Javier Duarte desvió y malversó 4 mil 630 mdp destinados a salud y educación solo en 2015: ASF
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Javier Duarte desvió y malversó 4 mil 630 mdp destinados a salud y educación solo en 2015: ASF

Con transferencias a cuentas bancarias cuyos destinos siguen siendo un misterio, con compras simuladas y presunto desvío de recursos, Javier Duarte y colaboradores supuestamente malversaron estos recursos del gobierno de Veracruz.
Cuartoscuro Archivo
Por Eréndira Aquino
16 de febrero, 2017
Comparte

Durante el último año de la administración del ex gobernador Javier Duarte se desviaron y malversaron 4 mil 630 millones de pesos (mdp) destinados a servicios de salud y educación en Veracruz, de acuerdo con el informe de la Cuenta Pública 2015.

En el caso de los recursos destinados a acciones educativas, tras analizar la Cuenta Pública 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reportó que la administración del ex gobernador Duarte, desvió y malversó un total de 2 mil 292 millones de pesos.

De las 14 auditorías realizadas por la ASF al presupuesto federal otorgado a educación en Veracruz, en 7 de ellas detectó irregularidades.

Según los resultados de estas auditorías, el gobierno de Duarte desvió un total 210 millones 994 mil 561 pesos destinados a la Nómina Educativa y Gasto Operativo, hacia “cuentas bancarias de las cuales se desconoce su destino”.

Además, a través de compras simuladas, el gobierno de Duarte desvió otros 236 millones 527 mil 414 pesos con los cuales supuestamente pagó bienes y servicios cuya entrega, sin embargo, no pudo comprobar.

La Auditoría Superior de la Federación también detectó que el gobierno de Javier Duarte desfalcó en 2015 distintos fondos públicos destinados a la educación, trasladando los recursos hacia otras cuentas bancarias pertenecientes a la administración estatal, para ser empleados con fines no esclarecidos.

En total, mil 147 millones 364 mil pesos que debían usarse en mejorar la infraestructura educativa y en la operación de escuelas de tiempo completo en Veracruz fueron, finalmente, desviados hacia cuentas bancarias “donde se maneja gasto corriente, cuyo destino final se desconoce”.

El caso más grave es el del Programa Escuelas de Tiempo Completo, cuyo presupuesto 2015 (que ascendió a 204 millones de pesos) fue desviado en su totalidad por el gobierno de Duarte, debido a lo cual, las “metas y objetivos  (de este programa) no se cumplieron”.

Lee: Fiscalía de Veracruz investiga el presunto desvío de 503 mdp sin contratos a empresas fantasma

Otro punto observado por la Auditoría se refiere a los recursos educativos que fueron empleados por la administración de Javier Duarte para pagar salarios a personas que, en realidad, no prestaron ningún servicio a la administración pública; a personal con “licencia sindical”; así como a personas que ocupaban plazas como maestros, sin acreditar la formación profesional requerida.

En salarios de “aviadores” y personas no aptas para el puesto que ostentaban, el ex gobernador Duarte malversó 41 millones 527 mil 620 pesos, provenientes del presupuesto educativo, durante el año 2015.

Entres los presuntos daños a la Hacienda Pública Federal, por desfalco al presupuesto educativo asignado a Veracruz en 2015, destaca el caso de la Universidad Veracruzana, a la cual la Auditoría acusa de haber desviado 619 millones 588 mil pesos (provenientes del fondo de subsidios federales para organismos descentralizados estatales), los cuales fueron empleados en el pago del Impuesto Sobre la Renta por salarios pagados a su personal.

La Auditoría exigió a la Universidad Veracruzana reintegrar esos recursos, ya que no están previstos para el pago de dicho impuesto; no obstante, la Auditoría Superior de la Federación reconoció que, en 2015, el gobierno de Veracruz dejó de entregar a esta casa de estudios un total de 866 millones 543 mil pesos.

Aunque la misma ASF asegura que el gobierno de Duarte retuvo esos 866 millones, destinados por el gobierno federal a la UV, la auditoría 0239 no considera ese dinero como perdido ni subejercido y tampoco exige a la administración estatal su reembolso. Por lo mismo, no incluye esa suma entre los recursos con irregularidades, aunque tampoco se aclara cuál fue el destino de ese dinero.

En el cálculo del monto desfalcado a la Hacienda Pública Federal se incluye también el dinero que fue entregado al gobierno de Duarte para acciones u obras educativas, y que nunca fue usado.

Según la auditoría 1477, el gobierno de Veracruz no usó 26 millones 301 mil pesos destinados a ese fondo.

Lee: Denuncian a Javier Duarte por el desvío de casi 240 mdp destinados a seguridad pública

Igualmente, la Universidad Veracruzana dejó de ejercer 7 millones 979 mil pesos provenientes del Programa de Fortalecimiento de la Calidad en Instituciones Educativas.

