Las mejores películas estrenadas en 2016 (según BBC Mundo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las mejores películas estrenadas en 2016 (según BBC Mundo)

El año en que continuaron sagas exitosas y volvieron personajes esperados, desde Darth Vader a la despistada pececita Dory. Y también el año del contrapunto de una película de impecable factura técnica como "El renacido" con el relato dramático y urgente de "Spotlight" ("En primera plana") en la noche del Oscar.
Por BBC Mundo
28 de diciembre, 2016
Comparte

Fue el año en que el cine comercial rompió el récord histórico de la taquilla (una recaudación de US$11.300 millones en Estados Unidos solamente, según la consultora comScore) y algunos estudios de Hollywood llenaron sus arcas pese a los avances del streaming.

El año en que continuaron sagas exitosas y volvieron personajes esperados, desde Darth Vader a la despistada pececita Dory. Y también el año del contrapunto de una película de impecable factura técnica como “El renacido” con el relato dramático y urgente de “Spotlight” (“En primera plana”) en la noche del Oscar.

Entre títulos comerciales y pequeñas cintas independientes, el cine de 2016 dejó mucho para recordar y en BBC Mundo decidimos hacer una pequeña lista de películas que nos gustaron.

En orden aleatorio, la lista incluye documentales y largometrajes de ficción que recomendamos a título personal.

Y tú, ¿viste alguna? ¿Cuál te gustó? ¿Qué otra nos recomendarías? Participa desde Facebook

Hypernormalisation / Hipernormalización (Adam Curtis, 2016)

Frame del documental Hypernormalisation
Image captionLa pregunta central del documental “Hypernormalisation” es si vivimos en la falsedad.

Hernando Álvarez: “Este británico es de lejos mi documentalista favorito. Sus trabajos anteriores siempre me sorprendieron, sobre todo The Power of Nightmares (El poder de las pesadillas), de 2004, donde cuestionó los pilares de la “guerra global contra el terror”.

Su último trabajo no defrauda. La pregunta central es si vivimos en la falsedad. Vale la pena dedicarle las casi tres horas de duración. Quizás se excede, a mi gusto, en posibles teorías de conspiración pero Curtis, como siempre, se las arregla para dejarlo a uno inquieto y con ganas de cuestionarse más cosas de las que suele uno tragarse a diario sin mucha reflexión previa”.

Deadpool / Masacre (Tim Miller, 2016)

DeadpoolImage copyrightAP
Image captionEl personaje de “Deadpool” apareció originalmente como villano en 1991, en el primer volumen del cómic “Nuevos Mutantes”.

Maximiliano Seitz: “En general, no me gustan las películas de superhéroes, pero debo confesar que ésta me sorprendió y me gustó mucho. Deadpool es un héroe atípico, un joven que en un experimento para obtener súper poderes queda desfigurado y busca vengarse de quien lo ha dejado así. El filme, cargado de humor e ironía, es muy entretenido y visualmente atractivo; tiene excelentes efectos especiales.

Deadpool acaba siendo una parodia de superhéroe, un antihéroe que constantemente se ríe de sí mismo -y del resto- en medio de impresionantes escenas acción”.

Moonlight (Barry Jenkins, 2016)

MoonlightImage copyrightAP
Image caption“Moonlight” cuenta la historia de Chiron, personaje interpretado por tres actores.

Jaime González: “Una pequeña película destinada a lograr grandes cosas. Así es Moonlight, el segundo largometraje del director estadounidense Barry Jenkins, que desde que se estrenó el pasado septiembre en los festivales de Telluride y Toronto ha cautivado al público y a la crítica.

El filme nos cuenta la historia de Chiron, personaje interpretado por tres excelentes actores en tres etapas diferentes de su vida. Raza, pobreza y sexualidad se entremezclan en este relato que tiene lugar en la ciudad de Miami y que, pese a la crudeza de lo que narra, rebosa de esperanza y luminosidad”.

Clip del documentalImage copyrightYOUTUBE / MAITE ALBERDI & GIEDRE ZICKYTE
Image captionUna historia en una residencia de ancianos.

