El primer discurso de Donald Trump como presidente de EU (versión en inglés)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

El primer discurso de Donald Trump como presidente de EU (versión en inglés)

Este es el discurso que pronunció como presidente de Estados Unidos Donald Trump ante expresidentes y ciudadanos en el Capitolio.
AP
Por Redacción Animal Político
20 de enero, 2017
Comparte

Donald Trump pronunció este viernes 20 de enero su primer discurso como presidente de Estados Unidos. En él destacó sus políticas proteccionistas para devolver los empleos y los sueños a los estadounidenses.

Esta es la versión oficial – en inglés – publicado por la Casa Blanca.

The Inaugural Address

REMARKS OF PRESIDENT DONALD J.  TRUMP – AS PREPARED FOR DELIVERY

INAUGURAL ADDRESS

FRIDAY, JANUARY 20, 2017

WASHINGTON, D.C.

As Prepared for Delivery –

Chief Justice Roberts, President Carter, President Clinton, President Bush, President Obama, fellow Americans, and people of the world: thank you.

We, the citizens of America, are now joined in a great national effort to rebuild our country and to restore its promise for all of our people.

Together, we will determine the course of America and the world for years to come.

We will face challenges. We will confront hardships. But we will get the job done.

Every four years, we gather on these steps to carry out the orderly and peaceful transfer of power, and we are grateful to President Obama and First Lady Michelle Obama for their gracious aid throughout this transition. They have been magnificent.

Today’s ceremony, however, has very special meaning. Because today we are not merely transferring power from one Administration to another, or from one party to another – but we are transferring power from Washington, D.C. and giving it back to you, the American People.

For too long, a small group in our nation’s Capital has reaped the rewards of government while the people have borne the cost.

Washington flourished – but the people did not share in its wealth.

Politicians prospered – but the jobs left, and the factories closed.

The establishment protected itself, but not the citizens of our country.

Their victories have not been your victories; their triumphs have not been your triumphs; and while they celebrated in our nation’s Capital, there was little to celebrate for struggling families all across our land.

That all changes – starting right here, and right now, because this moment is your moment: it belongs to you.

It belongs to everyone gathered here today and everyone watching all across America. 

This is your day. This is your celebration.

And this, the United States of America, is your country.

What truly matters is not which party controls our government, but whether our government is controlled by the people.

January 20th 2017, will be remembered as the day the people became the rulers of this nation again. 

The forgotten men and women of our country will be forgotten no longer.

Everyone is listening to you now.

You came by the tens of millions to become part of a historic movement the likes of which the world has never seen before.

At the center of this movement is a crucial conviction: that a nation exists to serve its citizens.

Americans want great schools for their children, safe neighborhoods for their families, and good jobs for themselves.

These are the just and reasonable demands of a righteous public.

But for too many of our citizens, a different reality exists: Mothers and children trapped in poverty in our inner cities; rusted-out factories scattered like tombstones across the landscape of our nation; an education system, flush with cash, but which leaves our young and beautiful students deprived of knowledge; and the crime and gangs and drugs that have stolen too many lives and robbed our country of so much unrealized potential.

This American carnage stops right here and stops right now.

We are one nation – and their pain is our pain.  Their dreams are our dreams; and their success will be our success.  We share one heart, one home, and one glorious destiny.

The oath of office I take today is an oath of allegiance to all Americans.

For many decades, we’ve enriched foreign industry at the expense of American industry;

Subsidized the armies of other countries while allowing for the very sad depletion of our military;

We’ve defended other nation’s borders while refusing to defend our own;

And spent trillions of dollars overseas while America’s infrastructure has fallen into disrepair and decay.

We’ve made other countries rich while the wealth, strength, and confidence of our country has disappeared over the horizon.

One by one, the factories shuttered and left our shores, with not even a thought about the millions upon millions of American workers left behind.

The wealth of our middle class has been ripped from their homes and then redistributed across the entire world.

But that is the past. And now we are looking only to the future.

We assembled here today are issuing a new decree to be heard in every city, in every foreign capital, and in every hall of power.

