close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Aunque hay cifra récord de militares en las calles, bajan decomisos y detenciones
A pesar de que el despliegue de militares en el país es el mayor en la historia, los resultados en lucha contra el narco y la seguridad pública son negativos en 2016.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
14 de diciembre, 2016
Comparte

Los resultados de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en materia de combate al narcotráfico se desplomaron en 2016. Luego de que en 2015 se logró un repunte en casi todos los frentes, este año se registró una caída en los decomisos de todas las drogas, además de una baja en el aseguramiento de posibles narcotraficantes y armas. Los descensos van del 40 al 80 por ciento.

Datos oficiales de la campaña contra el narcotráfico de la Sedena evidencian un balance negativo en 12 indicadores distintos aun cuando falta un mes para que el año termine. Esto pese a que el despliegue militar en operaciones contra la delincuencia se ha incrementado.

En cuanto a los decomisos de drogas, de enero a noviembre del presente año, el Ejército suma 696 mil kilogramos de mariguana, que equivale a una caída de 38% respecto al volumen de esta droga asegurada en 2015.

En el descubrimiento y aseguramiento de opio la caída es mucho mayor. En 2016 se han decomisado 153 kilogramos, que equivale apenas a poco más del 10 por ciento de los mil 238 kilogramos que se consiguieron decomisar el año pasado.

Otra caída importante se registra en la cocaína. En el 2015 se decomisaron cinco mil 617 kilogramos de esta droga mientras que este año apenas suman mil 299 kilos descubiertos, una caída del 77 por ciento de un año a otro. De hecho la cantidad de cocaína descubierta este año es la menor de todo lo que va del sexenio.

En cuestión de metanfetaminas el 2016 representa el fin de una tendencia al alza en el decomiso de esta droga que se registraba desde hace tres años y que llegó hasta los 35 mil 153 kilogramos asegurados en 2015. Este año el balance hasta el cierre de noviembre era de 20 mil 215 kilogramos descubiertos, es decir, casi 15 toneladas menos.

La heroína también presenta resultados negativos. En 2016, de acuerdo con los datos de la Defensa Nacional, los militares han descubierto 237 kilogramos de esta droga que es una caída del 45 por ciento respecto al volumen de heroína encontrada. Es la menor cantidad de heroína asegurada desde 2013.

En cuanto a la semilla de amapola, que es un elemento clave de la producción de otras drogas, las cifras arrojan que se han decomisado mil 260 kilogramos en este año, que son 200 kilogramos por debajo de lo asegurado en  2015.

Menos detenciones en la estructura de los cárteles

Este año también ha sido negativo en cuanto a los golpes asestados a la infraestructura operativa de los cárteles de la droga. En el apartado de presuntos narcotraficantes detenidos, hasta el cierre de noviembre sumaban tres mil 663 los sospechosos capturados pero en 2015 la cifra superaba los cinco mil 400.  Es una caída en la efectividad en este apartado del 33 por ciento.

Los golpes al poder de fuego de los delincuentes también presentan una disminución en 2016. El balance de armas largas aseguradas es de mil 970 y si bien, aún falta un mes para que el año termine, la cifra es lejana en comparación con las tres mil 596 armas largas arrebatadas a los cárteles el año pasado.

En cuanto a las armas cortas el Ejército reporta, de enero a noviembre de 2016, mil 243 decomisadas que son casi 700 menos respecto a las del año pasado.

En 2016 la Secretaría de la Defensa Nacional reporta el decomiso de 352 granadas explosivas de distintos tipos, que son poco menos de la mitad en comparación con las 751 descubiertas en 2015.

Otra reducción significativa se da en cuanto al descubrimiento y destrucción de los laboratorios clandestinos en los que se fabrican drogas sintéticas. En 2016 van 108 laboratorios descubiertos, que son 40 por ciento menos respecto a los 184 laboratorios asegurados el año pasado.

En cuanto a las pistas clandestinas que son utilizadas por los cárteles para el despegue o aterrizaje de aeronaves cargadas de droga, los militares han descubierto este año 292 de ellas. Aunque el ritmo se mantenga y el año concluya con más de 300 pistas aseguradas, la cantidad es lejana respecto a las 446 pistas descubiertas en 2015.

La excepción a estos resultados negativos son las aeronaves aseguradas a los posibles narcotraficantes. Este año suman 23 la mayor cifra de estos aparatos asegurados en lo que va del actual sexenio.

Sin mejoría

En el actual sexenio la presencia del Ejército en trabajos de combate a la delincuencia y el narcotráfico se ha incrementado. Animal Político publicó que en 2016 hay 142 bases de operaciones mixtas en las que hay militares asignados a trabajos de vigilancia y seguridad pública. Es la mayor cifra de bases operativas desde el 2012.

En su cuarto informe de labores, la SEDENA reveló que mantiene desplegadas de forma permanente 182 unidades en el país para coadyuvar en temas de seguridad interior y nacional que es el mayor despliegue de fuerza en la actual administración. Vía aérea y terrestre fueron recorridos en patrullajes más de 28 millones de kilómetros en el último año.

Pese a lo anterior los indicadores de resultados del Ejército descendieron en materia de combate al narcotráfico, como ya se describió. Además, su colaboración en temas de seguridad pública tampoco ha evitado que este año haya un repunte de la violencia en el país.

