Sin vigilancia y violando las reglas: así operan otros mercados de pirotencia en el Edomex
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sin vigilancia y violando las reglas: así operan otros mercados de pirotencia en el Edomex

Sin militares vigilando, con exceso de mercancía y cerca de centros habitacionales, así operan dos mercados de pirotecnia en Zumpango.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
24 de diciembre, 2016
Comparte

A cuatro días de la explosión del mercado de San Pablito, en Tultepec, Estado de México –que dejó un saldo de al menos 35 personas muertas, 12 desaparecidas y decenas heridas–, otros mercados de fuegos artificiales siguen operando en la entidad con medidas de seguridad relajadas.

Además de San Pablito, en el Estado de México existen otros tres “mercados principales” de artesanías pirotécnicas, dos de ellos ubicados en Zumpango, municipio vecino de Tultepec.

En un recorrido por ambos mercados, se pudo constatar que varias de las medidas de seguridad establecidas por las autoridades para prevenir tragedias han dejado de operar: en el “Mercado de Artesanías Pirotécnicas Zumpango”, por ejemplo, los 20 locales de venta tienen en su interior más de los 60 kilos de explosivos autorizados, además, se permite a los autos estacionarse a menos de diez metros de distancia de la zona de venta e, inlcluso, se comercializan artículos no permitidos, como los “fuegos artificiales para exteriores”, que sólo pueden emplear “permisionarios” en espectáculos públicos.

No sólo eso. En las inmediaciones de los mercados no hay guardias de seguridad, policías o militares vigilando el adecuado funcionamiento de los negocios, aun cuando es responsabilidad de autoridades locales y del ejército garantizar que las medidas de seguridad no se rompan.

Tultepec

Bazookas, fuegos artificiales para exteriores, que sólo pueden operar “permisionarios” de espectáculos, a la venta por 400 pesos.

En este mercado, además, hay otras condiciones de riesgo, aunque no están establecidas en el reglamento, por ejemplo: opera a 50 metros de una zona habitacional, y dentro de sus instalaciones funciona un establecimiento comercial de comida preparada que utiliza un tanque de gas.

Tultepec

Puesto de comida, dentro del mercado de pirotecnia de Zumpango.

Consultados en torno a las eventuales consecuencias de la explosión en Tultepec, los comerciantes de pirotecnia de Zumpango señalaron que este suceso no generó disminución de sus ventas, ni modificaciones en su forma de operar.

“Vinieron (las autoridades) y nos dijeron que nomás no había que tener llenos los aparadores”, comentó uno de los vendedores. Aún así, sus aparadores están llenos.

Video: Así fue la explosión en el mercado de pirotecnia de Tultepec, en el Estado de México.

“Fue muy triste –subrayó–, fue una gran tragedia (la explosión el Tultepec). Pero aquí todo está seguro”.

Tultepec

Margen de la zona habitacional aledaña al mercado de pirotecnia de Zumpango.

Los comerciantes explicaron que la mayor parte de los compradores que acuden a estos mercados son mayoristas, que a su vez revenden estos fuegos artificiales en sus localidades, aunque también hay venta al menudeo: la misma bolsa chica con distintos tipos de “luces” (es decir, que no truenan sino que chispean), oscila entre 35 y 60 pesos, según el local.

El artificio de mayor precio son las “bazookas”, que arrojan una gran cantidad de chispas a varios metros de altura y, detallaron, “son para el jardín”.

Además, pueden encontrarse aquí cohetes de “audiencia”: palomas de pólvora y de dinamita (denominadas “Vampiros”, por su color negro); y otros denominados “Hulk” y “Pit Bull” (éstos últimos con forma de cabeza de perro).

Tultepec

Estos cohetes son conocidos coo Hulk y Pit Bull.

Prácticamente bajo las mismas condiciones opera, a menos de un kilómetro de distancia, el mercado Jaltenco, donde la única diferencia es que no existen puestos de comida preparada dentro de sus instalaciones.

Aun así, el terraplén ubicado frente a este mercado (a menos de 50 metros de los locales de venta) es usado por vehículos pesados, como punto de estacionamiento temporal, así como punto de giro para cambiar de sentido en la carretera Cuautitlán-Zumpango.

Cabe destacar que, según la página de internet del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia, esta dependencia del gobierno estatal cuenta con oficinas en “los municipios donde se producen y venden todo tipo de productos pirotécnicos”; sin embargo, no proporciona la dirección de dichas oficinas municipales.

Por ello, se consultó a habitantes de Zumpango en torno a la existencia de dicha oficina en su localidad.

