El drama de los inmigrantes que se arriesgan a morir congelados para escapar de EU a Canadá
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

El drama de los inmigrantes que se arriesgan a morir congelados para escapar de EU a Canadá

Con el objetivo de no ser deportados, cada vez mas inmigrantes deciden cruzar clandestinamente la gélida frontera entre Estados Unidos y Canadá.
AFP
Por Rupa Shenoy // PRI The World // BBC Mundo
23 de febrero, 2017
Comparte

Los inviernos en Canadá son fríos, muy fríos.

Así que la gente tiene que estar bastante desesperada para caminar a través de las gélidas extensiones que separan Canadá de Estados Unidos.

Pero eso es lo que está pasando.

“No hay duda de qué los está llevando”, dice Paul Caulford, un médico del Centro Canadiense de Salud para Refugiados e Inmigrantes en las afueras de Toronto.

“Casi todas las personas que cruzaron, desde mujeres embarazadas en la parte trasera de los camiones hasta las que llevan a sus hijos hacia un lugar seguro, nos dijeron que Estados Unidos ya no es un país seguro para ellos”, añadió.

Se refiere a las órdenes ejecutivas que emitió el presidente Donald Trump, que hacen más difícil que las personas califiquen para el estatus de refugiado.

Cada vez más

El doctor Paul Caulford lidera una clínica de salud que ayuda a refugiados.Derechos de autor de la imagenANDREA CROSSAN
Image caption“Todas las personas que vemos aquí son mujeres y niños”, dice el doctor Paul Caulford

La Policía Montada de Canadá dijo que observó un aumento en la inmigración ilegal a Canadá en el último mes desde que Trump asumió la presidencia.

En la clínica que dirige Caulford notaron que se duplicó el número de personas que acuden por ayuda.

La mayoría cruzaron a través de la frontera abierta, sin cerca y mínimamente patrullada.

A veces están arrastrando maletas y usando ropa que ofrece poca protección contra las bajas temperaturas.

“Todas las personas que vemos aquí son mujeres y niños”, dice Caulford, quien trata a los migrantes que aparecen con manos azules congeladas hasta el hueso.

“Todos han tenido viajes a bajas temperaturas en la parte trasera de camiones para salvar sus vidas literalmente, pero huyendo, si puedes creer esto, de Estados Unidos“.

Cartel que indica migraciones de Canadá.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa mayoría de los refugiados cruzaron a través de la frontera mínimamente patrullada y con bajas temperaturas.

Un gris en el acuerdo

La mayoría de los migrantes que llegan a la clínica de Caulford son de Nigeria.

Ellos temen ser deportados bajo las políticas de Trump y devueltos a lugares donde podrían ser asesinados por la guerrilla o pandillas, o se verían obligados a circuncidar a sus hijas.

“Hicieron sus solicitudes de asilo en EE.UU. o estaban planeando hacerlo cuando se enteraron por los medios de comunicación que (Estados Unidos) es ahora una nación diferente”.

Estas familias no utilizan las rutas regulares a Canadá, a través de un paso fronterizo oficial, debido a un acuerdo entre Canadá y Estados Unidos según el cual cualquier persona que ya ha solicitado asilo en EE.UU. no puede hacerlo también en Canadá.

Pero, hay una zona gris: si no hay constancia de que una familia atravesó la frontera entre ambos países y sólo se presentan espontáneamente en Canadá, la familia puede solicitar el estatuto de refugiado.

Contrabando de personas

Caulford dice que los migrantes pagan a quienes ellos llaman “agentes” para cruzarlos de contrabando a través de la frontera.

Los contrabandistas abandonan a las familias en parques o al lado de una carretera.

Caulford recuerda el caso de una madre que no entendía las consecuencias que podía provocarle el frío: nunca había estado en un clima así. No entendía cuán congelados estaban sus brazos hasta que se le cayó su bebé.

Historias como esas hacen que Brad Sinclair, el director ejecutivo de la clínica, diga que no importa qué políticas implemente Trump, los canadienses estarán listos.

“No vamos a poder influir en lo que ocurre en Estados Unidos, en la Unión Europea o en el África subsahariana “, dice.

“Pero sé que las implicancias de eso serán que la gente va a llegar aquí enferma y vamos a estar para ayudarlos. Porque eso es lo que hacemos en Canadá”.

Un policía patrulla la frontera en un paisaje nevado.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionSegún autoridades de Canadá, hubo un aumento en la inmigración ilegal al país desde que Trump asumió la presidencia.

Ilegalidad

Ninguno de los pacientes de la clínica admitirá que cruzó la frontera desde Estados Unidos a Canadá.

Y el personal de la clínica protege a sus pacientes enérgicamente.

Conocen a personas a quienes las autoridades canadienses arrestaron y deportaron.

Sólo una paciente de Nigeria aceptó hablar. No reveló su nombre ni tampoco dijo cómo llegó a Canadá.