Por último, en materia de presupuesto educativo, la Auditoría demandó al gobierno de Veracruz reintegrar 2 millones 338 mil pesos, correspondientes a intereses generados por la cuenta en la que le depositó los fondos para becas de manutención para estudiantes.

En total, los recursos educativos desviados y malversados por el gobierno de Duarte en 2015 ascienden a, exactamente, 2 mil 292 millones 171 mil 288 pesos y 19 centavos.

Irregularidades en salud: 2 mil 338 millones de pesos

De acuerdo con el informe de la Cuenta Pública 2015, la administración del ex gobernador Javier Duarte también detectó irregularidades y malversaciones en el gasto de 2 mil 338 millones 304 mil pesos, destinados a servicios de salud en Veracruz.

Esos 2 mil 338 millones fueron asignados por el gobierno federal al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASS), al Seguro Popular, al Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios de Salud y al Componente de Salud de PROSPERA.

De acuerdo con la auditoría realizada al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASS) en 2015, se detectaron irregularidades en el manejo de 137 millones 608 mil 800 pesos.

De esta cantidad, la ASF determinó que 109 millones 247 mil pesos corresponden a recursos que fueron otorgados a la Secretaría de Finanzas y Planeación del estado (SEFIPLAN), pero que este organismo no entregó a los Servicios de Salud de Veracruz (Sesver).

Lee: Duarte compró quimios falsas y pruebas de VIH inservibles a empresas que venden café y ropa

Otros 72 mil 767 pesos se usaron para pagar el salario de una persona, sin documentación para acreditar el perfil de la plaza bajo la cuál cobró, mientras que 139 mil 223 pesos corresponden a multas que los Servicios de Salud de Veracruz no aplicaron en contra de proveedores que incumplieron contratos.

Los 28 millones 362 mil 844 pesos restantes se investigan por subejercicio, es decir, se recibieron pero no fueron gastados.

La ASF reportó, además, que los Sesver no han implementado lineamientos, procedimientos, manuales o guías para la administración de riesgos de corrupción, y tampoco se encontró evidencia de que se informe a alguna instancia sobre la situación de estos riesgos y su atención.

En el caso del Seguro Popular, la auditoría se realizó a los Recursos Federales Transferidos a través del Acuerdo de Coordinación Celebrado entre la Secretaría de Salud federal y la administración del ex gobernador Javier Duarte, y se registraron irregularidades en mil 899 millones 347 mil 608 pesos.

Lee: Fiestas, golf y derroche de dinero público: escoltas narran los excesos de Javier Duarte

Entre estas irregularidades están que el gobierno de Veracruz no transfirió 193 millones 601 mil 300 pesos al Seguro Popular. Otros 611 millones 641 mil 244 pesos fueron transferidos a cuentas bancarias distintas a las del programa; fueron usados para pagos de erogaciones de PROSPERA 2015; y para el pago del impuesto sobre nóminas.

Co otros 9 millones 819 mil 655 pesos destinados al Seguro Popular, el gobierno de Javier Duarte adquirió medicamentos con sobreprecio, o que no están contemplados en el Catálogo Universal de Servicios de Salud (y que, por lo tanto, no pueden ser usados en la atención a pacientes).

La misma auditoría observó un subejercicio por 518 millones 658 mil 400 pesos asignados en 2015 al Seguro Popular en Veracruz, cuya aplicación está pendiente de ejercer.

Por otra parte, en la revisión del Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios se observó un subejercicio por 561 mil 500 pesos.

Además, se detectó que el gobierno de Veracruz no acreditó la transferencia de 278 millones 628 mil 500 pesos provenientes al Programa de Inclusión Social Prospera (componente salud), al Régimen Estatal de Protección Social en Salud.

La ASF también informó que las administración de Javier Duarte tampoco comprobó el gasto de 22 millones 153 mil pesos destinados al Régimen Estatal de Protección Social en Salud, y tampoco devolvió los intereses generados por la cuenta bancaria en la que se depositaron esos recursos federales.

En total, las el dinero malversado en 2015, perteneciente al programa Prospera en Veracruz, para acciones de salud, asciende a 300 millones 796 mil 800 pesos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia invade Ucrania: qué son los ‘bonos de guerra’ y cómo pueden ayudar a Kiev ante el ataque ruso

El gobierno ucraniano está recurriendo a este viejo ejercicio de recaudación para financiar las operaciones militares ante la ofensiva de Rusia.
2 de marzo, 2022
Comparte

A medida que avanza la invasión rusa sobre Ucrania, el gobierno de Volodymyr Zelensky está buscando a contrarreloj la forma de financiar a sus Fuerzas Armadas y la costosa defensa de su país.

El escenario es complejo: después de una importante inversión y modernización del poderío militar de Rusia, los ucranianos son superados en armas y en número de soldados, sin contar la capacidad aérea ucraniana, que es muchísimo menor a la rusa.

Además, su economía está paralizada por la guerra, con escasa capacidad de recaudación y precios disparados como el del petróleo.