From this day forward, a new vision will govern our land.

From this moment on, it’s going to be America First.

Every decision on trade, on taxes, on immigration, on foreign affairs, will be made to benefit American workers and American families.

We must protect our borders from the ravages of other countries making our products, stealing our companies, and destroying our jobs.  Protection will lead to great prosperity and strength.

I will fight for you with every breath in my body – and I will never, ever let you down.

America will start winning again, winning like never before.

We will bring back our jobs. We will bring back our borders.  We will bring back our wealth.  And we will bring back our dreams.

We will build new roads, and highways, and bridges, and airports, and tunnels, and railways all across our wonderful nation.

We will get our people off of welfare and back to work – rebuilding our country with American hands and American labor.

We will follow two simple rules: Buy American and Hire American.

We will seek friendship and goodwill with the nations of the world – but we do so with the understanding that it is the right of all nations to put their own interests first.

We do not seek to impose our way of life on anyone, but rather to let it shine as an example for everyone to follow.

We will reinforce old alliances and form new ones – and unite the civilized world against Radical Islamic Terrorism, which we will eradicate completely from the face of the Earth.

At the bedrock of our politics will be a total allegiance to the United States of America, and through our loyalty to our country, we will rediscover our loyalty to each other.

When you open your heart to patriotism, there is no room for prejudice.

The Bible tells us, “how good and pleasant it is when God’s people live together in unity.”

We must speak our minds openly, debate our disagreements honestly, but always pursue solidarity.

When America is united, America is totally unstoppable.

There should be no fear – we are protected, and we will always be protected.

We will be protected by the great men and women of our military and law enforcement and, most importantly, we are protected by God.

Finally, we must think big and dream even bigger.

In America, we understand that a nation is only living as long as it is striving.

We will no longer accept politicians who are all talk and no action – constantly complaining but never doing anything about it.

The time for empty talk is over.

Now arrives the hour of action.

Do not let anyone tell you it cannot be done.  No challenge can match the heart and fight and spirit of America.

We will not fail. Our country will thrive and prosper again.

We stand at the birth of a new millennium, ready to unlock the mysteries of space, to free the Earth from the miseries of disease, and to harness the energies, industries and technologies of tomorrow.

A new national pride will stir our souls, lift our sights, and heal our divisions.

It is time to remember that old wisdom our soldiers will never forget: that whether we are black or brown or white, we all bleed the same red blood of patriots, we all enjoy the same glorious freedoms, and we all salute the same great American Flag.

And whether a child is born in the urban sprawl of Detroit or the windswept plains of Nebraska, they look up at the same night sky, they fill their heart with the same dreams, and they are infused with the breath of life by the same almighty Creator.

So to all Americans, in every city near and far, small and large, from mountain to mountain, and from ocean to ocean, hear these words:

You will never be ignored again.

Your voice, your hopes, and your dreams, will define our American destiny. And your courage and goodness and love will forever guide us along the way.

Together, We Will Make America Strong Again.

We Will Make America Wealthy Again.

We Will Make America Proud Again.

We Will Make America Safe Again.

And, Yes, Together, We Will Make America Great Again. Thank you, God Bless You, And God Bless America.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo es el sistema de tutelaje masculino que pesa sobre las mujeres en Qatar (y cómo se aplica realmente en la práctica)

En un país donde los locales son minoría frente a los extranjeros, la realidad para las mujeres puede variar desde un conservadurismo profundo hasta un progresismo que lucha por más libertades.
25 de noviembre, 2022
Comparte

La bahía de Doha al atardecer es uno de los puntos favoritos de encuentro de las múltiples culturas que conviven en este mes de Mundial en Qatar.

Cuando los termómetros relajan los 30°C en el “invierno” qatarí, familias, aficionados y curiosos coinciden caminando por la avenida Al Corniche que peina siete kilómetros del paseo marítimo de la capital.

Es aquí donde se aprecia mejor el contraste entre los visitantes occidentales y varias familias locales qataríes, que observan con algo de estupefacción la que se está montando en su país.

