Cómo la globalización y la tecnología amenazan la tradición muxe de Oaxaca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Wikimedia

Cómo la globalización y la tecnología amenazan la tradición muxe de Oaxaca

Los muxes, hombres zapotecos homosexuales, se han visto amenazados irónicamente por los discursos y avances actuales de la comunidad LGBT.
Wikimedia
Por Redacción ClickNecesario
1 de diciembre, 2016
Comparte

click-necesario-cintillo

Juchitán parecía ser el paraíso de la tolerancia con su tercer género, los muxes. Los muxes son hombres zapotecos homosexuales que viven en la región del Istmo, en Oaxaca, y su papel dentro de la sociedad zapoteca es reconocido y protegido como un género extra. Te contamos más de esta tradición y cómo es que en las últimas décadas el tercer género se ha visto amenazado, irónicamente, por los discursos y avances actuales de la comunidad LGBT.

En Juchitán alrededor del 6 % de la población son muxes. El término proviene de una versión zapoteca de la palabra mujer en español. Algunos muxes se visten de mujer y viven como tal: cocinan, bordan, usan vestidos, forman parte de las fiestas comunitarias, se acuestan con hombres, etc. Son tratados como mujer, en general, y tienen un papel importante en la cultura zapoteca.

Muxes_ELP_008-x633
Out

La imponente figura de la mujer zapoteca

Cada género tiene un rol específico. Los hombres son los encargados de la producción económica y el rumbo político del grupo; las mujeres tienen la responsabilidad de circular y distribuir los bienes y las mercancías, al mismo tiempo que son las encargadas de reproducir la cultura tradicional.

Juchitán
Juchitán. Foto: Graciela Iturbide

Es tan importante la figura de la mujer, que algunos antropólogos han considerado que tiene más presencia que el hombre en esta zona:

“Sus formas voluminosas, el porte altivo, la actitud entre gracia y orgullo, la majestuosidad del traje regional que ha inspirado a muchos artistas, fotógrafos y escritores mexicanos y extranjeros, al punto que en el imaginario nacional –y a veces también académico- se ha hablado de ‘matriarcado’”. (Miano y Gómez)

Los muxes forman parte de esta visión de mujer fuerte e influyente en la sociedad. A veces, incluso, sin ser homosexuales, algunos hombres son criados como muxes en su infancia -lo cual no afecta para nada si de adultos se quieren casar y tener hijos.

La importante figura del muxe para los zapotecos

Aunado a los géneros convencionales, en la región del Istmo se ha llegado a reconocer a los muxes como un tercer género.

Lukas avendaño, muxe Zapoteco. Foto de Mario Patinho.
Lukas avendaño, muxe Zapoteco. Foto: Mario Patinho. Wikimedia

A diferencia de nuestra realidad, en zapoteco no existe un estigma que margine a los hombres homosexuales:

“Su visibilidad y presencia se percibe como un estatus de privilegio si lo comparamos a la mayoría de las situaciones conocidas en México, al punto de crear el imaginario de Juchitán como “paraíso queer”, parecido al caso del “matriarcado””. (Miano y Gómez)

En el ambiente festivo, los muxes han acaparado protagonismo y desde hace más de 30 años tienen su propia vela, a la que hoy en día asisten periodistas, turistas y visitantes de todo el mundo. Las velas son las fiestas tradicionales del Istmo, dedicadas a San Vicente Ferrer, San Antonio, etc., y los muxes celebran en noviembre su propia Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro.

Pero se están perdiendo las costumbres…

Y no lo decimos como abuelito decepcionado, sino como lo cuentan los hechos. En los últimos lustros la situación ha cambiado muchísimo para los muxes y, desgraciadamente, no todo ha sido favorable.

Foto de Arnaud B.
Foto de Arnaud B.Flickr

Por un lado, existe más educación y apertura de diálogo para atender los problemas de la comunidad homosexual, como cuidado y prevención de VIH y otras ETS.

Por otro lado, la globalización, la tecnología y entrada de nuevas ideas a la cultura zapoteca ha influido en la desestabilización de la figura muxe: antes era respetada y hoy en día está siendo cuestionada, incluso, por sus mismos miembros.

muxe-slide1
Out

Los viejos cuestionan a los jóvenes que desean cambiar quirúrgicamente su apariencia. Algunos insisten que un muxe es un hombre homosexual que se viste y se siente como mujer y nada más. La ingesta de suplementos y hormonas femeninas y las operaciones son mal vistas.

El imaginario zapoteco de los muxes desaparece en medida que las aspiraciones individuales se inclinan más a los modelos estereotipados y forjados mediáticamente de las mujeres.

Muxes_ELP_010-x633
Out

Este cambio no ha sido bien recibido por las generaciones anteriores, ya que dicen que los jóvenes transexuales están solamente volviendo al género dual heterosexista: “implica la renuncia y transformación radical de un orden de género étnico basado por lo menos en tres géneros”. (Miano y Gómez)

La homofobia no nace, se hace

Aunado a lo anterior, la homofobia llegó a Juchitán. Antes la gente no se enteraba de nada y los zapotecos vivían en la zona del Istmo sin meterse con nadie. Pero llegó la globalización y la facilidad de comunicación. Estos factores, unidos a la creciente homofobia del mundo, han provocado el conocimiento y desaprobación muxe de gente externa; la violencia ha crecido y los homicidios por homofobia se han vuelto regulares. Pero el problema va mucho más allá:

“En términos políticos, la percepción es que todos estos crímenes no son solamente productos de la homofobia, sino que en gran medida representan un atentado al patrimonio cultural intangible de los zapotecas” (Miano y Gómez)

La Vela de la Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro

La vela de los muxes se ha convertido en un festival que hoy en día atrae a cientos de miembros de la comunidad LGBTT, medios internacionales y quien quiera colarse.

