Nominan al Oscar al mexicano Rodrigo Prieto por mejor fotografía; La La Land va por 14 premios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Rodrigo Prieto

Nominan al Oscar al mexicano Rodrigo Prieto por mejor fotografía; La La Land va por 14 premios

Prieto fue nominado por su trabajo en la cinta 'Silence'; en los últimos tres años el premio en esta categoría lo ha ganado el mexicano Emmanuel Lubezki.
Facebook Rodrigo Prieto
Por Redacción Animal Político
24 de enero, 2017
Comparte

Un mexicano peleará nuevamente este año por un premio de la Academia. El mexicano Rodrigo Prieto fue nominado a un Oscar en la categoría de mejor fotografía por su trabajo en la cinta Silence, del director Martin Scorsese.

Este martes la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas anunció este martes las nominaciones para los premios que se entregarán el 26 de febrero y cuyo presentador será Jimmy Kimmel.

La tierna carta de amor a los musicales “La La Land” empató el récord de “Titanic” y “All About Eve” el martes al recibir 14 nominaciones a los premios Oscar.

“La La Land” fue postulada a mejor película y le mereció candidaturas a sus protagonistas Emma Stone y Ryan Gosling y su guionista y director de 32 años, Damien Chazelle.

Las otras aspirantes a mejor película son: “Moonlight”, “Arrival”, “Manchester by the Sea”, “Hell or High Water”, “Lion”, “Fences”, “Hidden Figures” y “Hacksaw Ridge”.

El dramaturgo y músico Lin-Manuel Miranda, de origen puertorriqueño, está nominado a mejor canción por “How Far I’ll Go” de la cinta animada “Moana”.

 

Tras dos años de furor por unos “OscarsTanBlancos (OscarsSoWhite), la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas presentó una lista mucho más diversa de nominados, encabezada por el luminoso retrato de Barry Jenkins sobre el paso a la adultez “Moonlight”, “Fences” de Denzel Washington y “Hidden Figures” de Theodore Melfi.

Esta es la lista completa de los nominados:

Mejor película
La llegada
Fences
Hasta el último hombre
Comanchería
Figuras ocultas
La La Land
Lion
Manchester frente al mar
Moonlight

Mejor director  

Damien Chazelle por La La Land
Mel Gibson por Hasta el último hombre
Barry Jenkins por Moonlight
Kenneth Lonergan por Manchester frente al mar
Denis Villeneuve por La llegada
Mejor actor 
Casey Affleck por Manchester frente al mar
Andrew Garfied por Hasta el último hombre
Ryan Gosling por La La Land
Viggo Mortensen por Captain Fantastic
Denzel Washington por Fences
Mejor actriz 
Isabelle Huppert por Elle
Ruth Negga por Loving
Natalie Portman por Jackie
Emma Stone por La La Land
Meryl Streep por Florence Foster Jenkins
Mejor actor de reparto 
Mahershala Ali por Moonlight
Jeff Bridges por Comanchería
Lucas Hedges por Manchester frente al mar
Michael Shannon por Animales nocturnos
Dev Patel por Lion
Mejor actriz de reparto
Viola Davis por Fences
Naomie Harris por Moonlight
Nicole Kidman por Lion
Octavia Spencer por Figuras ocultas
Michelle Williams por Manchester frente al mar

Mejor guión original

20th Century Women
Comanchería
La La Land
Langosta
Manchester frente al mar

Mejor guión adaptado

La llegada
Fences
Figuras ocultas
Lion
Moonlight

Mejor fotografía

La llegada
La La Land
Lion
Moonlight
Silencio
Mejor montaje
La llegada
Hasta el último hombre
Comanchería
La La Land
Moonlight

Mejor música
Jackie
La La Land
Lion
Moonlight
Pasajeros

Mejor canción original
La La Land: Audition
Trolls: Cant Stop the Feeling
La La Land: City of Stars
Jim: The James Foley Story: The Empty Chair
Vaiana: How Far Ill Go

Mejor diseño de producción 
La llegada
Animales fantásticos y dónde encontrarlos
¡Ave, César!
La La Land
Pasajeros
Mejor diseño de vestuario
Aliados
Animales fantásticos y dónde encontrarlos
Florence Foster Jenkins
Jackie
La La Land
Mejor maquillaje 

Un hombre llamado Ove
Star Trek: Más allá
Escuadrón suicida

Mejores efectos especiales

Marea negra
Doctor Extraño
El libro de la selva
Kubo y las dos cuerdas mágicas
Rogue One: Una historia de Star Wars

Mejor sonido

13 horas: Los soldados secretos de Bengasi
La llegada
Hasta el último hombre
La La Land
Rogue One: Una historia de Star Wars

Mejor montaje de sonido

La llegada
Marea negra
Hasta el último hombre
La La Land
Sully
Mejor película de habla no inglesa

Tanna (Australia)
Bajo la arena (Land of Mine) (Dinamarca)
El viajante (The Salesman) (Irán)
Toni Erdmann (Alemania)
Un hombre llamado Ove (Suecia)

Mejor película animada 
Kubo y las dos cuerdas mágicas
La vida de Calabacín
Vaiana
La tortuga roja
Zootopía

Mejor película documental 
Enmienda XIII
Fuego en el mar
I Am Not Your Negro
Life, Animated
O.J. Made in America
Mejor cortometraje documental
4.1 Miles
Extremis
Joes Violin
Watani: My Homeland
The White Helmets

Mejor cortometraje de animación
Blind Vaysha
Borrowed Time
Pear Cider and Cigarettes
Pearl
Piper

Mejor cortometraje de ficción 
Ennemis Intériurs
La Femme et le TGV
Silent Nights
Sing (Mindenki)
Timecode

Con información de AP.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo nuestro cerebro puede hacernos más pobres (y qué hacer para evitarlo)

Estudios han demostrado que con frecuencia tomamos decisiones irracionales que perjudican nuestra salud financiera. Aquí te contamos algunos de los errores más comunes y cómo evitarlos.
9 de octubre, 2021
Comparte

Estás navegando por una tienda en internet y tienes la tentación de comprar un producto.

Es un poco más caro de lo que permite tu cuenta bancaria, pero se convierte en lo más urgente del mundo en este momento. ¿Qué pasa si el precio sube y pierdes la oportunidad? ¿Y si te quedas sin él?

Siguiendo un impulso, haces los cálculos en tu cabeza y decides comprar. Ni siquiera necesitas ingresar el número de tarjeta, que ya está guardado en el navegador de la computadora.

Días después llega el arrepentimiento. O peor aún, la deuda.

En los últimos años, estudios en los campos de la economía del comportamiento y la neuroeconomía han demostrado que estas situaciones, en las que tomamos decisiones irracionales que dañan nuestra salud financiera ocurren con frecuencia.

Pero, ¿cuáles son nuestros errores económicos más comunes? ¿Y cómo no caer en las “trampas” de nuestro cerebro?

Una buena forma es comprender lo que han descubierto estas áreas de estudio y aplicar sus enseñanzas a nuestra vida diaria.

¿Eres racional?

“La economía tradicional ha considerado durante mucho tiempo al individuo como alguien racional, frío y objetivo y que querrá maximizar su bienestar, su beneficio económico y su propio interés”, dice la profesora Renata Taveiros, coordinadora del curso sobre neurociencia y neuroeconomía de la Fundación Instituto de Administración (FIA) de Brasil.

Mujer rodeada de ilustraciones de bombillos.

Getty Images
No haga nada de forma impulsiva sin antes evaluar si el sentimiento de culpa posterior le va a arruinar la alegría.

La toma de decisiones inconsciente, que escapa a la racionalidad, era considerada una anomalía. Y, por ello, no se convirtió en objeto de estudio.

Pero a fines de la década de 1970, un grupo de investigadores revolucionó la economía al observar precisamente estas anomalías.

Entonces, nació el campo de la economía del comportamiento, cuyo principal representante es el psicólogo -sí, un psicólogo- Daniel Kahneman, ganador del Premio Nobel en 2002.

“Ellos abren este espacio de conversación para que nos demos cuenta de que hay otras cosas que influyen en la toma de decisiones y no solo la idea de maximizar la utilidad, el bienestar y el beneficio. ¿Qué son estas cosas? Las emociones”, explica Taveiros.

A finales de la década de 1980, otro campo de estudio fue incluso más allá.

Reuniendo los descubrimientos de la economía del comportamiento y las técnicas de la neurociencia, la neuroeconomía intenta desentrañar lo que sucede en el cerebro de los individuos cuando deciden realizar una compra innecesaria, por ejemplo.

“Ahora tenemos la posibilidad de abrir la caja negra, que es como los economistas se refieren a la mente de las personas. De hecho, se puede mirar y comprender lo que está sucediendo en el cerebro cuando el individuo va a tomar una decisión“, dice Taveiros.

“Cuando estudias neuroeconomía, la idea de que podemos controlar el comportamiento, la toma de decisiones, todo lo que hacemos se desvanece. Porque el motivador de la toma de decisiones no es el aspecto racional, cortical, lógico y analítico. La decisión está mucho más conectada con la emocionalidad”, agrega.

Aprende a decirte ‘no’

En primer lugar, es bueno dejar claro que los afectos y las emociones no son necesariamente malos. Al contrario, son de suma importancia para nuestra supervivencia.

“La selección natural nos trajo la combinación de afecto y razón. Y no fue en vano. Esto maximiza nuestro compromiso con el mundo. Cuando te deshaces de las emociones, quitas la empatía por el otro. Nuestras decisiones se vuelven más egoístas y la sociedad como un todo se derrumba “, dice el neurocientífico Álvaro Machado Dias, profesor de la Universidad Federal de Sao Paulo y socio del Instituto Locomotiva.

Ilustración que muestra un dólar deshaciendose.

Getty Images

Pero es un hecho que las emociones también pueden llevarnos a cometer errores graves, que derivan en sentimientos de culpa y en nuevas deudas.

Es en este sentido que las enseñanzas de la economía conductual y la neuroeconomía pueden sernos útiles: hacer predecible nuestra irracionalidad y evitar malas decisiones.

El primer consejo parece simple, pero en la práctica es bastante difícil. Debes aprender a decirte que no a ti mismo.

No hagas nada por impulso sin antes evaluar si la culpa no arruinará la fiesta. Comprende mejor tu ‘yo futuro’, con tus horarios y demandas. Decirse que no a uno mismo es como decirle que no a un niño: es difícil, pero puede ser positivo”, advierte Álvaro.

Según Renata Taveiros, una de las razones que dificultan esta negación de los propios impulsos es la creciente facilidad para realizar los pagos. Códigos QR, Pix, tarjetas de crédito que se guardan en sitios web de compras son algunos ejemplos.

Además, el neurotransmisor llamado dopamina, que activa el llamado “sistema de recompensa” del cerebro, también puede interferir.

Cuando la dopamina funciona, estimula el comportamiento impulsivo. ¿Cómo funciona? Tienes la expectativa de ganar algo. Puede ser dinero, bienestar, placer, una buena imagen frente a los demás, etc. Y este comportamiento impulsivo hace que inmediatamente quieras esa recompensa “, explica.

Un ejemplo de cómo se explota actualmente este sistema de recompensas es la adopción de mecanismos propios de los juegos al proceso de consumo. Es decir, la transformación del acto de comprar en un juego.

Las aplicaciones de los supermercados y de las tiendas online prometen recompensas (descuentos, productos gratis, etc.) por alcanzar una determinada cantidad de puntos, por ejemplo.

Taveiros señala que en Brasil este tipo de mala decisión se puede identificar en los altos niveles de endeudamiento de los ciudadanos.

Un estudio de la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo de agosto de 2021, muestra que uno de cada cuatro brasileños (25,6%) no pudo saldar sus deudas dentro de ese mes.

“Tenemos problemas muy graves en Brasil y todo este estímulo al consumo que fomenta el comportamiento impulsivo empeora aún más estas condiciones”, dice la neuroeconomista.

Por eso, un consejo de oro para evitar este tipo de decisiones impulsivas es siempre “dar una vuelta más” antes de decidir hacer la compra.

“Por lo general, pongo una pegatina en las tarjetas de crédito de los clientes que dice ‘da un paseo más, espera un poco más, respira’. Cuando alguien va a hacer otra cosa y regresa, la dopamina baja, ya que es una sustancia química que tiene efecto por un tiempo determinado. Pronto, la sensación de ‘lo quiero, lo quiero’ pasará y la persona llegará a la conclusión de que puede usar este dinero en otra cosa. Pero tiene que ser más tarde, no es posible en ese instante”, explica.

No haga los cálculos en su cabeza

Pero estas malas decisiones se pueden evitar incluso antes de la compra.

Iustración de un cerebro formado con billetes.

