Casa Mambré: un espacio donde los migrantes reciben apoyo y acompañamiento para seguir su camino

Este refugio cuenta con atención médica, psicológica y asesorías para los migrantes que transitan por México y fueron víctimas de violaciones a DH.

Migrantes
En Casa Mambré, los migrantes reciben ayuda para seguir su camino o para buscar empleo. Eréndira Aquino

México enfrenta un aumento en el número de migrantes que ven al país como un lugar para vivir o que se asientan temporalmente aquí, mientras llegan a la frontera para cruzar a Estados Unidos.

Esta situación, de acuerdo con Leticia Gutiérrez, miembro de la organización Scalabrinianas: Misión para Migrantes y Refugiados (SMR) y encargada de un albergue en México, representa un reto para las organizaciones sociales dedicadas a brindarles la atención necesaria durante su camino.

“La demanda ha sido muy grande y el espacio que teníamos ha sido insuficiente”, agregó Leticia Gutiérrez, quien señaló que al albergue han llegado migrantes que han sido víctimas de tortura, secuestro, violencia sexual, e incluso, intentos de asesinato.

Casa Mambré

Durante tres años, la organización SMR han acompañado a migrantes víctimas de delitos y solicitantes de refugio; sin embargo, no contaban con un espacio propio y actuaban como enlace para que otros albergues brindaran espacios a las personas que apoyaban.

Por esa razón, desde el 1 de octubre pasado, SMR trabaja en la Casa SMR-Proyecto Mambré, donde buscan brindar atención “de mediana estancia” a esta población.

En este lugar, los migrantes “llegan, descansan y duermen hasta que pueden estabilizar su situación, sobre todo quienes vienen de impactos de violencia muy fuertes”, comentó Gutiérrez.

El tiempo que dura la estancia, las personas que albergan cuentan con atención médica y psicológica —apoyados por la organización Médicos Sin Fronteras—, y reciben clases de español “para que puedan salir a buscar trabajo”.

Mientras tanto, reciben apoyo para regularizar su situación migratoria, ya sea para continuar su camino hacia Estados Unidos o para obtener el reconocimiento como refugiados en México.

Migrantes retomando el camino

“Cuando ellos ya tienen el documento de la regularización migratoria, pasan a la etapa que nosotros hemos llamado ‘retomando tu camino’”. De esta forma, explica, “les ayudamos a que vuelvan a diseñar un proyecto de vida, si es que se van a quedar en la ciudad, en el país o si planean llegar a Estados Unidos”.

Este proceso, comentó Leticia Gutiérrez, se realiza para que “ellos integren lo vivido a su nueva vida cotidiana. Las psicólogas procuran hacer con ellos un trabajo para que todas las situaciones que los ponen en una situación de vulnerabilidad sean entendidas, porque este contexto violento los acompaña”.

Desde que la casa entró en funcionamiento, han recibido a 36 migrantes, provenientes de Nicaragua, Honduras, Guatemala, El Salvador, Colombia, Haití, Sierra Leona, Togo, Camerún y Uganda.

“Estábamos acostumbradas a atender a población centroamericana, pero la dinámica de migración ha cambiado y se ha vuelto un mosaico en todos los sentidos: desde el ambiente religioso, porque tenemos gente musulmana, cristiana y católica”, explicó.

De acuerdo con Gutiérrez, la dinámica de migración cambia constantemente, debido a las situaciones de violencia de los países de origen de las personas migrantes y de los desastres naturales.

Seguiremos caminando

“A la mañana siguiente de que supimos la noticia de que Trump había ganado, hicimos un debate con el grupo de migrantes presente en la casa. Ellos dijeron ‘con Trump, o con muros, con toda esta política restrictiva, nosotros vamos a seguir caminando, porque nuestros países no nos permiten estar allá’”, comentó Leticia Gutiérrez.

La conclusión a la que llegaron, finalizó, es que “va a ser un poco más difícil, pero vamos a tener que buscar otro tipo de rutas para caminar. Y aunque el costo sea muy elevado, estamos dispuestos a hacerlo, porque no hay otra alternativa”.

El desarrollo y funcionamiento de Proyecto Mambré avanza gracias a las donaciones que reciben, entre ellas, la de la Galería Kurimanzutto, que al recibir el premio FRIEZE Art Fair Stand Prize, otorgado durante la Feria de Arte en Londres, les entregó el dinero recibido para apoyar con la construcción de la casa, que tendrá capacidad para acoger a 65 personas.

La donación del premio, de acuerdo con José Kuri, uno de los fundadores de Kurimanzutto es un llamado para visibilizar y apoyar a las personas migrantes y a las organizaciones dedicadas a apoyarlos en su camino.

Por lo pronto, los migrantes que transitan por México cuentan con un espacio donde podrán recibir apoyo y acompañamiento para seguir su camino.

Close
Comentarios