Lo perdimos todo: la angustia de los cubanos varados en México que ya no pueden entrar a EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Lo perdimos todo: la angustia de los cubanos varados en México que ya no pueden entrar a EU

La eliminación de la política de "pies secos, pies mojados" que permitía la entrada de cubanos a EU sin visado derrumbó las ilusiones de los habitantes de la isla que estaban a unos días de llegar al territorio estadounidense.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
13 de enero, 2017
Comparte

“Lo perdimos todo. ¿Qué esperanzas puedo tener si no podemos ir a Estados Unidos?”, se pregunta, angustiado, el cubano José Enrique Manresa.

El hombre, de 47 años, se acaba de enterar de que, ocho días antes de terminar su gobierno, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, puso fin a los privilegios migratorios de los cubanos,quienes podían quedarse en EE.UU. sin necesidad de visado.

Ocho días en los que José Enrique esperaba lograr pisar suelo estadounidense, luego de viajar 48 días por Sudamérica, Centroamérica y México junto a su hija, Arianne.

De nada nos valió toda la travesía que hicimos, arriesgándonos en la vida, en la salud”, le dice Manresa a BBC Mundo vía telefónica desde albergue “Jesús, el Buen Pastor” de Tapachula, en sureste de México.

Manresa estaba ahí, con otros 20 cubanos, cuando se enteró de la noticia.

José Enrique Manresa                       José Enrique Manresa salió de la provincia de Matanzas, donde vendió su casa y sus electrodomésticos para reunir dinero y llegar a EE.UU. con su hija Arianne.

Hay una tristeza enorme. Nadie comió hoy. Todo el mundo está llamando a su familia, desesperados. Llamamos a los familiares que tenemos en Cuba y están dando gritos”, le cuenta a BBC Mundo.

La desesperación se da porque, a partir de este jueves, los cubanos ya no tendrán el derecho de ingresar a suelo estadounidense sin visado y optar a la residencia legal después de un año, como se los permitía una orden presidencial vigente desde la década de 1990.

“Tuve que vender todo”

Manresa, quien egresó de la universidad como licenciado en Economía y Finanzas, explica que ha trabajado desde los 22 años, siempre para el Estado cubano.

Pero luego de 25 años de trabajo, su salario mensual como encargado de cinco almacenes de una empresa refresquera cubana, en la provincia de Matanzas, apenas equivale a US$20.

Migrantes atraviesan el río Suchiate que divide a México y GuatemalaLos migrantes pagan a “coyotes” por llevarlos por arriesgados pasos a través de las fronteras. Muchos de ellos sufren la violencia de las bandas de trata de personas y abusos de autoridades.

Como miles de cubanos, decidió salir de la isla para llegar a EE.UU. a través de un largo y riesgoso trayecto por el continente americano hasta la frontera sur estadounidense.

“Tuve que vender todo, mi casa, mis electrodomésticos, y me quedé con deudas”, dice de los US$10.000 que reunió para poder salir con su hija de Cuba.

Llegó a Guyana Británica, desde donde pagó todo el dinero que tenía a “coyotes”, las personas que movilizan a inmigrantes a través de las fronteras, para poder avanzar por Brasil, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala y México.

“Por ríos, cruzando por montañas, pasando hambre, frío, mojados, caminando días, por piedra, por laderas, con mucho peligro”, describe Manresa su peligrosa travesía.

Albergue Jesús, el Buen Pastor de Tapachula
El albergue “Jesús, el Buen Pastor” en Tapachula, México, es uno de varios refugios en la frontera con Guatemala en donde los migrantes son recibidos mientras esperan una vía legal para transitar por el país.

En su camino vio el cadáver de un muchacho de unos 25 años. También supo de una cubana que perdió a su niña al cruzar el río y ella también murió al tratar de rescatarla.

Y dice que tanto policías como “coyotes” hacen que los migrantes pierdan su dinero y se pierdan entre sí, pues de un grupo de unos 150 cubanos que hubo en un momento viajando a México, a Tapachula solo llegaron juntos una veintena.

Es una “represalia”

Para muchos cubanos una travesía que dura normalmente pocas semanas, termina tardando meses al quedar varados en las fronteras de Centro y Sudamérica, donde las autoridades también han ajustado sus leyes para evitar la llegada masiva de migrantes de la isla.

Migrante cubano varado en la frontera entre Nicaragua y Costa RicaDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionMuchos cubanos han quedado atrapados en las fronteras americanas.

El problema se agudizó durante 2015 y 2016, cuando miles salieron de la isla temiendo que la normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba, iniciada en 2015, derivara en la eliminación de su privilegio de entrada, lo que finalmente se dio este jueves.

La Habana había señalado durante años a la política de EE.UU. como promotora de una fuga de cerebros e incentivo a la inmigración ilegal, la cual anima a los cubanos a arriesgar sus vidas y escapar por terceros países o por el mar en balsas improvisadas.

Estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. muestran que, mientras en 2014 habían entrado al país menos de 25.000 cubanos, en 2016 habían ingresado más de 45.000.

De ellos, poco más de 41.000 lo hicieron a través de la frontera estadounidense con México.

Migrantes cubanos aguardan en un albergue de PanamáCasi el 90% de los cubanos que entraron a EE.UU. en 2016 optaron por cruzar por la frontera norte de México que por mar en el estrecho de Florida.

Manresa llegó este jueves a Tapachula, donde le dijeron que había unos 600 cubanos esperando un permiso migratorio para viajar por el país hacia Estados Unidos, pero la noticia de este día desplomó sus ilusiones.

“Obama, porque ya se va, toma de repente la idea de derogar una ley que lleva muchos años y que ha favorecido a muchos cubanos. Pienso que se enojó con los cubanos, que es una represalia”, dice sobre el voto cubano-estadounidense que favoreció al republicano Donald Trump en la elección presidencial de 2016.

De la venta de su casa y sus posesiones y los préstamos para reunir los US$10.000, en Tapachula solo le queda a él y a su hija “una muda de ropa y un par de zapatos”, por lo que la desesperanza está en su contra.

“Una deportación sería ir a un centro de reclusión (en Cuba) sin haber hecho daño a nadie. No sabemos nada, no sabemos qué vamos a hacer“, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La turista británica que salvó a su hermana gemela de un cocodrilo que la atacó en México

Georgia Laurie conversó con la BBC sobre el paseo por una laguna que acabó con el ataque de un cocodrilo y sobre cómo logró salvarle la vida a su hermana gemela.
12 de junio, 2021
Comparte

Como muchas historias de terror, la de Georgia Laurie comenzó de manera bastante inocente.

En un albergue en un rincón de Puerto Escondido, México, Georgia está sentada, recién salida del hospital, jugando con su teléfono y rodeada de compañeros mochileros, tratando de entender lo que le ocurrió en los últimos días.

Ciertamente, es material de pesadillas.

Ella y su hermana gemela Melissa, de Berkshire, en el sur de Inglaterra, decidieron unirse con algunos amigos a un paseo en bote por la cercana laguna de Manialtepec. Es un lugar inquietantemente hermoso, un sitio de una belleza natural virgen, con manglares repletos de la rica vida silvestre y aves.

Sin embargo, sus aguas poco profundas también son el hábitat natural de cocodrilos y, sin que el grupo lo supiera, está es la temporada cría.

“Era pelear o huir”

“De hecho, le dije al guía, ‘esto parece un lugar donde los cocodrilos hacen su hogar'”, me dijo Georgia con una sonrisa irónica. El vendaje ajustado con fuerza alrededor de su muñeca es evidencia de que tenía razón.

El guía -aparentemente un ciudadano alemán que no estaba registrado con la autoridad de turismo y que huyó desde entonces- insistió en que era seguro nadar.

Mientras el grupo disfrutaba de un chapuzón en el fresco de la tarde (no en la medianoche como se informó inicialmente), Melissa fue repentinamente arrastrada bajo el agua.

Georgia

Georgia Laurie
Melissa ahuyentó al cocodrilo que atacó a su hermana dándole golpes en el hocico.

“Fue aterrador, ¿no?”, dice Georgia volviéndose hacia otras personas del grupo que estaban allí, quienes asienten con la cabeza.

En lo que un conservacionista local me dijo que probablemente era una hembra de cocodrilo defendiendo a sus crías, el animal atacó a Melissa en tres ocasiones distintas, hiriéndole el estómago y la pierna.

Sin embargo, en lugar de mirar impotente, Georgia entró en acción y golpeó al cocodrilo una y otra vez en el hocico.

“Era pelear o huir”, recuerda, “y uno tiene que pelear por la gente que ama”.

Una de las amigas, Ani, se subió a los manglares y pidió ayuda. Un barco cercano con un grupo de turistas diferente, escuchó los gritos y se acercó.

“Empujé entre la maleza con mi remo”, dice Lalo Escamilla, el barquero y ornitólogo local que se metió en las aguas poco profundas para ayudar a las gemelas.

Laguna

BBC
El grupo no estaba al tanto de que la laguna está habitada por cocodrilos.

Lalo me llevó al lugar donde ocurrió el ataque y me explicó que a los barqueros debidamente entrenados como él les preocupa que las acciones irresponsables de un guía deshonesto puedan dañar sus negocios.

No son guías“, dice de los extranjeros que viven en Puerto Escondido y se acercan a los turistas para ofrecerles viajes baratos en bote, socavando a los lugareños. “No son expertos aprobados por el gobierno federal, no conocen este lugar. Ese es el problema”.

Recuperación

Una vez a bordo, se hizo evidente que las heridas de Melissa ponían en peligro su vida. Además de las laceraciones y los cortes profundos, tenía agua en los pulmones y su muñeca estaba rota. Más tarde desarrollaría sepsis por la ruptura de su intestino.

Lalo Escamilla

BBC
Lalo teme que episodios como estos pongan en peligro el trabajo de los locales que sí conocen la zona y cuentan con permisos legales para ofrecer servicios turísticos.

Tal era la adrenalina que corría por el cuerpo de Georgia que no se dio cuenta de la magnitud de sus propias heridas hasta que llegaron a un hospital privado en la ciudad.

“No fue hasta que la enfermera abrió mi puño para limpiarme la mano que me di cuenta de que también estaba herida”, dijo Georgia. Comprensiblemente, toda su atención había estado centrada en su hermana gemela, quien para entonces había sido puesta en un coma inducido.

Hacer la llamada a sus padres fue el siguiente momento difícil, ya que eran alrededor de las 04:00 de la mañana en Reino Unido.

“Cuando me dijeron que su condición se estaba deteriorando, tuve que avisar mi l familia”.

Melissa y Georgia Laurie

Georgia Laurie
Ambas resultaron heridas en el ataque, pero las heridas de Melissa pusieron su vida en riesgo.

Afortunadamente, Melissa salió del coma. Después conversar con Georgia, ella se fue a visitar a su hermana en el hospital y dice que ya se ve más fuerte.

“Estamos todos tan felices”, me dijo Georgia en un mensaje de texto.

Sin embargo, el camino hacia la recuperación total será largo. Los médicos mexicanos y la embajada británica han sido “geniales”, dice Georgia.

Pero Melissa debe superar sus lesiones físicas y ambas mujeres necesitarán tiempo para lidiar con las consecuencias emocionales y mentales de lo que han pasado.

Georgia dice que está luchando por conciliar el sueño y que las imágenes del ataque continúan llenando sus pensamientos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=N0wyhKC_uok

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.