¿Trump suaviza su discurso antiinmigrante? Dice que buscará una solución para los dreamers
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP Archivo

¿Trump suaviza su discurso antiinmigrante? Dice que buscará una solución para los dreamers

El presidente electo de EU parece haber suavizado su discurso en contra de los inmigrantes ilegales, pero sus asesores dicen que no hay cambio.
AP Archivo
Por AP
8 de diciembre, 2016
Comparte

La aparente disposición de Donald Trump a “buscar alguna solución” al tema de los jóvenes traídos ilegalmente al país cuando eran niños está dividiendo a su propio partido Republicano, resaltando lo difícil que será para el Congreso tomar medidas relacionadas con la inmigración ilegal, incluidas la construcción de un muro en la frontera con México y el status de los dreamers.

Para complicar las cosas, los asesores del presidente electo intentaron dar marcha atrás con sus comentarios apenas fueron publicados, y un integrante de su equipo de transición que exigió anonimidad negó que Trump haya cambiado su política hacia la inmigración ilegal.

En su campaña electoral Trump prometió mano dura hacia los extranjeros que están en el país sin autorización y “cancelar de inmediato” los programas del presidente Barack Obama que dejaron en suspenso la deportación de más de 700 mil  dreamers.

Pero en una entrevista publicada el miércoles por la revista Time, que lo acaba de nombrar “Persona del Año”, Trump suavizó un poco su postura.

“Vamos a buscar una solución que deje contentos y orgullosos a todos”, expresó. “Fueron traídos a una edad muy joven, trabajaron, fueron a la escuela. Algunos fueron buenos estudiantes. Algunos tienen muy buenos trabajos. Y se encuentran en una especie de tierra de nadie, en la que no saben lo que va a pasar”.

Trump no dio detalles y Time indicó que no se desdijo de su compromiso de anular las órdenes ejecutivas de Obama.

Los republicanos que quieren resolver el tema de los dreamers vieron con buenos ojos la nueva postura de Trump.

“Me siento aliviado por sus comentarios y creo que la gente en mi distrito y en todo el país también se va a sentir aliviada”, expresó el representante Mike Coffman, republicano de Colorado. “Obviamente los dreamers son una parte del problema y espero que hagamos algo más. Pero pienso que esa es la prioridad”.

Los comentarios de Trump cayeron bien asimismo entre algunos demócratas, que han estado presionando a Obama para que perdone a los dreamers para protegerlos de cualquier cambio de política que pueda adoptar Trump.

Entre quienes postulan una línea dura hacia la inmigración ilegal, en cambio, las declaraciones de Trump hicieron sonar campanas de alarma.

“Tenemos la obligación de hacer que vuelva a imperar la ley y no puedes hacer eso mientras premias a quienes la violan”, se quejó el representante Steve King. “Está en juego el principio de que hay que respetar las leyes. Espero que prevalezca la prudencia”.

Dado que los dreamers deben revalidar su DACA, como se llama al programa que deja en suspenso sus deportaciones, Trump podría dejarlo sin efecto de hecho, sin hacer nada, simplemente no aprobando las solicitudes de renovación. Pero un integrante del equipo de transición, que pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar del tema, restó importancia a los comentarios de Trump y dijo que la promesa de anular las órdenes ejecutivas seguía vigente.

Obama tomó esas medidas porque el Congreso no aprobaba una legislación que permitiese a los dreamers regularizar su situación.

Poco después, en el 2013, el Senado aprobó una iniciativa bipartidista, pero el proyecto se estancó en la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos. Obama amplió luego el programa de alivio inmigratorio, cobijando también a inmigrantes con hijos nacidos en Estados Unidos, pero ese proyecto está en el aire, bloqueado por los tribunales.

El Congreso no aprobó una reforma a las leyes de inmigración en los ocho años de gobierno de Obama y resta por verse si podrá hacerlo con Trump en la Casa Blanca, a pesar de las promesas del magnate de construir un muro a lo largo de la frontera con México y de expulsar a los inmigrantes con antecedentes penales. Trump podría tomar algunas medidas por cuenta propia, pero necesitaría el apoyo del Congreso para imponer cambios profundos en la política inmigratoria, incluidas protecciones permanentes para los dreamers.

Los senadores Lindsey Graham, republicano, y Dick Durbin, demócrata, planeaban presentar un proyecto el jueves abordando el caso de los dreamers.

Los republicanos de la cámara baja quieren una reforma sobre seguridad en la frontera que cumpla con las promesas de Trump de construir un muro a lo largo de los 3.200 kilómetros (2.000 millas) de la frontera mexicano-estadounidense. Sin embargo, algunos legisladores y el propio Trump ya han empezado a hablar de instalar vallas más que muros o “muros virtuales” en partes de la frontera.

