close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México pierde por daño ambiental más de 11 billones de pesos; invierte sólo uno en protección

En 13 años, la degradación ambiental le ha costado a México 11 billones 6 mil 446 millones de pesos, pero las autoridades sólo han invertido 1 billón en protección,
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
3 de febrero, 2017
Comparte

Entre los años 2003 y 2015, los “costos totales por agotamiento y degradación ambiental” en México suman un total de 11 billones 6 mil 446 millones de pesos, según estimaciones del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Durante el mismo lapso, las autoridades mexicanas han destinado al rubro de “gastos en protección ambiental” sólo 1 billón 366 mil 276 millones de pesos, es decir, un equivalente a 10% de lo que se ha perdido por fenómenos como contaminación del aire y del agua, por la generación de residuos sólidos, por la degradación del suelo, así como por el agotamiento de recursos naturales como los forestales o los hidrocarburos.

Según los cálculos del Inegi, entre 2003 y 2015, la actividad más contaminante fue el sector “transportes, correos y almacenamiento”, que provocó daños ambientales por 3 billones 867 mil 75 millones de pesos.

La segunda actividad que más pérdidas ambientales causó, al menos al cuantificar su valor monetario, son las actividades domésticas, que provocaron afectaciones por 2 billones 780 mil 783 millones de pesos.

En tercer lugar en la escala de las actividades que más daño causaron en términos de costo ambiental es la minería, con un impacto ecológico tasado en 2 billones 56 mil 664 millones de pesos.

¿Cuánto invierte el gobierno en protección ambiental?

Las estadísticas del Inegi dejan ver el marcado desequilibrio en la balanza entre los recursos ambientales amenazados y la inversión pública para protegerlos: en 2015, por ejemplo, se perdieron recursos naturales con valor estimado en 907 mil 473 millones de pesos, mientras que el gobierno invirtió ese año en la protección ambiental sólo 141 mil 933 millones.

El gasto público en protección ambiental nunca ha sido una prioridad, al menos al analizar el presupuesto público: entre 2003 y 2005, las autoridades mexicanas sólo destinaron a este rubro 0.6% del Producto Interno Bruto.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, esta inversión experimentó un aumento constante, pero de todas formas marginal, hasta llegar a 1% del PIB en el año 2009, y así se mantuvo durante tres años.

Luego, durante el último año del gobierno calderonista y a lo largo de toda la administración del actual presidente de la República, Enrique Peña Nieto, la inversión destinada a proteger los recursos ambientales del país experimentó un descenso mantenido, hasta quedar en 0.8% del PIB en 2015.

Si se analiza el gasto destinado a protección ambiental, por los distintos rubros atendidos, se puede ver que algunos temas de la agenda han recibido menos atención que otros, o bien que, habiéndola recibido, en los últimos años ésta ha descendido significativamente.

En el tema de “Protección al aire, ambiente y clima”, el año 2015 es en el que más dinero se ha invertido: 27 mil 522 millones de pesos.

En cambio, en el tema de “Protección y remediación de suelos, agua subterránea y superficial”, la inversión en 2015 fue prácticamente la misma que se registró en el año 2003.

El rubro de atención a suelos y cuerpos de agua recibió especial atención entre los años 2005 y 2010, lapso durante el cual se dieron aumentos progresivos cada año en el presupuesto asignado, hasta llegar a 8 mil 634 millones de pesos.

Sin embargo, a partir de 2011, los recursos destinados a la restauración de suelo y cuerpos de agua contaminados comenzó a descender, año con año, hasta llegar a sólo mil 646 millones asignados, en 2015.

El año en que más dinero destinaron las autoridades a promover actividades educativas, para fomentar en la población el cuidado del medio ambiente, fue 2010, cuando se invirtieron 3 mil 367 millones a esta área.

Esta inversión, no obstante, se desplomó en los años siguientes, hasta llegar en 2015 a únicamente 287 millones de pesos destinados a la educación ambiental.

En materia de protección ambiental también se han reducido en este sexenio las inversiones públicas en “investigación y desarrollo”, “gestión de los residuos”, “gestión de las aguas residuales” así como en “protección de la biodiversidad y paisajes”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo es posible que Uber sobreviva con pérdidas de 1.2 millones de dólares sin obtener beneficios

Según el último informe trimestral de la empresa sus ingresos subieron pero mucho más sus pérdidas, y sus acciones cayeron hasta un 7% al abrirse los mercados. ¿Registrará Uber ganancias alguna vez?
Getty Images
6 de noviembre, 2019
Comparte

Los inversionistas de Uber han esperado pacientemente un retorno de ganancias. Sin embargo, a juzgar por el último informe trimestral, tendrán que esperar un poco más.

La app de transporte compartido que se ha expandido al reparto de comida a domicilio, ya lleva 10 años en un creciente mercado global y sigue perdiendo dinero.

Aunque su clientela de base ha crecido y sus ingresos han mejorado, el balance sigue siendo negativo.

Las últimas cifras destacan que sus ingresos subieron casi 30% hasta US$3.810 millones pero sus pérdidas netas están en casi US$1.200 millones.

La empresa se caracteriza por permitir que pasajeros y conductores se califiquen a sí mismos. ¿Qué calificación recibiría Uber hoy?

