Organismos civiles del mundo exigen a la COP13 frenar la alteración permanente de especies
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Organismos civiles del mundo exigen a la COP13 frenar la alteración permanente de especies

Unas 160 agrupaciones civiles de todo el mundo exigen a la ONU detener los experimentos para alterar de manera rápida y definitiva diversas características de una especie, animal o vegetal.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
8 de diciembre, 2016
Comparte

En el marco del Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad COP13, que actualmente se celebra en Cancún, Quintana Roo, 160 agrupaciones civiles de todo el mundo demandaron a la ONU detener las investigaciones relacionadas con los “impulsores genéticos”, tecnología con  la que se busca alterar de manera rápida y definitiva diversas características de una especie, animal o vegetal.

”Los impulsores genéticos son un capítulo nuevo en la investigación de ingeniería genética, es tecnología diseñada para forzar un rasgo genético en una población, en una especie, es decir: es una tecnología pensada para modificar especies enteras, de manera permanente, o incluso extinguirlas”, explicó Dana Perls, integrante de la agrupación internacional Friends of Earth (Amigos/as de la Tierra).

La ambientalista puso dos ejemplos del alcance de los impulsores genéticos: en materia agricultura, explicó, podría liberarse un agente sintético que volviera ciertas especies de maleza permanentemente vulnerables a un pesticida específico; o en el caso de especies animales, podría provocarse una alteración en insectos considerados agentes transmisores de enfermedades, para provocar su extinción.

“El problema de todo esto es que no sabemos en realidad cuáles son las repercusiones de intervenir de esa forma en el medio ambiente: si erradicamos una especie de mosquito que consideramos perjudicial, esa especie podría ser sustituida por otra más agresiva.”

Por otra parte, abundó, “no sabemos cómo interactuarán estas nuevas especies alteradas genéticamente con su entorno: con otras especies, con el ambiente, y eso puede repercutir no sólo en la supervivencia de una especie u otra, sino en la salud pública, y en la vida social y económica de los países”.

La demanda de estas 160 agrupaciones, aclaró, no es detener definitivamente estas investigaciones, sino declarar una “moratoria”, es decir, detenerlas temporalmente, y permitir a los países del mundo desarrollar mecanismos de vigilancia y control de estas nuevas tecnologías, dado que “ya están desarrollándose, sin supervisión, sin control, sin evaluación y sin regulaciones”.

Entre los grupos civiles que promueven el establecimiento de esta moratoria está la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, la organización Vía Campesina Internacional, la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica, y la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (esta última de México), entre muchas otras.

“Por ahora, estas tecnologías siguen en desarrollo y los expertos aseguran que se requiere al menos una década más para poder emplearla con seguridad –detalló Perls–, pero desde el año pasado comenzamos a ver un aumento en las presiones por parte de algunos sectores, para papurar la aplicación de estos impulsores genéticos, aunque no haya sido verificada su seguridad. El problema es que basta que un solo agente modificado sea liberado al ambiente, para que altere toda su especie en un par de generaciones, en un proceso que es totalmente irreversible.”

La aplicación de estas tecnologías debe ser debatida, remató, entre todos los sectores de las sociedades del mundo, “no sólo entre un pequeño grupo de científicos”.

Esta petición fue presentada en Cancún, luego de que en esta ciudad iniciaran diversos encuentros internacionales relacionados con conservación y desarrollo: el Foro de Negocios y Biodiversidad, la Cumbre Global de Biodiversidad de Ciudades y Gobiernos Subnacionales, el Tercer Foro de Ciencias para la Biodiversidad y la Cumbre Múuch’tambal sobre Experiencia Indígena y Diversidad Biológica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

“Es un crimen de guerra”: bombardeo a hospital infantil en Mariúpol atribuido a Rusia causa indignación internacional

Ante el ataque, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, pidió nuevamente una zona de exclusión aérea para su país, algo que Occidente ha rechazado.
10 de marzo, 2022
Comparte

El bombardeo de una maternidad y hospital infantil en Mariúpol, una ciudad al sureste de Ucrania, generó este miércoles indignación alrededor del mundo.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, responsabilizó al ejército ruso del ataque, y lo describió como “un crimen de guerra”.

