close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Los jóvenes que se suicidan en Ciudad Juárez, donde la vida vale muy poco

Aunque los homicidios se han reducido, la violencia tiene efectos psicológicos a largo plazo, y el número de jóvenes que se suicidan en la ciudad mexicana es tan alto que se ha convertido en una de las principales causas de mortalidad entre su población.
BBC Mundo
Por Irene Caselli* BBC News, Ciudad de Juárez
10 de febrero, 2017
Comparte

Luis tenía 16 años cuando tuvo su primer ataque de pánico. Fue durante la hora del recreo.

Sentía la urgencia de salir corriendo y esconderse. Entonces, fue al baño de la escuela y comenzó a provocarse cortes.

Las autolesiones se convirtieron en un hábito que sentía que podía controlar… hasta que tuvo otro ataque de pánico.

“Era como un globo. Puedes llenarlo de agua pero tiene un límite. Cuando se llena demasiado, estalla”, explica sobre sus sentimientos en aquel momento.

“Una vez que ha estallado en pedazos, ya no es un globo”, continúa Luis, hablando despacio, sentado en el sofá de su casa.

“Siento que eso es lo que me ocurrió. Pasé muchos años llenando el globo hasta que, al final, explotó”.

Violencia en casa

La familia de Luis no se vio directamente afectada por la violencia por drogas, a la que se vinculan muchos de los 10.000 asesinatos que se cometieron entre 2008 y 2011 en Ciudad Juárez, la localidad mexicana en la frontera con Estados Unidos.

Y, sin embargo, desde sus primeros años fue testigo de la violencia.

El padre de Luis fue asesinado cuando él apenas tenía un año. La madre de Luis lo mató. Fue condenada y encarcelada. Después de su puesta en libertad, murió bajo lo que el forense dictaminó como circunstancias sospechosas.

Luis tenía entonces 11 años.

Una noche, cinco años después, intentó suicidarse. Pero, al final, no lo hizo. Dice que no sabe qué lo detuvo.

“A veces me pregunto por qué no seguí adelante, si me sentía tan asustado. Me pregunto por qué no lo hice“, recuerda.

“La vida vale muy poco”

Luis forma parte de un número creciente de personas en Ciudad Juárez que han intentado quitarse la vida.

Uno de cuatro residentes ha pensado en suicidarse y uno de cada 10 lo ha intentado, según indica un estudio que elaboró el Centro Familiar para la Integración y el Crecimiento (CFIC), con el apoyo de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ).

Un mural en honor a Christian Romero, unadolescente que se suicidó en Ciudad Juárez.
El suicidio de jóvenes está aumentando en México y hay murales en Ciudad Juárez que recuerdan a quienes murieron de esa forma.

Los jóvenes de entre 15 y 29 años son quienes más mueren por suicidios, revelan las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México (INEGI).

Los expertos dicen que, aunque cada caso es diferente, la violencia prevalente en Ciudad Juárez es un factor que contribuye significativamente.

Oscar Armando Esparza del Villar está a cargo de un programa de doctorado en psicología que analiza problemas relacionados con la violencia.

“Existe la sensación de que la vida no tiene el mismo valor que antes”, explica. “Cuando vives en esta cultura donde tu vida no se valora como antes, el suicidio puede parecer una opción para quienes tienen síntomas de depresión o problemas en sus vidas”.

“Muriendo por dentro”

Luis dice que, en su caso, fue un proceso gradual. “Es como cuando apagas las luces en casa. Comienzas por la planta de arriba, después sigue la de abajo, luego las luces exteriores”, explica.

Luis Mercado y su tío abuelo Rubén.
Rubén, el tío abuelo de Luis, vio las señales de alarma y pidió ayuda.

Sentí como si algo se apagara dentro de mí. Como cuando te dicen que estás muriendo por dentro”.

Luis dice que también tenía síntomas externos notorios, como “la manera en que me vestía, los cortes en mis brazos, mi expresión triste”.

Sus profesores detectaron los síntomas y avisaron a Rubén, el tío abuelo y guardián de Luis.

Rubén llevó a Luis al CFIC, uno de los centros que ofrecen ayuda a personas con pensamientos suicidas y a sus familiares. Desde el organismo le ayudaron. Ahora Luis trabaja como mesero y sueña con volver a estudiar.

La directora del centro, Silvia Aguirre, dice que es como si la violencia se hubiera impregnado en toda la ciudad.

“La violencia tiene dos maneras de manifestarse. El nivel más alto de violencia externa es el homicidio; el nivel más alto de violencia interna es el suicidio“, asegura.

Dolor oculto

Aguirre dice que los mexicanos todavía no han aprendido a procesar el dolor que se deriva de ambos tipos de violencia.

Video de prevención del suicidioEl CFIC ayudó en la produccióni de un video para la prevención del suicidio que tenía por objeto educar a la población sobre señales peligrosas.

La especialista dice que la cultura mexicana y su celebración de la muerte durante las emblemáticas celebraciones del Día de Muertos les ofrece a veces a los extranjeros una idea equivocada.

“Le mostramos al mundo que para nosotros la muerte es una cuestión de Catrinas , de reunirnos con la familia y de comer para recordar a nuestros difuntos”.

Celebraciones del Día de Muertos en octubre de 2016Las Catrinas son muy populares durante el Día de Muertos, pero Silvia Aguirre cree que a pesar de este alegre retrato de la muerte, los mexicanos no saben enfrentar el dolor.

“Eso es parte de nuestra cultura. Pero hay otra parte oculta en donde nos tragamos el dolor“.

“México está dormido. Prefiere dormir a aceptar el dolor”, añade.

El CFIC ha tratado de concientizar a la gente sobre las señales de advertencia. Eso fue lo que motivó una campaña para prevenir suicidios y una nueva línea de ayuda telefónica que lanzó la institución el año pasado.

El centro también organiza talleres para familias desamparadas que no lloraron la muerte de sus seres queridos.

Miguel Ángel Esparza y su mujer, Patricia Moreno, fueron a uno de esos talleres.

Miguel Ángel Esparza y Patricia Moreno en el sofá de su casa.
La pareja dice que aprendieron valiosas lecciones sobre cómo afrontar el dolor por la pérdida de su hijo.

Su hijo, Eduardo, tenía 21 años cuando se quitó la vida. No dejó ninguna nota y dicen que no saben por qué lo hizo.

A Eduardo le quedaba tan sólo un mes para terminar su título de enfermería. Durante la ceremonia de graduación, sus compañeros colocaron una imagen suya en una silla para la foto oficial.

Sus padres enseñan el diploma con orgullo.

Patricia Moreno sostiene en sus manos el diploma de enfermería de su difunto hijo.
Patricia Moreno sostiene en sus manos el diploma de enfermería de su difunto hijo.
Fotos de Eduardo Esparza en la casa de sus padres
Eduardo se suicidó con 21 años.

“En el taller nos enseñaron que él estará con nosotros para siempre. Nos enseñaron a verlo en una flor, en un jardín, en una mariposa, en cualquier cosa que nos inspire”, dice Patricia.

“Me ha ayudado mucho. Le recuerdo con dolor, pero de forma linda“.

Línea

Irene Caselli estuvo en Ciudad Jrez en 2016 como parte de la iniciativa “Adelante” de la IWFM(International Women’s Media Foundation), que apoya a mujeres periodistas que trabajan en América Latina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el síndrome de Reiter, la enfermedad que retiró del cine porno al actor Nacho Vidal

Cansado de los rumores sobre su salud, el actor porno español Nacho Vidal decidió romper su silencio: no tiene VIH, sino síndrome de Reiter o artritis reactiva, una enfermedad que, según afirmó, no le permite trabajar "de nada".
Getty Images
10 de septiembre, 2019
Comparte

“Yo tenía la enfermedad del Reiter, no del sida. De Reiter, que, al lado del sida, es como comparar un Ferrari con un Lada: el Lada sería el sida, y el Reiter sería el Ferrari… del dolor”.

Así describe el español Nacho Vidal, uno de los actores porno más famosos del mundo, la enfermedad que le llevó a renunciar a su carrera y comenzar a tramitar una “minusvalía”, porque asegura que ya no puede trabajar “de nada”.

Vidal se refiere a ella como “síndrome de Reiter”, pero la comunidad científica prefiere el término “artritis reactiva“.

Así se evita honrar el nombre de Hans Reiter, uno de los primeros médicos en describir la enfermedad, pero también un líder nazi que experimentó con prisioneros del campo de concentración de Buchenwald, en Alemania.

El actor español llevaba siete meses siendo el centro de rumores respecto a su salud, después de que en febrero saliera a la luz que había dado positivo en una prueba de VIH.

Sin embargo, aquel resultado se trató de un falso positivo, según el actor, que afirmó que este error fue causado por los síntomas de la artritis reactiva que padecía cuando se extrajo la muestra de sangre.

