close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Maltratar animales, rasgo común de futuros agresores, alerta grupo de prevención de la violencia

La venta de juguetes, como Biología Plus, de Mi Alegría, que incluye una rana muerta, incita a los niños a la violencia en vez de generar curiosidad científica, alerta la asociación civil El Muro, dedicada a desarrollar programas para disminuir la violencia social.
Especial
Por Paris Martínez
12 de enero, 2017
Comparte

El juego de biología Mi Alegría, que incluye una rana muerta, no despierta la curiosidad científica de los niños, por el contrario promueve su curiosidad por abrir cuerpos de animales que sirven de juguetes, señala la asociación civil El Muro.

Animal Político informó la semana pasada sobre la fabricación y venta en México de un juguete de la marca Mi Alegría que incluye una rana muerta para su disección.

Patricia Lara – representante de esta asociación que desarrolla programas para disminuir la violencia social, a través de la protección a los animales –señaló en entrevista que en la “escalera” de violencia uno de los peldaños suele ser la agresión contra los animales.

La publicación generó puntos de vista encontrados entre los lectores; algunos se indignaron por la existencia de este producto, mientras que otros expresaron su insatisfacción, al considerar que este juguete no promueve la violencia contra otras formas de vida.

Entre los argumentos de los lectores que criticaron la información destacan, por ejemplo, que “la sensibilidad a verle las tripas a los animales es cuestión de edad. Entre más chico, menos rechazo, y eso no necesariamente te convierte en asesino serial”. Otro comentario fue: “esto es una soberana estupidez. Yo tuve uno (de estos juguetes) cuando niño y entendía perfectamente el propósito de diseccionar la rana. Jamás se supo de niños que mataban animales por haber jugado con esto”.

Lara explicó que problemas de violencia social, como la intrafamiliar, de género, delictiva, así como la homicida o la feminicida, son parte de una cadena de violencia, de la que también forma parte la agresión contra los animales.

“Una escalera de violencia habitual –detalló– se presenta cuando, por ejemplo, el papá llega enfadado a la casa y arremete con la mamá y luego la mamá reproduce ese esquema de violencia con el hijo mayor y él se va contra el más pequeño, y ¿contra quién arremete el más pequeño? Contra la mascota”.

En este esquema de violencia, destacó la integrante de El Muro —que imparte pláticas y desarrolla actividades culturales en centros escolares— “el niño o la niña aprenden que desquitarse con el más débil o con el más pequeño es normal. Es ahí cuando existe un riesgo potencial de que lo que hacen con la mascota o con el animal silvestre se replique luego contra aquellos que este menor considere inferiores en la escuela, o en el propio hogar”.

Un ejemplo concreto de este fenómeno de violencia, detalló Patricia Lara, es el caso del niño de seis años que, en 2015, fue torturado y asesinado en Chihuahua por otros cinco adolescentes (de entre 12 y 15 años al momento de los hechos).

“Vemos un círculo vicioso en el que la violencia hacia los animales permite identificar otros problemas, que van más allá de los animales”.

Entre las actividades preventivas desarrolladas por El Muro, esta agrupación civil mantiene en la actualidad una campaña dirigida a la población del Estado de México, mediante la protección animal.

Violencia

Campaña de El Muro AC, contra la violencia social y hacia los animales.

Es en este contexto, abundó Patricia Lara, la creación y venta de “este tipo de juguetes, como Biología Plus de Mi Alegría, que incluye una rana muerta, incita a los niños no a que tengan curiosidad científica, sino a que tengan curiosidad por abrir cuerpos de seres que murieron sólo para que dichos niños jugaran”.

Concluyó que la fabricación de este juguete podría representar una violación al artículo 49 de la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México, según el cual “ningún particular puede vender, alquilar, prestar o donar animales para que se realicen experimentos en ellos”.

El organismo gubernamental encargado de hacer valer esta ley es la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México, con la cual Animal Político se comunicó desde principios de enero, para saber su postura en torno a la fabricación de este juguete, sin que hasta la fecha se haya obtenido respuesta.

De entre los argumentos expuestos por los lectores, destacó también el de Rocío Moreno, en contra del uso de animales muertos como juguetes, aún cuando la intención pueda ser la promoción del interés científico.

“Yo soy bióloga –explicó Rocío–, y estoy realizando mi maestría, enfocada a la conservación de anfibios. Jamás necesité de un juego para decidir mi vocación. A veces, la simple educación familiar y las herramientas que tenemos (libros, videos, buenos maestros) son suficientes para que desarrolles amor por la vida y la ciencia. Durante la carrera, me di cuenta que todo el conocimiento lo había adquirido por libros, buenas clases y la práctica en la vida real, y me arrepiento de muchas cosas. Matar animales completamente sanos, colocarles electrodos, someterlos a experimentos abrasivos o disecarlos jamás me ayudó a adquirir el conocimiento que tengo de anatomía comparada, taxonomía, evolución, conservación”.

Pero Rocío no sólo compartió su opinión con Animal Político, sino que inició una petición a través de la plataforma Change.org, para demandar la “transformación del kit Biología Plus de la empresa Juguetes Mi Alegría en México”. Si deseas suscribir esta petición pública, puedes hacerlo aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las palabras más hermosas que el maya le regaló al español (y cuáles se usan cotidianamente)

Lo que se conoce como "lengua maya" es en realidad una familia lingüística de 30 idiomas diferentes. Comprenden el extenso territorio del mundo maya que abarca del sureste de México a Honduras. BBC Mundo recoge una lista de palabras de origen maya que se usan comúnmente en español.
Getty Images
14 de mayo, 2019
Comparte

“Mi palabra favorita del maya que se usa en español y que me parece la más linda es chamaco”, cuenta Fidencio Briceño Chel, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia, donde coordina la sección de lingüística.

