Qué es la marcha de la vergüenza a la que fueron sometidos dos turistas en Indonesia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FACEBOOK: GILI TRAWANGAN, MENO, AIR

Qué es la marcha de la vergüenza a la que fueron sometidos dos turistas en Indonesia

Unas vacaciones en una isla de Indonesia se tornaron en una pesadilla para dos turistas, que fueron obligados a marchar con carteles de escarmiento colgados del cuello.
FACEBOOK: GILI TRAWANGAN, MENO, AIR
Por BBC Mundo
20 de diciembre, 2016
Comparte

Las imágenes mostraban a dos turistas extranjeros -un hombre y una mujer- en una isla de Indonesia rodeados de policías, caminando con carteles colgados del cuello.

“¡Soy ladrón no hagas lo que yo hice…!!!”, leían los carteles de cartón.

El incidente, conoce como una “marcha de la vergüenza”, ocurrió en la paradisíaca isla Gili Trawangan, en un archipiélago suroriental de Indonesia.

La práctica de hacer desfilar a los acusados de cometer delitos en las Islas Gili es antigua, aunque sus orígenes no son claros.

Después de la publicación de estas fotos en las redes sociales, incluyendo la en página oficialen Facebook de las pequeñas islas, han surgido varias preguntas sobre este inusual ritual para escarmentar a los delincuentes.

¿Qué es la “marcha de la vergüenza”?

El director de la oficina de turismo de la provincia de Nusa Tenggara Occidental, Laly Muhamad Fauzal, dijo a la BBC que la práctica de hacer desfilar a aquellos acusados de haber cometido crímenes en las islas surgió de una acuerdo entre la población local y la policía territorial.

La mayoría de esas marchas suceden en Gili Trawangan, la mayor y más desarrollada de las tres Islas Gili, frente a la costa de Lombok, a unos 40 km al este de la más conocida, Bali.

A diferencia de Bali, que atrae un gran numero de turistas de todo el mundo, las Islas Gili son mucho más pequeñas y consideradas principalmente seguras y pacíficas. Trawangan tiene apenas 3 kilómetros de largo y 2 de ancho.

¿Por qué lo hacen?

La policía no tiene una presencia permanente en las islas de Gili Trawangan, Gili Meno o Gili Air. Como alternativa usan guardias de seguridad privada, con el apoyo de la policía territorial, cuando lo necesitan.

El amanecer en las islas Gili con las montañas de Lombok en la distanciaImage copyrightAFP
Image captionSe dice que las idílicas islas tienen una baja tasa de delincuencia.

La mayoría de los guardias en las fotografías de los turistas subidas a Facebook parecen ser privados, aunque por lo menos uno parece llevar el uniforme oficial.

“Como no tenemos presencia policial en nuestra pequeña y paradisíaca isla tropical, imponemos nuestras propias reglas contra los ladrones. Si alguien es sorprendidos robando, él o ella debe ser desfilado por la isla”, explicó a la BBC Karina, de la página Facebook de la isla. “Después, esa persona será vetada de la isla y no se le permitirá regresar por unos años”.

“Eso se hace para que la gente sea consciente de que no puede visitar un país extranjero y llevarse lo que quieran sin consecuencias”, añadió, haciéndose eco del amplio sentimiento general en la isla que la práctica es tanto justa como efectiva.

“Nunca he escuchado de alguien que fue acusado injustamente e hizo una marcha de la vergüenza”.

Fauzal coincidió en que los desfiles pueden ser la razón de la baja tasa de criminalidad en la isla y de su reputación como un lugar mucho más pacífico que la vecina Bali.

Añadió que la mayoría de los que son obligados a desfilar son pobladores locales, aunque algunos son turistas extranjeros que se emborrachan o “se ven forzados a robar carteras” porque se les ha acabado el dinero”.

¿Cuán legal es?

No está claro si la práctica tiene alguna base legal pero como los acusados generalmente evitan sanciones más serias, algunos observadores han señalado que pasar por la vergüenza y el veto posterior de regresar a las islas es preferible a iniciar una batalla legal con la posibilidad de una multa o algo peor.

Los dos extranjeros marchando por las calles con carteles alrededor del cuelloImage copyrightOJI NURIA MANGGALA
Image captionLos informes indican que la pareja acusada era de Australia.

Oji Nuria Manggala, que fue testigo de la más reciente marcha, dijo a la BBC que los guardias que acompañaron a los extranjeros afirmaron que la pareja había sido sorprendida por una cámara de seguridad robando una bicicleta, lo que no pudieron negar.

Sin embargo, no ha sido posible identificar a la pareja para confirmar las acusaciones o si tuvieron alguna oportunidad de defenderse.

¿Su derechos?

Esta aparente poco sofisticada forma de justicia de la isla ha sorprendido a algunos por su la deliberada falta de preocupación por al privacidad de los acusados y de un proceso legal claro.

Muchos de los lugareños con los que habló la BBC no albergaban duda alguna sobre la validez de la “marcha de la vergüenza”.

No obstante, otros han sugerido que hasta los inocentes podrían verse tentados a optar por esa humillación pública en lugar de enfrentar cargos formales en un tribunal indonesio.

El sistema de justicia de Indonesia ha sido criticado en algunas ocasiones de corrupción y falta de transparencia.