En los primeros diez meses de este año los homicidios dolosos han crecido en 25 de las 32 entidades federativas del país. En todos esos estados hay grupos de coordinación en los que participa el Ejército Mexicano así como elementos desplegados  que apoyan los trabajos de vigilancia.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
"El 99% de los niños respira aire tóxico": así se vive en Ulan Bator, la capital más contaminada del mundo
En Mongolia la contaminación ha alcanzado niveles apocalípticos. El país ya se ha calentado 2.2 grados, obligando a miles de personas a abandonar el campo y el estilo de vida tradicional de pastoreo para mudarse a ciudades contaminadas.
Getty Images
25 de marzo, 2019
Comparte

En la capital de Mongolia la contaminación ha alcanzado niveles apocalípticos.

Y el problema está intrínsecamente vinculado al cambio climático.

El país ya se ha calentado 2.2 grados, obligando a miles de personas a abandonar el campo y el estilo de vida tradicional del pastoreo para mudarse a ciudades contaminadas, donde el 90% de los niños respira aire tóxico.

Los últimos pastores

Erkhembayar y su hermano deberían ser los siguientes de su familia en convertirse en pastores nómadas.

Pero a pesar de su claro dominio del manejo de animales puede que nunca tengan la oportunidad.

Cada vez es más difícil vivir en la estepa de Mongolia.

Su padre, Eredenkhu Buyandelger, dice que es la primera vez que ve un invierno sin nieve. Su esposa Chaminmunkh Batsaikhan cree que la primavera también será muy dura.

“Es probable que mueran muchos de nuestros animales”, dice.

Este año no hay nieve. Pero el año pasado fue lo contrario.

La gran cantidad de precipitaciones acabó con gran parte del rebaño de la familia.

Perdieron todos sus caballos, 20, y más de 30 ovejas.

La vida de los pastores se está volviendo cada vez más difícil, debido a los constantes cambios del clima que están teniendo lugar en los últimos años.

Tras dos veranos secos siguieron dos inviernos increíblemente fríos.

Los animales, débiles debido a la falta de alimento durante el verano, no sobrevivieron el invierno.

Y este año el clima ha sido completamente distinto: mientras que el verano ha sido húmedo y con inundaciones, el invierno ha sido extremadamente seco.

Durante el invierno la pradera normalmente se cubre de nieve, protegiendo la hierba. Pero ahora los pastores nómadas temen que no quede hierba para la primavera, ya que los animales comen todo lo que encuentran.

“Si hay otra temporada espantosa todo nuestro rebaño desaparecerá“, dice Chaminmunkh Batsaikhan. “Y puede que nuestro estilo de vida tampoco sobreviva“.

“No quiero que mis hijos se conviertan en pastores en estas condiciones”.

Una capital tóxica

Amanece en Ulán Bator. Los adultos se preparan para ir al trabajo y los niños para ir a la escuela.

La contaminación es tan gruesa que casi puedes saborearla: los monitores de contaminación que miden el PM2.5 – unas pequeñas partículas que pueden meterse en tus pulmones- marcan un 999, la cifra más elevada que puede alcanzar el monitor.

Un nivel de contaminación seguro está por debajo de los 25.

La mitad de la población de Mongolia vive ahora en la capital.

La mayoría quema carbón crudo en invierno, ya que es la manera más barata de calentarse cuando la temperatura llega a los menos 25 grados.

Pero la niebla que resulta de la quema del carbón está ahogando a la ciudad y perjudicando a sus habitantes más pequeños.

Problemas respiratorios

Ireedni tiene solo 5 meses, pero ya ha sido hospitalizada seis veces.

Su madre, Sugarjargal Lkhagvabat, explica que cuando el bebé huele la niebla tóxica empieza a tener dificultades para respirar y parte de su rostro se vuelve azul.

“He estado expuesta a la contaminación del aire desde el principio de mi embarazo”, dice Sugarjargal “Creo que es por eso por lo que mi bebé ha nacido con problemas de tiroides y bronquitis crónica“.

En el hospital, los médicos ven a niños que tienen problemas para respirar todos los días.

La doctora Ganchuluun Zundui tiene claro que esto se debe a la contaminación.

“El invierno pasado vimos a más de 270 niños por día”, dice. “Esto año estamos viendo a más de 300. Casi todos tienen problemas respiratorios“.

“Yo también soy madre, así que se me parte el corazón al ver a estos niñitos entrar y salir del hospital continuamente”.

El gran temor de la doctora es que a largo plazo el aire tóxico pueda llevar a una epidemia de cáncer de pulmón.

Un problema global

La ciudad tiene un ambicioso plan para prohibir el carbón crudo y obligar a la gente a que utilice carbón limpio y procesado.

Pero el carbón procesado es mucho más caro y muchos de los habitantes no se lo pueden permitir.

El gobierno no hace mucho por prevenir la contaminación en Ulán Bator.

Pero una start-up está trabajando para conseguir que los filtros de aire sean más asequibles.

Sarangoo Dambajav explica que la mayor parte de purificadores de aire son demasiado caros para el ciudadano de a pie.

“Pero también hay un problema de educación: muchos mongoles no saben cómo de perjudicial es el aire contaminado”, dice.

A pesar de su valor estas iniciativas no pueden hacer mucho por sí solas.

Y el problema de Ulán Bator se está reproduciendo en ciudades de todo el mundo.

Si los gobiernos del mundo no toman verdaderas medidas para luchar contra el cambio climático este tipo de contaminación podría convertirse en nuestra nueva realidad.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.