Yo no soy de aquí (Maite Alberdi & Giedre Zickyte, 2016)

Paula Molina:“Es la película que más me impresionó este año y está disponible gratis en internet. Es un breve documental sobre Josebe, una mujer mayor que vive en una residencia para ancianos en Santiago de Chile. Josebe tiene un carácter fuerte, una personalidad portentosa, y tiene Alzheimer. Así que desde esa casa en Santiago su mente ha empezado a transitar con decisión hacia su hogar de infancia, en el País Vasco, en Rentería.

Josebe y sus compañeros son retratados en escenas breves y precisas, bajo una mirada respetuosa, sensible pero siempre aguda. Una pequeña gran película para ver cuando pensamos en migrantes y cuando sabemos que el mundo está envejeciendo. ‘Yo no soy de aquí’ es lo que afirma Josebe y hace que uno se pregunte, inevitablemente, a dónde pertenece, y a qué lugar querría regresar”.

Paul Dano y Daniel Radcliffe en Image copyrightBLACKBIRD, COLD IRON AND TADMOR
Image captionPaul Dano y Daniel Radcliffe son los rostros de “Swiss Army Man”.

Swiss Army Man (Dan Kwan & Daniel Scheinert, 2016)

Ana País: “Es un viaje extraño, por momentos incómodo y grosero, en otros adorable y divertido. Aunque la mayoría del tiempo es todo a la vez. La propia consigna de la película ya es surreal: Hank (Paul Dano) es un joven varado en una isla desierta que se aferra a la vida haciéndose amigo de un cadáver llamado Manny (Daniel Radcliffe).

Es un experimento cinematográfico que requiere de un espectador dispuesto a salir de su zona de confort y entrar en un mundo donde la imaginación no se deje amedrentar por la realidad”.

Rogue One: A Star Wars story / Rogue One: Una historia de Star Wars (Gareth Edwards, 2016)

Rogue OneImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionRogue One (2016) se sitúa cronológicamente entre “La venganza de los Sith” (2005) y “Una nueva esperanza” (1977).

Matías Zibell: “Es la primera película de “La guerra de las galaxias” que voy a ir a ver al cine con mi hijo mayor, que está tan o más ansioso que yo por entrar en la sala y ver las letras que relatan la historia de una saga que a mí me fascina desde hace décadas”.

Florence Foster Jenkins (Stephen Frears, 2016)

Analía Llorente: “Protagonizada por Meryl Streep, Hugh Grant y Simon Helberg (por si no les suena, Howard Wolowitz en The Big Bang Theory), Florence Foster Jenkins es una película divertida, con una gran fotografía y, sobre todo, con un importante mensaje: nunca abandones aquello que realmente deseas.

Está basada en una historia real de una mujer, la Florence del título, que amaba la música pero que se ganó la etiqueta de la peor cantante de ópera de la historia. Sin embargo, las críticas de la prensa y el público no callaron a esta mujer valiente que mantuvo su deseo firme durante décadas y hasta su muerte”.

Imagen de Image copyrightSAFARI / ULRICH SEIDL
Image caption“Safari”, una mirada inédita al interior de la mente de los cazadores europeos en África.

Safari (Ulrich Seidl, 2016)

Alejandro Millán: “Un retrato de un resort de caza para ricos austríacos en Namibia y Sudáfrica que muestra, en poco más de una hora, por qué el mundo de la naturaleza se está acabando y por qué tenemos toda la culpa.

Con cuadros fijos, testimonios descarnados y una riqueza documental impactante, Ulrich Seidl nos muestra a los cazadores europeos que van de excursión turística por la sabana africana como si estuvieran paseando por Disney y encuentran justificaciones para sus acciones de una forma casi impune. El director los deja hablar (quizá su mayor logro para lograr el tono del documental) y alterna fragmentos de sus hazañas con el rifle con una mirada al “detrás de escena” donde sus víctimas, los animales, agonizan y se desangran frente a nuestros ojos”.

Paterson (Jim Jarmusch, 2016)

Imagen de Image copyrightMARY CYBULSKY © WINDOW FRAME FILMS, AMAZON STUDIOS
Image caption“Paterson” cuenta una historia chiquita llena de poesía cotidiana.

