¿Por qué es más difícil en Alemania encontrar a un sospechoso de un ataque como el de Berlín?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Por qué es más difícil en Alemania encontrar a un sospechoso de un ataque como el de Berlín?

Autoridades de Europa realizan un operativo para localizar a Anis Amri, señalado como principal sospechoso del ataque en un mercado de Berlín que dejó 12 muertos.
AP
Por Valeria Perasso // BBC Mundo
22 de diciembre, 2016
Comparte

Un operativo a gran escala tiene ocupadas a las agencias de seguridad de Europa, que van detrás del hombre “más buscado” del continente. Se trata de Anis Amri, de 24 años, señalado por la fiscalía de Alemania como principal sospechoso del ataque con un camión de carga que dejó 12 muertos en un mercado navideño de Berlín, el lunes.

Las autoridades alemanas alertaron que el hombre, de nacionalidad tunecina, es peligroso y posiblemente esté armado.

Fue un documento de Amri, que llegó a Alemania en julio de 2015 en busca de asilo, lo que puso a la policía tras sus pasos: su permiso de residencia temporaria estaba en la billetera que apareció bajo un asiento del vehículo usado como arma letal en el ataque.

Las autoridades ofrecieron entonces un pago de hasta 100.000 euros (US$104.000) a cambio de cualquier dato que lleve a dar con su paradero.

Toda una rareza en Alemania, donde el sistema de recompensas por información no es una práctica habitual como en otros países del mundo.

Pero, ¿por qué decidieron ofrecerla?

Imagen de archivo de Anis AmriImage copyrightREX/SHUTTERSTOCK
Image captionLas autoridades alemanas difundieron imágenes de archivo del sospechoso.
El camión que se usó en el ataque del mercado navideño en Berlín.Image copyrightAFP
Image captionAmri es el único sospechoso de haber llevado a cabo el ataque con un camión de carga, que causó la muerte de 12 personas.

Expertos en seguridad sugieren que es una señal de que el operativo de búsqueda no está consiguiendo los resultados deseados.

“La hipótesis es que no tienen idea de en qué país puede estar“, le dijo a la BBC Julian Reichelt, editor en jefe de Bild, el tabloide más popular del país, quien ha estado siguiendo la noticia.

“La traducción de eso (la recompensa) es que difícilmente haya filtraciones que faciliten su investigación”.

Fallas “de fondo”

La crítica de fondo que enfrentan las agencias de inteligencia no es por qué se les ha escapado un sospechoso, sino por qué Amri en particular no estaba bajo monitoreo.

Al investigarlo, la policía descubrió que usaba seis seudónimos diferentes y había intentado hacerse pasar por egipcio o libanés.

Pero, antes de eso, al tunecino lo habían estado siguiendo este mismo año, bajo sospecha de estar planeando un robo para luego comprar armas automáticas (aunque la vigilancia le fue retirada después de seis meses por falta de pruebas).

Aviso de solicitud de información sobre Anis AmriImage copyrightAP
Image caption100.000 euros a quien ayude a capturar a Amri.
Cartel de pedido de captura de Amri en Francia.Image copyrightGERMAN INTERIOR MINISTRY
Image captionLa versión francesa del pedido de captura.

Y más concretamente, estaba en la mira por presuntos vínculos con vertientes del islamismo radical.

“Era sabido que esta persona era un Salafista (rama del Islam) considerado muy peligroso. La policía y los servicios de inteligencia sabían de él”, le dijo a la BBC Florian Flade, especialista en cuestiones de seguridad e investigador del periódico alemán Welt.

“En noviembre tuvieron una reunión específica sobre él, cuando en unas redadas fueron detenidas varias personas en el oeste del país, incluido un predicador iraquí muy radical que aparentemente reclutaba voluntarios para ir a Siria a pelear en las filas de Estado Islámico”.

Se trataba del Ahmad Abdelazziz A, también conocido como Abu Walaa o “el predicador sin rostro”, considerado el número uno de Estado Islámico en Alemania.

Amri “era uno de los seguidores de este predicador y era uno de los que, según fuentes de inteligencia alemana, estaba dispuesto a participar en ataques y adquirir armas”, señala Flade.

Captura de un video de Abu Walaa, que aparece de espaldas a la cámaraImage copyrightYOUTUBE
Image captionAbu Walaa aparece de espaldas y cubierto en los videos en los que llama a sumarse a la lucha de Estado Islámico en Siria.

El sospechoso tiene, además, un prontuario en Túnez, donde fue sentenciado a prisión in absentia por robo agravado por violencia, y en Italia, donde pasó cuatro años en la cárcel por un incendio en una escuela.

Las agencias de seguridad intercambiaron información sobre Amri en noviembre, durante una reunión del Centro Conjunto Anti-Terrorista.

