Javier Duarte desvió y malversó 4 mil 630 mdp destinados a salud y educación solo en 2015: ASF
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Javier Duarte desvió y malversó 4 mil 630 mdp destinados a salud y educación solo en 2015: ASF

Con transferencias a cuentas bancarias cuyos destinos siguen siendo un misterio, con compras simuladas y presunto desvío de recursos, Javier Duarte y colaboradores supuestamente malversaron estos recursos del gobierno de Veracruz.
Cuartoscuro Archivo
Por Eréndira Aquino
16 de febrero, 2017
Comparte

Durante el último año de la administración del ex gobernador Javier Duarte se desviaron y malversaron 4 mil 630 millones de pesos (mdp) destinados a servicios de salud y educación en Veracruz, de acuerdo con el informe de la Cuenta Pública 2015.

En el caso de los recursos destinados a acciones educativas, tras analizar la Cuenta Pública 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reportó que la administración del ex gobernador Duarte, desvió y malversó un total de 2 mil 292 millones de pesos.

De las 14 auditorías realizadas por la ASF al presupuesto federal otorgado a educación en Veracruz, en 7 de ellas detectó irregularidades.

Según los resultados de estas auditorías, el gobierno de Duarte desvió un total 210 millones 994 mil 561 pesos destinados a la Nómina Educativa y Gasto Operativo, hacia “cuentas bancarias de las cuales se desconoce su destino”.

Además, a través de compras simuladas, el gobierno de Duarte desvió otros 236 millones 527 mil 414 pesos con los cuales supuestamente pagó bienes y servicios cuya entrega, sin embargo, no pudo comprobar.

La Auditoría Superior de la Federación también detectó que el gobierno de Javier Duarte desfalcó en 2015 distintos fondos públicos destinados a la educación, trasladando los recursos hacia otras cuentas bancarias pertenecientes a la administración estatal, para ser empleados con fines no esclarecidos.

En total, mil 147 millones 364 mil pesos que debían usarse en mejorar la infraestructura educativa y en la operación de escuelas de tiempo completo en Veracruz fueron, finalmente, desviados hacia cuentas bancarias “donde se maneja gasto corriente, cuyo destino final se desconoce”.

El caso más grave es el del Programa Escuelas de Tiempo Completo, cuyo presupuesto 2015 (que ascendió a 204 millones de pesos) fue desviado en su totalidad por el gobierno de Duarte, debido a lo cual, las “metas y objetivos  (de este programa) no se cumplieron”.

Lee: Fiscalía de Veracruz investiga el presunto desvío de 503 mdp sin contratos a empresas fantasma

Otro punto observado por la Auditoría se refiere a los recursos educativos que fueron empleados por la administración de Javier Duarte para pagar salarios a personas que, en realidad, no prestaron ningún servicio a la administración pública; a personal con “licencia sindical”; así como a personas que ocupaban plazas como maestros, sin acreditar la formación profesional requerida.

En salarios de “aviadores” y personas no aptas para el puesto que ostentaban, el ex gobernador Duarte malversó 41 millones 527 mil 620 pesos, provenientes del presupuesto educativo, durante el año 2015.

Entres los presuntos daños a la Hacienda Pública Federal, por desfalco al presupuesto educativo asignado a Veracruz en 2015, destaca el caso de la Universidad Veracruzana, a la cual la Auditoría acusa de haber desviado 619 millones 588 mil pesos (provenientes del fondo de subsidios federales para organismos descentralizados estatales), los cuales fueron empleados en el pago del Impuesto Sobre la Renta por salarios pagados a su personal.

La Auditoría exigió a la Universidad Veracruzana reintegrar esos recursos, ya que no están previstos para el pago de dicho impuesto; no obstante, la Auditoría Superior de la Federación reconoció que, en 2015, el gobierno de Veracruz dejó de entregar a esta casa de estudios un total de 866 millones 543 mil pesos.

Aunque la misma ASF asegura que el gobierno de Duarte retuvo esos 866 millones, destinados por el gobierno federal a la UV, la auditoría 0239 no considera ese dinero como perdido ni subejercido y tampoco exige a la administración estatal su reembolso. Por lo mismo, no incluye esa suma entre los recursos con irregularidades, aunque tampoco se aclara cuál fue el destino de ese dinero.

En el cálculo del monto desfalcado a la Hacienda Pública Federal se incluye también el dinero que fue entregado al gobierno de Duarte para acciones u obras educativas, y que nunca fue usado.

Según la auditoría 1477, el gobierno de Veracruz no usó 26 millones 301 mil pesos destinados a ese fondo.

Lee: Denuncian a Javier Duarte por el desvío de casi 240 mdp destinados a seguridad pública

Igualmente, la Universidad Veracruzana dejó de ejercer 7 millones 979 mil pesos provenientes del Programa de Fortalecimiento de la Calidad en Instituciones Educativas.

Por último, en materia de presupuesto educativo, la Auditoría demandó al gobierno de Veracruz reintegrar 2 millones 338 mil pesos, correspondientes a intereses generados por la cuenta en la que le depositó los fondos para becas de manutención para estudiantes.

