6 de las canciones de Navidad más deprimentes y tristes de la historia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

6 de las canciones de Navidad más deprimentes y tristes de la historia

Dicen que es época de amor y alegría, pero muchos compositores han visto la Navidad como una maldición y así lo han expresado en sus canciones.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
23 de diciembre, 2016
Comparte

“Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año”, escribió alguna vez el escritor británico Charles Dickens.

No le faltaban razones, ya que para muchos es tal vez la época más festiva de todas, con sus regalos, comidas en abundancia, calles llenas de luces y reuniones de celebración.

Las tradiciones son múltiples alrededor del mundo: la novena de aguinaldos en Colombia, las posadas en México, el mumming en Letonia, la koleda en Bulgaria, así como las más extendidas cenas de Navidad y llegada de Papá Noel o los Reyes Magos.

Y música, mucha música. Religiosa con los villancicos o movida para las fiestas de oficina.

Pero no todo es alegría. Muchos compositores han visto la Navidad como una maldición y así lo han expresado en sus canciones.

Desde niños que no reciben regalos a amores no correspondidos o batallas revolucionarias bajo el muérdago.

En BBC Mundo quisimos dar un repaso a algunos de los temas considerados más tristes y que podrían estropear, con una sola reproducción, la que se supone es una de las temporadas más felices del año.

1- “Mamá, ¿dónde están los juguetes?”, de Oswaldo Oropeza

Es una de las canciones navideñas más populares en Colombia y Venezuela. Compuesta en la década de los 60, cuenta la historia de una niña que se levanta la mañana de la Navidad y no encuentra ningún regalo debajo del árbol.

niños miran la ventanaTHINKSTOCK
La historia de las canciones hablan de niños que no reciben regalos, tal vez una de las peores cosas que puede ocurrir en Navidad.

“Mamá, ¿dónde están los juguetes?”, dice, y se pregunta preocupada si el Niño Dios “no la quiere”.

Pero tal vez la parte más trágica de esta composición del venezolano Oswaldo Oropeza no sea que haya un niño en Navidad sin regalos, sino la respuesta que da la madre en la misma canción:

“Será que tú hiciste algo malo y el niñito lo supo, por eso no los trajo“.

La niña escogida para interpretar la canción, la venezolana Raquel Castaños, se negó en un principio a interpretar una letra tan lúgubre.

“A mí me parecía una canción horrible, y no entendía por qué querían grabar algo tan triste. No me gustaba y al principio me rehusé a cantarla. Pero mi mamá insistió y al final lo hice, sobre todo, por complacerla”, le dijo Castaños a la revista colombiana “Soho”.

La canción se convirtió en un éxito y, a pesar de tener un ritmo tropical, es considerada en varias regiones como un villancico.

Puedes escuchar la canción haciendo click aquí.

2- “Amarga Navidad”, de José Alfredo Jiménez

José Alfredo Jiménez es tal vez el nombre que mejor se puede asociar con la palabra ídolo en México.

José Alfredo Jiménez.JOSE ALFREDO JIMENEZ
José Alfredo Jiménez (derecha) es considerado uno de los mejores compositores de la música mexicana.

E inevitablemente, no podía dejar de cantarle a la Navidad. Y lo hizo con el ingrediente que lo hizo tan popular: el desamor.

Así surgió “Amarga Navidad”, una ranchera en la que Jiménez le habla a una mujer que le ha destrozado el espíritu navideño por su desidia durante la Nochebuena.

“Diciembre me gustó/ Pa’ que te vayas/ Que sea tu cruel adiós mi Navidad/ No quiero comenzar el año nuevo/ Con ese mismo amor/ Que me hace tanto mal“, se escucha rogar a Jiménez en su canción.

El autor de clásicos como “El Rey” y “Si nos dejan” (y otras 1.000 canciones más) siempre fue interpretado por otras leyendas de la música tradicional mexicana como Pedro Infante y Vicente Fernández, pero tal vez la mejor versión de esta canción venga de una artista actual: Lila Downs, quien la incluyó en su disco de 2006 “La Cantina”.

Puedes escuchar la canción haciendo click aquí.

3- “Last Christmas”, de Wham!

Esta canción puede ser la prueba irrefutable de que nos gustan, de alguna manera, que las canciones de Navidad naveguen en el lado oscuro.

Last Christmas, del grupo británico Wham! -conformado por George Michael y Andrew John Ridgeley-, es un relato de un amor que dura un solo día -el día de Navidad- pero que se prolonga en el dolor de la ruptura por más de un año.

George Michael y Andrew John RidgeleyGETTY IMAGES
Wham! era un dúo conformado por George Michael y Andrew John Ridgeley.

Last Christmas, I gave you my heart / But the very next day, you gave it away” (La pasada Navidad te di mi corazón, pero al otro día lo entregaste), canta un despechado George Michael antes de decirle a su enamorada que tiene el “corazón de hielo”, pero que a pesar de tener el alma hecha pedazos durante 12 meses está dispuesto a intentarlo si ella lo besa de nuevo.