Pero luego se les desapareció del radar.

“Para comienzos de diciembre, la policía no tenía idea de dónde estaba“, dice Flade.

“La pregunta que se hace la gente es: si la policía no puede detener a alguien con este perfil, ¿entonces a quién? Tenía todas las señales, tenía el perfil perfecto del yihadista peligroso”, agrega Reichelt.

Image copyrightEPA
Image caption“Merkel debe irse”, dicen las pancartas en una manifestación de grupos de derecha frente a las oficinas de la canciller, el miércoles 21 de diciembre.
Una contraprotesta de izquierda, cerca del lugar del atentado, el 21 de diciembreImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionUna contraprotesta de la izquierda, cerca del lugar del atentado, fue convocada para rechazar el discurso anti-inmigración de sectores de la sociedad alemana.

¿Leyes de protección u obstáculo en la búsqueda?

Por el momento, la policía alemana avanza labores de búsqueda en la zona de Emmerichm en Renania del Norte-Westfalia, en el oeste del país, donde fue emitido el permiso de residencia temporaria del sospechoso.

Pero las limitaciones para la información de búsqueda son muchas, apuntan los expertos, y están basadas en la propia legislación alemana.

Tal vez el más controvertido de los ejemplos lo aportan las imágenes que difundió la policía en primera instancia para dar con el prófugo: tenían una tira negra sobre los ojos para impedir la visualización total del rostro… pese a que el objetivo era pedir la colaboración de la ciudadanía para identificarlo.

“Tenemos una política muy estricta en este sentido que no es muy útil en estas circunstancias”, reconoce Reichelt.

Imagen de archivo de Anis AmriImage copyrightREX FEATURES
Image captionLa policía tenía a Amri en sus archivos: lo habían tenido bajo vigilancia por seis meses.

“Bajo las leyes de privacidad, no se puede mostrar el rostro completo sin pixelar una parte”.

Con una historia convulsa, marcada por dos regímenes totalitarios en el siglo XX, la legislación protectora de la privacidad es extremadamente estricta en Alemania.

En Berlín, en particular, la regulación es draconiana: no se permite el uso de cámaras de circuito cerrado en los espacios públicos, por ejemplo, que sí está permitido en otras partes del país.

“No es sólo eso: hay regulaciones muy específicas sobre recolección de datos de llamadas telefónicas”, detalla Reichelt, en diálogo con el programa Newsday de la BBC.

“No podemos ir a buscar información de con quién habló (Amri) hace un año, porque esa información no está almacenada en ningún lado. Ni siquiera con una garantía judicial, porque esa información se borra”.

“Para muchos berlineses, la primera palabra asociada con su ciudad es libertad. Así, cuando el alcalde Michael Müller califica esta tragedia de ‘ataque a nuestra libertad’, está diciendo que es un ataque contra el carácter esencial de esta ciudad”, apunta Damien McGuinness, periodista de la BBC en Berlín.

Grupo de gente colocando velas y flores en las calles de BerlínImage copyrightEPA
Image captionLos berlineses rindieron homenaje a las víctimas del ataque del lunes.

El dilema del asilo denegado

También la legislación que regula el asilo político está siendo escudriñada por la opinión pública tras el ataque del mercadillo.

Según trascendió, Amri tenía una tarjeta de residencia temporaria, otorgada en abril de este mismo año, pero la solicitud de asilo que había presentado le había sido denegada por el gobierno alemán en junio.

¿Por qué no había sido deportado, entonces?

Ralf Jaeger, ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, informó que los papeles para llevar adelante su deportación aún no estaban listos.

Y es que la normativa en este sentido es también estricta: Túnez había negado que Anis Amri fuera un nacional de ese país y las autoridades alemanas estaban esperando recibir un pasaporte temporario.

“Hay en realidad muchas razones legales por las que puede ser imposible deportar a alguien cuya solicitud de asilo haya sido rechazada, como el no tener documentos o la negativa de su país de origen a recibirlo”, informa McGuinness.

Policía alemana custodia las calles de Berlín, en un lugar cerca del ataqueImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionLa seguridad en las calles de varias ciudades europeas se incrementó tras el ataque.

En Alemania, unas 160.000 personas están en una situación similar a la del sospechoso.

Y su estatus divide al país: los grupos anti-inmigración, como el partido Alternativa para Alemania, quieren deportación a cualquier costo, mientras que las organizaciones pro-refugiados denuncian que viven en limbo, por lo general sin derecho a trabajar y con pocas posibilidades de integrarse a la sociedad.

La canciller alemana, Angela Merkel, está en el centro de la disputa, criticada por la política “de puertas abiertas” -como se la ha calificado, en comparación con la de otros países de Europa- que fomenta su gobierno.

