La controversia política por la que seguidores de Trump piden boicot a Rogue One de Star Wars
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

La controversia política por la que seguidores de Trump piden boicot a Rogue One de Star Wars

Seguidores de Trump lanzaron en internet la campaña #DumpStarWars con la que llaman al boicot de 'Rogue One: una historia de Star Wars'. Mira por qué.
BBC Mundo
Por Beatriz Díez BBC Mundo, Los Ángeles
16 de diciembre, 2016
Comparte

¿La heroína Jyn Erso como líder de una rebelión contra el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y sus seguidores?

Para los fanáticos de la saga de “Star Wars” (“La guerra de las Galaxias”) que esperan con impaciencia el estreno global de la nueva entrega, esta confusión entre su mundo de ficción y el actual contexto político puede sonar a sacrilegio.

O al menos a broma pesada.

Pero la realidad es que seguidores de Donald Trump lanzaron en internet la campaña #DumpStarWars con la que llaman al boicot de “Rogue One: una historia de Star Wars”.

¿Dónde está la ofensa?

Tropas del ImperioGETTY IMAGES
El mensaje #DumpStarWars fue retuiteado cientos de miles de veces en los últimos días.

Nervios a flor de piel

Que la polarización en Estados Unidos haya llegado hasta una de las sagas más populares del cine puede parecer absurdo.

Pero de alguna manera refleja la tensión que sigue a flor de piel tras las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre, a la que el mundo del espectáculo no es inmune.

Antes de continuar con la polémica, recordemos cuál es el argumento principal de Rogue One (tranquilos, prometemos no hacer spoilers).

Es la historia de una rebelión contra un gobierno totalitario o de cómo una guerrilla de combatientes se levanta contra las tropas uniformadas del Imperio -los llamados stormtroopers– y contra el brutal dictador al que sirven.

La película presenta al Imperio como un militarista estado policial en su estilo más brutal que quiere suprimir a los disidentes con su nueva “super arma”, la Estrella de la Muerte, que el personaje principal Jyn Erso y su equipo intentan sabotear.

Donald TrumpREUTERS
La elecciónde Trump ha polarizado hasta a los aficionados del cine.

Todos estos elementos: el Imperio, los saboteadores, la Estrella de la Muerte, el vil Dath Vader, aparecían en el filme original de la saga, de 1977, y en ningún momento ningún directivo del estudio tuvo que asegurarle a la audiencia que la película no era política.

Pero 2016 es diferente.

¿Organización supremacista?

Esta pequeña tormenta fue iniciada por un tuit ahora borrado en el que, tras la victoria electoral de Trump, el guionista de Rogue One Chris Weitz, calificó al Imperio como “una organización (humana) supremacista blanca”.

Su colega Gary Whitta, también guionista de la película, respondió: “A la que se le opone un grupo multicultural liderado por valientes mujeres”.

Felicity JonesLUCASFILM
Rogue One es la primera película de “La guerra de las Galaxias” en la que el personaje principal es una mujer.

Además, en los días posteriores a las elecciones, ambos guionistas cambiaron sus fotos de perfil de Twitter y las sustituyeron por el logo de la Alianza Rebelde con un imperdible de seguridad, un símbolo que refleja apoyo a las minorías.

SímboloTWITTER
Símbolo de la Alianza Rebelde de Star Wars con un imperdible de seguridad.

Weitz se disculpó posteriormente por “conectar una inocente obra de ocio con la fea política” pero la controversia creció porque Jack Posobiec, de la organización Ciudadanos por Trump, difundió el falso rumor de que Rogue One se había reescrito para añadir escenas “contra Trump”.

Tuit de Jack PosobiacTWITTER
“Los guionistas de Star Wars reescribieron y volvieron a rodar Rogue One para añadir escenas contra Trump en las que se le llama racista. Qué asco”, decía el mensaje de Twitter de @JackPosobiec.

El escándalo resultante fue suficiente para que surgieran desmentidos de Weitz y del director ejecutivo de Disney, Bob Iger.

“Honestamente, esta es una película que el mundo debe disfrutar. No es una película que sea, en ninguna manera, política“, le dijo Iger a la publicación The Hollywood Reporter el pasado fin de semana.