Valeria Perasso: “Paterson, el conductor de buses – el nombre de la película es el del personaje y también el del pueblo donde vive- tiene un trabajo rutinario al volante de la línea 23, tiene un perro bulldog temperamental, un bar que frecuenta a diario, una esposa un poco estrafalaria que todo lo decora con pintura blanquinegra. Tiene una lonchera donde lleva el almuerzo amorosamente preparado. Y un cuaderno que lo acompaña religiosamente a su trabajo. Cuando lo abre, cada mediodía, el chofer deja paso al poeta que Paterson (quizá) quiere ser.

La película es eso: un viaje gentil, apacible, acompañándolo a Paterson y sus versos por un pueblo donde no pasa mucho más que la vida cotidiana, en toda su minucia y su drama, en su familiaridad y sus soledades.

Me gusta mucho el director, Jim Jarmusch, al que descubrí con Coffee and cigarettes (2003) y después consumí retroactivamente, y esperaba con ganas esta nueva cinta. No me decepcionó: a su manera, Paterson es un cariño al alma.

(Ah, y Jarmusch estuvo nominado a la Palma de Oro en el Festival de Cannes pero no ganó. Quien sí se llevó un premio póstumo de la crítica fue… Nellie, el perro bulldog, todo un personaje y fallecido después del rodaje)”.

Spotlight / En primera plana (Tom McCarthy, 2015)

Elenco de Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionNominada a seis Premios Oscar en la edición de 2016, ganó en las categorías “Mejor película” y “Mejor guión original”.

Beatriz ez: “Aunque es del año pasado, en España la estrenaron en enero de este año. Me gustó por el tema, por las interpretaciones, por deformación profesional y, sobre todo, por su excelente guión.

Me emocionó mucho, especialmente el momento en que explota el reportero Michael Rezendes (intepretado por Mark Ruffalo), indignado por el silencio de años ante los abusos sexuales cometidos en el seno de la Iglesia católica de Boston”.

Anomalisa (Duke Johnson & Charlie Kaufman, 2015)

Patricia Sulbarán:“Leo en internet que se estrenó limitadamente en 2015, pero yo la vi en 2016 en el cine. Creo que es la película animada más humana que he visto. La relación de sus protagonistas, quienes se conocen en un hotel, es melancólica y tierna, a pesar de las oscuridades de cada uno. Y la escena de sexo es increíble porque se siente muy espontánea, a pesar de que son muñequitos animados”.

Asphalte (Samuel Benchetrit, 2015)

El director Samuel Benchetrit y los actores de Asphalte.Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionEl director Samuel Benchetrit (centro) junto con los actores Gustave Kervern, Tassadit Mandi, Valeria Bruni Tedeschi, Isabelle Huppert y Jules Benchetrit durante la 68va. edición del Festival de Cine de Cannes.

Leire Ventas: Los vecinos de unas viviendas sociales de los suburbios de París se reúnen para discutir la reparación del ascensor. Sternkowitz (Gustave Kernvern) es el único reacio a hacerse cargo de los gastos. ¿Por qué debería él pagar nada, si vive en el segundo piso y no lo utiliza nunca?

Pero tras un incidente con su bicicleta estática, Kernvern se verá en una silla de ruedas, viviendo de noche y colándose en el ascensor cuando el resto del vecindario duerme.

La historia marca el tono tragicómico de esta película del francés Samuel Benchetrit, basada en la autobiografía del propio director. Y en ella caben también una actriz venida a menos (Isabelle Huppert), un adolescente aburrido, un astronauta estadounidense cuya cápsula aterriza de emergencia en el tejado del bloque de viviendas y la vecina del último piso, una inmigrante argelina, que se hace cargo de él.

Es un relato sobre encuentros improbables, y sobre la compasión y solidaridad en medio de la alienación urbana, que pasó desapercibida para el gran público y los premios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el 'efecto Matilda' que invisibiliza a las mujeres en la ciencia

Existe un prejuicio sistemático en contra de reconocer sus logros y cuyo trabajo a menudo se atribuye a sus colegas masculinos. El "efecto Matilda" responde a este fenómeno y una campaña busca visibilizarlo y revertirlo.
8 de marzo, 2021
Comparte
Fotografía del libro de cuento de @NoMoreMatildas

@NoMoreMatildas
¿De qué se trata el “efecto Matilda”?

“¿Te imaginas qué hubiera pasado si Einstein habría nacido mujer? Probablemente hoy no sabríamos quién es Einstein”.

