro o Báltico, como parte de los operativos de la OTAN.

En este contexto, el analista considera que lo que buscan los rusos es tener incidencia en los países que ellos consideran como el “patio trasero de Estados Unidos”: las naciones de América Latina y el Caribe.

“El gobierno ruso piensa que si puede mantener influencia sobre estos países, principalmente Venezuela y Cuba, pueden tener también algo de presión sobre Washington para que cambien sus políticas en los países cercanos a Rusia”, señala.

Por otra parte, Dobbins señala que la presencia rusa en Latinoamérica ha sido vista como una amenaza desde hace décadas por los distintos gobiernos estadounidenses.

“EE.UU. no puede permitir que un país que está fuera del hemisferio occidental pueda hacer este juego en su espacio común. De ahí que los países que apoyan abiertamente a Rusia siempre han sido vistos con recelo desde la Casa Blanca”, afirma.

Por ese motivo, el futuro de Maduro en el poder puede verse también como un augurio de lo que se juegan las dos potencias en la política mundial.

“Si se queda en el poder, los rusos demostrarán que pueden mantener gobiernos con amenazas sencillas, como ya hicieron en Siria”, opina Dobbins.

“Si se va Maduro, entonces los estadounidenses confirmarán que pueden seguir derrocando gobiernos y eso sería visto como un peligro potencial para Rusia”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal