Javier Duarte lavaba dinero en solo 65 segundos a través de transferencias electrónicas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Javier Duarte lavaba dinero en solo 65 segundos a través de transferencias electrónicas

A través de operaciones bancarias electrónicas llamadas SPEI los implicados consiguieron lavar millones de pesos en menos de 65 segundos de 2012 a 2016.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
1 de diciembre, 2016
Comparte

La Procuraduría General de la República (PGR) cuenta con evidencia que demuestra que el presunto desvío de recursos en la administración de Javier Duarte, a través de empresas fantasma, inició en 2012 y continuó haciéndolo hasta 2016, último año de su gobierno.

El dinero se intentó lavar con más de un centenar de transferencias electrónicas denominadas “SPEI” que permiten mover grandes sumas de dinero en cuestión de segundos, según las primeras investigaciones de la PGR.

De acuerdo con datos de la indagatoria que la Subprocuraduría de Delitos Federales de PGR integra junto con la Secretaría de Hacienda, bajo el expediente SEIDF/UEIDFF-VER/0001653/2016, solo en el caso de los 421 millones ya recuperados la red fraudulenta involucró a ocho compañías, siete creadas exprofeso para el traslado de los recursos.

El esquema para desviar estos 421 millones operó dela siguiente forma: entre los años 2012 a 2016 seis compañías (cuyos nombres no se confirmaron públicamente para no violar la integridad del proceso) recibieron recursos de partidas públicas. Lo hicieron mediante la firma de contratos con distintas dependencias.

El dinero que recibieron estas compañías fue trasladado paulatinamente a una séptima empresa fantasma creada por un prestanombres de Javier Duarte, la cual ya no era contratista del gobierno. Dicha compañía se encargaba de dispersar los recursos con distintos fines con el objetivo de lavar su origen.

De los 421 millones desviados originalmente, esta séptima compañía destinó 261 millones de pesos entre junio de 2012 y mayo de 2013 para adquirir el 50 por ciento de una octava empresa, esta si una compañía con operaciones reales. Fue esta última empresa la que colaboró con las autoridades ministeriales para devolver los recursos que se recibieron.

La inversión en la compra de acciones de una compañía legal solo es una de varias alternativas que encontraron los involucrados en esta  red de corrupción que presuntamente encabeza el gobernador Javier Duarte. Hubo dinero que, como ya también documentó la PGR, se usó para la adquisición de múltiples propiedades.

“La mecánica es a través de empresas fantasmas, hacían parecer licitaciones o servicios al gobierno del estado lo cual recibían estas empresas, lo iban manejando el flujo de una empresa a otra, de una cuenta a otra, de una persona a otra, para ir diluyendo el origen, llegó a una persona prestanombres y ese invierte en una empresa totalmente limpia, invierte el capital y la empresa recibe” dijo ayer el titular de la PGR Raúl Cervantes.

Como lavar dinero en 65 segundos

Para ocultar el origen de los recursos económicos y trasladarlos entre distintas cuentas bancarias, las personas físicas y morales (empresas) realizaron transacciones electrónicas a través del mecanismo denominado Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI).

El Banco de México explica que el SPEI son transacciones de banca en línea que se pueden realizar entre distintos bancos y que tienen como ventaja el que, en muchos casos, no hay un tope del dinero que se desplaza. La transferencia de una cuenta a otra se ve reflejada en un máximo de 65 segundos.

“Hacer pagos a través del SPEI es muy seguro pues estas operaciones se realizan a través de un ambiente o red privada y protegida. Además, el servicio de banca por internet o el servicio de pagos móviles requieren el uso de un dispositivo de seguridad el cual puede ser un token o una tarjeta de seguridad, lo que te garantiza que sólo tú puedas realizar operaciones a través de estos servicios”, indica en su página el Banco de México.

La Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda ha detectado por lo menos un centenar de operaciones con este mecanismo, lo que permitió el desplazamiento de casi 500 millones de pesos cuyo origen corresponde al erario público de Veracruz.

El servicio de SPEI se utilizó para que al menos ocho compañías fantasma enviaran recursos a una empresa denominada Consorcio Brades SA de CV, que simuló la adquisición de terrenos ejidales con recursos públicos, dinero que se terminó invirtiendo finalmente en propiedades como el Rancho “La Mesa” ubicado en el Estado de México.