Hombre tocándose la rodilla

Getty Images
Esta enfermedad suele afectar a los hombres de entre 15 y 35 años.

Unos síntomas que los médicos no conseguían descifrar y que ocasionaron que Vidal llegara a decirle a uno de los facultativos: “Me quiero suicidar del dolor“.

Finalmente, un médico consiguió dar con el diagnóstico: artritis reactiva.

Reacción a una infección

“Yo tengo una enfermedad que contraje hace siete meses ya, que se llama el síndrome de Reiter. Es una (…) enfermedad que yo contraje sin darme cuenta, hace mucho tiempo, a lo largo de toda la historia del porno, cogiendo gonorreas y clamidias”, afirmó Vidal.

Una de cada 30.000 personas padece de artritis reactiva, un mal que afecta sobre todo a hombres de entre 15 y 35 años, según la página web de la Federación Española de Enfermedades Raras (Feder).

La enfermedad surge como una reacción a una infección y en sí no es contagiosa. No obstante, algunas de las bacterias que pueden ocasionar esta reacción sí se transmiten mediante relaciones sexuales o comiendo alimentos contaminados, como explica el sitio web de la Clínica Mayo.

Por ejemplo, la clamidia o la salmonela.

Esa primera es precisamente uno de los males en lo que, según Vidal, puede radicar el origen de su artritis reactiva.

“La gonorrea y la clamidia es una enfermedad que tú la coges, te tomas una pastilla y al día siguiente estás bien… Yo he cogido unas 50 veces gonorrea, unas 50 veces clamidia, con las que me tomaba una pastillita y estaba bien”, aseguró el actor.

“¿Qué pasa? Que aparece el virus del Reiter. Es un virus que está en tu sangre, aparece en tu sangre con las gonorreas y las clamidias… Este virus del Reiter estuvo dormido muchos años, no sé cuántos. Yo lo tenía y no lo sabía”.

Aunque la explicación de Vidal, sin embargo, no es correcta, ya que el antiguamente llamado síndrome de Reiter no es un virus, sino una reacción inmunológica.

También cabe destacar que la mayoría de las personas expuestas a las bacterias que pueden causar artritis reactiva no llegan a desarrollar esta enfermedad.

¿Y qué síntomas ocasiona?

La reacción se suele presentar como una hinchazón y dolor muscular en los intestinos, los genitales o las vías urinarias, como explica la Clínica Mayo. Las rodillas, los tobillos y los pies suelen ser los más afectados.

También es común que vaya acompañada de conjuntivitis, trastornos de la piel e hinchazón en dedos de las manos o los pies, como corroboró Vidal.

“Yo cogí una fiebre muy fuerte… Compré medicina, pensaba que era una gripe estomacal porque también iba mucho al cuarto de baño (…) estaba lleno de medicinas y la fiebre no bajaba”.

“De repente me salió una prostatitis: se inflama la próstata y cuando meas te duele… ¡Ni te imaginas!”

Nacho Vidal

Getty Images
Nacho Vidal asegura que ya no puede trabajar “de nada”.

“Me empezó a doler la mano derecha… Al día siguiente, me levanto y tenía la mano inflada, hinchada, era como si fuera un corazón: bumbúm, bumbúm, bumbúm”.

Según Feder, la enfermedad se da entre una y tres semanas después de una infección urogenital o gastrointestinal y la primera señal suele ser tener problemas al orinar.

“Pedía morir”

Vidal asegura que llegó a tomar opiáceos por el día e inyectarse morfina por la noche para aguantar el dolor, siempre bajo instrucciones médicas.

Dijo que estuvo tres meses postrado en la cama, con la mano hinchada doliéndole. Luego le sucedió lo mismo en un tobillo y una rodilla, de donde le sacaban “tres agujas de líquido amarillo cada día”.

Siempre he pensado que soy un vikingo y que puedo con todo”, pero según admitió, “fue doloroso”.

De noche, se arrastraba por el suelo hasta el baño porque no podía caminar debido a la hinchazón en su pierna, relató. De igual forma volvía a su cama, húmeda porque no paraba de sudar.

“Me metía debajo de esa colcha y pedía morir. Eso es el Reiter”, aseguró.

Si bien Vidal asegura que se trata de una enfermedad crónica, instituciones como la Clínica Mayo, Feder y el Colegio Estadounidense de Reumatología afirman que puede volverse crónica, pero no necesariamente. Por lo general, suele remitir después de un año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

https://www.youtube.com/watch?v=vmn_Arwoev4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.