¿Podrá el presidente Donald Trump cumplir sus principales promesas de campaña?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Podrá el presidente Donald Trump cumplir sus principales promesas de campaña?

Donald Trump es el presidente con el menor margen de aprobación en los últimos 24 años. ¿Podrá cumplir su agenda y revertir esa mala imagen?
AP
Por BBC Mundo
21 de enero, 2017
Comparte

Ya pasó el tiempo de las primarias republicanas, la guerra verbal con su rival demócrata Hillary Clinton y la áspera transición presidencial junto a Barack Obama. Ahora a Donald Trump le toca gobernar.

El que hasta ahora era hombre de negocios y protagonista de programas de telerealidad, preside desde este viernes un país de más de 300 millones de personas, considerado la nación más poderosa del planeta.

En la campaña electoral, y en las semanas que siguieron a su sorprendente victoria sobre Clinton, Trump expuso sus principales objetivos de gobierno, aunque en líneas generales y sin dar muchos detalles.

En las semanas, meses y años que vienen, seremos testigos de los progresos de la agenda que presentó ante los electores.

No olvidemos que su predecesor, Barack Obama, también se trazó muchos objetivos que al final pudo cumplir.

¿Cómo le irá a Trump?


¿Cómo están sus márgenes de aprobación?

Donald Trump jura sobre dos Biblias como presidente de Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenAP
Image captionEl momento en que Donald Trump jura sobre dos Biblias como presidente de Estados Unidos.

Podemos decir que el período de transición que concluyó con el juramento de Trump este 20 de enero fue particularmente tumultuoso para el republicano.

Desde su triunfo se vio envuelto en polémicas y críticas sobre posibles conflictos de intereses en sus selecciones de gabinete, informes de inteligencia sobre el papel de Rusia en las elecciones y cuestionamientos ante su falta de trayectoria política.

Trump y su equipo hicieron todo lo posible para despejar las posibles dudas sobre su figura, pero parece que tantos cuestionamientos finalmente afectaron su popularidad entre los estadounidenses.

Las encuestas sugieren que el índice de aprobación de Trump como presidente electo es mucho menor que el de sus tres predecesores más recientes.

Trump llega al 44%. Su inmediato antecesor disfrutaba del 83% de apoyo.

¿Esto importa? Quizás no, por ahora.

Porcentajes de popularidad

Los republicanos controlan tanto la Cámara de Representantes como el Senado, así que en teoría puede seguir su agenda legislativa sin preocuparse demasiado por su popularidad.

Pero para hacer eso tendrá que mantener a sus colegas republicanos cerca, y su estilo impredecible y agresivo podría jugarle en contra.

Trump ya respondió a las encuestas de aprobación asegurando que están “manipuladas contra él”.

Añadió que las realizan los mismos “que hicieron las falsas encuestas electorales“.

Pero si su calificación sigue siendo baja en doce meses, se puede esperar que surjan voces disidentes entre los congresistas de su partido preocupados por las elecciones legislativas de mitad de mandato.


¿Cuánto cambiará la economía?

Cuando Barack Obama se convirtió en presidente en 2009, Estados Unidos se encontraba en medio de su peor recesión desde la década de 1930 y en su primer mes la economía perdió 800.000 empleos.

Sin embargo, a pesar de algunas caídas en 2009, la economía de Estados Unidos tuvo su período de creación de empleo más prolongado bajo la administración Obama.

En diciembre de 2016, Obama alcanzó la marca de 75 meses consecutivos de crecimiento laboral en Estados Unidos.

Crecimiento de empleo

A pesar de esos números favorables, los críticos de Obama señalaron que la recuperación fue débil.

Muchos de los seguidores de Donald Trump, especialmente en las antiguas regiones industriales de Estados Unidos, votaron por él porque sintieron que el exmandatario demócrata los había descuidado.

Trump, en cambio, prometió derrumbar las “regulaciones destructivas” y crear 25 millones de nuevos puestos de trabajo durante la próxima década.