Con esta pregunta disparadora y una respuesta para la reflexión, comienza la campaña “No more Matildas” (No más Matildas), impulsada por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) de España.

La iniciativa -que empezó en el país europeo en enero y ya traspasa fronteras traducida a varios idiomas- busca concientizar a la sociedad sobre la poca visibilidad que tienen las mujeres en el ámbito científico.

También pretende recuperar los nombres de las mujeres de la ciencia que fueron silenciados y olvidados, llevándolos a los libros escolares con la idea de despertar ejemplos y la vocación científica de las niñas.

“Ya iba siendo hora que se recuperen tantas figuras perdidas, no solo porque es de justicia histórica, sino porque pueden ser modelos que cambien para siempre la percepción que tienen las niñas acera de la ciencia y lo adecuadas que son para ellas”, le dice a BBC Mundo Carmen Fenoll, presidenta de AMIT.

Pero ¿por qué les dicen Matildas a las mujeres de diferentes ámbitos de la ciencia que fueron silenciadas? ¿Quién empezó a llamarlas así?

“Efecto Matilda”

Este fenómeno de suprimir la contribución de las mujeres en el desarrollo de inventos o en la investigación, y también el reconocimiento frecuente de su trabajo a sus colegas masculinos no es nuevo. Ha pasado durante siglos.

Una de las primeras mujeres en denunciarlo públicamente fue Matilda Joslyn Gage, una sufragista y abolicionista de finales del siglo XIX en Estados Unidos que luchó por los derechos de las mujeres y de las minorías.

Matilda Joslyn Gage

Getty Images
Matilda Joslyn Gage fue una de las primeras que denunció la invisibilidad de las mujeres en la ciencia.

Ella escribió un ensayo publicado en 1883 con el nombre Woman as an inventor (“Mujeres inventoras”) en el que describe este fenómeno pero no le pone un nombre.

“Aunque la educación científica a la mujer le fue negada enormemente, algunos de los inventos más importantes del mundo se deben a ella”, escribió enumerando varios ejemplos.

Sin embargo, “la proporción de inventores femeninos (con patentes) es mucho menor que la de masculinos, lo que se debe al hecho de que la mujer no posee la misma de libertad que el hombre“, analizó Gage en el artículo publicado en la revista The North American Review.

Ella fue víctima de ese mismo efecto que denunciaba. No porque fuera una inventora opacada por un hombre que le robara crédito sino porque fue silenciada por sus colegas y no reconocida debidamente por la historia, opinan investigadores.

Gage era una ferviente luchadora del derecho al voto de las mujeres y, sin embargo, fue apartada por sus propias compañeras feministas Susan B. Anthony o Elizabeth Cady Stanton (con quién escribió History of Woman Suffrage) y escasamente recordada en la historia del movimiento.

“Se pelearon y luego, cuando se escribió la historia, se eliminó a Matilda (…) Ella no recibió crédito”, dice Margaret W. Rossiter, la historiadora científica estadounidense que acuñó la expresión “efecto Matilda”.

Ilustración de una científica con una brújula.

@NoMoreMatildas
Aún existen muchos estereotipos que alejan a las mujeres de la ciencia.

Rossiter, quien es profesora retirada de la Universidad Cornell, de Estados Unidos, dedicó toda su vida a buscar nombres perdidos de mujeres científicas no documentadas en los libros. Y escribió tres. “Mientras más buscaba, más encontraba”, asegura.

En su investigación, observó que este patrón de invisibilidad femenina se repetía una y otra vez en la ciencia.

Desde el hecho de que los hombres toman el crédito del trabajo de las mujeres, que las mujeres no ganan tantos premios como ellos, que no consiguen empleo en campos científicos o que son recluidas.

Claro que hay nombres conocidos como la doble Premio Nobel Marie Curie. “Ella era notable, pero era la excepción”, advierte Rossiter.

Así en 1993 la historiadora decidió que este efecto de invisibilizar a las mujeres debería tener el nombre de Matilda Gage y lo escribió en un artículo académico.

“Fue más como una broma, pero llamó la atención de todo el mundo, lo cual es sorprendente”, cuenta en una conversación telefónica con BBC Mundo.

“Microdesigualdades”

La desigualdad de género no es una novedad. Hasta hace no mucho tiempo, las mujeres en países occidentales no tenían derecho a estudiar en una universidad, por ejemplo.

