El poder adquisitivo de los mexicanos se ha reducido 11% en el sexenio de Peña
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El poder adquisitivo de los mexicanos se ha reducido 11% en el sexenio de Peña

Un trabajador que gana el salario mínimo sólo puede comprar un 33% de los alimentos básicos necesarios para vivir, pues su poder adquisitivo ha caído.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
2 de enero, 2017
Comparte

Con el aumento en el precio de la gasolina a partir del 1 de enero de 2017, el Banco de México pronosticó el viernes pasado que habrá mayor inflación. Esto quiere decir que aun cuando en diciembre se anunció un aumento al salario mínimo —que pasó de 73.04 a 80.04 pesos—, debido el incremento en los precios al arranque de este año, no alcanzará para más.

Datos sobre salario mínimo, inflación y precios de productos básicos acumulados por el Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM muestran cómo el poder adquisitivo de los mexicanos se ha reducido 11.1% sólo en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto (2013-2016).

Según el registro de precios en México de finales de 2016 —cuando el salario mínimo era de 73.04 pesos—, la Canasta Alimenticia Recomendable, que incluye alimentos para una familia de hasta dos adultos y dos menores, tenía un costo acumulado de 218.06 pesos por día. Esto quiere decir que un trabajador que gane el mínimo sólo podía comprar un 33% de los alimentos básicos necesarios.

En enero de 2013, cuando Peña Nieto tomó protesta como presidente de México, el salario mínimo era de 64.76 pesos y la Canasta Alimenticia tenía un precio de 171.86 pesos.

Aunque en términos nominales hay un aumento de 12.8% en el salario mínimo, como los precios incrementaron hasta el cierre del año pasado 26.9% debido a la inflación, en realidad, alcanza para menos. Sólo en los últimos tres años se ha perdido el 11.11% del poder adquisitivo del salario.

En 1990, por ejemplo, un salario mínimo era suficiente para comprar la Canasta Alimenticia Recomendable; al cerrar 2016 con ese salario sólo se puede comprar un tercio.

Para 2017 se puede encarecer todavía más el poder adquisitivo y la capacidad de consumo de los mexicanos.

30 años a la baja

El ingreso de las familias mexicanas ha aumentado, según el salario mínimo, hasta 1,129% desde 1987.

Pero debido a la inflación o a cómo se han incrementado los precios de los bienes de consumo, el poder adquisitivo ha ido a la baja. Ese aumento salarial no se ha reflejado en poder comprar más.

También en treinta años, la Canasta Alimenticia subió su costo 5,800%. No sólo cuesta 58 veces más de lo que costaba hace tres décadas si no que, en comparación con el salario mínimo, el monto que se usaba en 1987 para comprar 1.5 Canastas Alimenticias, hoy alcanza para 0.33.

Según el acumulado de datos del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM si lo vemos por producto, el comparativo sería así:

-Fríjol. Su precio ha aumentado 45 veces. Si en 1987 se compraba con el salario mínimo once kilos, el año pasado sólo alcanzó para dos kilos.

-Tortilla. Ahora cuesta 8,814% más. Con el salario mínimo hace tres décadas se compraban 54 kilos y en 2016 con el mismo monto alcanzó para 6kg.

-Pan. Cuesta 63 veces más. De comprar 215 bolillos con el salario mínimo en 1987, ahora sólo alcanza para 46.

-Huevo. Hace treinta años podías comprar 9 kilogramos con el salario mínimo y en 2016 sólo 3 kilos. El precio aumentó 34 veces.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

En qué se diferencia la pérdida de olfato y gusto por COVID de la producida por un resfriado

La COVID-19 difiere de las típicas enfermedades respiratorias en varios aspectos, incluyendo la forma en la que impacta sobre el sentido del olfato y el del gusto.
19 de agosto, 2020
Comparte

La pérdida del olfato que puede acompañar al coronavirus es única y muy diferente a la que puede experimentar alguien afectado por un fuerte resfriado o gripe, dicen investigadores europeos que han estudiado el tema.

Por ejemplo, cuando los pacientes con covid-19 tienen pérdida del olfato, esta tiende a ser repentina y grave.

Y, por lo general, tampoco tienen la nariz tapada, ni moquean. De hecho, la mayoría de las personas con coronavirus aún pueden respirar libremente.

Otra cosa que distingue a la enfermedad es que provoca una pérdida “total” del sentido del gusto.

Es decir, el coronavirus no simplemente reduce la capacidad de distinguir los sabores por la afectación del sentido del olfato, explican los investigadores en la revista Rhinology.

Los pacientes con coronavirus con pérdida del gusto realmente no pueden diferenciar entre amargo o dulce, afirman.

Los expertos sospechan que esto se debe a que el SARS-CoV-2 afecta a las células nerviosas directamente involucradas con el olfato y el gusto.

https://www.youtube.com/watch?v=Xs_NI20P8DE

Los principales síntomas del coronavirus son:

• alta temperatura

• tos nueva y continua

• pérdida del olfato o el gusto

En países como Reno Unido la recomendación es que cualquiera que tenga estos síntomas debe aislarse y hacer arreglos para que le practiquen una prueba para verificar si tiene el virus.

Los otros habitantes de la casa también deben aislarse para evitar una posible propagación.

La investigación sobre el olfato

Para averiguar más sobre el impacto del coronavirus sobre el sentido del olfato, el investigador principal del estudio publicado en Rhinology -el profesor Carl Philpott, de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido- llevó a cabo pruebas de olfato y gusto en 30 voluntarios.

De estos, 10 tenían covid-19, 10 padecían de fuertes resfriados y 10 eran personas sanas, sin síntomas de resfriado o gripe.

Mujer con mascarilla huele una flor

Getty Images
En la mayoría de los casos, la pérdida de gusto y olfato es reversible.

La pérdida del olfato fue mucho más profunda en los pacientes con covid-19.

Estos también fueron menos capaces de identificar los olores y no podían distinguir para nada entre sabores amargos o dulces.

“Realmente parece haber características que distinguen al coronavirus de otros virus respiratorios“, destacó Philpott, quien trabaja con la organización benéfica Fifth Sense, que ayuda a personas con trastornos del olfato y el gusto.

“Esto es muy emocionante porque significa que las pruebas de olfato y gusto podrían usarse para discriminar entre pacientes con covid-19 y personas con un resfriado o una gripe normal”, dijo.

Niño oliendo un limón de manos de su padre

iStock
Según Philpott, pruebas de olfato caseras podrían ayudar a distinguir entre gripe y covid-19.

Según el científico, la gente podría hacer sus propias pruebas de olor y sabor en casa usando productos como café, ajo, naranjas, limones y azúcar.

Pero también hizo hincapié en que las pruebas de diagnóstico con hisopos de garganta y nariz siguen siendo esenciales si se teme haber sido infectado por el coronavirus.

Según Philpott, en la mayoría de las personas que se recuperan del coronavirus el sentido del olfato y el gusto regresan después de unas pocas semanas.

Punto de entrada

El profesor Andrew Lane es un experto en problemas de nariz y sinusitis en la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, y ha estado tratando de comprender cómo el coronavirus podría causar la pérdida del olfato.

Para ello él y su equipo han estudiado muestras de tejido de la parte posterior de la nariz, identificando niveles extremadamente altos de una enzima que estaban presentes únicamente en el área responsable del olfato.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

Se cree que esta enzima, llamada ACE-2 (enzima convertidora de angiotensina II), es el “punto de entrada” que permite que el coronavirus ingrese a las células del cuerpo y cause una infección.

La nariz es uno de los lugares donde Sars-CoV-2, el virus que causa la covid-19, ingresa al cuerpo.

“Ahora estamos haciendo más experimentos en el laboratorio para ver si el virus realmente está usando estas células para acceder e infectar el cuerpo”, dijo el profesor Lane luego de publicar sus hallazgos en el European Respiratory Journal.

“Si ese es el caso, es posible que podamos abordar la infección con terapias antivirales administradas directamente por la nariz“, agregó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.