Getty Images
No haga cálculos mentales, lo mejor es sumar sus gastos con lápiz y papel.

Renata Taveiros explica que cuando tienes una idea exacta de cómo va tu vida financiera, es más difícil endeudarte.

“Es muy importante para una persona tener coraje y saber que va a ser genial acercarse a la vida financiera y mirar las cuentas. Mucha gente dice que es difícil, pero después de hacer eso, hay una sensación de alivio. Si tiene miedo de mirar, caerá en todo tipo de trampas mentales”, dice.

Una de estas trampas es la “contabilidad mental”, esa manía de hacer cálculos, la mayoría de las veces incorrectos, sobre nuestra situación financiera.

“Hacemos los cálculos. ‘Gano 100, así que puedo gastar 50 en el supermercado, 20 en el bar, solo 10 en el almuerzo, también puedo tener una cuota mensual de 15 …’. Compara 15 con 100, 10 con 100, pero no cuadra. Entonces se asusta y ve que está en números rojos “, advierte el neuroeconomista.

Lo que debe hacer es escribir sus gastos con un lápiz. Sume todas sus ganancias y sus costos de vida. Solo entonces tendrá una idea real de cuánto dinero puede gastar.

Cuida tu ‘yo futuro’

Una de las decisiones más importantes que debemos tomar, pensando en nuestro futuro, es ahorrar dinero.

Una persona pone dinero en una alcancía.

Getty Images
Ahorrar es una de las decisiones más importantes que podemos tomar.

Está claro que el contexto de muchas economías que tienen desempleo, informalidad y alta inflación, hace que esto sea cuesta arriba para muchas personas.

Pero, ¿por qué es tan difícil hacer esto incluso cuando hay condiciones favorables?

Un efecto conocido como “descuento intertemporal” en la economía del comportamiento puede explicarlo.

“Imagina que coges unos prismáticos y les das la vuelta. ¿Qué pasa? Lo que está lejos es diminuto. Y lo que está cerca obtiene un valor, un tamaño gigante”, explica Renata Taveiros.

Queremos la recompensa inmediata, ahora mismo, porque parece ser mucho más grande que una recompensa que es muy misteriosa, que no sabes qué va a pasar en el futuro”, agrega.

Los estudios neuroeconómicos muestran que algunas áreas del cerebro que se activan cuando piensas en ahorrar dinero para tu futuro son las mismas que lo hacen cuando piensas en darle dinero a un extraño.

Lo que puede significar que, para nuestro cerebro, ahorrar dinero para el Yo futuro y dar la misma cantidad a otra persona es casi lo mismo.

Según Renata Taveiros, una solución puede ser crear un “empujón”, es decir, un pequeño estímulo para que pienses más detenidamente en tu futuro.

“Una idea que suelo aplicar es usar una de esas aplicaciones que te hacen ver mayor en una foto. Te hace conectar con esa imagen. Luego, debes hacer el ejercicio de pensar en lo que quieres para la vida de esa otra persona. Entonces, se va a crear un circuito neuronal que conecta su yo futuro con su yo de hoy “, dice.

También aprende a decirte ‘sí’

El neurocientífico Álvaro Machado Dias advierte que si bien es importante ahorrar dinero, también debe saber darse permisos.

Una persona hace con la mano una señal de aprobación.

Getty Images

“No asumas que siempre es malo permitirse (gastar) y no caigas en la falacia de que debemos posponer continuamente el placer para que un día podamos disfrutarlo en mayores intensidades. Hoy lo que vemos es un mar de gente sin ganas para vivir. Sal de este mar”, dice.

Según Álvaro, no todas las decisiones que tomamos en la vida, sean económicas o no, se pueden tomar de forma puramente racional, y ni siquiera es deseable que eso suceda.

“A veces somos dominados por componentes emocionales y, de hecho, esto puede conducir a malos resultados, incluido el arrepentimiento”, dice.

“Pero la entrada en juego de estos componentes que no son formales, lógicos, es lo que finalmente hace que nuestras decisiones sean mejores para el grupo, la especie y la cultura en su conjunto”, agrega.

Por tanto, el consejo es saber distribuir mejor tus energías e inquietudes.

No hay tiempo -ni tiene sentido- para tratar de optimizar cada decisión. Elija sus batallas. Concéntrese en las opciones que más importan; son las que finalmente definirán quién es usted”, afirma el experto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.