Siguiendo sus indicaciones, se pudo llegar a un inmueble abandonado, con los cristales rotos y con un fuerte olor a materia fecal, en cuya fachada aún puede leerse: “Instituto de la Pirotecnia de Zumpango”, y a un costado el eslogan del gobierno estatal: “Gobierno que trabaja y piensa en grande”.

Foto 5

Oficina del Instituto de la Pirotecnia en Zumpango.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Dan Nobel de Medicina a descubridores del virus de Hepatitis C

Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.
5 de octubre, 2020
Comparte

El británico Michael Houghton y los estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

La Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska, la encargada de elegir al ganador del Nobel en el área médica, destacó que los tres virólogos “han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud global que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo”.

El organismo añadió que con sus estudios, los científicos habían ayudado a salvar millones de vidas aislando e identificando el virus, permitiendo que los suministros de sangre en todo el mundo fueran examinados para detectar la hepatitis C y evitando la transmisión de la enfermedad.

El descubrimiento permitió que “ahora existan análisis de sangre altamente sensibles para el virus que prácticamente han eliminado la hepatitis por transfusión en muchas partes del mundo”, explicó la entidad, con sede en Estocolmo.

La hepatitis —o inflamación del hígado— es una enfermedad prehistórica y algunos la consideran una de las principales plagas que han afectado a la salud humana a lo largo de los tiempos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 325 millones de personas en todo el mundo padecen esta afección de forma crónica y 1,4 millones mueren cada año por esta causa.

Imagen de infección con VHC

iStock
La hepatitis C es considerada la más peligrosa porque es una enfermedad que puede causar mucho daño sin que uno lo sepa.

Es la segunda enfermedad infecciosa más mortífera después de la tuberculosis y las más comunes son la hepatitis A, B o C.

Hepatitis C

La hepatitis C, en la que los tres premiados con el Nobel centraron sus estudios, es una de las variantes más dañinas y letales de las hepatitis virales.

Se cree que la mayoría de los que la contraen son personas que compartieron agujas con alguien infectado o que recibieron transfusiones de sangre contaminada con el virus (antes de 1990 no se revisaba la sangre donada en busca de este virus).

Presentación

Getty Images/Jonathan Nackstrand
La Asamblea del Nobel durante la presentación del trabajo de los tres científicos.

Harvey J. Alter nació en Nueva York y ejerció durante años en la Universidad de Georgetown, hasta que en 1969 se reincorporó al Instituto Nacional de Sanidad (NIH), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Fue codescubridor de un antígeno clave para detectar el virus de la hepatitis B,

Más tarde encabezó un proyecto en el Centro Clínico del NIH que creó un almacén de muestras sanguíneas utilizadas para descubrir las causas y reducir el riesgo de hepatitis asociada a las transfusiones.

Nombrado en 2002 miembro de la Academia Nacional de Ciencias (NAS) y del Instituto de Medicina de Estados Unidos, fue investigador principal de estudios para identificar la hepatitis C.

Michael Houghton, nacido en Reino Unido, ha ejercido en su país y también en Canadá, donde ha continuado prácticamente toda su carrera al frente del departamento de Virología de la Universidad de Alberta.

Junto con su equipo, identificó la secuencia de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos encontrados en la sangre de un chimpancé infectado.

La mayoría de estos fragmentos provenían del genoma del propio chimpancé, pero los investigadores predijeron que algunos habrían derivado del virus desconocido, lo que permitió su localización.

Busto de Alfred Nobel

Getty Images
El premio asciende este año a US$1,2 millones y el de Medicina es el primero de los Nobel que se anuncia cada año.

Charles M. Rice nació en 1952 en Sacramento (Estados Unidos) y ejerce desde 2001 en el Centro de Estudios de la Hepatitis C de la Universidad Rockefeller.

Desde su laboratorio, considerado puntero en los estudios del virus, se ha investigado la replicación del virus y las respuestas inmunes innatas que limitan la infección. Su grupo también está desarrollando nuevos modelos experimentales en animales y en cultivos.

Semana de Premios Nobel

Con el anuncio de este lunes se abre la semana en la que se darán a conocer los ganadores del resto de Premios Nobel: Física (martes), Química (miércoles), Literatura (jueves), Paz (viernes) y Economía (lunes de la próxima semana).

El premio asciende este año a US$1,2 millones y es el primero de los Nobel que se anuncia.

La totalidad de los galardones se entrega el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador, Alfred Nobel, en actos paralelos en Estocolmo, para los científicos, de Literatura y Economía, mientras que el de la Paz se celebra en Oslo.

El Premio Nobel de Medicina recayó el año pasado en William Kaelin y Gregg Semenza y Peter Ratcliffe por su investigación sobre cómo sienten las células y se adaptan al oxígeno disponible.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.