En ese contexto, el Ministerio de Finanzas ucraniano anunció esta semana que recurrirán a un viejo instrumento financiero para apoyar a sus tropas: el llamado “bono de guerra”.

“En un momento de agresión militar de la Federación Rusa, el Ministerio de Finanzas ofrece a los ciudadanos, empresas e inversores extranjeros apoyar el presupuesto de Ucrania invirtiendo en bonos del gobierno militar”, explicó el ministerio a través de su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/ua_minfin/status/1498319436633329666

Según especificó el gobierno de Zelensky, cada bono tendrá un valor nominal de 1.000 grivnas ucranianas (US$33) y la tasa de interés “se determinará en la subasta”.

“Los ingresos de los bonos se utilizarán para satisfacer las necesidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania”, agregó.

En una reunión con inversionistas extranjeros, la cartera de finanzas también dio señales de tranquilidad al mercado, asegurando que no incumplirán con sus deudas existentes.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

Getty Images

Y es que a los inversionistas les preocupa que la invasión por parte de Rusia empuje a Kiev a dejar de pagar su deuda. Por lo mismo, en los últimos días ha habido una fuerte caída en los precios de los bonos de circulación de Ucrania.

Ante esta difícil situación, los “bonos de guerra” parecen ser una buena salida (o, al menos, un respiro) para financiar su defensa. La recaudación —que comenzó este martes—logró recaudar en un día aproximadamente U$270 millones.

Pero ¿qué son realmente estos bonos y cuándo se ha recurrido a ellos en la historia reciente?

¿Qué són?

Los bonos de guerra —similar a otros instrumentos de deuda—, son deudas que un determinado Estado adquiere con inversionistas (particular o institucionales), la cual se compromete a devolverle en un plazo determinado con los intereses correspondientes.

En estos casos, el dinero se emplea específicamente para financiar las operaciones militares durante un período de conflicto bélico.

Los "bonos de guerra" son para financiar las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Getty Images
Los “bonos de guerra” son para financiar a las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Normalmente, este ejercicio de recaudación ofrece un tipo de rendimiento por debajo de la media y con un alto porcentaje de riesgo pues, si se pierde la guerra, es posible que también el dinero invertido.

Así, se suele atraer a los inversionistas apelando al patriotismo y a las emociones de los ciudadanos que quieran ayudar en la defensa de un país.

Ucrania, por ejemplo, ha llamado a apoyar a su nación “en tiempos difíciles”.

Los bonos de guerra también son un medio para controlar la inflación al sacar dinero de circulación de una economía estimulada en medio de los conflictos bélicos.

¿En qué otros momentos de la historia se ha recurrido a ellos?

Esta no es la primera vez en la historia que se recurre a este instrumento financiero para apoyar a las Fuerzas Armadas de un determinado país en momentos de guerra.

Estados Unidos también emitió este tipo de bonos para financiar parte del gasto en su defensa durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Propaganda estadounidense 1917.

Getty Images

Entre 1917 y 1918, el gobierno estadounidense emitió los llamados “Liberty Bonds”, creando una campaña masiva con el fin de popularizar los bonos a través de llamados patrióticos. En la campaña incluso participaron artistas famosos, entre ellos, Charles Chaplin y la actriz Ethel Barrymore.

Hoy se cree que esta herramienta de financiamiento fue vital para la recaudación de fondos en la defensa del país.

Luego, en 1940, se repitió la historia.

A pesar de que se evaluó la posibilidad de cobrar impuestos para el financiamiento de las Fuerzas Armadas, finalmente se recurrió nuevamente a los bonos —esta vez se les llamó “War Bonds” o “Victory Bonds”— tras el ataque japonés a Pearl Habour en 1941.

Un llamado a comprar bonos de guerra en Times Square, en la ciudad de Nueva York, en 1940.

Getty Images
Un llamado a comprar bonos de guerra en Times Square, en la ciudad de Nueva York, en 1940.

Reino Unido también emitió bonos de guerra en 1917.

La frase propagandística para atraer este tipo de inversión decía: “Si no puede luchar, puede ayudar a su país invirtiendo todo lo que pueda en Bonos del Tesoro Público al 5%… A diferencia del soldado, el inversionista no corre ningún riesgo”.

Los medios de comunicación de ese país también se unieron a las peticiones de recaudación.

En su momento, la revista política británica The Spectator, escribió: “Es el pueblo de Gran Bretaña quien debe proporcionar el efectivo para financiar la guerra”.

Propaganda estadounidense de 1943.

Getty Images
Propaganda estadounidense de 1943.

Canadá también adoptó los bonos de guerra como una forma de inyectarle recursos a su defensa durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

El país logró involucrar a millones de canadienses a través de agresivas campañas con voluntarios que ofrecían los llamados “bonos de la victoria” de puerta en puerta y a corporaciones privadas.

“Los bonos de la victoria ayudarán a detener esto” o “trae a casa con el bono de la victoria” eran algunos de los sloganes de la época.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.