Tras décadas de empujones, 4 estudiantes de la UNAM enseñan a capitalinos cómo entrar al Metro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Tras décadas de empujones, 4 estudiantes de la UNAM enseñan a capitalinos cómo entrar al Metro

El proyecto consta de líneas de vinil pegadas en el andén del Metro de la CDMX, que señalan dos zonas de espera en los costados de las puertas y una salida para quienes bajan del vagón.
Cuartoscuro Archivo
Por Diana Delgado/MásporMás
18 de diciembre, 2016
Comparte

En un principio todo mundo hizo caso de las líneas en el piso de la estación del Metro Balderas que indicaban dónde habría que esperar la llegada del tren sin estorbarle la salida a nadie.

Tan sorprendente fue la imagen de la gente formada que se volvió viral en redes sociales y, tras una semana, las filas se han descompuesto un poco, pero funcionan.

Después de varios años de empujones en el Metro, dos estudiantes de doctorado en Matemáticas, un especialista en sistemas computacionales de la UNAM y una diseñadora idearon un diagrama para enseñarle a los capitalinos cómo usar el Metro.

Gustavo Carreón, Jorge Zacatecatl, Carlos Gershenson y Tania Pérez, pusieron en marcha el proyecto en el que usaron modelos hechos por computadora para reorganizar a quienes se mueven por la estación.

Una explicación científica

La idea de su propuesta se basa en el manejo de “flujos” —en este caso de gente— que en el Metro de la ciudad son dos muy evidentes: de entrada y de salida. El problema ocurre cuando estos flujos se encuentran y se bloquean el uno al otro, sostiene Gustavo Carreón, aspirante a doctor en Matemáticas por la UNAM.

La tarea de los matemáticos fue evitar que esos flujos se bloquearan y canalizarlos para que circulen sin interrupción.

De esta manera pusieron en marcha, desde la semana pasada, el piloto de este proyecto llamado “Ascenso y descenso eficiente en vagones del Metro” y que fue ganador del premio a la Innovación Tecnológica Ing. Juan Manuel Ramírez 2014.

La idea ha causado tanto revuelo, que especialistas en transporte público como Víctor Alvarado, de la organización El Poder del Consumidor, sostienen que el proyecto ha demostrado su funcionalidad y debería implementarse en las estaciones más saturadas como Pino Suárez, Pantitlán, San Lázaro e Insurgentes.

“Es un modelo que a largo plazo debe aplicarse por completo en el Sistema para optimizar el funcionamiento de todas las líneas en todo su recorrido”, dice.

Ahorrando tiempo

El proyecto piloto consta de líneas de vinil pegadas en el andén que señalan dos zonas de espera en los costados de las puertas y una salida para quienes bajan del vagón.

Lo ideal es que cuando llegue el tren y las puertas se abran se creen tres flujos que agilicen el ascenso y descenso, eviten el bloqueo de puertas y con ello las pérdidas de segundos que al término del recorrido se convierten en retrasos de minutos.

“De manera regular las puertas se abren entre 15 y 20 segundos, pero en horas pico se pierden otros segundos porque las personas se aglomeran en las puertas, insisten en entrar y bloquean los accesos. Si sumamos todos esos periodos en un viaje y se multiplica por la cantidad de trenes que están en servicio, tenemos incluso minutos que se perdieron por retrasos”, explica Gustavo Carreón, titular del proyecto.

Antes de implementar el proyecto, tardaron dos años en analizar grabaciones para conocer el comportamiento de los usuarios. Incluso, ahora que está en marcha, se sigue videograbando, entre 6:00 y 10:00 horas, a los usuarios para documentar cómo reaccionan a la propuesta.

Con estas observaciones se podrá saber con exactitud cuánto tiempo más se puede ahorrar si el ascenso y descenso se hace de manera ordenada.

En esta etapa piloto se invirtieron alrededor de 20 mil pesos y Tania Pérez fue la diseñadora de los materiales que se utilizaron en la estación Balderas.

Funcionamiento incierto

Una semana después de que se puso en marcha el piloto hay usuarios que aún se resisten a abordar el tren de forma ordenada. En diversos recorridos hechos por Máspormás se encontró gente que no acepta recorrerse ni respeta la señalización propuesta por los estudiantes de la UNAM.

“Todavía hay gente que aunque se le diga que se recorra no lo hace, pero en la mayoría de los casos hay aceptación, incluso nos sorprendió que el primer día de aplicación la gente hiciera filas, nosotros pensamos en cúmulos pero formarse es más efectivo”, dice Gustavo Carreón.

Especialistas ajenos a la investigación coincidieron en que la medida experimental debe aplicarse en todo el Sistema de Transporte Colectivo Metro, para mejorar las condiciones del servicio.