En total, los recursos educativos desviados y malversados por el gobierno de Duarte en 2015 ascienden a, exactamente, 2 mil 292 millones 171 mil 288 pesos y 19 centavos.

Irregularidades en salud: 2 mil 338 millones de pesos

De acuerdo con el informe de la Cuenta Pública 2015, la administración del ex gobernador Javier Duarte también detectó irregularidades y malversaciones en el gasto de 2 mil 338 millones 304 mil pesos, destinados a servicios de salud en Veracruz.

Esos 2 mil 338 millones fueron asignados por el gobierno federal al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASS), al Seguro Popular, al Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios de Salud y al Componente de Salud de PROSPERA.

De acuerdo con la auditoría realizada al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASS) en 2015, se detectaron irregularidades en el manejo de 137 millones 608 mil 800 pesos.

De esta cantidad, la ASF determinó que 109 millones 247 mil pesos corresponden a recursos que fueron otorgados a la Secretaría de Finanzas y Planeación del estado (SEFIPLAN), pero que este organismo no entregó a los Servicios de Salud de Veracruz (Sesver).

Lee: Duarte compró quimios falsas y pruebas de VIH inservibles a empresas que venden café y ropa

Otros 72 mil 767 pesos se usaron para pagar el salario de una persona, sin documentación para acreditar el perfil de la plaza bajo la cuál cobró, mientras que 139 mil 223 pesos corresponden a multas que los Servicios de Salud de Veracruz no aplicaron en contra de proveedores que incumplieron contratos.

Los 28 millones 362 mil 844 pesos restantes se investigan por subejercicio, es decir, se recibieron pero no fueron gastados.

La ASF reportó, además, que los Sesver no han implementado lineamientos, procedimientos, manuales o guías para la administración de riesgos de corrupción, y tampoco se encontró evidencia de que se informe a alguna instancia sobre la situación de estos riesgos y su atención.

En el caso del Seguro Popular, la auditoría se realizó a los Recursos Federales Transferidos a través del Acuerdo de Coordinación Celebrado entre la Secretaría de Salud federal y la administración del ex gobernador Javier Duarte, y se registraron irregularidades en mil 899 millones 347 mil 608 pesos.

Lee: Fiestas, golf y derroche de dinero público: escoltas narran los excesos de Javier Duarte

Entre estas irregularidades están que el gobierno de Veracruz no transfirió 193 millones 601 mil 300 pesos al Seguro Popular. Otros 611 millones 641 mil 244 pesos fueron transferidos a cuentas bancarias distintas a las del programa; fueron usados para pagos de erogaciones de PROSPERA 2015; y para el pago del impuesto sobre nóminas.

Co otros 9 millones 819 mil 655 pesos destinados al Seguro Popular, el gobierno de Javier Duarte adquirió medicamentos con sobreprecio, o que no están contemplados en el Catálogo Universal de Servicios de Salud (y que, por lo tanto, no pueden ser usados en la atención a pacientes).

La misma auditoría observó un subejercicio por 518 millones 658 mil 400 pesos asignados en 2015 al Seguro Popular en Veracruz, cuya aplicación está pendiente de ejercer.

Por otra parte, en la revisión del Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios se observó un subejercicio por 561 mil 500 pesos.

Además, se detectó que el gobierno de Veracruz no acreditó la transferencia de 278 millones 628 mil 500 pesos provenientes al Programa de Inclusión Social Prospera (componente salud), al Régimen Estatal de Protección Social en Salud.

La ASF también informó que las administración de Javier Duarte tampoco comprobó el gasto de 22 millones 153 mil pesos destinados al Régimen Estatal de Protección Social en Salud, y tampoco devolvió los intereses generados por la cuenta bancaria en la que se depositaron esos recursos federales.

En total, las el dinero malversado en 2015, perteneciente al programa Prospera en Veracruz, para acciones de salud, asciende a 300 millones 796 mil 800 pesos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Lucie Vildnerova

'Salí de vacaciones de Polonia y terminé quedándome toda la pandemia en Colombia porque acá encontré familia'

Joanna Zdanowska, una polaca de 47 años, era una de las turistas que estaba en Colombia cuando empezó la cuarentena. Y se quedó a gusto porque, según dice, encontró familia en un pequeño pueblo de la costa caribeña del país.
Lucie Vildnerova
4 de enero, 2021
Comparte

Joanna Zdanowska, una polaca de 47 años, era una de las turistas que estaba en Colombia cuando empezó la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

A diferencia de cientos de extranjeros que volvieron a su país, elladecidió quedarse en un país cuya naturaleza enamora con facilidad.

Su relato, presentado en este texto que resultó de una conversación con BBC Mundo, es prueba de que el virus, además de trágico, abrió la puerta para muchas experiencias e historias positivas.


En agosto de 2020, cuando en Colombia anunciaron el fin de la cuarentena estricta, nosotras ya nos queríamos quedar donde estábamos. No queríamos que nada cambiara.