Una entrega total. Este éxito de Wham! se convirtió en el tema más popular de la temporada de 1984. Pero el dúo solo sobreviviría una Navidad más, porque en 1986 anunció su ruptura.

Puedes escuchar la canción haciendo click aquí.

4- “El niño que Santa Claus olvidó”, de Nat King Cole

Si algo caracterizó la voz de Nat King Cole fue su insondable melancolía, perfecta para una canción triste de Navidad.

Es posible que sus versiones sean las mejores de clásicos navideños como Chestnuts Roasting on an Open Fire o la famosa “Noche de Paz”, que logran arrullar con su melodía suave y la voz inconfundible de barítono del hombre que era apodado “El Rey”.

Sin embargo, ninguna canción parte el corazón como “The Little Boy that Santa Claus Forgot” (El niño que Santa Claus olvidó).

Esta tonada, compuesta originalmente en 1937, fue grabada por Cole en 1953 y se convirtió en un éxito, sobre todos para aquellos para quienes la Navidad representa cualquier cosa menos felicidad.

Nat King ColeGETTY IMAGES
Nat King Cole es uno de los intérpretes de canciones de Navidad más reconocidos en el planeta.

La canción cuenta la trágica historia de un niño que no le había pedido mucho a Papá Noel, pero que pese a su modestia no recibe nada.

“It broke his little heart / When he found Santa hadn’t come / In the street he envies all those lucky boys / Then wanders home to last year’s broken toys / I’m so sorry for that laddie / He hasn’t got a daddy“, que se traduce como “Le romperá su pequeño corazón/ cuando se enteró que Santa no vino/ En la calle él envidia a todos esos niños/ y camina a casa a jugar con sus juguetes rotos del año anterior/ Lo siento tanto por este muchacho/ que no tiene padre”.

La historia no termina bien: Papá Noel nunca llega a la casa de este niño. Lo que nos recuerda a aquellos que no tienen tanta fortuna durante las fiestas.

Puedes escuchar la canción haciendo click aquí.

5- “Navidad en libertad”, de Carlos Mejía Godoy

Este tema del cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy es parte de su disco “Cantos a flor de pueblo”, de 1973, lo que significa que empezó a darse a conocer muchos años antes del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en plena insurrección contra Somoza.

Carlos Mejía GodoyJOHN MOTTERN
Carlos Mejía Godoy es uno de los compositores más reconocidos de Nicaragua.

“Es, por lo tanto, no sólo una canción conmovedora, sino tremendamente valiente”, explica el periodista de BBC Mundo Arturo Wallace.

El tema hace una pequeña introducción que ya se sale del modelo tradicional de las canciones navideñas: no hay felicidad completa ni todo son lucecitas y banquetes.

“Cuando desempaques tus regalos/ niño de lujosa vecindad/ piensa en tantos niños que no saben/ lo que es la Navidad. / Piensa en el chavalo limpiabotas / que su Nochebuena pasará / en una banqueta dura y fría / del atrio de catedral”.

“Aunque, en lo personal, yo la recuerdo sonando en un viejo tocadiscos de vinilo, ya después del triunfo de la Revolución, como un recordatorio de los retos que todavía quedaban por delante. Y no deja de doler que, décadas más tarde, mucha de la letra siga manteniéndose vigente, en Nicaragua y muchas otras partes del mundo”, agrega Wallace.

Puedes escuchar la canción haciendo click aquí.

6- “¡Maldita Navidad!”, de Gabriel Romero

En América Latina la Navidad es para muchos la principal celebración familiar. Y en Colombia, las cosas dan un paso más allá: calles iluminadas por miles de bombillos, fiestas que duran todo el mes de diciembre y que mezclan la tradición religiosa con el culto pagano de los banquetes.

Y ruido, mucho ruido.

AlumbradoGETTY IMAGES
La celebración de la Navidad es una de las mayores tradiciones en Colombia.

Pero que la Navidad sea una celebración que desborde los sentidos no significa que todos lo están celebrando. Aún más, un grupo reducido de compositores ha organizado una especie de “Résistance” a la parranda de diciembre.

Uno de esos títulos que lucha contra la “felicidad” exagerada de la temporada se llama “¡Maldita Navidad!”, del colombiano Gabriel Romero.

Esta canción se convirtió en el himno de las personas que maldicen la época más alegre del año: “Ay maldita Navidad/ Ya vienes con tu bullicio/ Veo que todos se divierten/ Para mí es un sacrificio”.

Y el ritmo termina con un grito, desesperado, para que se acabe de una buena vez esta porción del año.

Puedes escuchar la canción haciendo click aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Qué son los adyuvantes y por qué son tan importantes como la vacuna contra la COVID

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus no solo implica la obtención de una fórmula antígena efectiva, también se requieren elementos como los adyuvantes, sin los cuales sería reducida su efectividad.
Reuters
12 de agosto, 2020
Comparte

Así como no es lo mismo escuchar música en el celular que en los altavoces del auto, las vacunas sin adyuvantes no tienen el mismo efecto.

Se trata de substancias que, al unirse a la fórmula de las vacunas, tienen la capacidad de incrementar la respuesta del organismo humano al ser inoculado.

