close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Es el caos total: la situación de Venezuela deriva en protestas, saqueos e interminables filas

El billete de mayor denominación y el más usado dejó de tener validez en Venezuela, que vive una carencia de efectivo que ha generado protestas.
AP
Por Daniel García Marco // BBC Mundo
17 de diciembre, 2016
Comparte

Que un billete salga de circulación no significa que se deje de utilizar. Eso es lo que pasó este viernes en Venezuela en una jornada de caos: hubo filas kilométricas, protestas y hasta saqueos en varios puntos del país, y también heridos y detenidos.

Miles de personas tuvieron que esperar durante horas para canjear los billetes de 100 bolívares, que el gobierno ordenó retirar de circulación.

Tras tres días en los que se podía hacer en cualquier sucursal bancaria, desde este viernes ya sólo era posible hacerlo en el Banco Central.

Y mientras algunos comerciantes siguieron aceptándolos, también muchos fueron los que se negaron. Así, Venezuela experimentó cómo se vive casi sin dineroefectivo.

No llegan

La salida del billete de 100, el de mayor valor y el más usado (un 48% de todo el papel moneda), debía ir acompañada con la introducción a partir de este jueves de nuevos billetes y monedas de mayor denominación, hasta 20.000 bolívares.

Pero de momento no llegan.

Un agente armado frente a una fila en CaracasImage copyrightAFP
Image captionAgentes armados evitaron tumultos y problemas cerca del Banco Centras en Caracas.

“Sólo los he visto en la televisión”, dicen varias personas consultadas por BBC Mundo. No sólo no están aún en las manos de los ciudadanos, sino que tampoco están en las de los bancos.

De hecho, el presidente Nicolás Maduro dijo este viernes que los billetes del nuevo cono monetario llegarán al país “en los próximos días”.

Las entidades bancarias, que en las últimas 72 horas habían registrado largas filas y un ritmo frenético para cambiar o depositar los billetes de 100, estuvieron mucho más tranquilas este viernes.

Y es que no hay dinero que ofrecer. En algunos cajeros se dispensaban billetes de 10. Un señora me dijo que incluso este viernes todavía daban de 100.

Pero en la mayoría se podía leer esto.

Cartel en un banco
Image captionMuchos bancos no tuvieron efectivo que dispensar en sus cajeros

No hay efectivo y eso encendió la mecha de las protestas en varias zonas del país.

El gobierno, que el domingo decidió de forma sorpresiva retirar el billete más extendido con la justificación de combatir el contrabando de moneda venezolana por parte de unas supuestas mafias, alentó este viernes de nuevo el uso del comercio electrónico con tarjetas de crédito y débito.

Ya de por sí está muy extendido por la alta inflación que provoca que se haya devaluado el valor de los billetes, ahora es casi la única solución para hacer compras.

Las protestas derivaron en en saqueos en Maracaibo.Image copyrightREUTERS
Image captionLas protestas derivaron en en saqueos en Maracaibo.

“No tengo otra cosa”

Como cada mañana, Nubia tuvo que tomar la camioneta para desplazarse desde las afueras de Caracas hasta la capital. El billete vale 500 bolívares. “Lo pagué con billetes de 100. No tengo otra cosa. El conductor no quería, pero tuvo que aceptar. Lo mismo pasaba con otras personas”, me dice.

Algunos transportistas prefieren no recibir dinero y dejar que los pasajeros viajen gratis.

El problema afecta también a los comercios que no tienen máquina para el cobro con tarjeta.

“Mira, todos los periódicos están acá”, me dice Álvaro, que regenta un quiosco. En los últimas días ha visto cómo caían sus ventas porque no aceptaba billetes de 100. “No voy a hacer horas de fila en el banco y que me roben”, afirma.

5 días

En la noche del jueves, el presidente, Nicolás Maduro, volvió a cambiar las condiciones de canje de billetes aprobadas el domingo.

Ya no serán 10 días, sino 5 los disponibles a partir de este viernes para cambiar los billetes de 100 en el Banco Central de Venezuela (BCV).

Filas en CaracasImage copyrightAFP
Image captionLa fila serpenteaba por la acera opuesta al Banco Centras del Venezuela. Miles de personas esperaban canjear sus billetes.

Se recorta así el tiempo para retirar de circulación millones de piezas de papel moneda. Y por ello, quien no haya cambiado o depositado los billetes en las 72 horas pasadas en su banco, ahora puede tener un problema mayor.

El BCV tiene sólo dos sedes en todo el país: en Caracas y Maracaibo. En los alrededores de ambos edificios se formaron filas kilométricas.

Sin embargo, en Maracaibo la oficina del BCV no recibió billetes de 100, lo que derivó en protestas y disturbios.

Grupos de jóvenes marcharon indignados y se enfrentaron a la policía, que los dispersó con gases lacrimógenos. Un periodista local le dijo a BBC Mundo que hubo dos tiendas saqueadas, 10 detenidos y al menos un herido.