“Es una buena alternativa, pero debe ir acompañada de un mecanismo que aliente al usuario a generar un control al interior de la estación. Ya tenemos un mecanismo externo, ahora se necesita hacer conciencia en los usuarios que se tienen que recorrer y acomodarse para no entorpecer la circulación”, recomienda Víctor Alvarado, de El Poder del Consumidor.

El experto en transporte eficiente considera que la aplicación debe ser gradual y asemejó el proceso con la separación de los vagones para mujeres, que pasó de ser una prueba a un programa bien establecido.

“Se trata de un trabajo en fases, tanto para dar tiempo a la instalación como a que los usuarios se acostumbren”, dice.

En cifras:

2 semanas durará la prueba piloto de este proyecto para reoganizar el Metro.
2 años tardaron en hacer los cálculos necesarios para idear la estrategia.
4 estaciones, las más saturadas, serían susceptibles de aplicar la medida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

A un año del COVID: ¿cómo se determina cuándo finaliza una pandemia?

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de un nuevo tipo de coronavirus una "pandemia". Te contamos qué metas deben alcanzarse para salir de la emergencia sanitaria.
11 de marzo, 2021
Comparte

China reportó los primeros casos de un nuevo tipo de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el último día de 2019 -de ahí que se lo bautizara “covid-19”-, pero el organismo lo declaró oficialmente una “pandemia” el 11 de marzo, hace un año.

Esta enfermedad viral se sumó así al grupo de los grandes brotes que afectaron la salud global a lo largo de los tiempos, como la peste negra, la viruela, la gripe de 1918-9 y, más recientemente, el VIH/Sida y la influenza A (H1N1).

Ninguna de esas enfermedades representa hoy una amenaza a la humanidad. Incluso una -la viruela- llegó a erradicarse.

¿Qué debe ocurrir para que el covid-19 también deje de ser considerado una pandemia?

¿Cuáles son las metas que deben alcanzarse?

La respuesta más directa surge de analizar la definición de lo que constituye una pandemia.

Según la Real Academia Española, es una “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”.

Por lo tanto, se infiere que el covid dejará de ser pandémico cuando ya no tenga un alcance tan grande.

Pero ¿quién define el umbral y cómo se determina?

Incluso si la OMS decidiera que se terminó la pandemia, serán cada uno de los países -o incluso de los Estados o provincias- los que determinarán cuándo termina la emergencia sanitaria y pueden levantarse las cuarentenas y restricciones.

Aquí te explicamos qué criterios epidemiológicos podrían utilizarse para decidirlo.

No más contagios

La forma más clara de determinar el final de una pandemia sería que ya no haya circulación del SARS-Cov-2, el virus que causa el covid-19.

Click here to see the BBC interactive

En la actualidad (al 11 de marzo de 2021) solo 14 países o territorios de todo el mundo están libres de covid, según la OMS, y de ellos 12 son islas en el Pacífico o Atlántico (que debieron cerrar sus fronteras para poder mantener afuera al virus).

A nivel global hay unas 117 millones de personas infectadas y cerca de 2,6 millones de víctimas fatales, cifras que siguen aumentando día a día.

Por lo tanto, la meta de frenar completamente la transmisión del coronavirus parece muy lejana, si no imposible.

Esto, a pesar de que ya existen ocho vacunas que previenen la enfermedad y que al menos 125 países y territorios comenzaron a vacunar a su población.

Click here to see the BBC interactive

Incluso en Estados Unidos, el país qué más dosis ha administrado hasta el momento (más de 90 millones), los expertos advierten que será casi imposible alcanzar los niveles de vacunación necesarios -por encima del 75% de la población- para lograr la anhelada meta que algunos allí han bautizado #ZeroCovid.

Si consideramos, además, que fuera de EE.UU. y un puñado de países como Israel, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Chile, la vacunación viene a un ritmo muchísimo más lento, y que, encima, siguen surgiendo nuevas cepas del virus que podrían reducir la efectividad de las vacunas, puede prácticamente descartarse que el coronavirus sea vencido por knock-out gracias a la inoculación, como esperaban algunos.

Inmunidad de rebaño

No obstante, la vacunación sí puede contribuir a otra forma de poner fin a la pandemia, la llamada inmunidad de rebaño o colectiva.

Esta se logra cuando una porción amplia de la población se vuelve inmune al virus, por lo que se reduce fuertemente su circulación.

La teoría es que, si suficientes personas son resistentes a la enfermedad, los más vulnerables quedan protegidos de un posible contagio.