La PGR en coordinación con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ya ha asegurado y congelado 112 cuentas bancarias, varias de las cuales se utilizaron justamente para las operaciones electrónicas con el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios.

Se reparten rancho

La PGR detalló que la propiedad del rancho denominado La Mesa en Valle de Bravo, adquirido por Javier Duarte a través de una red de prestanombres con recursos provenientes de partidas de Salud y Educación, se encuentra dividido entre el gobierno federal y el estado de Veracruz.

Una tercera parte de la propiedad se encuentra escriturada ya a nombre del Gobierno del Estado de Veracruz, mientras que las otras dos terceras partes, que suman 92 hectáreas, se encuentran legalmente aseguradas por el Ministerio Público de la Federación.

Además del rancho otras cuatro propiedades han sido aseguradas por los fiscales de la Procuraduría. Se trata de dos inmuebles en las colonias Polanco y Lomas de Chapultepec en la Ciudad de México, 630 hectáreas de terrenos ejidales en Campeche, y un rancho denominado “El Faunito” en Córdoba Veracruz.

La Procuraduría analiza qué mecanismos legales se pueden utilizar para que estas propiedades puedan pasar en definitiva a manos del gobierno federal y a su vez puedan convertirse en recursos que beneficien al Estado de Veracruz. La posibilidad de impulsar juicios de extinción de dominio, según las autoridades es la última opción debido al tiempo que toman dichos procedimientos de carácter civil.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Juan Camilo Roa @JuanCamiloBerlin

Por qué hay escasez de Santa Claus en EU y cómo ha cambiado el negocio por la pandemia

En un año en el que los estadounidenses quieren una Navidad más normal es difícil encontrar personas que interpreten al viejo San Nicolás.
Juan Camilo Roa @JuanCamiloBerlin
20 de diciembre, 2021
Comparte

Son las siete de la noche y Santa Claus está buscando en los bolsillos de su gran chaqueta roja las llaves de la casa que alquila en Miami para pasar la temporada navideña.

Luce más delgado de lo que se le ve en las películas, pero sin duda es Santa: lo delata su inconfundible barba blanca, unas inmensas botas de cuero y un gran abrigo escarlata.

Pocos segundos después, una minivan color ocre aparca frente a la casa y bajan dos más: como si fuera el inicio de una broma decembrina, ahora son tres los Santa Claus que intentan abrir la puerta de una casa.

Sus nombres verdaderos son Leon McBride, Lee Andrews y Rick Hyman. Estos tres amigos viajan cada año más de 10 horas por carretera hasta esta ciudad del estado de Florida desde sus hogares en Georgia y Virginia para interpretar al personaje más icónico de la Navidad en centros comerciales y eventos.

Un intérprete de Santa, junto a una intérprete de elfo, al frente de un árbol de Navidad
Rafael Abuchaibe

Y ahora lo hacen en un buen momento: con un aumento exponencial en el número de estadounidenses vacunados contra la COVID-19, los compradores están prefiriendo volver a las tiendas físicas en vez de buscar regalos en línea, lo cual inmediatamente se traduce en una mayor demanda de Santas alrededor del país.

Pero, a pesar de que la emergencia de salud ha mejorado a comparación a 2020, no todos los Santas se sienten tan tranquilos como Rick, Leon y Lee de trabajar durante una pandemia.

Y esto, según algunos conocedores de la industria, está generando una escasez de Santas en EE.UU.

El origen de la escasez

En 2020, la pandemia tuvo un efecto particular en la comunidad de intérpretes de Santa Claus: debido a las características típicas del personaje y cómo están relacionadas con la COVID-19 (generalmente San Nicolás es un hombre mayor de 65 años con sobrepeso, dos factores de alto riesgo) muchos han decidido no trabajar esta Navidad.

“De hecho”, explicó a BBC Mundo Mitch Allen, creador de la compañía HireSanta.com (Contrata a Santa), “hemos perdido más de 335 Santas solo en 2021 debido a COVID y otros factores, y perdimos incluso más el año pasado”.

Para Tim Connaghan, quien tiene el título honorario del “Santa Nacional” debido a su trabajo en desfiles y campañas nacionales y quien desarrolla la encuesta anual “Traje Rojo”, los riesgos de salud que representa la pandemia han hecho que la disponibilidad de Santas sea mucho más baja este año.