En la ciudad de El Callao (estado Bolívar) grupos de personas saquearon tiendas que se negaban a aceptar los billetes retirados por el gobierno.

Billetes de 100 bolivaresImage copyrightREUTERS
Image captionEn puestos callejeros se aceptaban aún lo billetes de 100.

En Caracas, con fuerte presencia de fuerzas de seguridad, la situación es mucho más ordenada.

“Espero entrar, pero nos va a dar la noche”, me cuenta Luis, que se ha desplazado desde Valencia, a tres horas de la capital. Confiaba en que los funcionarios se turnaran y no cerraran.

Pero la comunicación oficial decía que el horario era hasta las 18 horas en día de semana y así se cumplió.

Paso con él y con Ángela unos 20 minutos en la fila. Hace mucho calor. En cuatro horas han recorrido 350 metros. Y están muy lejos de entrar y de las carpas habilitadas para proteger del sol a la gente.

Los dos eluden la pregunta de cuánto dinero portan, pero sus bultos son pequeños.

“Es un diciembre negro”, lamenta Ángela, que durante la espera ya se ha gastado 2.000 bolívares en comer y beber algo.

Un negocio

Y es que la fila es un gran negocio para vendedores de pan, pasteles, cafés, jugos o helados. Todos aceptan billetes de 100. Hasta el martes hay tiempo de reunirlos y ponerse en esa misma fila para cambiarlos.

Personas con billetes de 100Image copyrightLUIS BRAVO
Image captionEl canje durante los próximos cinco días será sólo en las dos únicas sedes del BCV en Venezuela: Caracas y Maracaibo.

Para comer y beber no hace falta moverse. Sí para ir al baño. El gobierno ha dispuesto varios servicios portátiles a un lado del BCV, que cuenta con una fuerte presencia policial y militar con diversos cuerpos implicados en las calles aledañas.

En Caracas, la situación es ordenada, pero en Maracaibo los medios locales informaron de tensión e incluso de saqueos en varios comercios.

Al llegar a la taquilla, el BCV entrega un cheque o realiza una transferencia a la cuenta bancaria por el importe de los billetes entregados, me cuentan Luis y Ángela sobre el procedimiento.

“Estamos a cero”

Mucho más atrás en la fila, sentada en una plaza mientas alguien le guarda el puesto, está Elisa. “Estamos agotados”, dice con gesto evidente. “Estamos a cero, no tenemos nada de efectivo”, agrega antes de marcharse.

En la misma escalinata, José Vegas, jubilado y con problemas en una pierna, descansa. La fila avanza lento. En un saco de esparto lleva un paquetito bien encordado con 25.000 bolívares, una pequeña fortuna para este jubilado que dice recibir una pensión mensual de 27.000.

José Vegas con 25.000 bolívares.
Image captionJosé Vegas con 25.000 bolívares esperaba en Caracas para canjear 25.000 bolívares.

“Esto es el caos total”, se queja, crítico con el gobierno. Lleva 5 horas y le faltan aún varias para llegar al punto en el que estaban Luis y Ángela.

“Y va a ser peor el fin de semana, cuando venga la gente de fuera de Caracas”, apunta a su lado Grecia González, también enfadada con la decisión de Maduro.

Cuenta que el jueves estuvo de 2:00 a 15:00 horas esperando para cambiar billetes en su banco. Este viernes ha tenido que venir hasta el BCV de Caracas. “Mi marido es transportista, le dan puro billete de 100“, dice resignada.

“Todo un éxito”

A pocos metros, en el Panteón, donde están los restos del prócer Simón Bolívar, el presidente Maduro preside un acto docente, admite que la situación es “dura” y pide “comprensión”.

Fila en CaracasImage copyrightAFP
Image captionDurante horas miles de personas tuvieron que esperar bajo el fuerte calor en Caracas y sobre todo en Maracaibo.

La noche del jueves dijo que el operativo para desmonetizar el billete de 100 “fue todo un éxito”.

Y se mostró satisfecho diciendo que la medida supuso un golpe a las mafias que buscan desestabilizar a su gobierno.

Pero los críticos ponen seriamente en duda que existan bandas dedicadas a acumular la moneda del país con la mayor inflación del mundo.

El billete de 100 bolívares no vale ni US$0,03 en el mercado paralelo.

Al menos por unos días y a falta de que se concrete la llegada de los nuevos billetes de mayor denominación, los venezolanos enfrentan un nuevo problema económico: la escasez de dinero en efectivo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Vaginismo: "Mi cuerpo no me deja tener sexo"

Dos mujeres cuentan a la BBC sus experiencias sobre el vaginismo, una respuesta automática de los músculos vaginales que impide a quien la padece tener relaciones sexuales y disfrutar de ellas.
BBC
16 de septiembre, 2019
Comparte

“Cuando tengo sexo, siento como si alguien me apuñalara”, dice Hannah Van de Peer.

“Se ha apoderado de mi matrimonio, de mi capacidad para decidir cuándo tener hijos”, explica una mujer que prefiere mantenerse en el anonimato.