Por otro lado, es previsible que, incluso si la Cámara de Representantes aprueba un proyecto de ley enfocado en la seguridad fronteriza, la iniciativa tropiece con la oposición de los demócratas en el Senado si no contempla medidas para resolver al status de unos 11 millones de inmigrantes que se cree viven en el país sin permiso de residencia. Los republicanos no quieren saber nada de eso.

Las diferencias hacen pensar que, a pesar de la relevancia que tuvo la inmigración ilegal en la campaña presidencial, es bastante probable que siga sin hacerse nada en el Congreso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los 'hijos de Chernóbil': qué revela el primer estudio genético de los descendientes afectados por el accidente nuclear

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia se ha resuelto, 35 años después.
23 de abril, 2021
Comparte

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia parece haber encontrado una respuesta, 35 años después.

Cuando el reactor número cuatro de la central de Chernóbil explotó en la madrugada del 26 de abril de 1986, la ciudad del norte de Ucrania se volvió un pueblo fantasma y la vida de decenas de miles de personas quedó marcada por el desastre atómico.

Desde entonces, muchos de los sobrevivientes han tenido que lidiar con enfermedades vinculadas a la radiación a la que se vieron expuestos y con la incertidumbre de qué podría pasar con sus descendientes, los llamados “hijos de Chernóbil“.

Y es que una de las preguntas que ha inquietado por décadas tanto a científicos como a sobrevivientes es si los efectos de la radiación nuclear podría pasar a los descendientes.

Ahora, por primera vez, un estudio genético ofrece luces sobre el asunto y sus resultados acaban de ser publicados en la revista Science.

La investigación, dirigido por la profesora Meredith Yeager, del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de EE.UU., se centró en los hijos de los trabajadores que se alistaron para ayudar a limpiar la zona altamente contaminada alrededor de la planta de energía nuclear (los llamados liquidadores).

También fueron estudiados los descendientes de los evacuados de la ciudad abandonada de Pripyat y otros asentamientos en un radio de 70 km alrededor del reactor.

A los participantes, todos concebidos después del desastre y nacidos entre 1987 y 2002, se les examinó el genoma completo.

Y el resultado fue una sorpresa para muchos de los implicados.

Los resultados

El estudio no halló un “daño adicional al ADN” en los niños nacidos de padres que estuvieron expuestos a la radiación de la explosión de Chernóbil antes de ser concebidos.

“Incluso cuando las personas estuvieron expuestas a dosis relativamente altas de radiación, en comparación con la radiación de fondo, no tuvo ningún efecto en sus futuros hijos”, le explicó la profesora Gerry Thomas, del Imperial College de Londres, a la periodista de la BBC Victoria Gill.

Thomas, que ha pasado décadas estudiando la biología del cáncer, en particular los tumores que están relacionados con el daño de la radiación, explicó que este estudio fue el primero en demostrar que no existe un daño genético heredado tras la exposición a la radiación.

“Hay muchas personas que tenían miedo de tener hijos después de las bombas atómicas . Y también personas que tenían miedo de tener hijos después del accidente en Fukushima, porque pensaban que su hijo se vería afectado por la radiación a la que estaban expuestos”, recuerda.

"Liquidadores"

Getty Images
Los “liquidadores” eran personal llamado para ayudar con las operaciones de limpieza después del desastre.

“Es muy triste. Y si podemos demostrar que no hay ningún efecto, con suerte podemos aliviar ese miedo”, agrega.

Thomas no participó en el estudio, aunque ella y sus colegas han llevado a cabo otra investigación sobre los casos de cáncer relacionados con Chernóbil.

Su equipo ha estudiado el cáncer de tiroides, porque se sabe que el accidente nuclear causó unos 5.000 casos, la gran mayoría de los cuales fueron tratados y curados.

El estudio

Uno de los investigadores principales de la investigación, Stephen Chanock, también del NCI, le explicó a la BBC que el equipo de investigación reclutó familias enteras para que los científicos pudieran comparar el ADN de la madre, el padre y el niño o la niña.

“Aquí no estamos viendo lo que les sucedió a esos niños que estaban en el momento del accidente; estamos viendo algo llamado mutaciones de novo“.

Estas son nuevas mutaciones en el ADN: ocurren al azar en un óvulo o espermatozoide. Dependiendo de en qué parte del mapa genético de un bebé surja una mutación, podría no tener ningún impacto o podría ser la causa de una enfermedad genética.

“Hay entre 50 y 100 de estas mutaciones en cada generación y son aleatorias. De alguna manera, son los componentes básicos de la evolución. Así es como se introducen nuevos cambios en una población”, explica Chanock.

Escena de la serie

SKY UK LTD/HBO
En la ciudad de Pripyat vivían más de 50.000 personas.

“Observamos los genomas de las madres y los padres y luego al niño. Y pasamos nueve meses más buscando cualquier señal en el número de estas mutaciones que estuviera asociada con la exposición de los padres a la radiación. No encontramos nada”.

Esto significa, dicen los científicos, que el efecto de la radiación en el cuerpo de los padres no tiene ningún impacto en los hijos que conciban en el futuro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.