Chan en maya peninsular significa pequeño. Maák significa persona, continúa con la explicación Briceño.

Y así “chamaco”, es una forma muy linda de llamar a los muchachitos, a las personas pequeñas en México, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Lo que la mayoría conoce como “lengua maya” es en realidad una familia lingüística de alrededor de 30 lenguas diferentes.

Son las que se usan en el extenso territorio del mundo maya, que abarca el sureste de México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.

Vienen de la familia lingüística llamada protomaya y aunque tienen algunas características afines, son completamente distintas entre sí. Algunos de los hablantes de las diferentes lenguas se pueden entender entre ellos, pero no la mayoría.

Pizza.

Getty Images
Un cachito es una parte de algo.

Mayismos lindos

BBC Mundo habló con distintos expertos en lingüística maya para que nos compartieran mayismos, o vocablos de esa lengua que son usados comúnmente por los hablantes del español.

Para Briceño, otro de sus mayismos favoritos es cachito. Es un pedacito, a una parte pequeña de algo.

“Es una onomatopeya. Cuando se rompe algo, por ejemplo un pedazo de madera, suena cach, que es un clasificador de lengua maya para cosas partidas y de ahí se formó la palabra cachito”, dice Briceño.

“Y una vez me sorprendí cuando en argentina oía que a alguien dijo que le iba a dar un patatús“, cuenta.

Explica que es una oración que dicen mucho los mayas.

Patatús es un conjunto de palabras mayas que significa una muerte fingida, un desmayo.

Campeche, es el nombre de un estado en el sureste de México. Pero en maya significa cuatro garrapatas.

“La región era conocida como la de los cuatro reinos de los Peech, que significa garrapata y era un apellido”, explica el lingüista maya.

Ahora, según el diccionario de la lengua española, campechanosignifica “afable, sencillo, que no muestra interés alguno por las ceremonias y formulismos”, que proviene del mismo gentilicio y que es como se definen a si mismos los oriundos de Campeche.

Además, les gusta hacer mezclas, por lo que en la práctica, y según el diccionario, se puede pedir un plato campechano, compuesto por diversos alimentos, o una bebida campechana, que implica que tendrá la mezcla de distintos licores.

El cacao es maya

Para Miguel Güémez, autor del Diccionario breve del español yucateco, el mayismo que más le gusta es cacao.

Cuenta que es una voz de origen maya, que por mucho tiempo se pensó que era náhuatl.

“Gracias a trabajos arqueológicos en distintos lugares de México y Guatemala se encontró el glifo de la palabra cacao. Así muchos expertos tuvieron que aceptar su origen maya”, dice quien es también miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

Además, dice, hace sentido porque esta planta se da en zonas tropicales.

Cacao.

Getty Images
La palabra cacao es de origen maya. Es en zona tropical que se da esta planta, dice Güémez.

Es su favorita porque, además de sus valores nutricionales y que se le conoce como “el alimento de los dioses”, es una voz que se ha utilizado en casi todos los idiomas del mundo con pocas variaciones fonéticas.

Siguiendo con la comida, el experto nombra al pibil. En México se relaciona inmediatamente con la “cochinita pibil”, un guiso de cerdo. Pero en realidad significa “asar bajo tierra y puede ser cualquier alimento”, dice el académico.

Explica que es una manera prehispánica para preparar alimentos y también para conservarlos, que se sigue usando hasta hoy.

También lo es cenote, que es ahora una palabra mundialmente conocida por todos los turistas que visitan la península de Yucatán, donde abundan estas formaciones.

El nombre viene del maya tz’onot que significa pozo o caverna con agua.

Chacmool, como en distintas partes del mundo se le conoce a la figura de una deidad acostada con las rodillas dobladas y una vasija sobre el vientre, viene del maya “aunque en realidad significa jaguar de garra roja”, explica Güemez.

un desmayo.

Getty Images
Patatús para los mayas es una muerte fingida, un desmayo.

Anolar significa disolver algo lentamente en la boca, por ejemplo un dulce o una pastilla. Se diferencia de chupar en que no se usan los dientes.

“En Yucatán es un verbo muy especifico y es una aportación maya al mundo porque es el único verbo y es una de la primeras voces mayas que incorpora el diccionario de la lengua española, hace como 50 años”, cuenta el autor.

“Lengua dulce”

La lengua maya es muy bonita, muy dulce, explica Fidencio Briceño Chel, que también dirige el Centro de capacitación, investigación y difusión humanística de Yucatán.

Dice que la acentuación propia de los yucatecos viene de la maya, que es una lengua tonal.

Chacmol.

Getty Images
Chacmool signfica “jaguar de garra” roja, pero ahora es como se conoce a la figura de una deidad reclinada que porta una vasija.

“Para nosotros es muy importante el tono y puede cambiar mucho”

Por ejemplo cach significa que algo se rompió y caach que se rompió solo.

“Implica que nadie es culpable. Es algo que los lingüistas llamamos voz medio pasiva. Así sucedió o así lo quiso el destino. No eres culpable, ni tu, ni yo, ni nadie”.

Es propio de la cultura maya buscar que las cosas estén tranquilas, en paz. Está en la lengua y en la cultura.


Este artículo fue elaborado para la versión digital de Centroamérica Cuenta, un festival literario que se celebra en San José de Costa Rica entre el 13y el 17 de mayo.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=HT9u-MOrhXU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.