Mis amigos turistas y yo, que vinimos a América Latina a viajar antes de que empezara la pandemia, encontramos en Palomino, en la Costa Atlántica colombiana, un hogar.

Palomino es un pequeño pueblo muy cerca de una hermosa playa llena de palmeras que se prolonga por varios kilómetros.

En marzo, apenas empezó todo, yo no quise irme a Polonia, como hicieron algunos de mis compañeros, porque tenía la esperanza de que pronto podría seguir viajando.

Pero luego pasaron dos semanas y prolongaron la cuarentena. Y dos más. Y más. Y así hasta que nos quedamos ocho meses en un pueblo al lado de la playa sin poder nadar en el mar.

Estábamos en un hostal y todos los restaurantes y bares estaban cerrados. No había nada para hacer.

Con el tiempo se fueron yendo los turistas y solo quedamos algunos pocos. Pero con los días fuimos conformando una familia de unas quince personas con una relación muy íntima con los dueños de los hostales donde estábamos.

Salí de vacaciones de Polonia y terminé quedándome toda la pandemia en Colombia porque acá encontré familia.

Atrapada a gusto en Colombia

En 2019, decidí tomarme un año sabático porque me aburrí de Polonia, donde además tengo un apartamento que genera renta y me permite viajar tranquila.

Estuve en México y Cuba. Luego tenía el plan de viajar dos meses por Colombia, un país que recomiendan mucho para el turismo. Me quedé 10 meses y sigo contando.

Cuando viajas conoces muchas personas, pero normalmente los ves máximo una semana. Pero cuando vives con alguien seis meses, se genera una relación única.

Turistas en Palomino

Joanna Zdanowska
Los turistas que se quedaron en Palomino toda la cuarentena se convirtieron en miembros y colaboradores de la comunidad.

Porque ninguno trabajaba, entonces pasábamos todos el día juntos. Nos sentimos como en vacaciones permanentes.

Cada día había actividades con la gente local para apoyarnos unos a otros. Nos cocinaban. Algunos trabajaban para los hostales, otros aprendieron a surfear, había una chica que empezó a dar clases de español por internet.

En la casa donde yo me quedé, por ejemplo, había una familia de venezolanos con dos niños que descubrieron que nosotras las tratábamos mejor que sus padres. Entonces pasaban el día con nosotras. Yo les compré libros y les leía cuentos. Les mostraba videos en YouTube. Ahora los niños dicen que nosotras somos sus madres. Eso te rompe el corazón.

Lo que aprendí

Lo mejor de haberme quedado tanto tiempo aquí fue que pude conocer bien a la gente del pueblo, una experiencia que no tiene nada que ver con uno ve en el sector turismo.

Una de las experiencias más extraordinarias que tuve fue cuando fui a un pueblo de arhuacos, un grupo de indígenas que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta y han tenido muy poco contacto con culturas occidentales.

Tuvimos que salir a las 4 de la mañana. Nos dijeron que eran 8 horas caminando pero cuando levábamos 9 horas aún no llegábamos. Pensamos que este lugar no existía. A las 10 horas finalmente llegamos, sin poder hablar del cansancio. Y nos quedamos ahí con nuestras hamacas.

Nos dieron su casa más grande. Nos quedamos tres días.

Joanna Zdanowska

Joanna Zdanowska
Joanna dice que los tres días que estuvo en un pequeña villa de indígenas le cambió su forma de pensar.

Esta experiencia cambió mi pensamiento, descubrimos algo que puede ser obvio pero nunca lo habíamos vivido: que no necesitamos nada para ser feliz.

Nos cobraban 50 dólares por cada uno de nosotros cinco. Cuando vimos las condiciones en las que viven los indígenas, decidimos no negociar nada, porque duermen en el suelo, cocinan en el fuego, no hay electricidad, ni gas, todo es muy básico; comen solo cosas que tienen ahí en su finca: yuca, plátano, arroz.

Son cosas muy básicas que me enseñaron mucho y me dieron ganas de seguir viajando, y quizá buscar aprovechar mi experiencia de 14 años en la televisión polaca en alguno de estos países. Creo que es buen momento para vender producciones que ya están listas y no necesitan más que subtítulos o doblaje.

Palomino

Joanna Zdanowska
Palomino es uno de los tantos paraísos de Colombia.

Con mi familia no necesito tener contacto físico. Lo único que me hace falta es ver al hijo de mi hermana, que solo vi cuando tenía un año. Pero hablamos mucho.

Y ahora la situación en Polonia es muy fuerte: en coronavirus Colombia y Polonia son países vecinos. Pero, además, ahora el gobierno en mi país es muy conversador y tengo la impresión de que estamos como hace 30 años: no aceptan la sociedad LGTBI, el aborto es tema de guerra, millones de personas están en la calle protestando.

Además allá es invierno. Y no es que me haya acostumbrado al clima de acá. Cuando hace 38 grados me molesta. Pero estar solo en chancletas y vestido corto en lugar de cinco kilos de ropa te relaja. Y eso me gusta de Palomino.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.