Empresa mexicana vende juguete que incluye un animal muerto; autoridades sugieren no comprarlo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Empresa mexicana vende juguete que incluye un animal muerto; autoridades sugieren no comprarlo

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que, desde los primeros días de enero, el paquete "Biología Plus" de Mi Alegría se encuentra en proceso de análisis por uno de sus componentes: una rana muerta conservada en formol.
Especial
Por Paris Martínez
9 de enero, 2017
Comparte

A través de tiendas departamentales de todo el país, la empresa Algara SA de CV comercializa un juguete denominado “Biología Plus”, dirigido a niños y niñas de 8 años en adelante, y que además de distintos elementos plásticos incluye uno de materia orgánica: una rana muerta conservada en formol.

Los juguetes que elabora Algara SA de CV son popularmente conocidos por su marca comercial, Mi Alegría, y el paquete “Biología Plus”, que además de la rana muerta incluye un bisturí y un microscopio de plástico, que forman parte de su “serie científica”.

Este juguete lleva más de 20 años en el mercado, pero es hasta ahora que la Cofepris investiga sobre la seguridad de su contenido.

La rana en formol, producto tóxico al contacto, ingesta e inhalación. Este juguete está dirigido a niños y niñas de 8 años.

La rana en formol, producto tóxico al contacto, ingesta e inhalación. Este juguete está dirigido a niños y niñas de 8 años.

Consultada en torno a la seguridad de este juguete, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que desde los primeros días de enero, el paquete “Biología Plus” de Mi Alegría se encuentra en proceso de análisis por parte de este organismo, ya que “contiene una sustancia orgánica, el formaldehido, que tiene un proceso de oxidación del metanol y, por lo tanto, es una sustancia tóxica”.

Álvaro Pérez Vega, comisionado de operación sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Santarios, advirtió en entrevista con Animal Político que “estamos recomendando a la ciudadanía que se abstenga de la adquisición de este producto”, ya que “la ingesta del formol, el contacto con la piel, o incluso la inhalación de los gases que emanan de esta sustancia química, pueden representar un riesgo de toxicidad para los niños o niñas que tengan contacto con él”.

El representante de Cofepris subrayó que, aún cuando “las autoridades sanitarias tenemos la facultad de imponer medidas de seguridad de manera inmediata”, en el caso del juguete “Biología Plus” esto no fue necesario, “porque estaríamos generando una alarma, en un momento en el que aún estamos en el análisis del producto”, aunque insisitió en que “nuestra recomendación actualmente sería que se evite este producto”.

El dictamen sanitario del juguete, añadió, concluirá esta semana.

Para saber cómo es producido el juguete Biología Plus, cuál es su finalidad didáctica, así como para conocer el origen y manejo de las ranas que se incluyen en él, tanto vivas como muertas, Animal Político solicitó una entrevista con la empresa Algara SA de CV, sin embargo, no se obtuvo respuesta favorable.

Empaque del juguete "Biología Plus", de Mi Alegría.

Empaque del juguete “Biología Plus”, de Mi Alegría.

Enseñar a despreciar

“Desde los criterios del desarrollo cognitivo y evolutivo de los niños y niñas, este no es un juguete apropiado –explica la doctora Andrea Angulo, especialista en psicología social, salud colectiva, promoción de la salud y terapia familiar orientada a la infancia, cuando se le consulta en torno a Biología Plus–. Me parece que este juguete les enseña a los niños y niñas que los seres humanos tenemos la posibilidad de jugar con las otras especies; que tenemos el control sobre el medio y que podemos hacer con los otros seres vivos básicamente lo que se nos pegue la gana”.

Luego de revisar los componentes de Biología Plus, el envase de vidrio que contiene la rana sin vida, así como los instructivos de disección, la especialista advirtió que la enseñanza no formal que promueve este juguete “tiene implicaciones brutales: enseña que el cuerpo de un ser vivo, aunque sea el de una rana, es algo material, es algo con lo que puedes divertirte, disectar, acuchillar, jalar, tirar a la basura. Es decir, enseña que el cuerpo es algo que no tiene implicación con la vida, que el cuerpo es un objeto”.

Aunque el juguete incluye un “Manual de biología”, dicho documento no orienta a los niños sobre la finalidad de disectar un animal, y en su “Experimento 28”, relativo a la rana en formol, sólo establece una serie de instrucciones para abrirla y desmembrarla, sin objetivo alguno, y en un lenguaje inhumano.