“Tenemos muchas familias que están muy cautelosas y muchos Santas cautelosos también […] En mi encuesta, 18% de los Santas dijeron que no iban a trabajar este año”, le explicó Connaghan a BBC Mundo.

“Pero también el 30% dijo que trabajaría a través de servicios de videoconferencia, como Zoom”, agregó.

Santa virtual

Rick Hyman, uno de los tres Santas que trabajan en Miami durante la temporada de Navidad, duda de que haya una escasez de intérpretes de Santas. Para él, el tema es más un cambio que se está dando en el negocio.

“Yo no creo que haya una escasez de Santas. Creo que la mayoría descubrió el mundo virtual y se ha volcado a esos servicios porque les gusta más así,” dice Hyman.

Allen concuerda con que la demanda de servicios de videollamada con los Santas se incrementó, especialmente durante 2020, aunque dice que este año la gente está buscando una experiencia “más tradicional”.

“El número de visitas virtuales en nuestra plataforma ha bajado dramáticamente. El año pasado se disparó […] pero este año ha bajado, porque la gente está cansada de FaceTime y Zoom”, cuenta Allen.

Y para Santas más tradicionales, como Hyman, las visitas a los hogares y tener contacto directo con los niños sigue siendo vital: “Nosotros seguimos queriendo conocer a los niños, los queremos en las rodillas […] porque cuando un niño te mira a los ojos, te mira directamente al alma.”

Un negocio de alto costo, pero lucrativo

Santa Claus mira un árbol de Navidad

Juan Camilo Roa @JuanCamiloBerlin

Lee Andrews es el menor de los tres Santas que rentan la casa en Miami este fin de año. Con apenas 30 años, Lee le contó a BBC Mundo que aunque el negocio de los Santas puede llegar a ser “muy lucrativo”, también requiere de una gran inversión.

“Es caro hacer lo que hacemos”, dice Lee mientras muestra las botas de cuero de su disfraz. “Solo las botas hechas a la medida cuestan 1 mil dólares”.

Rick Hyman, de 75 años, es otro de los Santas que viajó a Miami. Empezó su carrera en una fiesta familiar hace 20 años con un disfraz barato que compró en una tienda por departamentos por 50 dólares. Hoy dice que su inversión se ha incrementado exponencialmente.

“Si vas a invertir miles de dólares en vestido y cosas así, te puedo garantizar que estás administrando un negocio”, explica Rick.

Lee agrega: “Tenemos amigos que pueden hacer más de 100 mil en un mes y medio siendo Santa. Realmente depende de tu mentalidad y qué tanto quieres trabajar”.

“Depende de la mentalidad con la que lo veas: en términos de Santas, probablemente solo el 35% o 40% lo ve como un negocio”, cuenta Lee.

Un Santa tradicional

Tres personas que interpretan a Santa Claus contando sus historias

Juan Camilo Roa @JuanCamiloBerlin

Leon McBride, de 78 años, lleva 15 años viajando al sur de la Florida en la temporada de Navidad para interpretar a Santa Claus. Con 40 años en el entretenimiento, incluyendo una larga carrera como payaso del circo de los Hermanos Ringling, es el de más experiencia de los tres.

Y dice que, a pesar de la tecnología, hay elementos de su trabajo que no se pueden hacer sino de la manera tradicional, es decir, hablando con los niños directamente.

“Ellos se quieren acercar a ti y contarte lo que les ocurre […] Y a veces nos preguntan cosas que no podemos responderles como si tú dices ‘qué quieres de Navidad’ y te dicen ‘quiero que vuelva mi papá porque murió'”.

“Una de las cosas que me he dado cuenta que le gusta a los niños es que los escuches. Sentarse, que te miren a la cara y hablar. Y cuando se dan cuenta de que estás prestando atención de verdad, ahí es cuando se destapan”, cuenta McBride.

Por eso emprende todos los años su travesía hasta Miami. Dice que la gente en el sur de la Florida es más amable y esto le permite hacer su trabajo mejor. En este punto concuerda Lee, quien visita Miami por primera vez para interpretar a San Nicolás.

“Así lo hagas como un negocio o como caridad, hay que hacerlo al máximo de tus capacidades porque cuando hay un mal Santa, todos quedamos mal”, cuenta Lee.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5BNNcz1-soc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.