El bombardeo, según una declaración del Consejo de la Ciudad de Mariúpol, fue “colosal”. Videos y fotografías muestran los restos del edificio con las ventanas y puertas destruidas, así como su interior.

También se pueden ver autos quemados y un enorme cráter a las afueras del centro hospitalario.

Al menos 17 personas resultaron heridas, algunas de ellas trabajadores del hospital. No se reportaron niños afectados por el incidente. No obstante, una fotografía compartida por varios medios muestra cómo el personal de emergencias socorría a una mujer embarazada en la zona del incidente.

“¿Qué tipo de país es este, la Federación Rusa, que tiene miedo de los hospitales y las maternidades y los destruye?”, cuestionó el mandatario ucraniano en un discurso grabado desde Kiev.

Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar regional de Ucrania en Donetsk, un área ocupada por separatistas prorrusos desde 2014, dijo que la sala de maternidad, la sala de niños y la sala de terapia del hospital quedaron destruidas.

“No entendemos cómo es posible en la vida moderna bombardear un hospital infantil. La gente no puede creer que sea verdad”, le dijo a la BBC el vicealcalde de Mariúpol, Serhiy Orlov.

La organización Médicos Sin Fronteras, que tiene personal destacado en Ucrania, comentó que su equipo está “horrorizado” ante el ataque.

“En una ciudad en la que el sistema sanitario está al borde del colapso, privar a la gente de la tan necesaria asistencia sanitaria es una violación de las leyes de la guerra“, detalla una declaración.

Mientras, líderes mundiales se han unido para también condenar lo sucedido. La Casa Blanca lo describió como “bárbaro” y el gobierno de Reino Unido como “depravado”.

Ante los hechos, Zelensky solicitó nuevamente una zona de exclusión aérea sobre Ucrania para evitar que sobrevuelen los aviones rusos, petición que Estados Unidos y los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han rechazado.

¡Cierren el cielo ahora mismo! ¡Detengan a los asesinos! Tienen poder, pero parece que están perdiendo humanidad”, sostuvo el mandatario en Twitter.

Rusia ha negado anteriormente que su ejército ataque civiles e instituciones de salud.

No obstante, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, dijo el miércoles que la entidad ha confirmado 18 ataques en Ucrania contra instalaciones sanitarias, trabajadores sanitarios y ambulancias. Los incidentes de los pasados días han causado 10 muertos y 16 heridos, según el funcionario.

Además, la Organización de Naciones Unidas informó que ha confirmado 516 muertes de civiles en Ucrania, pero cree que las cifras reales son “considerablemente más altas”.

https://twitter.com/ZelenskyyUa/status/1501579520633102349

Una escena “apocalíptica”

Ucrania y Rusia habían acordado un alto al fuego en varias ciudades para que los civiles fueran evacuados en seis corredores humanitarios. Mariúpol estaba entre las localidades en las que se llevaría a cabo una tregua temporal.

Pero la ciudad portuaria ha estado bajo el bombardeo ruso durante días.

Edificio de un hospital de maternidad bombardeado por el ejército ruso.

Reuters

La Cruz Roja calificó como “apocalíptica” la situación que viven los civiles allí.

La población ha optado por refugiarse bajo tierra, incluso los heridos, que según informes de la agencia Reuters están sin acceso a alimentos, electricidad o calefacción.

Mientras el Kremlin culpó a Kiev por no detener las hostilidades, el gobierno de Zelensky sostuvo que 30 autobuses y ocho camiones de suministros no llegaron el martes después de que fueran bombardeados en violación del alto al fuego.

Interior del hospital de maternidad en Mariúpol luego de un ataque del ejército de Rusia.

Captura de pantalla presidente de Ucrania

Por otra parte, funcionarios de Mariúpol han dicho que crearon una fosa común para enterrar a las víctimas del conflicto.

“Lamentablemente, hay demasiados cuerpos”, dijo Vitaly Falkovsky, un funcionario local, al Financial Times. “Era una medida necesaria porque no podemos enterrar a la gente de la manera normal. Las morgues están desbordadas”.

Rusia invadió Ucrania el pasado 24 de febrero. Desde entonces, unas dos millones de personas han salido del país en busca de refugio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lmqtZZzgAP8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.