“Es un amplificador”, explica la doctora María Elena Bottazi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos.

“El adyuvante hace que (la vacuna) llegue a más lugares dentro del cuerpo y que obviamente atraiga a diferentes componentes del cuerpo humano y así eventualmente se activen las diferentes células inmunológicas”, añade.

De ahí que, como en otros casos, son un elemento importante para el desarrollo de las vacunas para tratar el covid-19, que ya ha dejado más de 700.000 muertos y 20 millones de contagios en el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

Vladimir Putin anunció este martes que Rusia ya tiene una aprobada y registrada contra el coronavirus, la Sputnick V, y otros países avanzan a contrarreloj para crear las suyas.

Más de 160 estudios preclínicos están en marcha, pero menos de 10 en una fase avanzada hasta inicios de agosto, según la Organización Mundial de la Salud.

Las investigaciones médicas y las farmacéuticas que participan se enfrentan a un problema: el desarrollo de adyuvantes no ha sido tan prolífico en la industria mundial en los últimos años.

Y la falta de estas sustancias dificultaría que la vacuna pueda ser producida de forma masiva.

“Así como hemos escuchado mucho que tenemos que generar miles de millones de dosis de la vacuna, también tenemos que producir miles de millones de dosis de cada uno de los componentes. No solo es producir las proteínas, sino también con qué se van a combinar”, explica Bottazi.

Una mujer en un laboratorio médico

Reuters
Además de los antígenos, las vacunas llevan otros componentes químicos que deben ser producidos.

La escasez de adyuvantes y otros elementos, desde las ampolletas hasta los birreactores, “puede retrasar las vacunas”, advirtieron desde mayo los especialistas Susan Athey, Michael Kremer, Christopher Snyder y Alex Tabarrok en una carta publicada en el diario The New York Times.

La vacuna en el cuerpo

Las vacunas están compuestas por tres elementos básicos: el antígeno, los adyuvantes y los preservantes.

Una vez que la dosis ingresa al cuerpo, causa una reacción del sistema inmunitario, que intenta proteger al resto del cuerpo enviando glóbulos blancos que producen anticuerpos para contener la infección.

Así, cuando un virus intenta de nuevo ingresar por cuenta propia al organismo, los anticuerpos saben cómo actuar en su contra y eliminarlo.

Cómo funcionan las vacunas

BBC

En este proceso los adyuvantes tienen dos propósitos, “amplificar la señal y al mismo tiempo guiar la para que atraiga la respuesta correcta, a las células correctas”, señala Bottazi.

“Si no se quiere que la vacuna se disemine muy rápido, sino que llegue a las células que la necesiten, entonces se necesita tiempo y eso es lo que llamamos el efecto depot, que se deposita en un lugar y da tiempo a que se disemine la información”, añade.

Los adyuvantes por sí mismos no tienen ningún efecto; es decir, son inertes.

“Es como si se tiene un parlante pero no se le pone música. Se acoplan a lo que se quiera diseminar, en este caso el componente específico de la vacuna”, explica la especialista.

Una vacuna contra el coronavirus es probable que tenga menos efecto en las personas mayores, porque sus sistemas inmunológicos no responden tan bien a la inmunización.

Así se en la vacuna contra la gripe.

Es posible superarlo administrando múltiples dosis, pero otra solución es usar adyuvantes que estimulan el sistema inmunológico.

Los problemas que se avecinan

Durante prácticamente todo el siglo XX hubo un adyuvante que se empleó prácticamente en todas las implementaciones de vacunas: las sales de aluminio, también conocidas como alumbre).

Sigue siendo el adyuvante más conocido y uno de los más fabricados hasta la fecha.

La vacuna Pandemrix y su adjuvante

Reuters
Las dosis de las vacunas para la pandemia del virus H1N1 (en la foto Pandemrix) estaban acompañadas con un adyuvante.

A finales de la década de 1990 fue que las farmacéuticas empezaron a desarrollar otras alternativas.

Como ocurrió con otros medicamentos patentados, esos adyuvantes fueron asegurados en registros de propiedad privada.

“Al ser de propiedad intelectual privada, no se sabe mucho sobre qué son exactamente, tienen una formulación que no es genérica y no conocemos su costo“, señala Botazzi como uno de los problemas de la actual carrera por la vacuna del covid-19.

“Si los adyuvantes son experimentales, de propiedad intelectual privada o de alto costo, va a ser difícil que sean accesibles para los países de bajos recursos“, añade.

Además, si se desarollan adyuvantes nuevos, estos deberán ser probados y certificados por las autoridades médicas, un inconveniente en una situación que exige urgencia, como la pandemia actual.

Eduardo Ortega-Barria, vicepresidente y director de investigación clínica para Latinoamérica de la firma británica GSK -uno de los mayores fabricantes de adyuvantes del mundo- explica el que el tiempo usualpara obtener una vacuna es de 10 años.

“En la historia la que más rápido se ha licenciado es la vacuna contra las paperas, que se demoró cerca de cinco años, pero con el coronavirus estamos intentando hacerlo entre 12 y 18 meses“, le dijo a la agencia EFE.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.