“No hay declaraciones políticas en ella, en absoluto.

“Creo que toda esta historia se ha exagerado y, para ser sincero, es una tontería”, concluyó Iger.

Tuit de Chris WeitzTWITTER
“Para ser claros, ofrezco disculpas por mi expresivo tuit sobre los supremacistas blancos. Todavía estoy del lado de las personas amenazadas durante esta infame campaña”, tuiteó Weitz.

Contenido político

Las explicaciones de Iger, en lugar de calmar el revuelo, no hizo más que ensalzarlo al dar lugar a numerosos análisis publicados en los medios estadounidenses a lo largo de esta semana.

El articulista David Sims, recuerda en The Atlantic que “La guerra de las Galaxias” ha tenido una inspiración política desde sus comienzos,

La película original de 1977 tenía claras referencias a la guerra de Vietnam.

El propio George Lucas explicó que el Imperio está inspirado en la Alemania nazi en un comentario en la versión de DVD de “El Imperio contraataca”.

Imágenes de la Guerra de las GalaxiasLUCASFILM
Rogue One lleva a la pantalla la historia que se cuenta en el preludio de la película original de “La Guerra de las Galaxias” de 1977, “Una nueva esperanza”.

Además, escribe Sims, Lucas fue claro sobre los paralelismo entre otra de las películas de la saga, “La venganza del Sith” de 2005, y la guerra de Irak del entonces presidente de EE.UU. George W. Bush.

En aquel momento también se habló de boicot pero la película fue un gran éxito como todas las entregas de la saga.

“El boicot no es preocupante, Rogue One generará millones de dólares en su primera semana“, opina Sims. “Pero es el giro hacia lo apolítico, esta necesidad de distanciarse de la política que muestra Iger, lo que es deprimente”.

Felicity JonesGETTY IMAGES
“Los personajes están en tiempos de guerra, están en una batalla, no proceden de entornos privilegiados, son personas ordinarias que luchan por sus vidas y creo que no puedes evitar identificarte con ellos”, expresó la protagonista de la película, Felicity Jones.

El ejército proTrump en Twitter

Donald Trump tiene 17 millones de seguidores en Twitter.

Entre ellos hay un grupo de partidarios muy elocuentes que a menudo le defienden y rápidamente denigran a aquellos que se oponen a él o lo critican.

En este sentido, #DumpStarWars es sólo la última de una serie de campañas lanzadas por ellos en internet.

En las últimas semanas, ha habido peticiones para boicotear a la empresa de cereales Kelloggs, a Starbucks y al musical Hamilton, por ejemplo.

Tuit de Irma HinojosaTWITTER
“Hollywood y Disney dejen de politizar las películas. ¿Por qué alienar a los partidarios de Trump? No veremos esta propaganda antiTrump”, escribió esta Latina por Trump.
Tuit satíricoTWITTER
“¿#DumpStarWars después de Starbucks, Hamilton y Kelloggs? ¿Podemos hacer que después boicoteen el oxígeno o el agua?”.

Como apuntaba el columnista David Sims, probablemente el boicot no tenga ningún efecto sobre las ganancias de la película, pero le ha dado una lectura política al filme que va más allá del mero espectáculo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

La revocación se queda corta: participa 17% de los votantes; respaldan a AMLO 15 millones de personas

La participación en el ejercicio revocatorio se quedó por debajo del 40% que requería para ser vinculante, a pesar de que durante todo el proceso y este mismo domingo funcionarios llamaron a votar en él y promovieron la figura de López Obrador.
Cuartoscuro
11 de abril, 2022
Comparte

En la primera consulta de revocación de mandato de un presidente de la República, participaron entre 15.7 y 16.8 millones de ciudadanos, equivalentes a entre el 17% y el 18.2% del listado nominal de electores, porcentaje menor al necesario para que los resultados fueran vinculantes: 40%.

Conforme a los porcentajes de participación arrojados por el conteo rápido del INE, la opción de que el presidente Andrés Manuel López Obrador continúe en el cargo hasta 2024 fue apoyada por alrededor de 15 millones de personas, la mitad de los 30.1 millones de sufragios que el morenista obtuvo en los comicios de 2018.

La opción de que López Obrador fuera revocado del Ejecutivo federal fue apoyada por alrededor de 1 millón de personas.

