close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
iStock

¿Qué pasaría en el mundo si todos fuéramos vegetarianos?

Eliminar la carne de nuestra alimentación puede traer beneficios para la salud y para el planeta, pero también podría perjudicar a millones de personas. Te contamos lo que dicen los expertos sobre un mundo sin carne.
iStock
Por BBC Mundo
5 de diciembre, 2016
Comparte

Son muchos los motivos que pueden llevar a una persona a hacerse vegetariana.

Hay quienes dejan de comer carne para evitar el sufrimiento de los animales, y otros pueden seguir este camino porque piensan que así llevarán una vida más saludable.

Y la verdad es que por más que los “carnívoros” lo nieguen, los vegetarianos tienen razón: reducir la ingesta de carne trae muchos beneficios tanto a la salud como a nuestro planeta.

Pero si todos nos hiciéramos vegetarianos, ocasionaríamos serios inconvenientes a millones de personas, si no miles de millones de personas.

“En realidad, es una historia de dos mundos”, comenta Andrew Jarvis, del Centro Internacional de Agricultura Tropical de Colombia.

“En los países desarrollados, el vegetarianismo traería todo tipo de beneficios ambientales y para la salud. Pero tendría un impacto negativo en los países en desarrollo, en términos de pobreza”.

Carne por carros

Jarvis y sus colegas exploraron la hipótesis de qué podría suceder si de un día para otro la carne dejara de estar en nuestro menú.

En primer lugar observaron el impacto en el cambio climático.

La producción de alimentos representa entre el 25% y el 30% de todas las emisiones de gases con efecto invernadero generadas por el hombre en todo el mundo, y la mayor parte viene de la producción agropecuaria.

Puesto de venta de verdurasSi el vegetarianismo fuese adoptado globalmente para 2050 tendríamos 7 millones menos de muertes al año.

A pesar de esto, a menudo se subestima el impacto de nuestra alimentación sobre el clima.

En Estados Unidos, por ejemplo, una familia promedio de cuatro integrantes emite más gases con efecto invernadero por comer carne que por conducir dos autos.

Pero son los autos y no los filetes de ternera lo que suele estar en las discusiones sobre el calentamiento global.

“Muchas personas no piensan en las consecuencias que la producción de alimentos tiene en el clima”, señala Tim Benton, especialista en seguridad alimentaria de la Universidad de Leed, en Reino Unido.

“Pero si consumiéramos un poco menos de carne al día, dejaríamos un mundo mejor para nuestros hijos y nietos”.

Marco Springmann, investigador del programa Future of Food de la Universidad de Oxford, intentó cuantificar cuán mejor sería ese mundo, y construyó modelos computarizados que simularan lo que pasaría si todos los humanos se volvieran vegetarianos para el año 2050.

Los resultados indican que, gracias a la eliminación de carne roja de la dieta, las emisiones relacionadas con la producción de alimentos caerían un 60%.

Y si todo el mundo se hiciera vegano -no consumiera ningún producto de origen animal- la caída sería del 70%.

Pero Springmann admite que “este escenario no es muy realista”.

Más bosques y biodiversidad

Tienda de embutidos en EspañaLa eliminación de carne traería un enorme impacto en la identidad de algunos pueblos.

La industria alimentaria, especialmente la agrícola, también ocupa mucho espacio, lo que provoca emisiones por la pérdida de biodiversidad debido a la transformación del uso de la tierra.

Aproximadamente en el mundo se ocupan unos cinco millones de hectáreas para el ganado. Esto es el 68% del total de tierras agrícolas.

Si todos nos volviéramos vegetarianos, en un mundo ideal, dedicaríamos el 80% de esos pastos a la reforestación, lo que aumentaría la absorción de carbono y aliviaría el cambio climático.

Transformar pastos en hábitats naturales también sería beneficioso para la biodiversidad, inclusive para grandes herbívoros como los búfalos, que perdieron su espacio por el ganado bovino, y para predadores como los lobos, que con frecuencia caen muertos por atacar ovejas, cerdos y aves de corral.

El 20% restante podría ser utilizado para el cultivo de más alimentos, a fin de compensar las fallas en el abastecimiento de comida.

A pesar de significar un aumento muy pequeño de superficie cultivada, esto sería suficiente para cubrir la pérdida de la carne en nuestra dieta, pues hoy en día una tercera parte de la tierra se utiliza para cultivar alimentos para el ganado.

Sin embargo, dado que los pastizales tienden a ser altamente degradados, tanto la restauración ambiental como la conversión a la agricultura requerirían de planificación e inversión.

“Simplemente no se podría sacar a las vacas del terreno y esperar a que el bosque crezca por sí solo”, aclara Jarvis.

Impacto económico

ChurrascoUna familia estadounidense de cuatro personas emite más gases efecto invernadero con la carne que consume que utilizando dos autos.

Las personas involucradas en la industria de carne también necesitarían ayuda para cambiar de oficio, ya sea en nuevas áreas de la agricultura, en la reforestación o en la producción de bioenergía a partir de cultivos que hoy se utilizan para el ganado.

Algunos agricultores también podrían ser pagados para mantener ganado con fines ambientales.