Científicos británicos estimaron que la inmunidad de rebaño en el caso del covid-19 se lograría cuando aproximadamente el 60% de la población haya estado expuesta al SARS-Cov-2.

Esta exposición puede ser natural, a través de una infección, o gracias a una vacuna.

Con cada vez más personas infectadas o inoculadas con el coronavirus, ¿será esta la salida de la pandemia?

Mujer recibiendo vacuna

iStock
Cada vez más personas recibirán la vacuna o contraerán el covid, ¿podremos alcanzar la inmunidad colectiva?

No en el corto plazo, según la OMS.

A finales de diciembre, el organismo advirtió que “las encuestas de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países, menos del 10% de la población ha sido infectada con covid-19”.

En tanto, aunque las estadísticas sobre vacunación muestran que hasta el momento se han administrado más de 300 millones de dosis antivirales, las personas inmunizadas serían muchas menos, ya que la mayoría de las vacunas requieren dos dosis.

Si bien se trata de un avance científico enorme, logrado en tiempo récord, su impacto sigue siendo limitado si consideramos que en el mundo viven más de 7.700 millones de personas.

Lo otro que complica alcanzar la inmunidad de rebaño es que las personas infectadas con covid no necesariamente están protegidas contra la enfermedad.

“Todavía no se sabe con certeza cuánto dura la inmunidad de este coronavirus, pero basados en los coronavirus que ya existen y que infectan a la población regularmente, como los coronavirus que causan resfriado, sabemos que la gente se contagia con estos virus una y otra vez”, advirtió a BBC Mundo Jeffrey Shaman, profesor de Ciencias de salud ambiental de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Todavía estamos aprendiendo sobre la inmunidad al covid-19”, coincidió, por su parte, la OMS en su reporte.

“La mayoría de las personas que están infectadas con covid-19 desarrollan una respuesta inmune en las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es esa respuesta inmune”.

“También ha habido informes de personas infectadas con covid-19 por segunda vez”, advirtió.

Un hombre en la cama soplándose la nariz

iStock
La esperanza es que el covid-19 se transforme en una especie de gripe.

Como la gripe

Por todo esto, muchos creen que la salida de la pandemia no se dará ni eliminando el covid, ni logrando una inmunidad colectiva superior al 60%.

Se dará cuando logremos tener la enfermedad suficientemente bajo control.

¿Qué significa esto? Que la cantidad de infecciones, hospitalizaciones y muertes ya no serán considerados una emergencia sanitaria.

Un reciente artículo en la revista The Atlantic estimó que en EE.UU. ese umbral se alcanzaría cuando haya menos de 100 muertes al día.

¿Por qué 100? Porque esa es la cantidad aproximada de personas que fallecen cada año a causa de la influenza (gripe).

Joseph Eisenberg, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, dijo a la revista que ese nivel de mortalidad es “ampliamente considerado aceptable por el público”.

Las comparaciones con la gripe no son antojadizas.

Son varios los expertos que creen que el coronavirus podría eventualmente convertirse en un problema endémico, con picos estacionales, como los distintos virus de influenza.

A medida que más personas se exponen al covid, lo esperable es que comiencen a bajar las tasas de transmisión e infección.

A la vez, el SARS-Cov-2 podría ir mutando para ser menos dañino, como ocurre con muchos virus que tienden a ser más agresivos cuando recién aparecen y luego se hacen menos letales para poder sobrevivir.

https://www.youtube.com/watch?v=kWa06mmJT4U&t=15s

Seguramente seguiría habiendo brotes, como ocurre con la influenza, pero la esperanza es que el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar la infección podrían hacerla menos mortal.

“Lo que esperamos es lograr niveles de la infección que sean controlables y que el virus se vuelva cada vez menos severo, para lograr un equilibrio en el que la endemicidad de este patógeno no sea tan mala para la mayoría de la gente”, señaló a BBC Mundo el profesor Shaman, quien en octubre publicó un estudio en la revista Science sobre el potencial del covid de volverse endémico.

“Ese sería el tipo de estabilidad que nos permitiría vivir con este virus y, a la vez, volver a algún tipo de normalidad”, afirmó.

¿Cuánto tiempo tardará?

Otro trabajo publicado en Science en enero por científicos de la Universidad de Emory y la Universidad Estatal de Pensilvania, estimó el plazo, utilizando un modelo matemático para reproducir la propagación del virus.

Su conclusión fue que “domar la pandemia” -es decir, que el covid-19 se haga endémico- tardará entre un año y una década.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue más preciso.

En agosto pasado, estimó que la pandemia terminará “en menos de dos años”, o sea, antes de mediados de 2022, un poco menos de lo que tardó en superarse la gripe de 1918-9, la mayor pandemia del siglo XX.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.