Son dos testimonios distintos, pero con una condición común: vaginismo.

La afección se caracteriza por un espasmo involuntario de los músculos que rodean la vagina.

Un trauma o abuso sexual en el pasado o una respuesta al dolor físico lo puede originar, pero en ocasiones puede suceder sin causa aparente, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Incógnita.

Getty Images
Suele explicarse con un trauma del pasado, pero también puede aparecer sin razón aparente.

“Suele ser común en las primeras veces en las que se mantienen relaciones sexuales, y quizás todos lo hemos experimentado, pero las mujeres con vaginismo pueden vivir con ello toda la vida“, comenta la ginecóloga Leila Frodsham.

“Para muchas mujeres es una condición que les cambia la vida. Muchas de ellas describen lo que sienten como si les cortaran o como si agujas punzaran la piel”, continúa Frodsham.

“Yo fui a una escuela religiosa y me enseñaron que las mujeres no podían sentir placer durante el sexo en absoluto, ya que podía resultar en un doloroso y sangriento desorden, embarazo o enfermedades de transmisión sexual”, cuenta Van de Peer.

Y agrega: “Siempre me enseñaron que perder la virginidad me dolería. Y de hecho se siente como una barrera, como un cuchillo que se inserta y se gira en la vagina. Es realmente doloroso”.

Vaginismo.

BBC
“Siempre me enseñaron que perder la virginidad dolería. Y de hecho se siente como una barrera, como un cuchillo y que se inserta y se gira en la vagina. Es realmente doloroso”.

Van de Peer comenta, además, cómo se avergonzaba de su dolencia, sintiendo que era “infantil” y que se sentía como si no hubiera realizado aún la “transición de niña a mujer”.

“Creo que la gente debe madurar y conocer que esto le puede causar a cualquiera“, continúa Van de Peer.

El vaginismo, de acuerdo a la doctora Frodsham, forma parte de los trastornos del dolor sexual, que afectan aproximadamente al “7% de la población, y en mujeres que están iniciando su vida sexual puede ascender hasta el 20%”.

“El sexo es complicado, no solo es físico. Cómo nos criamos, en qué creemos y nuestras experiencias sexuales forman parte de cómo nos sentimos con respecto al sexo”, explica la doctora.

Reconoce, además, que muchos le preguntan si la educación religiosa tiene algo que ver en el vaginismo.

Religiones.

Getty Images
Haber sido criado en un entorno religioso puede influir en el vaginismo.

“Sin ninguna duda influye. Hay personas que crecen en ese tipo de contexto y no tienen ningún problema. Otros, sin embargo, son como esponjas y absorben todas esas señales y comentarios”, sigue Frodsham.

Y señala, por ejemplo, que la presión de sangrar en la noche de bodas para demostrar la virginidad condiciona a muchas mujeres.

“Esa fue una de las cosas que me asustaba sobre el sexo. Vengo de un entorno musulmán, y aunque realmente no tenía que mostrar mi sangrado en la noche de bodas, siempre estuvo en mi mente“, relata también la entrevistada anónima, a quien le pondremos el nombre de Amina.

“En mi noche de bodas, sentí cómo mi cuerpo se apagaba y ni siquiera podía abrir las piernas“, dice.

Ella lo sintió como un dolor que quemaba, con los músculos estrechándose.

“Es difícil hablar sobre ello porque la gente no lo entiende. Se creen que estoy sobreactuando o inventándolo“, lamenta Amina.

Soga.

Getty Images
El vaginismo dificulta las relaciones sexuales de las parejas.

El vaginismo se puede curar, y para ello la doctora Frodsham recomienda masajear con el dedo la zona pélvica sin intentar introducir nada.

“Entonces, el suelo pélvico empieza a relajarse porque se siente más cómodo y las pacientes se dan cuenta de que la vagina es lo suficientemente espaciosa como para tener sexo.

“Llevo casada más de cinco años y creo que estoy mejorando”, reconoce Amina.

“A través de la terapia he podido usar los entrenadores, a los que se les llama dilatadores y tienen distintos tamaños. No es fácil usarlos, porque no son cómodos”.

“Creo que he progresado significativamente, aunque sigo encontrando difícil tener sexo con penetración, muy difícil. Así que uso tampones y pequeños juguetes sexuales para ayudarme con la inserción”, cuenta Van de Peer.

“Por el momento solo quiero ser capaz de superarlo y dejarlo atrás, olvidarlo y sentirme normal. Ser capaz de decidir cuando tener hijos y que el dolor deje de impedírmelo en el corto plazo”, desea Amina.

Hannah Van de Peer, por su parte, quiere tener el “sexo con penetración y disfrutarlo”, y también ser capaz de caminar con un tampón mientras tiene su período.

“Como cualquier otra persona”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kqy0djYMMr4&t=27s

https://www.youtube.com/watch?v=0erzbX0Kg3k

https://www.youtube.com/watch?v=XbMJbyJCHmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.