En caso de que no ofrezcamos alternativas y subsidios claros para las personas relacionadas con la industria del ganado, probablemente enfrentaríamos un incremento significativo del desempleo y trastornos sociales, especialmente en las comunidades rurales con estrechos vínculos con la industria.

En el mundo hay más de 3.500 millones de rumiantes domésticos, y decenas de miles de millones de pollos que cada año se sacrifican para la alimentación“, dice Ben Phalan, quien investiga el equilibrio entre la demanda de alimentos y la biodiversidad en la universidad de Cambridge. “Hablaríamos de una enorme cantidad de trastornos para la economía”.

Tradiciones carnívoras

Pero incluso los planes mejor ejecutados no serían capaces de ofrecer un modo alternativo de vida para todas las personas que actualmente trabajan en la ganadería.

Aproximadamente un tercio de las tierras del mundo son áridas o semiáridas, que sólo pueden soportar la ganadería.

Sin el ganado, la vida en ciertos lugares sería imposible para los humanos“, advierte Phalan.

Esto incluye particularmente a pueblos nómadas -como los mongoles y bereberes- que, sin sus animales, tendrían que emigrar a zonas urbanas, lo que probablemente ocasionaría una pérdida de su identidad cultural.

Así mismo, las personas cuyas vidas no dependen completamente de la ganadería también se verían afectadas.

La carne es una parte importante de la historia, tradición e identidad cultural de numerosos pueblos.

Son muchas las sociedades que ofrecen ganado en las bodas o en las que el centro de una celebración es la carne o el pavo.

“El impacto cultural de abandonar completamente la carne sería muy grande, por lo que los esfuerzos para reducir su consumo a menudo han fracasado”, explica Phalan.

Menos muertes y enfermedades crónicas

Agricultora en un cañaveralEstudios indican que las poblaciones rurales en países en desarrollo podrían enfrentar más pobreza con un “vegetarianismo universal”.

Pero si todos dejamos de consumir carne, los efectos para la salud serían variados.

El estudio de Springmann demostró que si todos fuéramos vegetarianos para el 2050, observaríamos una reducción global de la mortalidad del 6% al 10%, gracias a la disminución de enfermedades coronarias, diabetes, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer.

La mitad de estos resultados se debe a una reducción de ingesta de carne roja. La otra parte sería una reducción de calorías y una aumento de ingesta de frutas y verduras.

Y una dieta vegana mundial ampliaría todavía más estos beneficios, pues según la investigación, una dieta vegetariana evitaría unos 7 millones de muertes al año, mientras que si fuera vegana, la cifra subiría a 8 millones.

Menos personas con enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación significaría una reducción de la factura médica, lo que generaría ahorros de entre el 2% y 3% del producto interno bruto global.

Pero para que esto suceda sería necesario encontrar sustitutos apropiados desde el punto de vista nutricional, especialmente para los más de 2.000 millones de personas desnutridas que hay en todo el mundo.

Los alimentos de origen animal poseen más nutrientes por caloría que ciertos granos.

“El vegetarianismo a escala mundial podría crear una crisis de salud en el mundo en desarrollo, porque ¿dónde encontraríamos esos micronutrientes?”, se pregunta Benton.

Con moderación

5 ingeniosas formas de aprovechar partes de alimentos que tiramos a la basura (y que son muy nutritivas)

Felizmente, el mundo entero no necesita adoptar el vegetarianismo o veganismo.

La clave está en consumir porciones de carne más pequeñas con una frecuencia moderada.

Un estudio reciente concluyó que si el Reino Unido adoptase las recomendaciones alimentarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sus emisiones de gases efecto invernadero caerían un 17%, un porcentaje que caería en otrs 40% si sus habitantes evitasen productos de origen animal y alimentos procesados.

“Son pequeños cambios que los consumidores apenas notarían. No sería algo como ser vegetariano versus ser carnívoro”, explica jarvis.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El puente del amor: por qué el cerebro confunde estar excitado con estar enamorado

El experimento de 1974 conocido como El puente del amor mostró que, cuando se trata de reconocer sentimientos, nuestro cerebro a menudo se confunde. Un fenómeno que se conoce como “atribución errónea de la excitación”.
7 de julio, 2019
Comparte
Una pareja besándose

iStock
¿Será verdadera atracción?

Cualquiera que se haya enamorado reconoce las sensaciones: el corazón palpita fuertemente y a toda velocidad, la respiración se acelera, las palmas de nuestras manos se humedecen.

Si la presencia de alguien te genera esto, seguramente lo atribuyas a la enorme atracción que sientes por esa persona. Incluso es muy posible que lo llames amor.

Sin embargo, podrías estar muy equivocado o equivocada.

De hecho, quizás lo que realmente estés experimentando es miedo, ansiedad o estrés.

¿Cómo podría confundir emociones tan diferentes?, te preguntarás.

Pues resulta que, como descubrió el psicólogo social Stanley Schachter en la década de 1960, las emociones no son tan espontáneas ni tan claras como uno cree.

Según Schachter, son dos los factores que las determinan: primero hay una excitación psicológica y luego está la etiqueta que le damos a ese sentimiento.