Los qataríes no son más de 350.000 en este Estado musulmán de tres millones de habitantes y entre ellos existe todo un espectro de interpretación de los principios islámicos.

Hay familias conservadoras y tradicionales, pero también progresistas y liberales.

El rol de la mujer está en el centro de esta realidad con más grises que blancos o negros.

Por Al Corniche, algunas pasean totalmente cubiertas de negro y otras, simplemente, llevan un hijab a color (velo solo para la cabeza y el cuello).

Pero las cuestiones que las afectan van mucho más allá de su atuendo.

En Qatar existe un sistema conocido como tutelaje masculino de mujeres que las que se oponen describen como “ser como una menor toda la vida”. Dicho sistema es la base de muchos reclamos para conseguir mejores derechos.

En Reino Unido, la BBC conversó con “Zainab”, una qatarí que prefiere no revelar su nombre a pesar de que ya vive fuera de su país.

Zainab dice que ciertos elementos religiosos conservadores dentro de la ley qatarí impactaron su salud mental hasta el punto de contemplar el suicido.

“Para cada gran decisión de la vida, necesitas el permiso escrito explícito de un guardián masculino. Si no lo obtienes, no puedes tomar esa decisión, ya sea matricularse en la universidad, estudiar fuera, viajar, casarse o divorciarse”, dice.

Mujeres qataríes en la Corniche

Getty Images
Mujeres observan los fuegos artificiales por la inauguración del Mundial en Doha.

Sin embargo, no todas las familias llevan a rajatabla este complejo sistema.

La qatarí Shaima Sheriff es cofundadora de Embrace Doha, una asociación cultural cuyo propósito es ayudar a la gran comunidad expatriada y a cada vez más turistas a entender mejor la cultura del país.

Sheriff dice a BBC Mundo que la aplicación del tutelaje no responde a una ley en sí, sino que reside en normas familiares que dependen de qué tan conservadora es la familia. Sheriff representa otra cara de la moneda, el entorno qatarí liberal donde las mujeres son empoderadas.

¿En qué consiste entonces el sistema de tutelaje?

Eleni Polymenopoulou, profesora en leyes y derechos humanos en la Universidad Bin Jalifa de Doha, explica a BBC Mundo que la Constitución qatarí, al ser un país musulmán, tiene a la ley islámica o sharia como fuente principal de derecho.

“Pero la sharia es un organismo muy diverso de reglas, con muchas escuelas de pensamiento, algunas más estrictas y otras más liberales, modernas y reformistas”, dice.

En la Constitución qatarí indica en su artículo 35 que todas las personas son iguales ante la ley y que no se les puede discriminar por sexo, raza, lengua o religión.

En 2019, la organización Human Rights Watch (HRW) publicó un extenso reporte donde recogió decenas de testimonios similares a los de Zainab.

En el mismo documento describe que el tutelaje masculino no es un sistema legal claro.

“Es más bien una mezcla de leyes, políticas y prácticas en que mujeres adultas deben obtener permiso de su tutor masculino para actividades específicas”, dice la ONG.

Este sistema supone un desafío para quienes la sufren porque que no existe claridad o información sobre el alcance de “estas leyes discriminatorias y requerimentos administrativos”.

El guardián masculino puede ser un padre, hermano, tío, padrino o esposo.

Mujer camina cerca del Museo Nacional qatarí

Getty Images
Algunas mujeres en Qatar van completamente cubiertas, otras se cubren el pelo.

El gobierno de Qatar tildó el reporte de HRW como impreciso y dijo que los testimonios descritos no estaban alineados con sus leyes, pero también prometió investigar los casos y procesar a quien rompa la ley.

Como profesora de varias estudiantes qataríes de leyes, Polymenopoulou dice que “muchas mujeres de familias liberales tienen permitido hacer muchas más cosas, pero que luego hay otras que necesitan el permiso del tutor para salir, por ejemplo, y que ese es uno de los mayores problemas. Realmente depende de la familia“.

