¿Deportaciones masivas? Estas son las ciudades mexicanas preocupadas por plan de Trump
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Deportaciones masivas? Estas son las ciudades mexicanas preocupadas por plan de Trump

La organización civil Cohesión Comunitaria e Innovación Social (CCIS) elaboró un estudio sobre cuáles son los municipios mexicanos que, ante la falta de políticas públicas en México, pueden verse más afectados ante la política de deportaciones del nuevo presidente de Estados Unidos.
AFP
Por Manu Ureste
22 de febrero, 2017
Comparte

El presidente Donald Trump sigue tensando la cuerda a los millones de migrantes que residen sin documentos en Estados Unidos: además de la firma en enero de tres órdenes ejecutivas para frenar la migración –con la construcción de un muro, el fin de las ‘ciudades santuario’, y el aumento de elementos de la patrulla fronteriza-, ayer el Departamento de Seguridad anunció nuevas reglas que harán más fácil la detención y deportación de manera  inmediata de indocumentados.

En las circulares firmadas por el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, se proponen varias medidas, entre las que destacan dos: una, que las autoridades puedan deportar de manera “expedita” a cualquier persona que entrara ilegalmente al país en los dos últimos años –actualmente, las deportaciones inmediatas solo aplican para quien llegara sin documentos en las dos últimas semanas-. Y dos, que los migrantes mexicanos detenidos en la frontera sean regresados de inmediato a México.

Ante estas medidas, y luego de la primera gran redada del pasado 11 de febrero, cuando las autoridades detuvieron a 690 migrantes en un fin de semana, la organización civil Cohesión Comunitaria e Innovación Social (CCIS) elaboró un estudio sobre cuáles son los municipios mexicanos que pueden verse más afectados en caso de que Trump cumpla con su promesa de deportar a 11 millones de migrantes, entre ellos millones de mexicanos.

“Una bomba de tiempo”

En el estudio de CCIS, elaborado a partir de datos de la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, se analizó la población de migrantes retornados de Estados Unidos en 220 ciudades con más de 100 mil habitantes.

De ese total, CCIS documentó que 11 ciudades mexicanas que en 2010 no eran atractivas para los migrantes mexicanos retornados, se volvieron atractivas en 2015 por lo que comenzaron a recibir a connacionales, provocando un crecimiento acelerado de la población.

Las 11 ciudades son: Morelia, Tarímbaro y La Piedad, en Michoacán; Salvatierra, en Guanajuato; Hidalgo del Parral y Ciudad Juárez, en Chihuahua; Jesús María, en Aguascalientes; Ciudad Acuña, en Cohauila; Durango, en Durango; Yautepec, en Morelos; y Hermosillo, Sonora.

Suhayla Bazbaz, directora general de CCIS, explicó en entrevista que, salvo la fronteriza Ciudad Juárez, en Chihuahua, o Hermosillo, más próxima a las frontera, estas ciudades no están habituadas a tener altos porcentajes de su población total conformada por migrantes retornados, “por lo que es muy probable que surjan divisiones, tensiones y conflictos entre la población y los migrantes que acaban de llegar”.

Unos conflictos, advirtió la experta, que se pueden agravar, con la llegada de más migrantes mexicanos deportados en los próximos cuatro años de administración Trump, o con la llegada voluntaria de aquellos que ante el endurecimiento de la política anti-migratoria decidan regresar a México.

“Estas ciudades que crecieron de manera atípica por la llegada de connacionales, lo más probable que se conviertan en una bomba de tiempo”, recalcó Bazbaz, quien apuntó dos razones principales para sostener esta aseveración.

Una, porque la llegada “atípica” de migrantes desde Estados Unidos cambiará “las dinámicas cotidianas” de estas ciudades, y esto puede generar conflictos sociales por cuestiones de idioma –hay migrantes que retornan tras 20 años en Estados Unidos y con familia que no habla español, o lo hace con dificultad-, educación pública en las escuelas para los hijos de los migrantes, nuevas tradiciones y costumbres de los migrantes, así como expectativas laborales y de calidad de vida no satisfechas en México.

Y dos, porque la ausencia o insuficiencia de políticas públicas de los tres niveles de gobierno para atender las necesidades de empleo, salud, educación, seguridad y bienestar, pueden producir “cortocircuitos” entre lo que ofrece el gobierno y las demandas de la comunidad.

Dentro de este grupo de 11 ciudades, la organización CCIS destacó como “focos rojo” cuatro casos: Yautepec, en Morelos; La Piedad y Tarímbaro, en Michoacán; y Salvatierra, en Guanajuato.

¿Y por qué un foco rojo?

Porque según el Consejo Nacional de Población (CONAPO), estas ciudades no estaban proyectadas para tener más de 100 mil habitantes en 2015 y con la llegada de connacionales de Estados Unidos rebasaron esa cifra.

De ahí que, en opinión de la directora de CCIS, si el ritmo de migrantes retornados que llegan a estas ciudades se incrementa con Trump, el “cortocircuito” en estas localidades puede acelerarse ante la falta de políticas públicas para atender a esta población.

Gráfico: Omar Bobadilla

“Más posiciones mediáticas que políticas públicas”

Ante este contexto, CCIS hizo un llamado a los tres niveles de gobierno para que diseñen políticas que sean proactivas y que no solo reaccionen o improvisen ante los vaivenes de de Trump.

“Hasta ahora, hemos visto más posiciones mediáticas que decisiones de política pública”, criticó Bazbaz. “Estamos esperando a ver si Trump cumple o no sus amenazas para entonces actuar. Pero cuando realmente tengamos el problema encima, no vamos a tener capacidad de respuesta”.

La directora de CCIS propuso que, en primer lugar, se construya “una narrativa migrante” para explicar a las poblaciones -especialmente a las 11 que están recibiendo connacionales de manera atípica- por qué están regresando los migrantes de Estados Unidos, en qué nos beneficia, y cuál es su contribución social, económica y política con el país.

Y sobre todo, agregó Bazbaz, se necesita explicar que no todos los migrantes deportados tienen antecedentes penales, como asegura Trump.

“Será fundamental garantizar el derecho a la no discriminación, estigmatización y criminalización de los connacionales que regresen de Estados Unidos, ante la posibilidad de que se les señale por los supuestos motivos de su deportación (por ejemplo, por antecedentes penales), como por el carácter forzado de su retorno (la mayoría de connacionales preferirían quedarse en Estados Unidos)”, recalcó la directora de CCIS.

¿A dónde llegan los migrantes mexicanos que vuelven de EU?

Por otra parte, además de las 11 ciudades que crecieron aceleradamente por la llegada de migrantes retornados, CCIS documentó otras 31 –son 42 en total-, en 14 estados, que en 2015 habían recibido un número atípico de connacionales, por lo que proyecta que estas localidades continuarán atrayendo a más migrantes durante los próximos cuatro años de Trump en la Casa Blanca.

En el municipio de San Luis Río Colorado, en Sonora, el 2.64% de su población son migrantes retornados de Estados Unidos. El porcentaje más alto de México. Le siguen Tijuana, en Baja California (2.09% de su población son migrantes retornados); Tecate, también en Baja California (2.05%);  Ciudad Cuauthémoc, en Chihuahua (1.45%); y Nogales, en Sonora (1.33%).

Guanajuato es el estado con más ciudades que tienen mayor porcentaje de población que son migrantes retornados. Ocho en total: Salvatierra (1.1% del total de la población es migrante retornado); San Miguel de Allende (1.03%); Pénjamo (0.93%); Acámbaro (0.92%); Valle de Santiago (0.92%); Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia (0.88%); San Felipe (0.85%); y San Francisco del Rincón (0.83%).

Cabe recordar que en otra investigación de CCIS que publicó Animal Político el pasado 2 de febrero, Guanajuato es también la entidad con más ciudades que dependen de las remesas que mandan los migrantes mexicanos. 

Gráfica: Omar Bobadilla

Por el contrario, seis ciudades que en 2010 eran atípicas por la llegada de connacionales, en 2015 dejaron de ser atractivas para los migrantes mexicanos. Se trata de Iguala y Zihuatanejo, en Guerrero; Delicias, Chihuahua; Manzanillo, Colima; Zamora, Michoacán; y San Luis de la Paz, Guanajuato.

En el caso de Guerrero, Suhayla Bazbaz apuntó que el factor de la inseguridad –en 2016, fue el segundo estado con mayor tasa de homicidios, solo por detrás de Colima-, más sucesos como la desaparición forzada de 43 estudiantes en Iguala, puede ser clave para explicar por qué los connacionales ya no regresan a esta entidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: el gráfico que te ayuda a evaluar el riesgo de contagio en una reunión social

Científicos de la Universidad de Oxford y MIT advierten que hay que considerar distintos factores como la ventilación del local o el volumen de voz de los asistentes, entre otros.
9 de octubre, 2020
Comparte

¿Cuán seguro es atender a un evento o reunión en medio de la pandemia de covid-19?

Con el número de casos todavía en aumento en todo el mundo, puede que te preguntes cuán prudente es asistir a esa reunión familiar o a ese cumpleaños que te invitaron.

Un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, y del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, quiere ayudar al público a evaluar el riesgo en cada situación.

Para eso, idearon una tabla que clasifica el riesgo según la cantidad de asistentes, si usan o no mascarillas, la actividad que hacen (si hablan, cantan, gritan o están en silencio) y el nivel de ventilación del local.

El artículo original fue publicado en el British Medical Journal (Revista Médica Británica).

“El riesgo de infección está determinado por muchos factores y todos ellos están conectados. Aún no hay ningún estudio que determine el riesgo absoluto, pero queremos empoderar a la gente para que evalúe el riesgo relativo a cada situación“, dice a BBC Mundo Lydia Bourouiba, directora del laboratorio de dinámica de fluidos en la transmisión de enfermedades de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y una de las autoras del estudio.

Gráfico de evaluación de riesgo

BBC

Por ejemplo, si te invitan a un karaoke en un salón cerrado donde la gente estará gritando y cantando, lo recomendable es quedarse el mínimo tiempo posible y asegurarse de que habrá poca gente. Sin olvidarse de usar la mascarilla.

O quizás puedes sugerir una reunión con los mismos amigos en un sitio abierto, donde sea posible mantener una mayor distancia entre los asistentes. Evita la música alta para que no te veas obligado a gritar.

Distancia, ventilación y tiempo

Estudios más recientes muestran que los virus pueden dispersarse en gotitas en el aire hasta seis u ocho metros, dependiendo de la situación. Por eso, los investigadores argumentan en el artículo que los dos metros de distancia recomendados debe ser, en algunos casos, la distancia mínima – no la máxima – a mantener con alguien.

“La regla de los dos metros no consideraba el cuadro total de la exhalación de partículas suspendidas en el aire y de cómo estas se mueven. Hoy sabemos que no es solo porque mantienes esos dos metros de distancia que estás seguro”, dice Bourouiba.

Una mujer con mascarilla en la calle.

Getty Images
Si vas a un evento social, la mascarilla puede reducir el riesgo de contagio.

Ahí entran otros factores considerados en el gráfico, como la duración del evento o el tiempo que uno permanece en contacto con los asistentes.

¿Pero qué es exactamente un período corto o largo? Según la investigadora, aún es difícil contestar a esa pregunta.

“Algunas agencias de salud están considerando que más de 15 minutos es un período largo. Pero no hay justificación científica para apoyar esa cifra. Por eso decidimos no especificarlo en la tabla”, explica.

De la misma manera, definir si un evento tiene una ocupación alta o baja, según Bourouiba, no depende sólo de cuántas personas hay en local.

También es importante saber si hay suficiente aire fresco y que los asistentes no estén dentro de la zona de respiración ajena. Es decir, tiene que haber más de 25 centímetros de distancia entre la boca y la nariz de uno (que respira de forma normal) y del otro.

“Cada persona debe tener al menos 10 a 15 litros de aire fresco por segundo. No tenemos cómo calcular eso en nuestro día a día, pero esa es una medida importante para los dueños de espacios de eventos, de restaurantes, de oficinas, etc. Ellos tienen que saber si esos espacios necesitan ser ampliados o renovados”, advierte.

Restaurante

Getty Images
En un restaurante, por ejemplo, no basta con tener la ventana abierta, hay que tener en cuenta hacia dónde circula el aire, dice la experta.

Lo más importante, dice Bourouiba, es garantizar la circulación de aire limpio, de preferencia que venga de afuera. “No es suficiente con mover el aire, como hace un ventilador o el aire acondicionado. Hay que renovarlo para diluir las partículas que exhalamos en el aire nuevo.”

Por esa razón, es mejor estar en espacios abiertos o con ventanas que permitan que el aire circule. Y aún así, es importante fijarse en cómo circula.

“En un restaurante, por ejemplo, si hay clientes delante de una ventana abierta, el aire pasará siempre por esas personas llevándose consigo sus gérmenes y posiblemente transmitiéndolos a otras personas”, dice la investigadora del MIT.

¿Qué hacer en cada situación?

Según Lydia Bourouiba, se deben tener algunos cuidados básicos en cada situación de la tabla:

  • Riesgo bajo– Intenta mantener al menos dos metros de distancia y usa la mascarilla. “No porque estés a dos metros significa que puedes quitarte la mascarilla y no porque lleves la mascarilla significa que puedes estar más cerca de la gente”, dice.
  • Riesgo mediano – Sé más riguroso con la regla de los dos metros. Si es posible, toma un poco más de distancia dependiendo de los otros factores.
  • Riesgo alto – Dos metros debe ser la distancia mínima, aunque lo ideal es estar más alejado y usar una mascarilla de buena calidad.

“Sabemos que es complicado, pero intentamos organizar la información de manera que todo el mundo lo entienda, desde la familia que quiere organizar una barbacoa hasta el gerente de la oficina. Todos tendremos que manejar estas situaciones.”, concluye la científica.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.