Merkel, sin embargo, ha dado pasos para recortar los beneficios de los refugiados, aunque sostiene que el país debe atender a su responsabilidad humanitaria frente a los legítimos pedidos de asilo.

Se ha reunido con el comité de seguridad para discutir cómo continuará la investigación, mientras que el gabinete aprobó planes para permitir una mayor vigilancia mediante cámaras de video en espacios públicos.

Inmigrantes hacen fila para presentar solicitudes de asilo en la oficina LaGeSo de Berlín, en diciembre de 2015Image copyrightAFP
Image captionLos pedidos de asilo son muchos y la política de Merkel en este sentido es criticada por sus oponentes.

La presión tras el ataque al mercado berlinés, señalan algunos, podría llevar ahora a una revisión más exhaustiva de las leyes.

“Ampliar las leyes, por ejemplo, para facilitar el acceso a información de teléfonos”, anota Reichelt.

También se habla de la contratación de más efectivos policiales y de propuestas controvertidas para dar un rol más preponderante al ejército en el ámbito doméstico.

“Pero lo que para muchos es motivo de preocupación, o de indignación incluso, es que en Alemania existen leyes que permiten poner a un sospechoso bajo observación y hacerle seguimiento. Esas leyes simplemente no se implementaron en el caso de Amri”, señala Julian Reichelt.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quién es Doug Emhoff, esposo de Kamala Harris y primer 'segundo caballero' de Estados Unidos

El marido de la flamante vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, será el primer hombre que ocupa un rol que hasta ahora solo han ocupado mujeres.
24 de enero, 2021
Comparte
Kamala Harris y Douglas Emhoff

Reuters
Kamala Harris y Doug Emhoff, ambos abogados, se conocieron en una cita a ciegas en 2013 y contrajeron matrimonio un año después.

Kamala Harris se convirtió este miércoles en la primera mujer y primera persona negra en alcanzar la vicepresidencia de Estados Unidos, pero ella no es la única que rompe siglos de tradición.

Su marido, Douglas Emhoff, más conocido como “Doug”, también rompió barreras culturales al convertirse en el primer hombre en ocupar un lugar que hasta ahora solo había sido ocupado por mujeres.

El rol de “segunda dama”, como se le dijo hasta ahora a las parejas de los vicepresidentes, está tan atado con el sexo femenino que hasta la llegada de Emhoff ni siquiera existía una versión masculina del término.

Tras un período de especulaciones se decidió adoptar el título de “segundo caballero”.

Emhoff ya tiene su propia cuenta de Twitter con ese nombre: @SecondGentleman sumó más de 800.000 de seguidores incluso antes de que el marido de la vicepresidenta publicara su primer tuit.

Pero este abogado de 56 años -la misma edad que su esposa- no solo se diferencia de las anteriores segundas damas por ser hombre.

Mientras que la mayoría de las esposas de vicepresidentes en el pasado llevaban toda una vida acompañando a sus maridos políticos, Emhoff tiene apenas siete años de experiencia en este campo.

Y es que fue hace poco más de siete años, en 2013, cuando Emhoff conoció a Harris en una cita a ciegas coordinada por la mejor amiga de ella.

Kamala Harris y Doug Emhoff

Getty Images
La vida de Emhoff había estado completamente alejada de la política hasta que conoció a Kamala Harris hace poco más de siete años.

En ese momento Harris era la fiscal general de California y él tenía un estudio de abogados que se especializaba en derecho corporativo.

Un año después de conocerse, en agosto de 2014, contrajeron matrimonio.

“Momala”

A diferencia de ella, que nunca había estado casada y no tenía hijos, Emhoff se había divorciado seis años antes de su primera mujer, la productora de cine Kerstin Emhoff, con quien tiene dos hijos en aquel momento adolescentes.

En un ensayo que escribió para la revista Elle en 2019, Harris describió la relación especial que mantuvo desde el principio con sus hijastros.

“Cole y Ella no podrían haber sido más acogedores”, escribió. “Son chicos brillantes, talentosos y divertidos que se han convertido en adultos extraordinarios”.

Harris incluso contó que fue su excelente relación con ellos lo que la llevó a decidir casarse con Emhoff.

“Yo ya estaba enganchada con Doug, pero creo que fueron Cole y Ella los que me terminaron de enganchar del todo”, relató.

También reveló que los hijos de su marido la apodaron “Momala”, ya que no les gustaba la expresión “madrastra”.

Harris suele hacer referencia a su familia durante sus discursos.

Kamala Harris y Douglas Emhoff,

Getty Images
Harris mantiene una relación cercana con la familia de su marido.

La familia lo es todo para mí y no puedo esperar a que EE.UU. conozca a mi esposo Doug y a nuestros increíbles hijos Cole y Ella”, dijo a sus partidarios durante un acto de campaña en agosto pasado, luego de que Joe Biden la confirmara como su compañera de fórmula.