“Muchas de mis alumnas siempre debaten sobre cómo cambiar la ley, se cuestionan por qué funciona así, por qué se les censura y qué se debe reformar. Otras son más conservadoras”, agrega.

BBC Mundo solicitó entrevistar a algunas de las alumnas de Polymenopoulou, pero no se pusieron en contacto. Entrevistar a qataríes locales está siendo uno de los retos de la prensa que ha venido a cubrir al Mundial.

“Una idea occidental”

Tener un padre conservador implicó que Zainab no llevara la vida que quería.

Dice que aquellas mujeres qataríes cuyas familias liberales no las restringen no se dan cuenta lo dañino que es el sistema de tutelaje.

Zainab dice que este sistema hace que las mujeres sufran a manos de los miembros que controlan la familia y que las leyes de Qatar suelen alinearse con las familias tribales conservadoras para mantenerlas satisfechas.

“Los conservadores creen que los derechos de una mujer es una idea occidental y que choca con valores islámicos, tradición y cultura”, comenta.

La qatarí pidió a la BBC no detallar su experiencia en caso de ser identificada porque podría implicar dificultades para su familia.

Mujeres qataríes en los estadios

Getty Images
En Qatar, a diferencia de otras naciones musulmanas, las mujeres han podido acceder a los estadios.

Funcionarios de la Copa del Mundo dicen que las críticas que recibe su país en este y otros asuntos no están bien fundamentadas.

Una visión que comparte la estudiante Moselle, de la Ciudad de la Educación en Doha: “No necesitamos que vengan organizaciones occidentales a decirnos qué podemos hacer y qué no”.

“Es nuestro país. Tenemos la oportunidad de desarrollarnos en la forma en que creemos y no en la forma que se nos dicta”, añade.

La visión de que existen mujeres conservadoras que acatan y creen en estas normas que occidentales ven como restrictivas es también otra cara de esta realidad.

Una colombiana con más de una década viviendo en el país cuenta a BBC Mundo sobre situaciones en que mujeres conservadoras qataríes le han llamado la atención o le han restringido el paso a ciertos lugares por considerar que su vestimenta no era adecuada.

“Las autoridades suelen ponerse de su parte. Las conservadoras lo ven como una ofensa a sus valores”, cuenta la colombiana, pidiendo confidencialidad: “Como residentes no deberíamos hablar mucho de eso”.

La generación empoderada

Cuando el gobierno de Qatar respondió al reporte de HRW, aseguró que el “empoderamiento femenino es central para su visión y éxito”.

“En Qatar, las mujeres ocupan roles prominentes en todos los aspectos de la vida, incluyendo la toma de decisiones políticas y económicas. Qatar lidera la región en casi todos los indicadores de igualdad de género, incluyendo la tasa más alta de participación laboral de mujeres, igualdad de salarios en el sector gubernamental y el porcentaje más alto de mujeres matriculadas en programas universitarios”.

Es el tipo de logros en que Shaima Sheriff, quien representa a un sector femenino más empoderado, prefiere centrarse.

“Creo que mucha gente tiene conceptos erróneos que cambian cuando llegan aquí. Las estadísticas sobre las mujeres hablan por sí solas. Hay muchas mujeres con másteres y doctorados incluso en universidades de la Liga Ivy”, dice a BBC Mundo.

“Aquí hay mujeres increíblemente inteligentes y mucho ha cambiado en los últimos cinco años. En Qatar se está haciendo mucho para reducir la brecha de género y apoyar más a las mujeres. También tenemos mucho apoyo por ser madres, algo que no siempre pasa en países occidentales”, continúa.

La emprendedora, graduada de arqueología, pide a la prensa extranjera y al mundo exterior que también mire este tipo de cosas al hablar de derechos y libertades de mujeres en Qatar.

“Por supuesto que aquí todo no es perfecto y que tenemos muchas cosas que mejorar. Pero tenemos muchas mujeres empoderadas en posiciones de liderazgo que están poniendo estos temas sobre la mesa”, finaliza.

Qatar 2022

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.