Actualmente, el festival es la muestra más importante del conflicto interno que está sufriendo la cultura muxe. Por ejemplo: Debido a los estándares y técnicas de belleza actuales, los muxes cada vez lucen más femeninos y las mujeres se han empezado a sentir amenazadas por ellos.

Muxes_ELP_009
Out

Igualmente, durante el festejo del año en curso, se suscitaron problemas que antes no había, como la prohibición del uso de baños femeninos por los muxes. Anteriormente no había ningún problema porque ningún muxe quería entrar ahí…

La conclusión antropológica de nuestra fuente es que hay de dos: la cultura cambia junto con las ideas de la época para mantener la integración de sus tres géneros; o puede sucumbir a las presiones de la modernidad y detener su progreso, acabando en el modelo dual judeocristiano. Oh, ironías de la modernidad…

Pero la conclusión no antropológica es la que nos gusta más:

“Nosotras, que somos unas idealistas optimistas, optamos por una solución a la zapoteca: ni esto ni el otro, sino otra cosa, siempre absolutamente zapoteca, donde caben ambos y otros más.” (Miano y Gómez)

En ClickNecesario también somos soñadoras de la vida y esperamos que la cultura zapoteca y los muxes encuentren pronto el equilibrio entre tradición y actualidad. Si todos estamos en el mundo, todos deberíamos caber en él.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El gobierno de Japón paga para que sus ciudadanos encuentren pareja (y se reproduzcan)

Los nacimientos en Japón han caído a su mínimo histórico y las autoridades quieren ayudar a los ciudadanos a encontrar pareja utilizando inteligencia artificial.
Getty Images
8 de diciembre, 2020
Comparte

Japón planea impulsar su maltrecha tasa de natalidad financiando programas de inteligencia artificial que ayuden a sus ciudadanos a encontrar el amor.

A partir del próximo año subvencionará a las instituciones locales que ya están ejecutando o preparando proyectos que utilizan este tipo de tecnología para emparejar a las personas.

El número de bebés nacidos en Japón en el último año quedó por debajo de los 865.000, lo que supone un récord de caída de la natalidad.

Esta nación, crecientemente envejecida, está buscando formas de revertir una de las tasas de fertilidad más bajas del mundo.

Impulsar el uso de la inteligencia artificial es uno de sus últimos intentos.

El gobierno planea asignar a las autoridades locales 2.000 millones de yenes (US$19 millones) para aumentar la tasa de natalidad, informó la agencia de noticias AFP.

Inteligencia artificial para encontrar pareja

Muchos ya ofrecen servicios de búsqueda de pareja, gestionados por personas, y algunos han introducido diversos sistemas de inteligencia artificial con la esperanza de que realicen un análisis más sofisticado de los formularios con los que los usuarios envían sus datos.

Algunos de los sistemas existentes se limitan a considerar criterios como los ingresos y la edad, y sólo facilitan un resultado positivo si hay una coincidencia exacta.

Pareja con hijos.

Getty Images
Se prevé que la población de Japón disminuya del máximo de 128 millones que alcanzó en 2017 a menos de 53 millones a finales de siglo.

Los medios de comunicación locales informan de que la financiación tiene por objeto permitir a las autoridades habilitar sistemas avanzados, más caros, que tengan en cuenta factores como las aficiones y los valores personales.

“Estamos planeando especialmente ofrecer subsidios a los gobiernos locales que operan o impulsan proyectos de emparejamiento que utilizan la inteligencia artificial”, explicó un funcionario del gabinete a la AFP. “Esperamos que este apoyo ayude a revertir la disminución de la tasa de natalidad de la nación”, señaló.

El tiempo apremia: se prevé que la población de Japón disminuya desde las 128 millones de personas que alcanzó en 2017 (su máximo) a menos de 53 millones a finales de siglo.

Los mandatarios tratan de garantizar que la fuerza de trabajo contratada del país pueda hacer frente a los crecientes costos del Estado del bienestar.

Mujer japonesa con su hijo.

Getty Images
Hay expertos que alertan de que sería mejor opción mejorar las condiciones laborales que gastar el dinero en tecnología.

Sachiko Horiguchi, antropóloga sociocultural de la Universidad del Templo de Japón, cree que hay mejores formas de que el gobierno aumente la tasa de natalidad que subvencionar la búsqueda de pareja con la IA, como ayudar a los jóvenes que ganan bajos salarios.

La investigadora señaló un reciente informe que sugiere un vínculo entre niveles bajos de ingresos y la pérdida de interés en las relaciones amorosas entre los jóvenes adultos japoneses.

“Si no están interesados en salir con alguien, las citas románticas probablemente sean ineficaces”, dijo Horiguchi a la BBC.

La presión sobre las mujeres

Mujer japonesa trabajando con su hijo.

Getty Images
Japón se clasificó en el puesto 121 de 153 países en un informe sobre la igualdad de género realizado por el Foro Económico Mundial

“Si tenemos que confiar en la tecnología, podría ser más efectivo facilitar robots que se encarguen de las tareas domésticas o del cuidado de los niños”.

Los especialistas han señalado durante mucho tiempo la falta de apoyo a las madres trabajadoras en Japón, una sociedad que tradicionalmente ha esperado que las mujeres hagan todas las tareas domésticas, críen a los niños y, además, cumplan con su trabajo profesional.

El gobierno ha asegurado que quiere animar a más mujeres a trabajar a tiempo completo, pero la brecha de género ha aumentado en los últimos años.

Japón se clasificó en el puesto 121 de 153 países en un informe sobre la igualdad de género realizado por el Foro Económico Mundial en 2019, bajando 11 puestos respecto al año anterior.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8kkePnSQHGs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.