La baja participación ciudadana se dio a pesar de que, a lo largo de todo el proceso de organización e incluso el mismo día de la votación, hubo una intervención reiterada y sistemática de funcionarios públicos que promocionaron indebidamente la consulta y la figura de López Obrador.

Morena buscaba que en la consulta de revocación de este domingo López Obrador fuera “ratificado” al menos con la misma cifra de votos de 2018, a fin de demostrar que, a la mitad de su mandato, no ha perdido respaldo ciudadano.

En la consulta popular del año pasado, que Morena promocionó como del “juicio a expresidentes”, participaron 6 millones 663 mil ciudadanos, por lo que tampoco sus resultados fueron vinculantes.

Para esta consulta de revocación de mandato, fueron instaladas 57 mil 436 casillas, un tercio de las 156 mil 807 urnas que hubo en 2018. 

La reducción obedece al recorte presupuestal propinado por Morena y sus aliados en el Congreso al INE de cara a la organización de este ejercicio ciudadano. 

Sin embargo, a pesar de que esta vez hubo menos urnas, estaban convocados a participar 92.8 millones de ciudadanos inscritos en la lista nominal, casi la misma cifra de potenciales votantes que en 2018.

Funcionarios públicos, líderes de Morena y simpatizantes del partido responsabilizaron al INE de la baja participación ciudadana. Ayer, durante la sesión del Consejo General, el representante morenista, Mario Llergo, calificó a los consejeros de conservadores y reaccionarios.

“No han dudado un momento para tirarse a los brazos y ponerse al servicio de la reacción más oscura y contraria a los intereses de la nación, han repudiado sus principios democráticos para convertirse en un ariete en contra del proyecto de nación nacionalista y de justicia social que el pueblo de México votó mayoritariamente. Se oponen no solo a nuestro presidente, se oponen al progreso y a la felicidad de la nación”, dijo.

Gabriela Jiménez, dirigente de la organización Que Siga la Democracia, que desplegó una campaña masiva en todo el país a favor de la consulta revocatoria, anunció acciones legales en contra del presidente del INE, Lorenzo Córdova, y el consejero Ciro Murayama, a los que acusó de parciales.

El árbitro electoral recibió cuando menos 183 denuncias relacionadas con la actuación indebida de funcionarios públicos y actores políticos.

El INE pide a la fiscalía indagar posibles violaciones a la ley

Aunque el INE descartó irregularidades graves y calificó el ejercicio cívico de exitoso, la jornada de votación de ayer estuvo marcada por violaciones a la ley cometidas por instituciones del gobierno federal, funcionarios públicos y el dirigente de Morena, Mario Delgado, quienes, de manera indebida, publicaron en redes sociales varios mensajes en los que convocaron a la ciudadanía a participar en la consulta y promovieron la figura de López Obrador, lo que fue sancionado por el árbitro electoral.

Incluso, en lo que fue calificado por Lorenzo Córdova como una posible violación a la Ley General en Materia de Delitos Electorales, el dirigente morenista organizó ‘aventones’ para trasladar a ciudadanos a las urnas para que votaran.

En su artículo 7, dicha ley establece que quien “organice la reunión o el transporte de votantes el día de la jornada electoral con la finalidad de influir en el sentido del voto” se puede hacer acreedor a un castigo de entre 50 y 100 días de multa y prisión de seis meses a tres años.

Además, los delitos electorales son considerados graves y ameritan prisión preventiva oficiosa, gracias a una reforma impulsada por la actual administración.

“La ley es muy clara: el transporte colectivamente a electores para llevarlos a votar con el propósito de incidir en el sentido de su voto es un delito, y es un delito grave; entonces, yo espero que ningún funcionario ni ninguna persona esté incurriendo en esos delitos. Estaremos atentos si llega alguna denuncia en ese sentido. Esa ley (General de Delitos Electorales) está vigente hasta donde yo me acuerdo, y quien viole la ley, en un Estado de derecho, hay que aplicársela”, afirmó Córdova en conferencia de prensa.

Por la tarde, la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral del INE dio vista a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE), de la FGR, para que investigue la actuación de Delgado.

Con información de Arturo Ascención.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.