Y pese a que esto ya no es así, hay muchas inequidades y prejuicios que siguen vigentes en la sociedad.

Marie Curie.

PA Media
La científica Marie Curie es la excepción al “efecto Matilda”.

“En muchas disciplinas científicas no es fácil entrar, tampoco hay modelos para las propias universitarias y las aguerridas interesadas que se animan a hacerlo pueden encontrarse con entornos que son bastante hostiles, muchas veces de un modo subconsciente o no explícito”, describe Fenoll.

“Los estereotipos que hay acerca del papel que juegan las mujeres en la ciencia siguen estando: ‘las mujeres son menos brillantes’, ‘las mujeres se esfuerzan menos’; ‘está bien que las mujeres estén en los equipos de investigación, pero los que son brillantes normalmente son ellos'”, enumera.

A nivel global, las mujeres son menos de un tercio de los investigadores y solo el 3% de Nobel en ciencia han sido otorgados a mujeres, señala la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres en un estudio de septiembre de 2020.

“Para la región de América Latina y el Caribe, en 2017, del total de investigadores en ingeniería y tecnología, solo el 36% eran mujeres en Uruguay; el 26%, en Colombia; el 24%, en Costa Rica; el 17%, en El Salvador; en Honduras el 21,5%; y en Bolivia y Perú alrededor del 19%”, añade el reporte.

Según la presidenta de la AMIT, en el mundo científico español hay solo entre un 20 y 25% de mujeres.

Y con la pandemia este número se agravó. “El 40% de las científicas tuvo que dedicar bastante tiempo a los cuidados de los hijos y a veces al de sus padres, contra solo el 15% de los hombres”, añade Fenoll, citando fuentes del Ministerio de Ciencia e Innovación de España.

Entre las disciplinas donde hay menos mujeres están las ciencias más duras y las tecnologías, como matemática, física, informática y el desarrollo de la inteligencia artificial.

Fenoll ve una probable explicación de este escaso número es el perjuicio.

Una parte importantísima del problema es la percepción que tiene la sociedad de que las niñas son peores en matemáticas, que no tienen visión espacial, que son incapaces… Y si son capaces, se piensa que no les va a ir bien. Si eso te lo están diciendo en tu casa o en el colegio continuamente terminas creyéndotelo”, opina.

Ilustración de una científica con hombres detrás.

@NoMoreMatildas
Si hay menos mujeres en la ciencia, también hay pocas mujeres en la toma de decisiones.

“Hay menos mujeres tomando las decisiones. Claro que no todo el mundo quiere estar en la cúspide, pero no me creo que de entrada las mujeres prefieran no llegar a ser catedráticas”, afirma.

“Hay muchas microdesigualdades, por sí solas ninguna de ellas es suficiente para explicar lo que pasa pero cuando todas se suman terminan siendo determinantes”.

“No encajaba”

El movimiento #NoMoreMatildas no solo está respaldado por científicas, sino por escritoras, instituciones y medios de comunicación.

La iniciativa incluye la publicación gratuita de cuentos sobre Einstein, Fleming y Schödinger, como si hubiesen sido mujeres, y biografías de científicas reales como la geóloga danesa Inge Lehmann, la bióloga estadounidense Bárbara Mcclintock y la química británica Rosalind Franklin, por nombrar algunas.

Ilustración científica.

@NoMoreMatildas
“Hay muchas microdesigualdades” en la ciencia, dice Carmen Fenoll, presidenta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) de España.

La campaña busca visibilizar e inspira a las niñas a que persigan carreras científicas.

“No se dejen intimidar por las científicas famosísimas. La mayoría de las científicas no somos famosas, somos personas normales que hacemos un trabajo que nos gusta mucho”, dice Fenoll.

La historiadora científica Margaret Rossiter también alienta a las niñas a que sigan sus pasiones científicas.

“Siempre me dijeron que no encajaba. Y pensé. Entonces eso es algo bueno. Yo no quiero encajar. No es mi objetivo en la vida”, afirma.

“¡Sigue adelante, no sabes lo que depara el futuro! Y si los niños aún dicen que las niñas no pueden estudiar matemáticas. Deberías responder: ‘¡Oye, lo hacemos igual de bien!'”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.