Mastica un chicle y, nerviosa, se abrocha y desabrocha el botón del abrigo. Cuando se le preguntó si llegó a través de EE.UU., respondió rápida y enfáticamente: “No”.

“En términos de discriminación, ¡Dios mío!, Estados Unidos es lo peor. Todavía prefiero Canadá“, dice.

Cartel que señala el límite internacional entre Canadá y Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption“La gente llega aquí enferma. Y vamos a estar para ayudarlos”, dicen en la clínica Caulford.

Estados Unidos no quiere gente como ella, dice. Canadá ofrece más libertad, igualdad y oportunidad, enumera.

“Canadá es un país multicultural donde se ven diferentes inmigrantes de distintas culturas y religiones”, dice.

“No discriminan y el país es maravilloso”.

El problema de la salud

Pero hay maneras en que Canadá podría mejorar, dice Sumathy Rahunathan, coordinadora voluntaria de la clínica.

Banderas de diferentes países en un escritorio de la clínica.Derechos de autor de la imagenANDREA CROSSAN/PRI
Image captionLas banderas representan el país de origen de los pacientes de la clínica.

El sistema de salud canadiense no cubre a los migrantes desde el momento en que entran en el país así que la clínica ha tenido que intensificar la recaudación de fondos.

Rahunathan se pregunta: “¿Cuánto tiempo se necesita para ser lo suficientemente canadiense para obtener atención médica? ¿En la primera semana que llegas? ¿Después de 10 años?”.

“Tenemos pacientes que están aquí intentando naturalizarse desde hace ocho años, pagando impuestos y trabajando.

Pero (ellos) no tienen acceso a la asistencia médica. ¿No son lo suficientemente canadienses para obtener atención médica?

Muchos canadienses apoyan la expansión de la cobertura de la atención médica y el cambio de las políticas para que las personas que han solicitado asilo en los Estados Unidos puedan ingresar oficialmente a Canadá y solicitar el estatus de refugiado.

Pero hay canadienses que se oponen a la política de inmigración liberal del país, especialmente si Canadá continúa absorbiendo refugiados rechazados por Estados Unidos.

Sumathy Rahunathan es voluntaria y coordina la clínica.Derechos de autor de la imagenANDREA CROSSAN/PRI
Image caption“¿No son lo suficientemente canadienses para obtener atención médica?”, se pregunta sobre los refugiados Sumathy Rahunathan.

Difícil

Una mujer que espera ser atendida por un médico en la clínica de Caulford dice que no cree que Canadá acepte su solicitud de asilo, aunque en su país natal, Venezuela, a menudo es víctima de robos y amenazada de ser violada y escasean medicamentos y comida.

“Cuando vas al supermercado no puedes comprar nada porque no hay nada. Tienes mucha suerte”, me dice. “Tienes suerte hasta de poder encontrar toallas higiénicas femeninas cuando tienes el período. Nosotras no podemos”.

Pero ella no espera que las autoridades canadienses le crean. Y piensa que los funcionarios estadounidenses serían aún más escépticos.

“Nunca consideré en ir a EE.UU. porque sé que es realmente difícil conseguir los papeles “, dice. “Si ya es difícil aquí, no puedo imaginar lo que será allá”, añade.

Está en lo correcto. Es difícil en EE.UU. y podría ser aún más difícil obtener el estatus de refugiado bajo las nuevas órdenes ejecutivas de Trump.

Cuanto más Estados Unidos aleje a la gente, más lo sentirá Canadá.

Pronto los canadienses pueden enfrentar la elección de los estadounidenses en los últimos comicios, ya sea para aceptar la inmigración y el globalismo, o rechazarlos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la 'regla del silencio incómodo' que utilizan famosos emprendedores como Tim Cook o Jeff Bezos

Si alguna vez te has arrepentido de hablar sin pensar, te contamos cómo funciona una singular regla que algunos de los que manejan las mayores empresas del mundo han aplicado en su ambiente laboral y frente al público.
30 de septiembre, 2020
Comparte

Cuando nos apresuramos en dar una respuesta, las cosas pueden salir mal, y por eso no sería extraño que más de una vez te hayas arrepentido de hablar sin haber pensado lo que ibas a decir.

Hay una estrategia que conocidos emprendedores como Tim Cook, director ejecutivo de Apple, y Jeff Bezos, fundador de Amazon, han puesto en práctica, precisamente para concentrar toda su atención en sus palabras.

Se trata de la “regla del silencio incómodo”, un concepto desarrollado por Justin Bariso, consultor y autor del bestseller “EQ Aplicado, Guía para la Inteligencia Emocional en el Mundo Real”.

Consiste en que cuando te enfrentas a una pregunta desafiante, en vez de responder de inmediato, haces una pausa y piensas profundamente cómo quieres responder.

¿Por qué es incómodo?, porque la pausa puede ser de 10 segundos, 20, o incluso más tiempo, haciendo que el interlocutor se sienta desconcertado, si no está acostumbrado a este tipo de interacciones.

En diálogo con BBC Mundo, Bariso cuenta que Tim Cook es conocido por hacer largas pausas que, en el contexto de un diálogo, se pueden volver muy incómodas.

También lo hace Jeff Bezos, aunque su estilo -agrega Bariso- sigue una manera metódica: al principio de las reuniones se toma un tiempo largo para leer informes en silencio antes de iniciar el diálogo.

Mentes inteligentes como Tim Cook o Jeff Bezos acogen la regla del silencio incómodo”, dice Bariso.

Jeff Bezos

Getty Images
Jeff Bezos, fundador de Amazon, también utiliza largos intervalos de silencio al inicio de las reuniones, explica Justin Bariso.

“Esta regla siempre ha sido una herramienta valiosa de la inteligencia emocional, porque te permite equilibrar el pensamiento y la emoción, en vez de reaccionar basado solo en los sentimientos”.

El silencio de Steve Jobs

Tim Cook y Jeff Bezos no son los únicos directores de empresas que han utlizado la regla del silencio incómodo.

En una ocasión, Steve Jobs se tomó cerca de 20 segundos en contestar un ataque personal, entregando una respuesta contundente.

Era 1997 cuando Jobs -que recién había regresado a Apple- participaba en una conferencia con desarrolladores.

Una persona del público lo atacó diciéndole, “no sabes de lo que estás hablando“.

Lo primero que hace Jobs es quedarse sentado en silencio. Y pensar.

Steve Jobs

Getty Images
En 1997 Steve Jobs, respondió a un ataque en público utilizando la regla del silencio incómodo.

En un tiempo que seguramente parecía una eternidad para la audiencia en el contexto del ataque y la esperada respuesta, Jobs tomó un poco de agua y cerca de 10 segundos, comenzó a responder.

“Tú sabes”, le contesta. “Puedes agradar a algunas personas en algunas ocasiones, pero…”, Jobs vuelve a hacer una pausa como de ocho segundos.

Luego continúa con su respuesta. “Una de las cosas más difíciles cuando estás tratando de lograr un cambio es que, personas como este caballero tienen razón… en algunas áreas”.

Ese es el inicio de una larga respuesta que dejó al público deslumbrado. Pero más allá de las habilidades de Job para responder al ataque y plantear su visión a largo plazo, una de las cosas que destaca Bariso es la duración y efectividad de esa técnica discursiva.

8 beneficios

La inteligencia emocional, agrega, se refiere a la capacidad de entender y manejar las emociones.

Cuando estamos bajo presión, hablamos y actuamos de una manera diferente a cuando tenemos tiempo de analizar las cosas.

“Yo tiendo a hablar demasiado rápido y me he metido en problemas por eso“, cuenta el autor.

Imagen de un reloj

Getty Images
El silencio incómodo suele extenderse por un período de tiempo de entre 10 y 20 segundos.

Esa fue una de las razones por las que Bariso decidió entrar al campo de la inteligencia emocional.

Y cuando practicas la regla del silencio incómodo por un tiempo suficiente, agrega, dejarás de sentirte incómodo.

Estos son algunos de los beneficios que puede proveer la práctica regular de esta regla, según Bariso:

  • Silenciar el mundo exterior
  • Ejercitar tu pensamiento
  • Llegar a la raíz de los problemas con mayor efectividad
  • Dar respuestas mejor pensadas, más profundas
  • Equilibrar tus emociones
  • Estar en armonía con tus valores y principios
  • Decir lo que realmente quieres decir
  • Aumentar tu confianza

Una de las dudas que genera esta regla es si efectivamente cualquier persona puede implementarla.

No solamente por la capacidad personal de ponerla en práctica, sino porque en contextos formales puede generar un rechazo por parte de las demás personas.

Es decir, no todos somos Cook, Bezos o Jobs. Y lo que en algunas personas puede parecer muy interesante, en otras podría llegar a ser visto como insólito, inadecuado, o completamente fuera de lugar.

“Personas como Cook o Bezos no siempre estuvieron en posiciones de poder”, contesta Bariso.

“Una de las razones por las que llegaron donde están, es porque tenían confianza en sus habilidades”, agrega. “Seguir la regla te ayuda a desarrollar la autoconfianza”.

¿Puede la regla jugar en tu contra?

La regla no es una solución mágica y puede jugar en tu contra cuando enfrentas determinadas circunstancias, como cuando se requiere exactamente lo contrario: una respuesta rápida.

“Siempre habrá escenarios donde tienes que hablar o responder rápidamente”, responde Bariso.

“Pero esos escenarios son menores en número de lo que la gente piensa. La mayor parte del tiempo, tomarse 10 o 30 segundos antes de responder, no te hará mal”.

Y si los segundos de pausa se te hacen demasiado eternos, el autor recomienda resistirse a la tentación de contestar lo primero que se te viene a la cabeza y al menos dejar un pequeño espacio para pensar antes de hablar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.