Donald Trump levanta los pulgaresDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionSi bien Trump dejó en claro cuáles eran los temas que más le interesaban, no entró en muchos detalles de su plan de gobierno.

El flamante presidente alegó permanentemente que los empleos estadounidenses fueron llevados a otros países, especialmente en el sector de manufactura.

En los siguientes cuatro años podremos ver los avances o retrocesos de Trump a través del informe mensual de empleos.

También el mundo estará atento a otros indicadores económicos, como el crecimiento del PIB y la deuda nacional, además de las reacciones de los mercados a sus políticas.


¿Qué pasará con el sistema sanitario?

La salud pública será una prueba temprana para el presidente Trump y el Partido Republicano.

El mandatario estadounidense manifestó repetidamente que espera que el Congreso “derogue y reemplace” la La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare, y ya se dieron los primeros pasos para lograrlo.

Lo que no se conoce con precisión es cómo será ese reemplazo del que tanto hablaba Trump en la campaña.

El mandatario afirmó que su plan proporcionará un “seguro para todos”, pero los líderes republicanos del Congreso prefieren hablar de “acceso universal” en lugar de “cobertura universal”.

Michelle Obama, Melania Trump, Donald Trump y Barack ObamaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionel presidente Obama logró reducir el número de estadounidenses sin seguro hasta el 8,6% de la población a principios de 2016.

Es una señal de que el nuevo presidente y sus colegas en el Congreso no están del todo sincronizados en el tema.

Con sus políticas, el presidente Obama logró reducir el número de estadounidenses sin seguro hasta el 8,6% de la población a principios de 2016.

Sin embargo, Obamacare enfrentó varios problemas a lo largo del camino y los aumentos recientes en el precio de los seguros médicos permitieron a los republicanos señalar al plan de salud pública del expresidente como un fracaso.

Ahora que tienen un control significativo del Congreso, la probabilidad de que la política sea suprimida aumentó.

El riesgo que corren los republicanos y Trump es la enorme reacción contraria que se puede producir si no se reemplaza a Obamacare con otro plan efectivo y de amplio alcance.

Un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (no partidista) estimó que 18 millones de personas podrían perder su seguro dentro de un año y 32 millones hasta 2026 si el Congreso deroga la La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible sin tener un nuevo sistema en marcha.


¿Trump cortará la inmigración ilegal?

La inmigración fue tal vez el tema principal de Donald Trump durante la campaña electoral y el foco principal del discurso que dio en junio de 2015, cuando anunció su candidatura ante un mundo de escépticos.

Para detener el flujo de migrantes mexicanos ilegales, el entonces candidato prometió construir un “bello” muro a lo largo de la frontera de más de 3.000 kilómetros y hacer que México pague por él.

Ya hay algunas barreras en varios puntos de la línea fronteriza que comparten EE.UU. y los mexicanos, pero Trump insiste en su particular “gran muralla”.

Los constantes y agresivos dichos de Trump contra los migrantes ilegales hacen que suene que éstos la tuvieron fácil bajo el mandato de Obama, pero hay algunas cifras que sugieren lo contrario.

Tabla de deportados en los últimos años

Entre 2009 y 2015, el gobierno de Obama deportó a más de 2,5 millones de personas, la mayoría de las cuales habían sido condenadas por algún delito o eran recién llegadas.

Estos números, que superaron a los de su antecesor George W. Bush, hicieron que el expresidente fuera bautizado por algunos como el “deportador en jefe”.

En la campaña, Trump prometió eliminar “a todos los que no están legalmente en Estados Unidos”, que se estima son más de 11 millones.

En los últimos meses redujo en parte aquella pretensión, pero sin renunciar a las deportaciones masivas.

Haga lo que haga, todavía falta tiempo antes de que veamos evidencia clara del efecto que pueda tener la asunción de Trump para los migrantes que desean establecerse en Estados Unidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.