Los reporteros de este informe fueron Endang Nurdin de la BBC en Indonesia y Simeon Paterson de la BBC en Londres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El punto débil del COVID que encontró una científica mexicana (y cómo puede servir para neutralizarlo)

La física mexicana Mónica Olvera de la Cruz detectó con su equipo de científicos que el nuevo coronavirus tiene un componente que puede ser bloqueado para evitar su transmisión al cuerpo humano.
Getty Images
18 de agosto, 2020
Comparte

Como especialista en física enfocada en la ciencia de los materiales, la doctora mexicana Mónica Olvera trabajaba en sus propios desarrollos tecnológicos hasta que la pandemia de COVID-19 cambió las cosas.

Un familiar suyo enfermó de gravedad en México, lo cual llevó a la científica a enfocar sus estudios en entender cómo el virus SARS-CoV-2 interactúa con el cuerpo humano a un nivel físico-biológico.

“Yo no tenía nada qué ver con medicina. Yo soy científica en ciencia de materiales. Pero a la hora de ver este problema tan fuerte, entramos en acción”, dice a BBC Mundo la especialista.

Su equipo en la Universidad Northwestern (Estados Unidos) analizó las diferencias entre el coronavirus que causó la epidemia SARS de 2003 y el causante de la enfermedad COVID-19.

Y encontró un punto débil con el que se le puede atacar.

“Estamos bloqueando el virus”, señala al explicar cómo su experimento a nivel molecular ha reducido de manera inicial en 30% la conexión del patógeno con los receptores humanos.

Una ilustración del SARS-CoV-2 atacando una célula

Getty Images
Las espigas (amarillas) del coronavirus se conectan a las células AC2 (en turquesa) del cuerpo. Si se impidiera eso, se neutralizaría.

“Antes de entrar el virus (en el cuerpo), sí podemos atacarlo para que ya no tenga tanta energía de atracción, que no sea capaz de infectar. Y si entra, que esté bloqueado el sitio”, explica la científica.

“Es otra manera de curar. Esto no son anticuerpos , los cuales tienen el problema de que pueden hacer resistente al virus. Hay muchos casos en los que los virus se vuelven resistentes a los anticuerpos”, añade.

En tres meses Olvera espera diseñar un polímero -un compuesto químico- que triplique la efectividad del bloqueo y que esto se convierta en una forma de proteger al cuerpo de un virus tan contagioso como el SARS-CoV-2.

¿Cuál fue el hallazgo?

El SARS-CoV-2 ingresa al cuerpo a través de sus proteínas S, que hacen contacto con la enzima convertidora de angiotensina (AC2) de las células humanas.

Las células AC2 también están presentes en el corazón, en el estómago, en el riñón, “por eso cuando uno se infecta (con el virus SARS-CoV-2, este) puede dañarlos”, explica Olvera.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

Así que en su estudio, hecho en colaboración con el doctor Baofu Qiao, detectó que el SARS-CoV-2 tiene conexiones con cargas positivas en la proteína espiga (o spike) de su corona que pueden ser bloqueadas.

“La energía de atracción entre ese grupo que está en la spike y las células epiteliales era más débil en el primer coronavirus que en el SARS-CoV-2″, explica Olvera.

“Nos dimos cuenta de que si mutábamos los que no estaban en el de 2003, la atracción con el receptor bajaba. Nada más lo mutamos y bajó muchísimo su atracción“, añade.

El trabajo de bloqueo se dio en uno de los tres grupos de la proteína espiga, lo que redujo en un 30% la capacidad del virus para conectarse con el receptor, en este caso las células del cuerpo.

A diferencia de otras investigaciones, Olvera y Qiao detectaron un sitio con carga positiva, llamado sitio de escisión polibásico, a 10 nanómetros (algo sorprendentemente “lejano” de la base, en términos de esas mediciones) en la proteína espiga.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t=5s

Así que si se obtiene un polímero que bloquee los tres grupos, como lo están investigando, el resultado podría triplicarse y hacer que el nuevo coronavirus tuviera muy poca oportunidad de atacar al organismo.

“Yo quiero diseñar uno que ataque a todos. Es muy complicado, es un diseño difícil. Pero la idea es crear una protección bajo un diseño que funcione y quede probado en un laboratorio”, señala la científica.

¿Cómo puede adoptarse en la medicina?

El proceso de crear un polímero que actúe contra las espigas del SARS-CoV-2 puede tomar de dos a tres meses.

Una vez creado, habría que elegir un medio de administración. Olvera considera que podría funcionar a través de un aerosol, con las ventajas que eso tiene.

“Los virus son tremendos. Pueden usar las cápsidas de otros virus y el ARN, duplicarse y mutar”, advierte.

Y es que las vacunas en las que trabajan a contrarreloj varios países y organizaciones enfrentan el problema de que los anticuerpos que generen puedan ser inefectivos ante mutaciones del SARS-CoV-2.

“Nosotros queremos crear algo que no sea biológico, que no cree resistencia. Evitar que el virus encuentre otras maneras de salir adelante. Creemos que puede ser una manera de debilitar el virus, diferente a lo que se está haciendo”, añade.

Si las mutaciones mantuvieran los mismos grupos polibásicos para atraer células receptoras del cuerpo, el remedio seguiría funcionando.

El trabajo desde diferentes ángulos de la ciencia, como la física en el caso de Olvera, puede aportar soluciones a un problema que afecta a toda la humanidad.

“Se está haciendo un esfuerzo enorme. Todos estamos de alguna manera relacionados con esto, es un problema mundial y qué mejor que todos los científicos estén trabajando en esto”, dice la científica mexicana.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.