Entre estas instrucciones, están, por ejemplo: “Abre la boca de tu especimen tan ancho como puedas. Si es necesario, corta cada ángulo de la quijada un poco, para que la boca pueda permanecer abierta”, seguida de “coloca el animal en el recipiente de disección, con la panza hacia arriba y la cabeza alejada de ti, y clávalo en la parafina, usando un alfiler a través de cada extremidad, y uno a través de la punta de la quijada”.

Luego de indicar cómo abrir la piel de la rana y remover cada uno de sus órgnaos (sin explicar para qué sirve cada órgano), el experimento 28 concluye diciendo: “Si puedes conseguir otra rana viva o animal más grande, como paloma o conejo, compra cloroformo en la farmacia (no lo respires) empapa un algodón, pónselo en la nariz y la boca, y duérmelo. Ahora ya puedes diseccionarlo”.

La doctora Andrea Angulo calificó como algo “grave” que este tipo de juguetes estén al alcance de la infancia mexicana, ya que “aquello con lo que juegas cuando eres niño o niña, y aquello a lo que juegas, tienen muchas implicaciones sobre quién vas a ser en el futuro: hoy ves a la rana como una cosa, y mañana puede ser un perro, y más adelante puede ser tu prójimo”.

En Youtube, de hecho, existe un video elaborado por tres menores de edad, quienes realizan la disección a la rana que obtuvieron con su paquete Biología Plus.

Luego de descartar la lectura del manual, por “aburrido”, los niños y niñas que participan en el video se dedican a desmembrar entre risas al animal, usando para ello los dedos, sin cobertura alguna.

“Hoy aprendimos algo interesante –se escucha a una niña decir–: Cómo matar algo”.

Ocho minutos después de iniciado el primer corte, tiempo dedicado a arrancarle la piel del animal y hurgar en su interior, de la rana no quedan más que pedazos.

“¿Quién le quiere sacar el ojo?”, se escucha de nuevo, a lo que un niño responde autoproponiéndose, ansioso.

Aunque este juguete señala en su caja que va dirigido a infantes de diez años, el instructivo que lleva en su interior señala claramente que está “recomendado para niños y niñas de 8 años en adelante”.

¿Las ranas tienen derechos?

Desde el año 1999, en México existe una Norma Oficial que establece las “especificaciones técnicas para la producción, cuidado y uso de los animales de laboratorio”.

Dicha Norma (cuya clave es NOM-062-ZOO-1999), reconoce que México enfrenta una “falta de planeación en la producción de animales de laboratorio”, y que las “actividades encaminadas al cuidado, manejo y utilización de animales con fines de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación, pruebas de laboratorio y enzeñanza” se realizan “en forma inadecuada, representando graves daños en el bienestar de los mismos”.

Así, esta Norma Oficial fue establecida para “regular eficientemente las actividades relacionadas con la producción, cuidado, manejo y uso de los animales de laboratorio, a fin de favorecer el bienestar de éstos”.

El organismo encargado de hacer valer esta Norma es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), y por ello, Animal Político consultó a dicha dependencia federal si el juguete “Biología Plus” cumplía con lo establecido por la NOM-062, al presentarse como un juguete científico, que incluye animales para disección.

Al respecto, Antonio Vázquez, director adjunto de información de la Sagarpa, señaló que “los animales que comprende esta Norma son roedores, algomorfos (conejos y liebres), perros y gatos, primates no humanos y porcinos. Pero nunca ranas: las ranas no entran en esta Norma 062-ZOO”.

Cabe destacar que la fábrica de juguetes de Mi Alegría en donde se produce el paquete “Biología plus” opera dentro del territorio de la Ciudad de México, entidad federativa que cuenta con una Ley de Protección a los Animales.

Según esta ley, las ranas de Mi Alegría no pueden considerarse “animales para investigación científica”, ya que éstos sólo pueden entrar en esta categoría si son empleados “por instituciones científicas o de enseñanza superior”.

En todo caso, las ranas que se incluyen en los juguetes “Biología Plus” entran en la categoría de “animal silvestre”, que son, según la Ley de Protección a los Animales en la Ciudad de México, aquellas “especies no domésticas, sujetas a procesos evolutivos, y que se desarrollan en su hábitat, así como poblaciones e individuos de éstas que se encuentran bajo el control del ser humano”.

Según la ley capitalina, “todo animal perteneciente a una especie silvestre tiene derecho a vivir libre”, y advierte que “todo acto que implique la muerte injustificada de un animal es un crimen contra la vida”, mientras que “todo acto que implique la muerte injustificada de un gran número de animales es un crimen contra las especies”.

Entre las preguntas que Animal Político formuló a la empresa Algara SA de CV como parte de esta investigación, la principal es: ¿cuántas ranas han sido empleadas en la producción del juguete “Biología Plus”, desde que salió al mercado?. Sin embargo, no hubo respuesta.

El organismo encargado de hacer valer esta ley en la Ciudad de México es la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), por lo cual, Animal Político solicitó una entrevista con un representante de dicha institución pública, para saber si la fabricación de este juguete cumplía con la Ley de Protección a los Animales.

La PAOT, sin embargo, nunca atendió esta solicitud.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Reforma fiscal en Colombia: tres claves para entender la histórica alza de impuestos a los más ricos y al petróleo

Esta semana se aprobó en el Congreso colombiano la reforma tributaria con la que Gustavo Petro busca mantener la estabilidad económica y cumplir sus ambiciosas promesas sociales. Te explicamos sus principales ejes.
5 de noviembre, 2022
Comparte

Al día siguiente de tomar el poder en Colombia, el gobierno de Gustavo Petro presentó una de las reformas tributarias más ambiciosas de la historia del país.

Este jueves, casi tres meses después, esa reforma fue aprobada por las dos cámaras del Congreso. Aunque sufrió modificaciones impulsadas por la oposición, el grueso de la reforma quedó intacto.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, dijo tras la votación que la ley ayudará a “erradicar el hambre, reducir la pobreza y la desigualdad, al igual que los privilegios de unos pocos, y avanzar frente a la inequidad, una promesa fundamental del gobierno”.

Colombia es uno de los países que menos impuestos recauda entre las economías medias y grandes de América Latina: el Estado ingresa por esta vía un 13% del PIB, mientras el promedio es 16%.

En campaña, Petro propuso una reforma que recaudara 50 billones de pesos (unos 10 mil millones de dólares) adicionales para el Estado, pero el 8 de agosto se presentó una que buscaba recoger la mitad, un 1.8% del PIB.

Finalmente se aprobó una reforma que —de 2023 en adelante— dará 20 billones adicionales al Estado (4 mil millones de dólares), un 1.2% del PIB de más que ayudará a cerrar el enorme déficit fiscal —de 6%— que genera preocupaciones en los mercados internacionales y está detrás, entre otras cosas, de la reciente devaluación del peso colombiano.

Los críticos alegan que la reforma frenará el crecimiento económico y el consumo, y afectará a la inversión extranjera. La oposición logró que se retiraran los impuestos a las iglesias y a las pensiones altas. También consiguió matizar los tributos a los alimentos ultraprocesados.

Ocampo, no obstante, aseguró que esta es la reforma “más liberal de la historia, pero también la más consensuada“.

La próxima semana se espera que el Congreso concilie los textos surgidos de los debates en el Senado y la Cámara de Representantes, y que el presidente sancione la ley.

Estos son los tres grandes ejes de la reforma tributaria con la que Petro busca cumplir sus ambiciosas promesas electorales.

Jose Antonio Ocampo (izquierda) y Gustavo Bolívar (derecha).

EPA
La votación en el Congreso duró tres días esta semana. Sus protagonistas fueron Jose Antonio Ocampo (izquierda) y Gustavo Bolívar (derecha).

1. Impuestos a los hidrocarburos y a los financieros

Petro tiene como prioridad la protección del medio ambiente y cree que su país debe iniciar el camino hacia la energía renovable.

Por eso la principal fuente de este recaudo adicional vendrá de las empresas que producen petróleo y carbón en Colombia.

Y eso genera un resultado quizá paradójico: el Estado será más dependiente de la explotación de recursos naturales a la vez que se puede desincentivar la inversión y exploración de hidrocarburos.

Las empresas petroleras, en todo caso, tendrán dos nuevas obligaciones: sus rentas serán gravadas entre 35% y 60%, dependiendo del precio internacional del crudo, y las regalías que pagan a las regiones donde explotan recursos ya no serán deducidas de sus impuestos.

En el caso de los productores de carbón ocurre igual, con la diferencia de que el impuesto a la renta será de entre 35% y 45%.

Las mineras tampoco verán las regalías deducidas de sus obligaciones de renta.

Además, los impuestos a las empresas financieras, así como los de las hidroeléctricas, aumentarán entre 3% y 5%, con lo que pagarán un total de entre 35% y 40% de su renta.

Ecopetrol

Reuters
La mitad de los ingresos de Colombia viene del petróleo. Un mayor impuesto a los hidrocarburos tiene enormes consecuencias.

2. Impuestos a los más ricos

Colombia es uno de los países más desiguales del mundo. Una de las razones de la victoria de Petro fue que, como senador y como candidato, se mostró como un defensor de la justicia social. Muchos de sus votantes fueron los habitantes de las regiones más pobres del país.

Por eso, el otro grueso de su reforma tributaria se basa en aumentar los impuestos a los más ricos, que en Colombia, en comparación al resto de América Latina, pagan pocos impuestos.

Quienes ganen más de 10 millones de pesos (2 mil dólares) pagarán más.

Las ganancias ocasionales derivadas de ventas o herencias pasarán de pagar del 10% al 15%.

Y quienes tengan patrimonios de más de 2 mil 700 millones de pesos (unos 540 mil dólares) pagarán un equivalente de 0.5%; para los que poseen más de 1 millón y 2 millones de dólares, el porcentaje aumenta a 1% y 1.5%, respectivamente.

El impuesto a los dividendos empresariales también aumentará: quedará en entre 15% y 20%.

El senador Gustavo Bolívar, uno de los principales impulsores de la reforma por parte del oficialista Pacto Histórico, declaró que la ley “no alcanza para sacar a todos los colombianos de la pobreza, pero sí para que vivan dignamente“.

Algunos de los recursos estatales creados por esta reforma estarán destinados, por ley, a planes de asistencia a los más pobres.

Comercio en Colombia

Reuters
La inflación rampante afecta sobre todo a los más pobres en un país ya de por sí desigual.

3. Impuestos a la comida chatarra

Como en muchas partes del mundo, en Colombia la obesidad y la diabetes son una epidemia. Cifras oficiales dicen que la mitad de la población sufre alguna de estas dos condiciones. Al año mueren cerca de 20 mil colombianos por estas razones.

Durante años, los partidos progresistas habían intentado impulsar leyes que combatieran estas problemáticas, a través de impuestos a los alimentos ultraprocesados y a las bebidas azucaradas. Pero el poder de las empresas productoras probó ser más grande que en otros países como Chile, donde este tipo de medidas están en vigor desde hace años.

La reforma tributaria de Petro quiso gravar una gran cantidad de alimentos, muchos de ellos tradicionales en la mesa de los colombianos. Por eso, si bien no son la fuente principal de recaudo, la medida generó una enorme polémica.

Al final, quedaron fuera de la reforma el pan, el bocadillo, la leche, la miel y el salchichón. Y aquellos productos que van para programas asistenciales quedaron exentos.

Sin embargo, aumentarán los impuestos de la carne de hamburguesa, el chocolate, los cereales, las salsas, la pastelería y algunas bebidas con gran contiendo de azúcar.

Jose Antonio Ocampo

Reuters
Ocampo, un reputado profesor de economía en Estados Unidos, es considerado el muro de contención de Petro ante los mercados internacionales.

Gracias a una eficiente campaña mediática de la oposición, la medida entrará en vigor a mediados de 2023 y será progresiva, lo que les dará tiempo a las empresas productoras para adaptarse.

Asimismo, como parte de la iniciativa para defender el medio ambiente, la reforma aumenta el impuesto a los productos de plástico de uso único y el impuesto al uso de carbono.

La situación de la economía colombiana es crítica. Una devaluación del 25% del peso este año es reflejo de la gran vulnerabilidad macroeconómica. El Estado, además, tiene enormes compromisos de deuda externa en los próximos años. El recaudo de la reforma tributaria irá, también, a honrar dichos pagos.

Petro debe mantener la estabilidad económica al tiempo que cumple sus ambiciosas promesas sociales. Parecen objetivos contradictorios que, sin embargo, con esta nueva reforma tributaria, parecen más alcanzables.

Lee: Elecciones en Colombia: Gustavo Petro se impone a Rodolfo Hernández y será el primer presidente de izquierda del país


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.