Esto segundo lo definimos según el contexto en el que estemos. Y a veces, nuestro sistema de etiquetado falla, algo que Schachter llamó “atribución errónea de la excitación“.

Entonces, esas sensaciones que tú atribuyes a estar enamorado en realidad podrían tener otro origen muy diferente.

Capilano Suspension Bridge

Getty Images
El puente colgante de Capilano, en Vancouver, donde se realizó el famoso experimento de Dutton y Aron.

El puente del amor

En 1974 los psicólogos canadienses Donald Dutton y Arthur Aron, de la Universidad de Columbia Británica, ingeniaron un experimento que mostró cómo la atribución errónea de la excitación podía afectar nuestros sentimientos de atracción.

Entrevistaron a diversos hombres que visitaban un parque en Vancouver. La entrevistadora era una bella mujer.

La mitad de los entrevistados estaban cruzando un tambaleante puente colgante cuando la mujer les pidió que participaran en su investigación. La otra mitad atravesaba un sólido puente de poca altura.

A todos los hombres se les pidió que miraran una foto -por ejemplo la imagen de una mujer riéndose mientras se cubría el rosto- y que imaginaran la historia detrás de esa foto. La excusa era investigar los efectos de un bello escenario, como el del parque, sobre la creatividad.

Al finalizar, la mujer les daba su número de teléfono y les decía que la llamaran si tenían preguntas sobre el estudio.

Los investigadores hallaron que la mayoría de quienes llamaron a la mujer habían atravesado el puente colgante (más del doble de quienes habían caminado por el puente seguro).

Además, las historias que escribieron estos hombres tenían más contenido romántico y sexual.

Cuando el experimento se volvió a hacer usando a un entrevistador masculino en lugar de la bella mujer, casi nadie lo llamó.

Capilano Suspension Bridge

Getty Images
Muchos hombres que participaron en el estudio confundieron ansiedad con atracción.

¿La explicación de los expertos? Que muchos de los hombres que habían cruzado el puente colgante habían confundido las sensaciones que les provocó el miedo inconsciente de caer -el corazón latiendo más rápido, la respiración acelerada- con un sentimiento de atracción.

Titularon su estudio: “Alguna evidencia de mayor atracción sexual en condiciones de alta ansiedad”.

Sin embargo, el trabajo pasó a conocerse de forma informal como “El puente del amor”.

Por qué los confundimos

Distintas investigaciones a lo largo de los años han mostrado que el fenómeno de la atribución errónea de la excitación no solo afecta nuestros sentimientos de atracción y amor sino a toda una gama de emociones: el enojo, la euforia, el humor, el miedo, la incomodidad y el erotismo.

Existe una explicación biológica detrás de esta confusión.

Y es que si bien estar enamorado o sentir miedo o ansiedad son estados casi opuestos -uno nos puede hacer sentir muy bien y el otro muy mal- paradójicamente los cambios fisiológicos que provocan en nuestro cuerpo son muy similares.

Cuando nos sentimos amenazados o estresados se activa nuestro sistema nervioso simpático, la parte del sistema nervioso encargado de definir si debemos luchar o escapar.

El sistema nervioso

iStock
El sistema nervioso simpático provoca cambios en nuestro cuerpo similares a los que sentimos cuando estamos enamorados.

Para preparar al cuerpo para estos posibles escenarios el sistema simpático activa una serie de cambios, que provocan que nuestro ritmo cardíaco y respiración se aceleren.

Las hormonas que se liberan -adrenalina y noradrenalina- también afectan nuestro estómago, haciendo que sintamos “mariposas”.

Curiosamente, es el mismo proceso que atravesamos cuando estamos enamorados, llevando a que se puedan confundir las distintas emociones si el contexto no es claro.

Del terror al amor

Este fenómeno podría explicar por qué las películas de terror son tan populares para ir en una cita.

La excitación compartida puede realzar los sentimientos de atracción.

Sin embargo, la atribución errónea de la excitación también explica por qué muchas veces lo que parecía “amor a primera vista” se diluye en poco tiempo y la persona que te deslumbraba tanto a las semanas ya no te mueve ni un pelo.

No obstante, los expertos en relaciones han descubierto que la teoría de los dos factores de Schachter también puede ayudar a fortalecer un vínculo, ya que muestra que la experiencia emocional es maleable.

Entonces, mientras que la excitación puede crear una sensación falsa de afecto entre dos personas que realmente no se aman, cuando sí hay amor pero la pareja se ve desgastada por la monotonía y otros factores, es posible revivir esa chispa compartiendo actividades que generan excitación.

Una pareja mayor andando en jetski

iStock
Compartir aventuras y experiencias emocionantes une a las parejas.

En particular se ha hallado que las parejas que comparten experiencias nuevas y desafiantes tienden a sentir niveles de atracción mayores que quienes no se salen de la rutina.

Pero ojo: los psicólogos también advierten que las parejas que solo subsisten a base de experiencias fuertes, la inestabilidad o el peligro, seguramente sean víctimas de la atribución errónea de la excitación y no están realmente enamoradas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=RvYz63RfE8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.