¿Fin de los subsidios?

Hay que tener en cuenta que lo que hace Uber es proveer un software que elimina intermediarios.

No hay que llamar a un conmutador para que luego despache un taxi, se hace todo online. Esa tecnología corta los gastos mucho, pero no lo suficiente.

Pasajeros esperando un vehículo de Uber en un aeropuerto
Getty Images

La revolución de Uber fue haber eliminado el intermediario en el mundo del taxi, lo que bajó los costos del transporte.

“A medida que pasa el tiempo, esa tecnología ha quedado a disposición de casi todos, incluyendo las empresas de taxi y eso minimiza la ventaja de Uber“, le dijo a la BBC Adam Leshinsky, autor de “Wild Ride: Inside Uber´s Quest for World Domination” (“Viaje salvaje: la búsqueda de Uber por dominar el mundo”).

“Lo que tiene Uber es un tamaño tremendo y facilidad de uso”, añadió.

Ese tamaño lo ha logrado volviéndose muy competitivo en los mercados donde opera porque subsidia los viajes. Pero, para Adam Leshinsky eso tiene que acabar.

“La principal manera que Uber y sus competidores como Lift podrían hacer dinero es si su brutal competencia en precios termina. Actualmente subsidian sus viajes en muchos mercados alrededor del mundo y lo han estado haciendo durante muchos años. Si sus precios suben, tendrían mejores perspectivas de ganancia”, considera el autor.

Al mismo tiempo, sin embargo, si suben los precios no gozaría de una base de clientela tan grande, pues ese es el fuerte que presentan. Pero Leshinsky considera que Uber tendrá mucha dificultad para lograr beneficios en un futuro.

“Si llegaran a registrar ganancias, eso vendrá a cambio de crecimiento. Ya están tratando de recortar gastos en un esfuerzo por llegar a beneficios. Cuanto más recortan los gastos se hace más difícil desarrollar el negocio. Los veo trastabillando así durante mucho tiempo”.

Problemas laborales y competencia

Por otra parte, a la empresa se la ha criticado por el pago a los choferes y la relación con los empleados, si son, en efecto, empleados o no.

Protesta frente a Wall Street contra el trato de las empresas de transporte compartido con sus empleados

Getty Images
Los conductores han protestado contra varias empresas de transporte compartido.

Eso ha significado una lucha constante con los reguladores y legisladores. En California, uno de los mercados principales de Uber, aprobaron una ley que exige que trate a sus conductores como empleados.

Uber está luchando por conseguir una exención en ese aspecto. “Si no lo logran y tienen que pagar a sus conductores como empleados de planta o restringir las horas que trabajan será otra razón por la cual tendrán dificultades para hacer dinero”, explicó Adam Leshinsky.

El otro desafío para la empresa, naturalmente, es la competencia.

“Siempre habrá alguien que llegue ofreciendo un mejor acuerdo, tanto a los conductores como a los consumidores, lo que reducirá tus ingresos en el mercado”, expresó a la BBC Peter Morici, profesor de economía de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

“Mi opinión es que será un espacio que por mucho tiempo será muy difícil para hacer dinero”.

El app de Lyft en un móvil

Getty Images
Muchas otras compañías han entrado en el mercado.

En EE.UU. hay alternativas como Lyft, y en Europa Via, que se basa en varios pasajeros compartiendo un mismo vehículo.

“Contrario a Uber, no se han ido por otros sectores como los vehículos automatizados, ni han intentado entrar en América Latina”, señala Morici.

Una considerable fuente de problemas para Uber han sido sus otras cuatro divisiones que también están perdiendo dinero.

Por ejemplo, Uber Eats -que despacha comidas a domicilio- es la segunda división más importante de la empresa. Representa 17% de los ingresos registró y un crecimiento de 64%, pero sus pérdidas fueron 67% más altas que el año pasado.

El modelo Amazon

Para una empresa tecnológica que ha tenido tantos problemas alcanzar un punto de ganancias la promesa del director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, de que la compañía reportaría ganancias para 2021 podría generar dudas.

El director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi

Getty Images
Khosrowshahi prometió que la empresa generaría ganancias para 2021.

Pero otras empresas en el pasado invirtieron grandes sumas con el objetivo de lograr una competitividad futura.

Uno de los ejemplos obvios es Amazon, a la que le tomó muchísimo tiempo registrar ganancias, aunque sus pérdidas se debían a que invertía en la construcción de infraestructura, como bodegas de almacenamiento, y para sentar las bases de lo que sería una barrera impenetrable en torno a la empresa.

En el caso de Uber, los expertos se preguntan si sus subsidios e inversiones están creando una creciente clientela leal y un sistema más fuerte necesarios para garantizar ganancias.

Tanto el profesor Peter Morici como Adam Leshinsky coinciden en que más empresas entrarán en este mercado del transporte compartido.

Leshinsky, sin embargo, vaticina que todas se fusionarán en un solo producto.

“No se cuándo ni cómo será, pero estoy bastante seguro de que así se verá en el futuro, y reiremos de este período intenso y desordenado en el que nos encontramos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dkYbXmjFBn0

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

https://www.youtube.com/watch?v=WwvLDxhYclw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.