“He tenido muchos títulos a lo largo de mi carrera y ciertamente ser vicepresidente será genial, pero ser ‘Momala’ siempre será el que más valor tendrá para mí“, confesó.

También ha revelado que mantiene una excelente relación con Kerstin Emhoff, la exesposa de su marido, quien incluso colaboró con su campaña electoral.

Impulsado a la arena pública

A pesar de que hasta hace no mucho la vida de Emhoff estaba completamente alejada del mundo de la política, algunos de sus conocidos afirman que le ha tomado el gusto a su nuevo rol.

Durante los primeros años de la relación con Harris, él mantuvo su vida profesional separada.

En 2017, un año después de que ella fuera elegida senadora por California -lo que lanzó de lleno su carrera política- él dejó la firma que había abierto en 2000 (y que en 2006 había sido adquirida por el estudio Venable) para convertirse en socio del bufete de abogados internacional DLA Piper, especializado en litigios relacionados con el mundo del espectáculo y la propiedad intelectual.

Por unos años, Emhoff alternó entre las oficinas de DLA Piper en Los Ángeles y Washington DC.

Pero su perfil público aumentó en enero de 2019 cuando su esposa lanzó su campaña para convertirse en la candidata presidencial del Partido Demócrata en las elecciones de 2020.

Emhoff participó de forma activa en la campaña, que duró un año, hasta que Harris se dio de baja en diciembre.

No obstante, fue la elección de Harris como segunda de Biden, oficializada en agosto de 2020, lo que realmente impulsó a Emhoff a la arena pública.

No solo siguió apoyando a su esposa en muchos de sus actos y vocalmente a través de sus redes sociales, incluso empezó a representarla en algunos eventos, realizando discursos en nombre de la campaña Biden-Harris.

Emhoff hablando durante un acto de campaña en Colorado

Getty Images
Emhoff elevó su perfil público durante la campaña electoral de su esposa, llegando incluso a dar discursos en representación del binomio Biden-Harris.

A pesar de su falta de experiencia, Emhoff ha declarado su entusiasmo por sus nuevas funciones, que le han ganado su propio grupo de admiradores, autodenominados el #DougHive o “Colmena Doug” (los fans de su esposa son el #KHive).

“Pareciera que realmente le gusta”, le comentó a la BBC Aaron Jacoby, un viejo amigo y ex socio legal de Emhoff.

“Uno podría esperar que se sentiría como un pez fuera del agua, pero no es así. Simplemente está nadando y disfrutando”, aseguró.

Sus hijos, Cole y Ella, también han remarcado que su padre parece hecho para esta nueva función.

“Creo que Doug es un poco camaleónico y por eso todos lo aman. Como que puede caber en cualquier habitación”, remarcó al “New York Times” Cole, el mayor, que hoy tiene 26 años.

“Creo que, de todas las personas, Doug casualmente nació para esto“.

Siguiendo la tradición

Más allá de su género, Emhoff ha respetado algunas tradiciones de las parejas de vicepresidentes.

Por empezar, dejó su trabajo: en agosto pasado se tomó una licencia laboral no solo para apoyar a su esposa en su campaña sino también para evitar cualquier conflicto de intereses.

Y tras el triunfo electoral de Biden y Harris, Emhoff siguió los pasos de la mayoría de sus predecesoras y anunció que abandonaba su carrera para dedicarse a sus nuevas funciones como “segundo caballero”.

Emhoff y Harris junto con Joe Biden y Jill Biden.

Getty Images
Como es costumbre, el “segundo caballero” dejó de lado su trabajo para dedicarse al puesto, aunque también enseñará.

Si bien la tarea es principalmente ceremonial, es costumbre que las parejas de los líderes también se enfoquen en asuntos de interés público que se complementan con los principales objetivos de sus parejas.

La actual primera dama, Jill Biden, se centró en las familias de los militares y la educación cuando su marido fue vicepresidente de Barack Obama (2009-2017).

Curiosamente, Biden, docente de profesión, rompió con el protocolo y siguió enseñando inglés en un colegio comunitario mientras ofició como segunda dama, tarea que planea mantener como esposa del presidente.

Emhoff le seguirá los pasos: anunció que combinará sus tareas oficiales con la docencia, en su caso enseñando un curso sobre derechos del espectáculo en la Universidad de Georgetown.

Consultado sobre cuál podría ser su foco de interés como segundo caballero, Jacoby señaló que una opción podría ser la reforma de la justicia criminal, algo que preocupa tanto a Emhoff como a Harris.

Sin embargo, Jacoby resalta que el foco principal de su amigo será la vicepresidenta.

“Doug está en esto para apoyar a Kamala”, aseguró.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=N8720PvEhPc&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.